LA MA­GIA DE LO AR­TE­SA­NAL.

Como mo­de­lo su­po for­jar­se un nom­bre y un estilo pro­pios a fi­nes de los no­ven­ta. Pe­ro, ale­ja­da de las pa­sa­re­las, de­ci­dió encontrar un nue­vo rum­bo y lo­gró ha­cer de la jo­ye­ría un es­pa­cio don­de re­ci­clar­se, en una bús­que­da llena de crea­ti­vi­dad. La cla­ve: amar,

Sophia - - SUMARIO - POR MA­RÍA EU­GE­NIA SIDOTI. FOTOS: GUS­TA­VO SANCRICCA.

Le­jos de las pa­sa­re­las, Do­lo­res Trull se ani­mó a cam­biar y creó su mar­ca de jo­ye­ría.

Con de­lan­tal de trabajo co­lor na­ran­ja y el pe­lo ata­do, Do­lo­res Trull (41) da la bien­ve­ni­da a su ta­ller de jo­yas. Atien­de con na­tu­ra­li­dad el es­pa­cio que lle­va su nom­bre, como si ese hu­bie­ra si­do su ofi­cio de to­da la vi­da. Aho­ra que usa an­te­ojos pa­ra ver de cer­ca y le es­ca­pa al ma­qui­lla­je, no re­nie­ga de aque­lla otra vi­da, cuan­do tra­ba­ja­ba de mo­de­lo. Por el con­tra­rio, res­ca­ta de esos años in­fi­ni­dad de mo­men­tos lu­mi­no­sos y son­ríe con­for­me apa­re­cen, uno a uno, los re­cuer­dos. Aunque, claro, hoy la ocu­pan nue­vas mo­ti­va­cio­nes y pen­sa­mien­tos. Por ejem­plo, que­rer cre­cer en su nue­va apues­ta y lo­grar que esta char­la ocu­rra en el ho­ra­rio de co­le­gio de sus dos hi­jos, con quie­nes com­par­te al máximo ese tiempo pre­cio­so que es la in­fan­cia. “La ma­ter­ni­dad fue mi pri­mer via­je ha­cia aden­tro”, di­ce mien­tras ter­mi­na, me­ticu­losa, el ani­llo que una de sus clien­tas es­pe­ra al otro la­do del mos­tra­dor don­de se ex­hi­ben sus pie­zas. Ani­llos, co­lla­res, bra­za­le­tes y aros he­chos de me­ta­les y pie­dras di­ver­sos que lle­van su im­pron­ta, y en cu­yo di­se­ño y con­fec­ción apli­ca el mé­to­do de crea­ción que más dis­fru­ta: el de la li­ber­tad mez­cla­da con el jue­go.

Su show­room es un es­pa­cio pe­que­ño ubi­ca­do en el ba­rrio de Pa­ler­mo, a po­cas cua­dras de su ca­sa, por don­de el sol en­tra de lleno al me­dio­día. La cer­ca­nía obe­de­ce a esa ne­ce­si­dad que men­cio­na una y otra vez: es­tar to­do lo po­si­ble con sus chi­cos, Ca­la (11) y Fé­lix (7). “Le­van­tar­me con ellos es el me­jor mo­men­to de mi día”, ex­pli­ca. Ca­sa­da des­de ha­ce tre­ce años con Ale­jan­dro Puey­rre­dón (“amor del bueno”, posteó re­cien­te­men­te en las re­des

acer­ca de esa unión), su fa­mi­lia es el cen­tro del en­gra­na­je que mue­ve to­das sus va­ria­bles. Y en ese vai­vén tra­ba­ja, tran­qui­la pe­ro con de­di­ca­ción, al ser­vi­cio de lo ar­te­sa­nal. Lue­go ven­de sus pie­zas a un seg­men­to que cre­ce gra­cias al efec­to mul­ti­pli­ca­dor de Ins­ta­gram y so­lo bas­ta que pu­bli­que una selfie lle­van­do al­guno de sus ac­ce­so­rios pa­ra que los co­men­ta­rios se su­ce­dan unos a otros, en­tre ha­la­gos y con­sul­tas de pre­cio y stock.

“No fue pla­nea­do; el amor por la jo­ye­ría me lle­gó un día de la mano de Ma­ría Mé­di­ci, mi maes­tra. Con ella fui re­co­rrien­do un nue­vo ca­mino, ya no de bus­car afue­ra y es­tar al co­rrien­te de las ten­den­cias, sino de apren­der a mi­rar den­tro de mí”. El tra­yec­to no fue ca­sual: el mo­de­la­je le re­ser­va­ba fe­cha de ven­ci­mien­to. “Fue una etapa que dis­fru­té y apro­ve­ché

pa­ra apren­der. Pe­ro siem­pre sen­tí que te­nía que bus­car por otro la­do. No ten­go mie­do de ex­plo­rar ni de ani­mar­me al cam­bio”, ase­gu­ra, y ex­pli­ca que el pun­ta­pié ini­cial pa­ra dar el gol­pe de ti­món fue que las co­sas lin­das que al­gu­na vez ha­bía tran­si­ta­do ya eran ca­da vez me­nos. “Me es­ta­ba po­nien­do gran­de y un día em­pe­cé a sen­tir­me in­có­mo­da. De re­pen­te se tra­ba­ja­ba de otra ma­ne­ra y ha­bía al­re­de­dor de nues­tra ex­po­si­ción otro ti­po de expectativas. ¡El pe­rio­dis­mo se in­tere­sa­ba por la vi­da pri­va­da de las mo­de­los! Así las co­sas, me de­jó de gus­tar”.

Sin em­bar­go, pa­ra ella nun­ca fue al­go su­per­fi­cial: “Era un es­pa­cio muy hu­mano; tra­ba­ja­ba mos­tran­do pa­ra otros las pro­pues­tas del di­se­ña­dor, nun­ca me pu­se en el cen­tro. Me re­sul­ta­ba crea­ti­vo, me nu­tría. Via­ja­ba,

co­no­cía gen­te. Y ob­ser­va­ba to­do, fas­ci­na­da, dis­pues­ta siem­pre a que­dar­me con al­go”. Con el tiempo ex­plo­ró tam­bién la fo­to­gra­fía y la con­fec­ción de in­du­men­ta­ria, pe­ro fue a tra­vés del di­se­ño de jo­yas que sin­tió la co­ne­xión ver­da­de­ra. “El trabajo ma­nual es má­gi­co”, des­ta­ca.

Sus pri­me­ras crea­cio­nes es­ta­ban pen­sa­das pa­ra ella mis­ma, a lo su­mo pa­ra sus ami­gas… pe­ro una co­sa fue lle­van­do a la otra, y así. “Yo creía que era como ir a un ta­ller de es­cri­tu­ra o po­ner­me a can­tar, que se tra­ta­ba de un her­mo­so hobby y na­da más”. Pe­ro no: la de­man­da se im­pu­so y tu­vo que apren­der a des­ple­gar su ve­ta co­mer­cial. To­da­vía son­ríe ca­da vez que al­guien se sor­pren­de al ver­la aten­der al pú­bli­co o co­brar en la ca­ja.

“Dis­fru­to ca­da par­te del pro­ce­so, crear la pie­za, re­ci­bir a las clien­tas, es­cu­char­las y ofre­cer­les al­go úni­co. ¡A veces ha­go un ani­llo tres veces has­ta que es­toy con­for­me con el re­sul­ta­do! Me gus­ta ejer­ci­tar el es­fuer­zo y la pa­cien­cia, y bus­co trans­mi­tir­les ese es­pí­ri­tu a mis hi­jos”.

Des­po­ja­da, eli­ge con de­li­ca­de­za qué lle­var. “Soy de usar po­cos ac­ce­so­rios, ja­más me gus­tó ir a com­prar una jo­ya a un shop­ping. Le es­ca­po a lo in­dus­trial, a las co­pias. Por eso, bus­qué pre­ser­var lo ar­te­sa­nal y per­so­nal del ofi­cio y eso mar­có mi for­ma de tra­ba­jar –re­su­me, sen­ta­da en el vie­jo ban­co de ma­de­ra que es sos­tén y com­pa­ñe­ro du­ran­te lar­gas ho­ras de ta­ller, mien­tras ella pre­fie­re de­jar que la ins­pi­ra­ción la vi­si­te a su an­to­jo y, en­ton­ces, le pres­ta sus ma­nos en un si­len­cio que se al­te­ra de vez en cuan­do con el rui­do del ta­la­dro o del mar­ti­llo–. No, no pue­do di­ri­gir ese mo­vi­mien­to. Ocu­rre, sim­ple­men­te”.

“Fui re­co­rrien­do un nue­vo ca­mino, ya no de bus­car afue­ra, sino de apren­der a mi­rar den­tro de mí”.

Foto a foto, Do­lo­res ex­hi­be lo que ha­ce y a los que quie­re: su fa­mi­lia y sus ex­clu­si­vas jo­yas son pro­ta­go­nis­tas en sus re­des.

Aho­ra, en su ta­ller de jo­ye­ría, de­di­ca tiempo y ta­len­to a crear pie­zas úni­cas. Sus fa­vo­ri­tos: los bra­za­le­tes estilo Mu­jer Ma­ra­vi­lla. “Me en­can­tan; a veces uso dos jun­tos”, di­ce en­tre ri­sas.

La des­cu­brió Ti­ni de Bu­court cuan­do te­nía 18 años y es­tu­dia­ba Di­se­ño grá­fi­co. Du­ran­te dos dé­ca­das fue una de las mode los des­ta­ca­das de la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.