TO­DO CAM­BIA, ME­NOS EL VA­LOR DE LO HU­MANO.

Una char­la con el re­co­no­ci­do con­sul­tor y es­pe­cia­lis­ta en asun­tos de es­tra­te­gia e in­no­va­ción en Re­cur­sos Hu­ma­nos pa­ra ha­blar so­bre un fe­nó­meno que nun­ca ter­mi­na: la trans­for­ma­ción del mun­do y de las per­so­nas, en el mar­co de los in­ce­san­tes mo­vi­mien­tos tecno

Sophia - - SUMARIO - POR MA­RÍA EU­GE­NIA SIDOTI. FOTOS: ES­TE­FA­NÍA LANDESMANN.

An­te las trans­for­ma­cio­nes, lo que im­por­ta es nues­tra esen­cia, di­ce Ale­jan­dro Me­la­med, es­pe­cia­lis­ta en in­no­va­ción.

Ocu­rrió que, cuan­do cur­sa­ba cuar­to año de Cien­cias Eco­nó­mi­cas en la UBA, un pro­fe­sor vio al­go en él. Un plus, una ca­pa­ci­dad: el chi­co en ver­dad era em­pá­ti­co. “Vas a de­di­car­te a los re­cur­sos hu­ma­nos”, le au­gu­ró, y lo in­vi­tó a su­mar­se a su equi­po de trabajo. Así co­men­zó Ale­jan­dro Me­la­med a an­dar el lar­go ca­mino que lle­va re­co­rri­do como doc­tor en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, coach eje­cu­ti­vo, con­sul­tor y es­pe­cia­lis­ta en te­mas de es­tra­te­gia e in­no­va­ción en RRHH. “Por en­ton­ces ni si­quie­ra sa­bía que exis­tía un área que se ocu­pa­ba de los te­mas hu­ma­nos de las com­pa­ñías”, re­cuer­da con una son­ri­sa. Días atrás, ese mis­mo pro­fe­sor le es­cri­bió un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra com­par­tir­le que aca­ba­ba de cum­plir 80 años. “Él me abrió la ‘ven­ta­na de Joha­ri’, eso que los de­más per­ci­ben, pe­ro que uno no lle­ga a ver. La ma­yo­ría de no­so­tros no sa­be to­das las po­si­bi­li­da­des que ten­drá, in­clu­so con co­sas que to­da­vía no exis­ten. Se cal­cu­la que un jo­ven pa­sa­rá por en­tre sie­te y ca­tor­ce tra­ba­jos a lo lar­go de su vi­da, de los cua­les la ma­yo­ría ni si­quie­ra han si­do in­ven­ta­dos”.

Así des­cu­brió su pro­pó­si­to, el de acom­pa­ñar a la gen­te en sus opor­tu­ni­da­des y desafíos, en un ejer­ci­cio per­ma­nen­te de adap­ta­ción a eso que, a veces, asus­ta: el ver­ti­gi­no­so acon­te­cer del mun­do y la tec­no­lo­gía. “Lo que aho­ra pa­re­ce in­no­va­dor se­rá an­ti­guo en

po­co tiempo. El pro­ce­so de ob­so­les­cen­cia es ca­da vez más rá­pi­do y hay una es­pe­cie de bús­que­da por per­ma­ne­cer, en una ca­rre­ra ha­cia arri­ba por una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca que ba­ja. El gran di­le­ma es man­te­ner­nos vi­gen­tes sin per­der la hu­ma­ni­dad”. Au­tor de va­rios li­bros, en­tre ellos El trabajo del fu­tu­ro y el fu­tu­ro del trabajo (Pla­ne­ta), ase­gu­ra que fue jus­ta­men­te en el mo­men­to en que más có­mo­do se sin­tió cuan­do de­ci­dió de­jar un gran pues­to cor­po­ra­ti­vo (N. de la R.: Du­ran­te die­ci­sie­te años fue vi­ce­pre­si­den­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Co­ca Co­la pa­ra Amé­ri­ca del Sur) pa­ra asu­mir el ries­go de crear su pro­pia con­sul­to­ra, Hu­ma­ni­ze Con­sul­ting.

–¿En­ton­ces qué sig­ni­fi­ca man­te­ner­nos vi­gen­tes?

–Es uno de los gran­des de­ba­tes de es­te tiempo. Ha­ce años Uber era la no­ve­dad y hoy ya es vie­jo. Es muy in­tere­san­te la can­ti­dad de fe­nó­me­nos emer­gen­tes que apa­re­cen y las con­tra­fuer­zas que ge­ne­ran a su al­re­de­dor. Lo tec­no­ló­gi­co va a se­guir evo­lu­cio­nan­do y de­be­re­mos apren­der nue­vas co­sas. Pe­ro lo que nun­ca va a ser re­em­pla­za­do por la tec­no­lo­gía es lo emo­cio­nal: nin­gún ro­bot va a cui­dar con ca­ri­ño de un adul­to ma­yor ni va a preo­cu­par­se por ha­cer la ta­rea con los chi­cos. To­do cam­bia, me­nos el va­lor de lo hu­mano. La esen­cia es lo que nun­ca te­ne­mos que per­der.

–¿Ha­bla­mos de desa­rro­llar nue­vas ca­pa­ci­da­des, pe­ro fun­da­men­tal­men­te la em­pa­tía?

–Exac­to. Hay cua­tro ca­pa­ci­da­des crí­ti­cas pa­ra el mun­do mo­derno, que son cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­ca, agru­pa­das en in­glés con la si­gla STEM. Aho­ra es tiempo de desa­rro­llar otra ca­pa­ci­dad lla­ma­da “STEM­pathy”, que es la su­ma de la em­pa­tía más la ra­zón. Pe­ro no so­lo se tra­ta de po­ner­nos en los za­pa­tos del otro, sino de ase­gu­rar­nos que ese otro sa­be que lo es­ta­mos es­cu­chan­do. Par­te del desafío que te­ne­mos por

“Lo que nun­ca va a ser re­em­pla­za­do por la tec­no­lo­gía es lo emo­cio­nal: nin­gún ro­bot va a cui­dar con ca­ri­ño de un adul­to ma­yor”.

de­lan­te es ha­cer que las or­ga­ni­za­cio­nes sean más hu­ma­nas y que las per­so­nas que tra­ba­jan sien­tan que pue­den li­be­rar su po­ten­cial y ser real­men­te lo que quie­ren ser.

–¿Po­de­mos ser fe­li­ces en nues­tros tra­ba­jos?

–Claro, pe­ro pa­ra eso hay que encontrar el pro­pó­si­to, el sen­ti­do, el pa­ra qué uno es­tá en el mun­do. Sin em­bar­go, mu­chos es­tán en lo que lla­mo “la jaula de oro”: se sien­ten enoja­dos con el lu­gar don­de es­tán. Mu­cha gen­te en­tra a tra­ba­jar en un lu­gar sin de­ma­sia­do ra­zo­na­mien­to y si­gue tra­ba­jan­do allí, aun cuan­do no sea lo que quie­re en reali­dad. Eso se tra­du­ce en lo que se de­no­mi­na “sín­dro­me de do­min­go”; em­plea­dos de­pri­mi­dos de so­lo pen­sar que el lu­nes tie­nen que vol­ver a un lu­gar don­de se sien­ten in­fe­li­ces, pe­ro de don­de no se van.

– ¿Y por qué no se van?

–Si les pre­gun­tás, res­pon­den que es por­que ne­ce­si­tan ese suel­do pa­ra vi­vir. Y si les pre­gun­tás si creen que eso es vi­vir, di­cen que es su de­ber ha­cer­lo de ese modo; no ven más allá. Par­te del di­le­ma con­sis­te en pre­gun­tar­nos có­mo tra­ba­jar de al­go que me­dia­na­men­te nos gus­te, que se­pa­mos ha­cer y que el mun­do ne­ce­si­te, en un lu­gar don­de se nos re­co­noz­ca ade­cua­da­men­te. En un con­tex­to de ne­ce­si­da­des bá­si­cas sa­tis­fe­chas, te pa­guen lo que te pa­guen, si lo que ha­cés no te gus­ta, no te sir­ve. Pe­ro pa­ra de­jar un trabajo, ha­ce fal­ta te­ner co­ra­je y la gen­te que tra­ba­ja en re­la­ción de de­pen­den­cia tiene dos ca­rac­te­rís­ti­cas: ob­tie­ne re­sul­ta­dos más allá de lo es­pe­ra­do, pe­ro es te­me­ro­sa. Es­pe­ra re­ci­bir un sa­la­rio a fin de mes, te­ner es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad. No obs­tan­te, ig­no­ra que la reali­dad en el mun­do es que ya na­die pue­de te­ner es­ta­bi­li­dad ni se­gu­ri­dad.

–Un fe­nó­meno al que des­cri­bís como “VICA”. ¿Qué sig­ni­fi­ca?

–Que to­do es vo­lá­til, in­cier­to, com­ple­jo y am­bi­guo. To­do se mue­ve to­do el tiempo. Po­de­mos seg­men­tar a la po­bla­ción de nues­tro país en tres ter­cios, y hay dos que afron­tan si­tua­cio­nes com­ple­jas: el que vive en el si­glo XIX, gen­te mar­gi­na­da que re­quie­re so­lu­cio­nes ur­gen­tes, y tam­bién el que es­tá en el si­glo XX, que tra­ba­ja diez ho­ras y cree que va a te­ner trabajo to­da la vi­da y se va a ju­bi­lar ahí. Es gen­te que hoy tiene es­ta­tus, pe­ro se pue­de caer rá­pi­da­men­te del sis­te­ma. El otro ter­cio, la gen­te que es­tá en el si­glo XXI, es la que bus­ca man­te­ner­se vi­gen­te to­do el tiempo, se ca­pa­ci­ta y com­pra un ce­lu­lar nue­vo ca­da seis me­ses.

–¿Cuál es el la­do bueno de eso que nos pa­sa?

–Po­si­ble­men­te, el he­cho de que la mi­tad del ter­cio que es­tá en el seg­men­to in­fe­rior tiene un te­lé­fono in­te­li­gen­te y pue­de uti­li­zar he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra in­ser­tar­se en el mun­do. Hoy el anal­fa­be­to es el que no tiene cul­tu­ra di­gi­tal: ca­pa­ci­tar­se o apren­der un idio­ma gra­tis son op­cio­nes que es­tán al al­can­ce de la mano. La tec­no­lo­gía tiene que ser­vir como un ca­ta­li­za­dor, como un me­dio pa­ra ha­bi­li­tar a nue­vas reali­da­des. No es un in­hi­bi­dor, como mu­cha gen­te cree.

“Hoy el anal­fa­be­to es el que no tiene cul­tu­ra di­gi­tal: ca­pa­ci­tar­se o apren­der un idio­ma gra­tis son op­cio­nes que es­tán al al­can­ce de la mano”.

–El ma­les­tar de los adul­tos con la era di­gi­tal...

–Mu­chos di­cen que el te­ma los ex­ce­de, que to­do cam­bia muy rá­pi­do; pe­ro lo que tie­nen que en­ten­der es que la edu­ca­ción di­gi­tal brin­da un ac­ce­so mu­cho más ve­loz al co­no­ci­mien­to des­de lo in­tui­ti­vo. El ejem­plo es que un te­lé­fono ce­lu­lar no vie­ne con ins­truc­cio­nes, ¿pa­ra qué? El avan­ce de las tec­no­lo­gías ha­ce que ca­da vez sea más fá­cil ac­ce­der. Tiempo atrás, com­prar un GPS era ca­ro; hoy con­tás con un ser­vi­cio aún me­jor en el te­lé­fono, y es gra­tis. Pe­ro hay que abrir­se a eso, no ne­gar­se. La agi­li­dad es cla­ve: te­nés que adap­tar­te a ca­da nue­va reali­dad que se va plan­tean­do e ir vien­do có­mo brin­dás res­pues­tas di­fe­ren­cia­les en fun­ción de con­tex­tos cam­bian­tes.

–Ha­blás de “lo lí­qui­do”, con­cep­to que in­tro­du­jo Zyg­munt Bau­man pa­ra ha­blar de una so­cie­dad con­su­mis­ta, in­di­vi­dua­lis­ta y sin ba­ses só­li­das. Pe­ro tu mi­ra­da es po­si­ti­va. ¿Por qué?

–Por­que re­la­ciono lo lí­qui­do con la abun­dan­cia; no ten­go du­das de que si sa­be­mos ca­pi­ta­li­zar to­do es­to, ten­dre­mos opor­tu­ni­da­des enor­mes y sa­bre­mos di­ri­gir los ta­len­tos “al ser­vi­cio de”. En to­das las re­vo­lu­cio­nes, la in­dus­trial, la del au­to­mó­vil y aho­ra la 4.0, siem­pre hu­bo te­mor acer­ca de lo que po­día su­ce­der. Con la lle­ga­da del au­to, to­dos de­cían que se­ría una ca­tás­tro­fe la­bo­ral, pe­ro al fi­nal apa­re­cie­ron nue­vos ofi­cios: me­cá­ni­cos, téc­ni­cos, cho­fe­res… Ca­da re­vo­lu­ción trae cam­bios, sí; en­ton­ces, hay que de­te­ner­se pa­ra vi­sua­li­zar las opor­tu­ni­da­des.

– ¿La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial nos qui­ta­rá de­ma­sia­dos es­pa­cios?

–Un ro­bot sus­ti­tui­rá a una per­so­na en tan­to y en cuan­to el cos­to de ese ro­bot sea me­nor que el cos­to del ho­ra­rio la­bo­ral hu­mano, pe­ro tam­bién cuan­do el hu­mano no apor­te un di­fe­ren­cial en la ta­rea des­de el pun­to de vis­ta de la emo­ción o del sen­ti­do co­mún. Si esta en­tre­vis­ta no re­qui­rie­ra un pen­sa­mien­to pro­fun­do pa­ra ela­bo­rar lo que es­ta­mos ha­blan­do, po­dría ser he­cha por una má­qui­na, pe­ro no es el ca­so: vos te­nés un ba­ga­je, un estilo, un pun­to de vis­ta. Eso no lo pue­de dar un ro­bot. Ten­dre­mos que con­vi­vir, es la era de la con­vi­ven­cia. Por­que es al­go que lle­gó pa­ra que­dar­se y, de he­cho, he­mos vis­to so­lo un ín­fi­mo por­cen­ta­je de lo que ven­drá.

–¿Al­can­zás a vis­lum­brar al­go?

–El úl­ti­mo es­tu­dio de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity res­pec­to de las nue­vas ten­den­cias se­ña­la que ya se tra­ba­ja en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de la emo­ción. La red 5G va a au­men­tar la co­nec­ti­vi­dad de 10 a 100 gi­ga­bi­tes. Ha­brá au­tos que vue­lan, im­pre­so­ras 3D que im­pri­men ro­pa... y la lis­ta si­gue. En tres años to­do va a cam­biar. Qui­zás an­tes. Aca­bo de vol­ver de Es­ta­dos Uni­dos y, en un bar, el tra­go que to­mé me lo pre­pa­ró un ro­bot bar­ten­der.

–Im­pac­tan­te y a la vez com­ple­jo, ¿ver­dad?

–Sí, hay ca­da vez más tec­no­lo­gía y tam­bién más mi­se­ria hu­ma­na. Desechos hu­ma­nos, gen­te que es­tá ti­ra­da. Si no cons­trui­mos una ma­yor sen­si­bi­li­dad so­cial, pue­de de­ri­var en cual­quier co­sa. Como siem­pre, las he­rra­mien­tas se pue­den usar bien o no. Pa­ra mí, el cam­bio sus­tan­cial es el uso que les de­mos. El pri­mer smartp­ho­ne no tiene más de diez años y mi­rá có­mo nos cam­bió la vi­da: tiene ra­dio, agen­da, Net­flix, ca­len­da­rio, lu­pa, men­sa­je­ría... Años atrás ha­cía­mos co­la pa­ra ha­cer lla­ma­das de lar­ga dis­tan­cia con ta­ri­fa re­du­ci­da, aho­ra ha­blás gra­tis con un ami­go que es­tá en Nue­va Ze­lan­da; los víncu­los se re­fuer­zan. Pe­ro nues­tras men­tes no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra tan­to mo­vi­mien­to.

–¿Y có­mo nos pre­pa­ra­re­mos?

–Abrien­do la ca­be­za, pe­ro tam­bién des­de la con­tra­ten­den­cia: ca­da día hay más per­so­nas que

bus­can lo ar­te­sa­nal, res­tau­ran­tes aten­di­dos por sus due­ños, pro­duc­tos he­chos por pue­blos ori­gi­na­rios. Son ten­den­cias que se com­ple­men­tan. Los me­ga­mi­llo­na­rios que vi­ven en Ca­li­for­nia eli­gen pa­sar sus va­ca­cio­nes en cha­cras sin luz. La vi­da es así, ¡bien­ve­ni­da la su­ma! Por eso, creo que el trabajo es apren­der a va­lo­rar lo di­fe­ren­te. La prin­ci­pal fuen­te de in­no­va­ción es­tá en in­cor­po­rar dis­tin­tas mi­ra­das. No se tra­ta de que las em­pre­sas so­lo con­tra­ten a los mi­llen­nials, sino de que tam­bién ha­ya adul­tos ma­du­ros, por ejem­plo.

–¿Qué pa­sa con el al­ma a nivel de los re­cur­sos hu­ma­nos?

–El al­ma tiene que ver con la tras­cen­den­cia y hay que en­ten­der que el trabajo es el es­pa­cio don­de la gen­te bus­ca de­jar una hue­lla. En­ton­ces, si el trabajo se per­ci­be como una ta­rea me­ra­men­te transac­cio­nal, apa­re­cen los di­le­mas. Más que re­ci­bir un sa­la­rio, el te­ma es­tá en ge­ne­rar un va­lor agre­ga­do pa­ra el mun­do. Un pro­pó­si­to. Pe­ro mu­cha gen­te no se to­ma tiempo pa­ra ha­cer­se pre­gun­tas, es­tá en pi­lo­to au­to­má­ti­co, tra­ba­ja sin pa­rar, es­tá can­sa­da. No hay es­pa­cio pa­ra res­pi­rar hon­do, ele­gir. Como di­go en el li­bro, no se tra­ta de em­pleo sino de em­plea­bi­li­dad: la ha­bi­li­dad de te­ner un em­pleo de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble no so­lo hoy, sino tam­bién en dos, tres, cin­co años.

–¿En eso las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen al­go pa­ra en­se­ñar­nos?

–Sí, por­que adop­tan una ac­ti­tud dis­tin­ta por una ra­zón no me­nor: la ma­yo­ría tiene una ma­má, un tío o un ve­cino que fue des­vin­cu­la­do de al­gu­na cor­po­ra­ción y eso pro­du­jo un pro­ce­so de de­cep­ción. Hoy un chi­co quie­re tra­ba­jar pa­ra ir a Aus­tra­lia y ahí ga­nar pla­ta pa­ra ir a Tai­lan­dia. La bús­que­da es iti­ne­ran­te. ¿Qué quie­ro ser? An­tes te ma­ta­bas tra­ba­jan­do pa­ra dis­fru­tar cuan­do te ju­bi­la­bas. De­be­mos to­mar de ellos la idea de ir vi­vien­do mien­tras tan­to y no “al­gún día”. La mi­ra­da tiene que de­jar de ser a lar­go pla­zo y bus­car el equi­li­brio. La que­ja que más re­ci­bo es que, a pe­sar de co­brar bue­nos sa­la­rios, los jó­ve­nes no se que­dan en sus pues­tos de trabajo. Y es que hay al­go su­pe­rior al sa­la­rio eco­nó­mi­co: el sa­la­rio emo­cio­nal.

–¿Cuán­do lle­ga en­ton­ces el cam­bio de pa­ra­dig­ma a la ofi­ci­na?

–To­da­vía fal­ta; mu­chos si­guen el mo­de­lo an­te­rior. Cam­biar los pa­ra­dig­mas sig­ni­fi­ca com­pren­der que no so­lo cam­bia­ron las fi­chas del jue­go, sino que es el pro­pio jue­go el que cam­bió. La fór­mu­la que se apli­ca­ba ha­ce vein­te años ya no va. So­lo bas­ta con ver có­mo es el víncu­lo de las fa­mi­lias. Cuan­do yo era chi­co, mis pa­dres no me con­sul­ta­ban qué que­ría co­mer; de­ci­dían ellos. Hoy la me­sa

es cir­cu­lar. La bue­na no­ti­cia es que eso sig­ni­fi­ca el fin del li­de­raz­go ver­ti­cal. Pa­sa­mos del trián­gu­lo al círcu­lo. En es­te nue­vo mo­de­lo se ho­ri­zon­ta­li­zan las re­la­cio­nes y li­de­ra el que tiene más co­no­ci­mien­to o más ex­pe­rien­cia en un de­ter­mi­na­do te­ma. La po­si­bi­li­dad de cons­truir un li­de­raz­go mó­vil es es­pec­ta­cu­lar.

–¿Qué ha­re­mos con el ego?

–Tal como des­cri­be el li­bro Ego­no­mics, mu­chos cu­bren su ca­ren­cia de au­toes­ti­ma a par­tir de un au­men­to del ego. Por eso, el ego pue­de ser nues­tro prin­ci­pal ac­ti­vo o nues­tro dé­fi­cit más im­por­tan­te. To­dos lo te­ne­mos, es­tá ahí; el te­ma es que po­da­mos iden­ti­fi­car cuán­do nos jue­ga en con­tra y nos ata a los mo­de­los tra­di­cio­na­les en vez de ge­ne­rar una ener­gía que im­pac­te po­si­ti­va­men­te en no­so­tros y en quie­nes nos ro­dean, que es el prin­ci­pal va­lor que de­be te­ner.

–Ha­blás de un “si­glo M”, en el que la mu­jer es pro­ta­go­nis­ta.

–Es­ta­mos lle­gan­do a la ma­du­ra­ción de un víncu­lo, y el fe­nó­meno MeToo lo po­ne de ma­ni­fies­to pa­ra ayu­dar­nos a com­pren­der que la úni­ca di­fe­ren­cia es que la mu­jer pue­de ges­tar vi­da, pe­ro el res­to de las co­sas pue­den rea­li­zar­las por igual sin im­por­tar el gé­ne­ro, sino su ca­pa­ci­dad. La mu­jer su­ma des­de las sen­si­bi­li­da­des que el va­rón no tiene, y la cla­ve es­tá en que sean com­ple­men­ta­rias y no igua­les, ni so­lo dis­tin­tas. Del mis­mo modo, no sir­ve te­ner to­dos em­plea­dos in­ge­nie­ros, y mu­chas com­pa­ñías to­man tam­bién fi­ló­so­fos, so­ció­lo­gos y has­ta bió­lo­gos, por­que es­te mun­do cam­bian­te re­quie­re otras for­mas de pen­sar, res­pues­tas su­pe­ra­do­ras.

–¿Qué sig­ni­fi­ca es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma?

–Que se va a desatar un nu­do y van a fluir mu­chas co­sas. Hay que li­be­rar el po­ten­cial de la gen­te des­de la edu­ca­ción. La ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des no preparan a sus alum­nos pa­ra las pro­fe­sio­nes del fu­tu­ro; se li­mi­tan a trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos, como en el si­glo XIX. No tiene sen­ti­do; te ol­vi­dás de to­do des­pués del exa­men. Hay que ge­ne­rar me­ca­nis­mos pa­ra apren­der co­sas nue­vas y, so­bre to­do, pa­ra des­apren­der las que no

nos van a ser­vir pa­ra na­da.

–¿Por qué, aun así, se es­ti­ma que tar­da­re­mos mu­chos años en al­can­zar la pa­ri­dad?

–Por­que la ma­yor par­te de las de­ci­sio­nes se si­guen to­man­do con men­ta­li­dad mas­cu­li­na y los gran­des fo­ros de dis­cu­sión de­jan a la mu­jer de la­do. Por otro la­do, se es­tá tran­si­tan­do una nue­va mas­cu­li­ni­dad: el hom­bre sa­ca li­cen­cia ex­ten­di­da pa­ra es­tar con su be­bé o pi­de per­mi­so pa­ra ir al pediatra. Hay que re­cu­pe­rar los años per­di­dos y crear nue­vos mo­de­los de re­la­cio­na­mien­to. El aco­so se­xual y la­bo­ral es otro te­ma: las em­pre­sas tie­nen que ga­ran­ti­zar que se brin­den las con­di­cio­nes pa­ra que cual­quier per­so­na pue­da des­ple­gar su po­ten­cial sin ver­se vul­ne­ra­da por el abu­so de po­der de otros.

–¿Te pue­do pe­dir un úl­ti­mo con­se­jo?

–Es im­por­tan­te cons­truir una mar­ca per­so­nal pen­san­do en el pro­pio desa­rro­llo, más allá de la com­pa­ñía en la que tra­ba­je­mos. Y te­ner cui­da­do con la hue­lla di­gi­tal que de­ja­mos: hoy to­dos sa­ben al­go de no­so­tros, y una co­sa es lo que so­mos y otra muy dis­tin­ta es el re­la­to de lo que so­mos, la foto. Vi­vi­mos una es­pe­cie de Gran Her­mano cons­tan­te y per­ma­nen­te, y la más­ca­ra se cae rá­pi­do; no po­de­mos si­mu­lar. Eso es una suer­te: se aca­bó el ver­so, lle­gó la era de la au­ten­ti­ci­dad y de la trans­pa­ren­cia.

“Hay que li­be­rar el po­ten­cial de la gen­te des­de la edu­ca­ción. La ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des no preparan a sus alum­nos pa­ra las pro­fe­sio­nes del fu­tu­ro”.

Ale­jan­dro Me­la­med du­ran­te la con­fe­ren­cia que brin­dó en el mar­co del úl­ti­mo Po­sibl. Im­pact Day, que tu­vo lu­gar el año pa­sa­do en Bue­nos Ai­res.

El fu­tu­ro del trabajo y el trabajo del fu­tu­ro es su úl­ti­mo li­bro. En él ofre­ce he­rra­mien­tas pa­ra el mun­do que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.