T

Sophia - - HIJOS - POR MA­RI­NA DO PI­CO. ILUSTRACIÓN: JU­LIA­NA VI­DO.

hia­go es­ta­ba mi­ran­do có­mo una fi­la de hor­mi­gas trans­por­ta­ba pétalos y pas­to de una pun­ta del jar­dín a la otra cuan­do su ma­dre lo lla­mó pa­ra sa­lir. “Es­toy vien­do las hor­mi­gas, ma. ¡Hay una que es­tá lle­van­do un pé­ta­lo tres ve­ces más gran­de que ella!”. La ma­dre res­pon­dió, exas­pe­ra­da: “¡De­já las hor­mi­gas! ¡Se ha­ce tar­de pa­ra la cla­se de taek­won­do y hoy ya lle­ga­mos tar­de a in­glés!”. El chi­co obe­de­ció sin pro­tes­ta. En sus ojos se ha­bía apa­ga­do de gol­pe to­do asom­bro.

¿Cuán­to tiem­po les da­mos a los ni­ños pa­ra que desa­rro­llen su mun­do in­te­rior? ¿Cuán­to es­pa­cio? Las agen­das de las ge­ne­ra­cio­nes de chi­cos ac­tua­les es­ta­llan de ac­ti­vi­da­des. Sus cuar­tos re­bal­san de ju­gue­tes, pan­ta­llas y en­tre­te­ni­mien­tos. Pe­ro ¿cuán­to de es­to los nu­tre en lo pro­fun­do?

Si el tér­mino “vi­da in­te­rior” no tie­ne una de­fi­ni­ción uní­vo­ca, to­dos la re­co­no­ce­mos cuan­do la ve­mos: quie­nes go­zan de ella pue­den per­ma­ne­cer lar­gos ra­tos en paz, en in­ti­mi­dad con ellos mis­mos, atis­bar uni­ver­sos con la ima­gi­na­ción, co­no­cer y acep­tar sus emo­cio­nes y, so­bre to­do, en­trar en diá­lo­go con el mun­do, pa­san­do lo que re­ci­ben por un ta­miz pro­pio y de­vol­vién­do­lo con su im­pron­ta.

No hay re­ce­tas pa­ra re­pli­car pe­ro sí ca­mi­nos pro­pi­cios pa­ra in­vi­tar al al­ma a ju­gar. Es­tos ca­mi­nos son sim­ples y an­ti­guos; lla­man a los ni­ños a vi­ven­ciar el asom­bro que el mun­do les ofre­ce, a con­tac­tar con las imá­ge­nes que vi­ven en su in­te­rior y a ten­der un puen­te só­li­do y go­zo­so en­tre am­bos. Ve­re­mos dos ca­mi­nos que con­du­cen al cen­tro del la­be­rin­to: el víncu­lo con la na­tu­ra­le­za y la ima­gi­na­ción con­ver­ti­da en crea­ti­vi­dad.

Los chi­cos vi­ven ro­dea­dos de es­tí­mu­los, pe­ro ca­re­cen de tiem­po pa­ra es­tar so­los, en con­tac­to con sus emo­cio­nes y su mun­do ima­gi­na­rio. Có­mo acom­pa­ñar­los pa­ra co­nec­tar­se con su in­te­rior y vol­ver a en­cen­der esa lla­ma in­dis­pen­sa­ble.

La ma­gia de la tie­rra

Pa­ra cuan­do un jo­ven llega al pri­mer año de la uni­ver­si­dad, se es­ti­ma que re­co­no­ce­rá unos mil lo­gos cor­po­ra­ti­vos. Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de esa mis­ma ca­sa de es­tu­dios es­ta­dou­ni­den­se, ese jo­ven se­rá ca­paz de iden­ti­fi­car me­nos de diez plan­tas y ani­ma­les na­ti­vos de su te­rri­to­rio. ¿Qué nos di­ce es­to acer­ca de lo que ocu­pó la aten­ción de esos jó­ve­nes du­ran­te sus años de for­ma­ción?

La na­tu­ra­le­za es un ali­men­to vi­tal y pri­mi­ge­nio pa­ra los chi­cos. No se tra­ta de en­se­ñar­les so­bre el me­dio am­bien­te co­mo si fue­ra una ma­te­ria más, sino de fo­men­tar una conexión ín­ti­ma con la pe­que­ña gran flo­ra y fauna que los ro­dea, aun en me­dio de la ciudad. Es­ta conexión les ofre­ce a los ni­ños una sen­sa­ción de per­te­nen­cia, a la vez que les en­se­ña so­bre los rit­mos del pla­ne­ta en el que vi­ven y –en es­pe­jo– so­bre los pro­pios.

Una ma­ne­ra sen­ci­lla de des­an­dar el ca­mino es en­se­ñar­les a ha­cer ali­men­tos y me­di­ci­nas sim­ples con las plan­tas y ár­bo­les que es­tán por to­das par­tes, co­mo el dien­te de león, el llan­tén, las flo­res del ti­lo. Pe­ro se­rá im­por­tan­te que los pa­dres sean los pri­me­ros en en­tu­sias­mar­se con los co­no­ci­mien­tos que van a trans­mi­tir. El he­cho de in­ves­ti­gar jun­tos –pa­dres e hi­jos– pue­de ser la par­te más en­ri­que­ce­do­ra del via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.