“En la na­tu­ra­le­za me re­fu­gio y me sal­vo”

Aman­te del si­len­cio y la sim­pli­ci­dad, la pres­ti­gio­sa di­se­ña­do­ra de pai­sa­jes chi­le­na se ins­pi­ra en los es­ce­na­rios na­tu­ra­les de su país pa­ra pro­yec­tar jar­di­nes que sor­pren­den en to­do el mun­do. Cons­cien­te del va­lor sa­gra­do de ca­da ár­bol y ele­men­to na­ti­vo, re

Sophia - - DOSSIER - POR AGUS­TI­NA RA­BAI­NI. FOTOS: GENTILEZA TERESA MO­LLER.

Es frecuente que, al en­tre­vis­tar a una mu­jer apa­sio­na­da y re­co­no­ci­da en su pro­fe­sión, uno pre­gun­te ha­cia el fi­nal, como al pa­sar, qué ha­ce fue­ra de las ho­ras de trabajo o si po­dría de­di­car­se a una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te, pa­ra abrir una puer­ta ha­cia otros te­mas o de­seos pos­ter­ga­dos.

Con Teresa Mo­ller (59), sin em­bar­go, no es una cues­tión de mul­ti­pli­ci­dad de in­tere­ses sino de fo­co y aten­ción. Y su res­pues­ta no de­ja lu­gar a du­das: “La na­tu­ra­le­za es el te­ma que me in­tere­sa y ha si­do mi re­fu­gio des­de siem­pre; ahí me sien­to bien, me re­cu­pe­ro y me sal­vo. Mi má­xi­ma pa­sión es es­tar allí, es­tu­diar­la, ob­ser­var­la y ver có­mo po­de­mos acor­tar la dis­tan­cia con ella”. Lo di­ce tan sim­ple y cla­ra como la ro­pa que vis­te ba­jo el sol de fe­bre­ro en un jar­dín de las afue­ras de Bue­nos Ai­res.

A lo lar­go de trein­ta y cin­co años, esta pai­sa­jis­ta ha ex­plo­ra­do la re­la­ción en­tre na­tu­ra­le­za, ar­qui­tec­tu­ra y flo­ra na­ti­va en los más di­ver­sos en­tor­nos. A tra­vés de sus in­ter­ven­cio­nes en el pai­sa­je y en con­fe­ren­cias en cen­tros de es­tu­dio como la Uni­ver­si­dad de Har­vard, in­vi­ta a otros, más que a en­ten­der, a ha­bi­tar el pai­sa­je; a abra­zar­lo has­ta re­cor­dar que so­mos par­te de él.

Aho­ra pi­de un va­so de agua fría y, en char­la con Sop­hia, va en bus­ca de un pri­mer atis­bo de in­te­rés por el pai­sa­je en la in­fan­cia: “Cre­cí con mis pa­dres y mis cua­tro her­ma­nos va­ro­nes. Vi­vía­mos en una ca­sa con un jar­dín muy am­plio, en una quin­ta en las afue­ras de la ciu­dad. Pa­sa­ba mu­cho tiempo al ai­re li­bre; me acos­ta­ba en el pas­to ba­jo los ár­bo­les y me que­da­ba mi­ran­do. To­da­vía lo si­go ha­cien­do.

Arri­ba: En 2008, en un ho­tel ubi­ca­do ba­jo el cie­lo más lim­pio y en la tie­rra ári­da de San Pe­dro de Ata­ca­ma, Teresa Mo­ller re­di­se­ñó el pai­sa­je con ele­men­tos del lu­gar y pro­yec­tó huer­tos y plan­ta­cio­nes de qui­nua, maíz y gi­ra­so­les.

Mi pa­dre era un aman­te de la na­tu­ra­le­za, de la mon­ta­ña y el mar, y me lle­va­ba de via­je con él”, re­cuer­da.

El tiempo pa­só, la pai­sa­jis­ta se for­mó en la ca­rre­ra de Lands­ca­pe De­sign (di­se­ño de jar­di­nes) en Nue­va York, tra­ba­jó con re­co­no­ci­dos co­le­gas y su­po for­ta­le­cer, a tra­vés de sus diseños, la iden­ti­dad lo­cal; desa­rro­llar un pai­sa­jis­mo que da cuen­ta de la be­lle­za pro­pia de su tie­rra. “Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­be­mos va­lo­rar lo que te­ne­mos y de­jar de tra­tar de pa­re­cer­nos al se­ñor de allá por creer que tiene el pas­to más ver­de”, di­ce quien, al lle­gar a los lu­ga­res por pri­me­ra vez, to­ma en cuen­ta los ele­men­tos que ya exis­ten en el en­torno, la eco­lo­gía lo­cal y la ar­qui­tec­tu­ra del lu­gar.

Re­cién des­pués se em­bar­ca en pro­yec­tos a pe­que­ña y gran es­ca­la, que hoy pue­den en­con­trar­se tan­to en Chi­le como en la Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia, Chi­na y Aus­tra­lia. La di­ver­si­dad de pai­sa­jes y cli­mas se apre­cia en un li­bro de­di­ca­do a su tra­yec­to­ria, De­ve­lan­do el pai­sa­je (edi­to­rial Hat­je Kanz, 2014).

–Teresa, tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en los te­rre­nos que di­se­ñas­te en San Pe­dro de Ata­ca­ma, un lu­gar que rin­de cul­to al si­len­cio. ¿Qué es lo que te mo­vi­li­za a la ho­ra de pla­ni­fi­car las obras?

–En los di­fe­ren­tes pro­yec­tos, lo que más me mue­ve es po­der acer­car a las per­so­nas a la na­tu­ra­le­za y vol­ver a co­nec­tar­nos con lo que so­mos; vol­ver a la esen­cia de lo que es la vi­da. No bus­co la be­lle­za en sí mis­ma ni me in­tere­sa ha­cer ex­hi­cio­nes que lla­men mu­cho la aten­ción. Lo que bus­co es rea­li­zar una ta­rea más bien si­len­cio­sa que pue­da lle­var otros a un es­ta­do de paz y tran­qui­li­dad. Ese es el sen­ti­do de mi trabajo. In­clu­so cuan­do es­toy ha­cien­do un jar­dín don­de to­do pa­re­ce muy con­tro­la­do, pien­so en que las per­so­nas pue­dan ab­sor­ber lo que ya hay en el lu­gar en sí mis­mo y en po­der de­jar­les, adi­cio­nal­men­te, una ex­pe­rien­cia de se­re­ni­dad y ar­mo­nía.

–Tan­to en el nor­te de Chi­le como en Pun­ta Pi­te, don­de lle­vas­te ade­lan­te otro pro­yec­to,

Aba­jo y de­re­cha: En la cos­ta chi­le­na, en Pun­ta Pi­te, la pai­sa­jis­ta reali­zó un pro­yec­to de gran im­pac­to. “Sa­ca­mos pie­dras y las re­uti­li­za­mos pa­ra ha­cer una pla­ya y ge­ne­rar sen­de­ros que per­mi­ten co­no­cer me­jor el lu­gar”, di­ce Teresa.

prio­ri­zas­te los ele­men­tos pro­pios del lu­gar…

–Sí, es otro pilar de mi trabajo. Ca­da lu­gar tiene un ca­rác­ter pro­pio y, en vez de sa­car los ele­men­tos pre­exis­ten­tes, bus­co re­cu­pe­rar­los. Pien­so que es so­lo cues­tión de ver y encontrar lo que ha es­ta­do allí y desa­rro­llar­lo. Pa­ra el pro­yec­to de San Pe­dro de Ata­ca­ma, qui­si­mos re­co­brar la agri­cul­tu­ra del lu­gar y mos­trar a los vi­si­tan­tes la ve­ge­ta­ción pro­pia del al­ti­plano. Re­cu­pe­ra­mos zo­nas de rie­go, cons­trui­mos pir­cas y plan­ta­mos cul­ti­vos tí­pi­cos de la zo­na. A ca­da ár­bol que es­ta­ba le dimos un lu­gar, hi­ci­mos una te­rra­za pa­ra ver las es­tre­llas y de- ja­mos los ar­bus­tos que es­ta­ban por tra­tar­se de un pai­sa­je ári­do y de­sér­ti­co. En el otro ex­tre­mo, al sur de la Ar­gen­ti­na, hi­ci­mos un pro­yec­to en Vi­lla La An­gos­tu­ra. Allí el es­pa­cio es­ta­ba fo­res­ta­do con ár­bo­les que no eran pro­pios de la zo­na, como el pino Ore­gón, y tuvimos que ser va­lien­tes pa­ra sa­car esos ár­bo­les año­sos y po­ner ár­bo­les na­ti­vos: coihues, len­gas y arra­ya­nes. Des­pués, en un ase­rra­de­ro, re­uti­li­za­mos las ma­de­ras que habíamos sa­ca­do y cons­trui­mos te­rra­zas, es­ca­le­ras y ban­que­tas.

–¿Qué le apor­ta un ár­bol a una cua­dra y a

nues­tra vi­da como se­res hu­ma­nos?

–Amo los ár­bo­les y es im­por­tan­te que po­da­mos en­ten­der cuán­to ne­ce­si­ta­mos del con­tac­to con ellos. Es­tar en re­la­ción nos per­mi­te co­no­cer los ci­clos de la vi­da, po­de­mos ver có­mo res­pon­den al me­dio, si llue­ve o no, si ti­ran las ho­jas o dan fru­tos. Un ár­bol es un cen­tro de vi­da ca­paz de al­ber­gar pá­ja­ros y flo­res. Ade­más, ge­ne­ra bie­nes­tar, nos ofre­ce som­bra, nos pro­te­ge del vien­to y nos da be­lle­za. A mí me ma­ra­vi­lla plan­tar un ár­bol y ver có­mo al año si­guien­te sa­len las ho­jas más lar­gas, al ter­cer año hay más pá­ja­ros, y al quin­to año ya te pue­des sen­tar de­ba­jo. Los tiem­pos de la na­tu­ra­le­za nos en­se­ñan mu­cho, el pro­ce­so es pre­cio­so y hay que po­der dis­fru­tar de ellos.

–¿Qué de­be te­ner o sa­ber un pai­sa­jis­ta?

–Una per­so­na que tra­ba­ja con la na­tu­ra­le­za de­be te­ner un va­cío, es­tar abier­to a lo que pue­de encontrar. Si un pro­fe­sio­nal lle­ga a ha­cer un trabajo con un ca­mión car­ga­do y, sin ha­ber es­ta­do an­tes en el lu­gar, ya de­ci­dió qué he­rra­mien­tas va a usar y qué ti­po de ár­bo­les plan­tar o có­mo va a cons­truir el edi­fi­cio, en mi opi­nión, es­tá per­dien­do de vis­ta al­go muy im­por­tan­te. Yo le re­co­men­da­ría que lle­gue con el ca­mión va­cío a re­co­ger las co­sas que en­cuen­tre y cons­truir a par­tir de allí con lo que es­tá dis­po­ni­ble y lo que ha­ce al lu­gar. Pe­ro so­bre to­do, lo que pue­da ser­vir a la gen­te que lo va a ha­bi­tar. Te­ne­mos que ser há­bi­les con los re­cur­sos y cons­cien­tes de que es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra otros, y de­jar el ego o los gus­tos

“Si los pai­sa­jis­tas y ar­qui­tec­tos plan­tá­ra­mos más ár­bo­les en lu­gar de se­guir pa­vi­men­tan­do, al­go gran­de em­pe­za­ría a cam­biar”.

per­so­na­les de la­do. No sir­ve de na­da que a mí me gus­te co­lum­piar­me en un cor­del si los que van a usar eso son per­so­nas que es­tán in­ha­bi­li­ta­das pa­ra ha­cer­lo.

–¿Hay, en tu vi­da, una bús­que­da o ca­mino es­pi­ri­tual cons­cien­te?

–Pa­ra mí Dios es un in­fi­ni­to, al­go que no se pue­de des­cri­bir, y pue­do ac­ce­der a él tra­vés de la na­tu­ra­le­za. La tie­rra es de una ge­ne­ro­si­dad im­pre­sio­nan­te; lo que ocu­rre es que nos he­mos ale­ja­do de ella y con un cos­to muy gran­de: en las ciu­da­des las per­so­nas tie­nen de­te­rio­ra­do su es­pí­ri­tu y su hu­ma­ni­dad. Nos he­mos ol­vi­da­do de que tam­bién so­mos na­tu­ra­le­za y que es ella la que nos cui­da al dar­nos ali­men­to, agua, vi­da y be­lle­za. Si per­de­mos de vis­ta es­to, nos per­de­mos a no­so­tros mis­mos.

–¿El pai­sa­jis­mo es una for­ma de ar­te?

–Pue­de ser­lo, pe­ro pre­fie­ro ha­blar de crea­ti­vi­dad y de­cir que en esta pro­fe­sión uno po­ne en jue­go la sen­si­bi­li­dad pa­ra ab­sor­ber lo que hay en los dis­tin­tos lu­ga­res y desa­rro­llar los pro­yec­tos. Hay tam­bién in­cer­ti­dum­bre, por­que la na­tu­ra­le­za par­ti­ci­pa y el ár­bol que ima­gi­nas­te que iba a cre­cer ha­cia un la­do pue­de cre­cer ha­cia el otro. Tra­ba­jar con la na­tu­ra­le­za te lle­va a ser fle­xi­ble y a sol­tar el con­trol de al­gu­nas co­sas. A lo me­jor, pro­yec­tás al­go y al tiempo los ár­bo­les se cru­zan y cre­cen con­fi­gu­ran­do un sue­ño que ha­bías ima­gi­na­do pe­ro que la reali­dad su­pera. Eso es lo ma­ra­vi­llo­so.

–¿Qué otro apren­di­za­je o cer­te­za te tra­je­ron los años?

–He ido cam­bian­do. Al co­mien­zo las crí­ti­cas me im­por­ta­ban más, me gus­ta­ba que me di­je­ran que ha­bía he­cho al­go pre­cio­so y bus­ca­ba re­co­no­ci­mien­to. Aho­ra voy más ha­cia el be­ne­fi­cio que sig­ni­fi­ca te­ner con­cien­cia de lo que so­mos y po­der lle­var una vi­da más pro­fun­da y cer­ca­na a lo que de ver­dad sig­ni­fi­ca la vi­da. Pa­ra qué vinimos, por qué es­toy aquí, cuál es el sen­ti­do de lo que ha­go y por qué el mun­do pa­re­ce ca­mi­nar ha­cia si­tua­cio­nes de tan­to con­flic­to. Me gus­ta­ría que las per­so­nas pue­dan to­mar con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca la na­tu­ra­le­za. Pa­ra es­tar más co­nec­ta­dos, aunque no sea más que po­nien­do una se­mi­lla de pe­re­jil o re­gan­do las flo­res de las ma­ce­tas de su ca­sa.

Aba­jo: Uno de los pri­me­ros jar­di­nes di­se­ña­dos por Teresa en el ba­rrio de Lo Cu­rro, en San­tia­go. De­re­cha: Años más tar­de, en 2017, fue con­vo­ca­da jun­to a otros ar­qui­tec­tos del pai­sa­je del mun­do a par­ti­ci­par de la ex­po­si­ción IGA en Ber­lín. Allí re­pre­sen­tó...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.