Un ca­mino de trans­for­ma­ción

Sophia - - EDITORIAL -

En la ima­gen se ve un bos­que de ocres y ver­des se­cos en to­do su es­plen­dor. Mi­rar­lo nos re­cuer­da que se acer­ca el oto­ño, ese tiempo de re­plie­gue, tran­si­ción y ho­jas que bai­lan has­ta el sue­lo.

En la An­ti­güe­dad, los pue­blos y cul­tu­ras de orí­ge­nes re­mo­tos ve­ne­ra­ban a los bos­ques y, en par­ti­cu­lar, a los ár­bo­les. En los cuen­tos, las ha­das se da­ban ci­ta allí. Los ár­bo­les eran guar­dia­nes, es­pe­jos y maes­tros de los ci­clos de la vi­da, y su pre­sen­cia es­con­día un pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do como sím­bo­los de co­ne­xión en­tre lo sa­gra­do y la vi­da te­rre­nal.

Con la lle­ga­da de la modernidad, la su­pre­ma­cía de la cien­cia y el desa­rro­llo ur­bano, los ár­bo­les pa­sa­ron a ser ob­je­tos de in­ves­ti­ga­ción; me­ros de­co­ra­dos de una vi­da que co­men­zó a trans­cu­rrir puer­tas aden­tro. Se fue­ron vol­vien­do aje­nos. De a po­co, to­ma­mos dis­tan­cia de ellos, que nos dan ali­men­to, abri­go y oxí­geno.

Sin em­bar­go, al­go an­ces­tral per­ma­ne­ce. Bas­ta sen­tar­nos al re­pa­ro de sus co­pas, re­ci­bir la dul­zu­ra de sus fru­tos y ver lo que ocu­rre cuan­do nues­tros hi­jos tre­pan des­de la enor­me raíz has­ta las ra­mas de un om­bú. En­ton­ces, en me­dio de la ciu­dad, de pron­to co­nec­ta­mos, res­pi­ra­mos me­jor y nos pre­gun­ta­mos por qué des­aten­di­mos nues­tro víncu­lo pri­mor­dial con ellos.

¿Qué pa­sa­ría si vol­vié­ra­mos a mi­rar­nos ba­jo su luz, re­co­no­cién­do­los como me­tá­fo­ra de nues­tras vi­das? ¿Y có­mo se­rían los días en la ciu­dad si to­dos pu­dié­ra­mos ver ár­bo­les des­de nues­tras ven­ta­nas y to­má­ra­mos ener­gía de su des­plie­gue vi­tal?

En es­te nú­me­ro, que­re­mos in­vi­tar­los a re­co­nec­tar con su sa­bi­du­ría, con la tie­rra, con nues­tra par­te más in­tui­ti­va y fe­me­ni­na, se­gún su­gie­re la es­pe­cia­lis­ta Inés Oli­ve­ro. O a en­ta­blar un diá­lo­go si­len­cio­so de al­ma a al­ma, como apun­tan los maes­tros Shi­no­da Bo­len y omas Moo­re.

De­je­mos que nues­tra mi­ra­da re­cu­pe­re su ca­pa­ci­dad de asom­bro y se vuel­va en­can­ta­da. Po­dre­mos acer­car­nos a ellos de la ma­ne­ra que ca­da uno eli­ja: abra­zán­do­los, re­gán­do­los, tre­pan­do, sem­bran­do es­pe­cies nue­vas o ex­plo­ran­do sus ci­clos vi­ta­les: del na­ci­mien­to al es­plen­dor y de allí al oca­so, la muer­te y, otra vez, la re­no­va­ción.

La pai­sa­jis­ta chi­le­na Teresa Mo­ller, una de las en­tre­vis­ta­das de es­te nú­me­ro, nos ayu­da a com­pren­der­lo me­jor: “Si es­ta­mos tran­qui­las y co­nec­ta­das con la na­tu­ra­le­za, po­dre­mos oír qué nos di­ce la tie­rra”.

Ejer­ci­tar la mi­ra­da in­te­rior, abrir pa­so a la in­tros­pec­ción y re­cu­pe­rar la di­men­sión sim­bó­li­ca y sa­gra­da del sig­ni­fi­ca­do del ár­bol. Y re­cor­dar lo que tan bien su­po ex­pre­sar Goet­he en el Faus­to, “to­da teo­ría es gris, so­lo ver­de el ár­bol do­ra­do de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.