EL PRE­CIO DE DE­CIR NO.

Sophia - - SUMARIO - POR MA­RÍA EU­GE­NIA SIDOTI. FOTOS: MAR­CE­LO AGUI­LAR (CO­BER­TU­RA ES­PE­CIAL EN MEN­DO­ZA).

Via­ja­mos a Men­do­za y en­tre­vis­ta­mos a la ex­mu­jer de Ale­jan­dro Van­der­broe­le. Un tes­ti­mo­nio de va­len­tía, do­lor y re­si­lien­cia.

La ex­mu­jer de Ale­jan­dro Van­der­broe­le –el pre­sun­to tes­ta­fe­rro de Ama­do Bou­dou en la cau­sa Cic­co­ne, en­tre otras– abre las puer­tas de su nue­va vi­da, en un re­la­to so­bre el do­lor, el amor y la po­si­bi­li­dad de sa­nar. “La ver­dad siem­pre me sal­vó”, sos­tie­ne en ex­clu­si­va des­de Men­do­za.

Es jue­ves por la ma­ña­na en Cha­cras de Co­ria, ese re­man­so ubi­ca­do en la zo­na de Lu­ján de Cu­yo. Y aunque ama­ne­ció con una fuer­te tor­men­ta, aca­ba de sa­lir el sol. Sin que­rer, esa sen­ci­lla pos­tal del acon­te­cer que re­ga­la el cli­ma es un po­co el re­su­men de lo que ven­drá: en eso, mien­tras los pá­ja­ros vuel­ven a can­tar y se es­cu­rren los úl­ti­mos char­cos de las ve­re­das, lle­ga son­rien­te Lau­ra Mu­ñoz, la exes­po­sa de Ale­jan­dro Van­der­broe­le (hoy impu­tado arre­pen­ti­do en la cau­sa Cic­co­ne), pre­sun­to tes­ta­fe­rro del ex­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou.

Ha­ce tiempo que pre­fie­re guar­dar dis­tan­cia de los me­dios, pe­ro no duda en acep­tar la in­vi­ta­ción de Sop­hia: la en­tu­sias­ma la idea de ha­blar de su nue­va vi­da, del pro­ce­so que la lle­vó, di­ce, a sa­nar. “No te in­vi­to a ca­sa por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad”, se ex­cu­sa al sen­tar­se

en el bar que eli­gió pa­ra la ci­ta y cuen­ta que su ca­sa tiene cus­to­dia y cá­ma­ras que la vigilan no­che y día. Que, a pe­sar de eso, in­ten­ta vol­ver a te­ner una vi­da nor­mal jun­to a sus tres hi­jos: dos va­ro­nes de su pri­mer ma­tri­mo­nio y una ne­na de su unión con Van­der­broe­le. Que el mie­do to­da­vía la cir­cun­da, sí, pe­ro ella eli­ge ig­no­rar sus me­ro­deos. “Du­ran­te años pen­sé que me iban a ma­tar. Y en esa es­pe­ra, que es como que­dar en pau­sa, un día de­ci­dí de­jar de te­mer. Ya ha­bía con­ta­do mi ver­dad, po­día ir li­via­na”, re­fle­xio­na mien­tras con­si­gue un ma­te y se po­ne a ce­bar.

Al mo­men­to de la char­la se cum­plen seis años de que su de­nun­cia sa­lió a la luz por ra­dio Mi­tre en el pro­gra­ma La­na­ta sin fil­tro. Allí con­tó que su ex­ma­ri­do ha­cía ne­go­cios con Bou­dou a tra­vés de Jo­sé Ma­ría Nú­ñez Car­mo­na y que has­ta ha­bía fac­tu­ra­do con una fir­ma a su nom­bre, e Old Fund, una co­mi­sión de $7,6 mi­llo­nes por el su­pues­to ase­so­ra­mien­to pa­ra la reestructuración de la deu­da pro­vin­cial de For­mo­sa. Fue en­ton­ces, ase­gu­ra, cuan­do to­do co­men­zó: “Cuan­do cues­tio­né lo que ha­cía, em­pe­za­ron los mal­tra­tos. Me di­jo que, si ha­bla­ba, na­die me iba a creer, que me iba a ha­cer pa­sar por lo­ca y me iba a sa­car a nues­tra hi­ja. Lue­go em­pe­za­ron las ame­na­zas, per­so­nas que en­tra­ban en mi ca­sa, me se­guían en la ca­lle o de­ja­ban men­sa­jes en el con­tes­ta­dor di­cién­do­me que me iban a vio­lar, a ma­tar. Por eso de­ci­dí ha­blar con la pren­sa; fue mi úl­ti­mo re­cur­so pa­ra pre­ser­var­me. Aunque tam­bién pen­sa­ba en Lour­des di Na­ta­le, en Al­ber­to Nis­man…”.

El año pa­sa­do, por fin pu­do de­cla­rar an­te la Jus­ti­cia. “Tu­ve que re­vi­vir to­do con mu­cha in­ten­si­dad, pe­ro la di­fe­ren­cia fue que yo ya no era la mis­ma. Y que el cam­bio de go­bierno me ju­gó a fa­vor: por pri­me­ra vez me sien­to pro­te­gi­da. Claro que el pro­ce­so si­gue y Bou­dou, Nú­ñez Car­mo­na y Van­der­broe­le es­tán muy enoja­dos, se van a que­rer ven­gar”.

–De he­cho, Bou­dou aca­ba de anun­ciar que va a de­nun­ciar­te por fal­so tes­ti­mo­nio.

“La mag­ni­tud del sufrimiento es pro­por­cio­nal a la de la re­cons­truc­ción. Es­toy agra­de­ci­da; ser fe­liz es un re­ga­lo que ya no es­pe­ra­ba”.

–Sí, me lo es­pe­ra­ba; siem­pre es­tán tra­tan­do de encontrar la for­ma pa­ra que me de­cla­ren la nu­li­dad. To­da­vía vie­nen tiem­pos com­pli­ca­dos, pe­ro ya no es­toy so­la como cuan­do em­pe­cé a an­dar es­te ca­mino y me pre­sen­té an­te el juez Gabriel Díaz, quien me acon­se­jó que me ca­lla­ra. Y lo mis­mo ocu­rrió cuan­do re­cu­rrí al fis­cal Da­niel Car­nie­llo.

–¿Por qué creés que no te es­cu­cha­ron?

–Por­que ha­bía gen­te con mu­cho po­der. Aho­ra veo que fui in­ge­nua; pen­sé que con de­cir la ver­dad bas­ta­ba. Y en vez de pro­tec­ción re­ci­bí cas­ti­go. Di­je­ron que es­ta­ba lo­ca, que era ma­la ma­dre; tu­ve que ir una vez por se­ma­na du­ran­te me­ses a rea­li­zar­me una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca pa­ra cons­ta­tar que no fa­bu­la­ba. El día que el fis­cal Car­los Rí­vo­lo sa­lió a de­cir pú­bli­ca­men­te que mi tes­ti­mo­nio era creí­ble,

me pu­se a llo­rar como una ne­na fren­te al te­le­vi­sor.

–¿Cuál fue la peor par­te?

–El mie­do, pen­sar que de ver­dad po­dían ma­tar­me. Me lla­ma­ban to­do el tiempo pa­ra ame­na­zar­nos a mí y a mis hi­jos. Nos des­alo­ja­ron, que­da­mos en la ca­lle, sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos ni emo­cio­na­les. An­tes te­nía a mi fa­mi­lia, a mis ami­gos y, fun­da­men­tal­men­te, a mi ma­ri­do. Com­par­tía to­do con él; por eso, co­no­cía los de­ta­lles de sus ne­go­cios. Es­tá­ba­mos so­los en Men­do­za: cuan­do nos ca­sa­mos nos fui­mos de Bue­nos Ai­res pa­ra ini­ciar un pro­yec­to jun­tos, le­jos de to­do. De pron­to, mi ma­tri­mo­nio se rom­pió y tam­bién mi plan de vi­da a lar­go pla­zo. Se aca­bó la fa­mi­lia, el nú­cleo.

–¿Por qué te pa­re­ce que lue­go de la de­nun­cia mu­chos to­ma­ron par­ti­do por tu ex­ma­ri­do?

–A los que co­no­cían a Ale­jan­dro no les en­tra­ba en la ca­be­za. ¡No era po­lí­ti­co ni ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro! Hu­bo ve­ci­nos que nun­ca más me sa­lu­da­ron. Y lo peor fue que mi ma­má y mi her­ma­na se ali­nea­ron con él. Pa­sé a ser una per­so­na in­vi­si­ble; na­die que­ría acer­car­se. Fue un mo­men­to de so­le­dad ab­so­lu­ta. Van­der­broe­le era un per­so­na­je mu­cho más atrac­ti­vo que yo, la sim­ple ama de ca­sa que aten­día a su ma­ri­do y a sus hi­jos y da­ba cla­ses de gim­na­sia. Él te­nía di­ne­ro y cier­to po­der. Fue há­bil y ade­más su­po com­prar mu­chos fa­vo­res.

–¿Cuál fue tu sos­tén en ese mo­men­to?

–Me ar­mé ru­ti­nas, soy muy me­tó­di­ca. Iba to­dos los días a la ver­du­le­ría, por ejem­plo, so­lo pa­ra te­ner diá­lo­go con un adul­to. Pla­ni­fi­ca­ba ac­ti­vi­da­des así, sen­ci­llas. Po­nía la ra­dio AM pa­ra es­cu­char ha­blar. Fui ha­cién­do­me una es­truc­tu­ra, pe­ro ha­bía mo­men­tos en los que es­pe­ra­ba que al­guien me lla­ma­ra, me abra­za­ra y me pres­ta­ra el hom­bro pa­ra llo­rar. Era como si me hu­bie­ra muer­to: no te­nía con­tac­to fí­si­co con las per­so­nas, sal­vo con mis hi­jos, a quie­nes yo te­nía que cui­dar.

–¿De qué exac­ta­men­te que­rías pro­te­ger­los?

–Una vez en­ve­ne­na­ron al pe­rro de mi hi­jo ma­yor, fue un dra­ma; ob­via­men­te nun­ca le di­je que fue por es­to. Du­ran­te mu­cho tiempo, en ca­sa es­ta­ba prohi­bi­do aten­der el te­lé­fono, abrir la puer­ta, sa­lir a la ca­lle. Vi­vía con pá­ni­co y ca­da dos por tres nos te­nía­mos que es­ca­par. Una vez pa­sa­mos la no­che en la ca­sa

de mi psi­có­lo­ga. Cuan­do nos des­alo­ja­ron, alquilé un ran­chi­to y yo les de­cía que no im­por­ta­ba que la ca­sa fue­ra chi­ca, por­que es­tá­ba­mos jun­tos. Co­mía­mos arroz, fi­deos, po­len­ta… Pe­ro les pe­día que pen­sa­ran en to­do lo bueno que iba a ve­nir. De mu­chas co­sas no se en­te­ra­ron, ni se las voy a con­tar nun­ca. Lo que ha­ría cual­quier ma­dre: sa­car re­cur­sos de don­de no tiene.

–Pe­ro de­cís que tu ma­má no fue así con vos…

–Mi­rá, cuan­do le con­té a mi ma­má que la re­la­ción con Ale­jan­dro se ha­bía tornado muy vio­len­ta, has­ta fí­si­ca­men­te, me res­pon­dió que él era mi ma­ri­do y siem­pre te­nía que po­ner­me de su la­do. Ella es una per­so­na muy ma­chis­ta, rí­gi­da, po­co co­nec­ta­da con su fe­mi­nei­dad. Y como ma­dre ha si­do dis­tan­te. No la juz­go, por­que ca­da uno es el re­sul­ta­do de sus pro­pias ex­pe­rien­cias. To­dos en la vi­da he­mos atra­ve­sa­do si­tua­cio­nes ad­ver­sas, pe­ro en al­gún mo­men­to ma­du­rás y que­rés de­jar de ser siem­pre la víc­ti­ma. Ver si po­dés sa­car al­go bueno de lo vi­vi­do y, si no, atra­ve­sar­lo pa­ra con­ver­tir­te en un adul­to fe­liz, ca­paz de dar amor.

–¿Al­gu­na vez en to­do es­te tiempo te arre­pen­tis­te de ha­ber ha­bla­do?

–No, nun­ca. Y eso que me ofrecieron de to­do a cam­bio de mi si­len­cio. Cuan­do la gen­te con el tiempo me em­pe­zó a fe­li­ci­tar, me pre­gun­té có­mo era po­si­ble que al­guien pu­die­ra dar­te las gra­cias por de­cir la ver­dad, por no ha­ber ro­ba­do. Vi­vía to­do el tiempo en aler­ta. Ha­bía per­di­do el de­seo, la es­pe­ran­za. Mi ob­je­ti­vo era man­te­ner­me vi­va has­ta que mis hi­jos fue­ran gran­des. A la chi­qui­ta le pin­té un cua­dro por si no lo lo­gra­ba: que­ría que su­pie­ra lo que su ma­má pen­sa­ba de la vi­da. Agua, cie­lo, flo­res, ma­ri­po­sas y fra­ses de amor y ale­gría. Me tran­qui­li­za­ba pen­sar que el cua­dro la acom­pa­ña­ría. Y mi­rá: pa­só el tiempo y es­toy yo. Pin­tar ese cua­dro me ayu­dó a ha­cer el clic.

Las vi­das de Lau­ra

Lau­ra es be­lla y elo­cuen­te. Pe­ro lle­va en su ros­tro mar­cas in­vi­si­bles que apa­re­cen, por ejem­plo, cuan­do sus ojos cas­ta­ños se nu­blan por las lá­gri­mas. El re­la­to es, por mo­men­tos, des­car­na­do. Le­van­ta la mi­ra­da al cie­lo. Se mi­ra las ma­nos, que tiem­blan. No tar­da en apa­re­cer ese fan­tas­ma que la acom­pa­ña des­de la ado­les­cen­cia: el del abu­so al que la ha­bría so­me­ti­do un pro­fe­sor del co­le­gio. “El co­le­gio si­len­ció el ca­so. Fue la pri­me­ra vez que su­pe lo que sig­ni­fi­ca­ba la in­jus­ti­cia –di­ce, y se lar­ga a llo­rar–. Lue­go mi ex­ma­ri­do uti­li­zó ese pa­sa­do pa­ra ma­ni­pu­lar­me”.

–¿Te pue­do pre­gun­tar qué pa­só en aque­lla opor­tu­ni­dad?

–Un pro­fe­sor abu­só de mí des­de los 12 años. Ni si­quie­ra sa­bía que era un abu­so; por en­ton­ces na­die ha­bla­ba de eso. En los cin­co años que du­ró ja­más se lo di­je a na­die. Has­ta que, en quin­to año, ha­bía tan­tos sig­nos vi­si­bles en mí que me man­da­ron al psi­có­lo­go… Y ex­plo­té. Tu­ve que ha­blar fren­te al di­rec­tor, los pro­fe­so­res, mis ami­gos. Una si­tua­ción de­vas­ta­do­ra. Mi ma­má me di­jo que lo me­jor era no ha­blar nun­ca más de eso. Sen­tí ver­güen­za, cul­pa, in­com­pren­sión. Una par­te mía se de­tu­vo en ese mo­men­to. Hoy creo que esa vi­ven­cia me dio la fuer­za pa­ra, años más tar­de, vol­ver a pa­rar­me fren­te a to­dos y con­tar la ver­dad. La di­fe­ren­cia fue que ya no era so­lo mi ver­dad, sino la de to­dos, y que aho­ra era una adul­ta res­pon­sa­ble, no una ni­ñi­ta.

–¿Tam­po­co te cre­ye­ron aque­lla vez?

–Al­gu­nos no, fue ho­rri­ble. ¡Les es­ta­ba di­cien­do al­go tre­men­do! Otros tu­vie­ron mie­do, pe­ro tiempo des­pués va­rios pro­fe­so­res me es­cri­bie­ron pa­ra pe­dir­me per­dón por­que en su mo­men­to no me su­pie­ron de­fen­der. Eso mis­mo les pa­sa a mu­chas ni­ñas y mu­je­res. Lo im­por­tan­te es que ellas sí en­cuen­tren

con­ten­ción, acom­pa­ña­mien­to. Sa­lir so­la de ese círcu­lo tan vio­len­to nun­ca es fá­cil.

–Ha­blan­do de vio­len­cia, de­nun­cias­te a tu ex­ma­ri­do por mal­tra­to.

–Sí, eso fue lo pri­me­ro que de­nun­cié, lo que des­en­ca­de­nó to­do. La vio­len­cia em­pe­zó por­que él no que­ría de­jar de ha­cer sus ne­go­cios y yo me plan­té: no lo iba a acom­pa­ñar en eso. No lo so­por­tó. Fue una etapa di­fí­cil, que lle­vó a la rup­tu­ra de nues­tro ma­tri­mo­nio.

–¿Pen­sas­te que iba a re­ca­pa­ci­tar?

–To­do el tiempo. Creí que, an­tes que el di­ne­ro, iba a prio­ri­zar el amor, la fa­mi­lia y lo que habíamos cons­trui­do con tan­to es­fuer­zo. ¡A mí ja­más me im­por­tó la pla­ta! Ca­da vez que vuel­vo a ese mo­men­to, to­mo ma­yor con­cien­cia de lo du­ro que fue. Cuan­do uno es­tá en la ba­ta­lla da pe­lea, pe­ro con el tiempo es tris­te pen­sar que hu­bo que pe­lear tan­to. Yo no quie­ro la lu­cha, quie­ro la paz. Cuan­do lo co­no­cí a Ale­jan­dro era otra per­so­na, un hom­bre ale­gre y com­pa­ñe­ro. De otro modo, no me ha­bría ca­sa­do otra vez, ve­nía de un di­vor­cio, te­nía dos chi­cos…

–¿Qué lu­gar ocu­pó la pren­sa en ese pro­ce­so?

–Por suer­te, Dios pu­so en mi ca­mino a Ni­co­lás Wi­ñaz­ki. Me acuer­do de que, cuan­do nos co­no­ci­mos, él no en­ten­día có­mo no ha­bía ha­bla­do has­ta ese mo­men­to. Me de­cía que con­fia­ra en él; re­cuer­do sus pa­la­bras por­que fue­ron un bál­sa­mo: “Yo te voy a cui­dar” (se quie­bra). Eso que aho­ra pa­re­ce un de­ta­lle, ima­gi­na­te lo im­por­tan­te que fue. Me de­cía que si­guie­ra ade­lan­te, que lo hi­cie­ra no so­lo por mí, sino por to­dos. Por eso siem­pre le voy a es­tar agra­de­ci­da; gra­cias a él lle­gué has­ta acá. Tam­bién hu­bo mu­chos otros pe­rio­dis­tas que me lla­ma­ban por te­lé­fono pa­ra sa­ber có­mo es­ta­ba. Se por­ta­ron muy bien con­mi­go.

–¿Có­mo fue ese pro­ce­so de sa­na­ción?

–De aden­tro ha­cia afue­ra, como to­do via­je de trans­for­ma­ción. Cuan­do acep­té que la reali­dad ex­ter­na era al­go que no po­día ma­ne­jar, em­pe­cé a re­cons­truir­me in­ter­na­men­te. Me di­je que las ci­ta­cio­nes y las ame­na­zas y la cus­to­dia per­ma­nen­te no po­dían con­di­cio­nar­me. To­mé con­cien­cia de mu­chas co­sas y de­ci­dí que vol­vie­ra a en­trar la ale­gría a mi ca­sa. Pu­se en va­lor mi par­te fe­me­ni­na, que es­ta­ba ne­ga­da. Ob­ser­vé mis de­ci­sio­nes erra­das, re­fle­xio­né mu­cho. No que­ría que mis hi­jos se cria­ran en mi som­bra. Me hi­ce so­cia de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca y leí to­do lo que pu­de. Bus­qué he­rra­mien­tas en los li­bros, me nu­trí y su­pe que de to­do de­bía sa­car el la­do bueno. Hay una ma­ña­na que re­cuer­do es­pe­cial­men­te: es­ta­ba se­can­do la yer­ba al sol pa­ra vol­ver a usar­la y me di­je: “¡Qué fe­liz soy!”. Esa ple­ni­tud que so­lo te dan la li­ber­tad y la cer­te­za de que hi­cis­te lo que de­bías. Y aunque no me al­can­za­ba pa­ra pa­gar el al­qui­ler, me la ha­bía ju­ga­do. Eso pa­ra mí va­lía más que to­do el oro del mun­do.

–¿Có­mo te han tra­ta­do otras mu­je­res?

“Es im­por­tan­te dar aque­llo que uno tiene y el otro ne­ce­si­ta. La so­li­da­ri­dad y la com­pa­sión son va­lo­res fun­da­men­ta­les pa­ra cons­truir una so­cie­dad nue­va”.

–Mu­chas hi­cie­ron co­sas emo­cio­nan­tes. Una ma­má del co­le­gio me da­ba ro­pa y traía co­sas ri­cas y re­ga­los pa­ra los cum­plea­ños. Mu­chas otras tam­bién mar­ca­ron mi ca­mino. To­mar con­tac­to con ellas fue un her­mo­so desafío, un es­pe­jo don­de mi­rar­me. No­so­tras te­ne­mos una con­di­ción pa­ra la lu­cha y la su­per­vi­ven­cia mu­cho más fuer­te que la de los hom­bres. A quie­nes es­tán pa­san­do por una si­tua­ción si­mi­lar so­lo pue­do de­cir­les que las aler­tas y las ayu­das es­tán den­tro y que ca­da una sa­be lo que tiene que ha­cer. A veces vi­vi­mos mu­cho pa­ra afue­ra y no es­cu­cha­mos la voz in­te­rior. A mí me ayu­dó vol­ver a la na­tu­ra­le­za, a lo ins­tin­ti­vo.

–¿Có­mo te ven tus hi­jos?

–Creen que soy como la Mu­jer Ma­ra­vi­lla, que an­do to­do el día con el la­zo de la ver­dad dan­do vuel­tas. Me di­cen que soy una ge­nia... y bueno, soy su ma­má. So­lo in­ten­to ser lo me­jor que pue­do, aunque mu­chas veces la­men­to no ha­ber­les da­do una me­jor in­fan­cia. Mi­rá (Lau­ra me ofre­ce su te­lé­fono ce­lu­lar y des­li­za el de­do una y otra vez, pa­san­do fotos don­de sus hi­jos son­ríen jun­to a ella). Es­tán bien, son bue­nas per­so­nas, apren­die­ron mu­cho y tie­nen enor­mes ges­tos. El año pa­sa­do, mi hi­jo ma­yor me acom­pa­ña­ba los vier­nes al ce­rro, como un sím­bo­lo. Y cuan­do fla­quea­ba al su­bir, me da­ba la mano di­cien­do: “Va­mos, ma­mi, vos po­dés”.

–Es­tás en pa­re­ja nue­va­men­te, ¿ver­dad?

–Sí, Gus­ta­vo. Éra­mos ami­gos y me cos­tó mu­chí­si­mo to­mar la de­ci­sión, no que­ría más ci­ca­tri­ces. Pe­ro me des­lum­bró su ca­pa­ci­dad de amar, su in­te­li­gen­cia, su pa­cien­cia, su en­ten­di­mien­to y com­pren­sión. No es fá­cil acom­pa­ñar a una mu­jer en mi si­tua­ción. Pe­ro él es una gran per­so­na y sien­to que iré de su mano has­ta don­de nos de­je la vi­da. El año pa­sa­do me lle­vó de va­ca­cio­nes por pri­me­ra vez des­de que to­do es­to co­men­zó. Fui­mos a la pla­ya, a Re­ña­ca, Chi­le. Y cuan­do apa­re­ció el mar an­te mis ojos, llo­ra­mos jun­tos de emo­ción.

–¿Te ima­gi­nás vie­ji­ta, con nie­tos?

–¡Ya soy una vie­ja; ten­go 80 años en un cuer­po de 42! (se ríe). Pe­ro sí, por fin pue­do pro­yec­tar. Cuan­do fui a de­cla­rar fue el prin­ci­pio del pro­ce­so, pe­ro tam­bién el fi­nal de al­go: pu­de de­cir lo que te­nía que de­cir. Lo que su­ce­da ya no de­pen­de de mí, sino de qué tan au­tó­no­mos e in­te­li­gen­tes sean los jue­ces, y de las cir­cuns­tan­cias de la vi­da. Aho­ra qui­sie­ra vi­vir tran­qui­la con los se­res que amo. Ver a mis hi­jos desa­rro­llar­se y ser fe­li­ces. A de­cir ver­dad, la pri­me­ra vez que me ima­gi­né con nie­tos fue ha­ce po­co. Y fue una ima­gen her­mo­sa: al atar­de­cer, cui­dan­do de mu­chos chi­qui­tos co­rrien­do a nues­tro al­re­de­dor.

–¿Có­mo es tu vi­da aho­ra?

–Doy cla­ses de gim­na­sia, que pa­ra mí son un me­dio pa­ra ha­cer el bien. Me lo pa­so ob­ser­van­do a ca­da uno pa­ra ver cuál es su ne­ce­si­dad. Qui­zá por­que fui tan da­ña­da, me ocu­po de ver a las per­so­nas. Es im­por­tan­te dar aque­llo que uno tiene y el otro ne­ce­si­ta. La so­li­da­ri­dad y la com­pa­sión son va­lo­res fun­da­men­ta­les pa­ra cons­truir una so­cie­dad nue­va, un país me­jor. Des­de mi hu­mil­de lu­gar, mi ob­je­ti­vo es me­jo­rar en al­go la vi­da de quie­nes me ro­dean. Si lo­gré cam­biar una so­la con­cien­cia, ya ga­né to­do en esta vi­da.

–¿Te gus­ta­ría tra­ba­jar en po­lí­ti­ca?

–No. Me en­can­ta ayu­dar y he tra­ba­ja­do en un me­ren­de­ro, pe­ro me in­vo­lu­cro des­de lo pe­que­ño, no me gus­ta la co­sa a gran es­ca­la. Si bien Dios me pu­so en es­te lu­gar de ex­po­si­ción, an­he­lo te­ner una vi­da mí­ni­ma. Vi­vir en el pue­blo, ir a tra­ba­jar en bi­ci­cle­ta. Ca­mi­nar con mis hi­jos, ba­ñar a los pe­rros, jun­tar­nos con ami­gos. Sé que pue­do ayu­dar a mu­cha gen­te des­de mi pe­que­ño lu­gar; no ne­ce­si­to más.

–Y de aho­ra en ade­lan­te, ¿qué es­pe­rás?

–Que se ha­ga jus­ti­cia. Pe­ro no so­lo por esta cau­sa, sino por el fu­tu­ro de nues­tro país. Un fa­llo ejem­pli­fi­ca­dor ha­rá que los que ven­gan ya no se ani­men a ro­bar tan im­pu­ne­men­te y que la so­cie­dad no lo per­mi­ta tam­po­co. Oja­lá nos vea­mos en diez años y te di­ga con or­gu­llo que el es­que­ma na­tu­ral de la vi­da, que es ser ca­da día más hu­ma­nos, ha si­do res­pe­ta­do.

–¿Te ima­gi­nás có­mo ha­bría si­do la vi­da si hu­bie­ras ele­gi­do el si­len­cio?

–Po­dría ha­ber ne­go­cia­do y vi­vir en Mia­mi como una prin­ce­sa. Pe­ro no iba a ser fe­liz en la men­ti­ra. Co­noz­co mu­cha gen­te con pla­ta que se trai­cio­nó, es­tá de­pri­mi­da y vive em­pas­ti­lla­da. ¿Y de qué le sir­ve la ca­sa en el country? A mí no me cues­ta na­da es­tar bien; ten­go la fe­li­ci­dad aden­tro. Des­pués de ha­ber vi­vi­do en el in­fierno, hoy soy la per­so­na más fe­liz del mun­do. La con­di­ción en la que es­té ya no im- por­ta, eso na­die me lo pue­de arre­ba­tar. Oja­lá que quie­nes su­fren lo­gren com­pren­der que la ganancia es el ca­mino, no la lle­ga­da.

–¿Qué es lo más im­por­tan­te que apren­dis­te?

–Que lo más con­mo­ve­dor es, tam­bién, lo más sim­ple. Cuan­do peor es­ta­ba, me re­co­men­da­ron to­mar pas­ti­llas, pe­ro me ne­gué: que­ría sen­tir el do­lor, por­que la mag­ni­tud del sufrimiento es pro­por­cio­nal a la de la re­cons­truc­ción. Es­toy agra­de­ci­da; ser fe­liz es un re­ga­lo que ya no es­pe­ra­ba. Y apren­dí a es­cu­char a los otros sin juz­gar; ca­da uno ha­ce lo que pue­de con las he­rra­mien­tas que tiene en ca­da mo­men­to. Hoy sien­to ver­da­de­ro amor por mí mis­ma: mu­chas veces me sen­tí ob­je­to, fui de­pen­dien­te, pe­ro aho­ra sé quién soy y lo que pue­do dar. Ob­via­men­te, ha­bría ele­gi­do no pa­sar por to­do lo que pa­sé. Sin em­bar­go, cuan­do mi­ro to­do lo vi­vi­do, eli­jo no ha­ber­me que­da­do en aque­lla Lau­ra que era. Fue como re­na­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.