CAR­TA A MIS MÉ­DI­COS

Sophia - - SALUD -

“Que­ri­do gi­ne­có­lo­go:

Di­go que­ri­do por­que no se me ocu­rre nin­gu­na otra ma­ne­ra ele­gan­te de lla­mar­te. Me pre­gun­to si cuan­do fui a tu con­sul­ta, llo­ran­do de do­lor y ex­pli­cán­do­te que ca­da vez que me ve­nía no po­día ni ca­mi­nar, no tu­vis­te ni un po­co de re­mor­di­mien­tos al de­cir­me que lo que tenía que ha­cer era de­jar de que­jar­me y po­ner­me a tra­ba­jar (Gi­ne­có­lo­go 1). Me pre­gun­to si aquel día que fui a ur­gen­cias por el do­lor tan bru­tal que sen­tía cuan­do me vino y me lla­mas­te hi­po­con­dría­ca, por el sim­ple he­cho de de­cir­te que tenía un quis­te en el ova­rio y pe­dir­te que me lo mi­ra­ras, con­se­guis­te dor­mir al­go esa no­che; yo des­de lue­go no pu­de (Gi­ne­có­lo­go 2)…”. Es­te es ape­nas un bre­ve frag­men­to de la car­ta que circula en In­ter­net en­tre los fo­ros de­di­ca­dos a la en­do­me­trio­sis, don­de una usua­ria de nom­bre En­do­wa­rrior apun­ta con­tra los cua­tro gi­ne­có­lo­gos que la (mal) tra­ta­ron en el pro­ce­so de en­con­trar res­pues­tas mé­di­cas y, más que na­da, un po­co de paz. “Me pre­gun­to si tra­ta­rías así a tu mu­jer o a tu hi­ja, y, de ver­dad, me cues­ta en­ten­der que un mé­di­co pue­da tra­tar así a una pa­cien­te con do­lor (…) Por suer­te, des­pués en­con­tré otros gi­ne­có­lo­gos que sí me cre­ye­ron e in­ten­ta­ron ayu­dar­me. A ellos, les doy las gra­cias”, con­clu­ye la au­to­ra de es­te tex­to en el que mu­chas otras se sin­tie­ron re­fle­ja­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.