La so­li­da­ri­dad de los chi­cos

Sophia - - SUMARIO - MARITCHU SEITÚN

Có­mo acom­pa­ñar a nues­tros hi­jos a aten­der y desa­rro­llar su im­pul­so so­li­da­rio? El in­te­rés y la preo­cu­pa­ción por los de­más sur­ge de ma­ne­ra es­pon­tá­nea a me­di­da que los chi­cos ad­quie­ren em­pa­tía y pue­den po­ner­se en el lu­gar de otros. Cuan­do ven, por ejem­plo, a una per­so­na que vive en la ca­lle, es la ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car­se con ese otro que no lo es­tá pa­san­do bien la que re­fuer­za en ellos el de­seo de ayu­dar.

An­te las pri­me­ras ex­pre­sio­nes, se­rá im­por­tan­te no de­jar­las pa­sar, sino des­ple­gar y so­plar ese co­men­ta­rio –como una chis­pa–, aunque de nin­gún modo sig­ni­fi­ca que es­tén lis­tos pa­ra ce­der­le a esa per­so­na su cuar­to o su pla­to de co­mi­da. Es­ta­mos an­te los ini­cios de un “dar­se cuen­ta” que los adul­tos po­de­mos des­per­di­ciar dis­tra­yén­do­los pa­ra que “no su­fran”, o bien apro­ve­char pa­ra en­ca­mi­nar al­gu­na ac­ción sen­ci­lla que los com­pro­me­ta, como acer­car un pla­to ca­lien­te a otro sin que eso im­pli­que que­dar­se sin su co­mi­da o re­ga­lar su pla­to so­pe­ro pre­fe­ri­do.

Es­tas pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes nos dan la opor­tu­ni­dad de char­lar so­bre otras ac­cio­nes so­li­da­rias que po­de­mos ha­cer como fa­mi­lia (te­jer cua­dra­di­tos de cro­chet pa­ra una man­ta, com­par­tir jue­gos o re­ga­lar un ju­gue­te que los chi­cos ya no usen, alen­tán­do­los sin for­zar­los).

En con­di­cio­nes idea­les, al cre­cer so­mos so­li­da­rios por­que in­ter­na­li­za­mos de nues­tros pa­dres –fi­gu­ras de iden­ti­fi­ca­ción– una sen­sa­ción de su­fi­cien­cia o abun­dan­cia. Has­ta cier­ta edad, los chi­cos to­da­vía com­pi­ten por la por­ción del pe­da­zo de tor­ta, por la fal­da de ma­má o por la aten­ción de pa­pá. No es­ta­rán lis­tos pa­ra com­par­tir lo que tie­nen has­ta que se se­pan va­lo­ra­dos y ama­dos en abun­dan­cia, o lo su­fi­cien­te. Po­drán dar cuan­do ha­yan re­ci­bi­do mu­cho, como un va­so lleno que em­pie­za a des­bor­dar­se y ya no ne­ce­si­ta más.

In­clu­so pue­den des­cu­brir el va­lor de dar con cier­to do­lor o sa­cri­fi­cio, al te­ner esa sen­sa­ción in­ter­na de abun­dan­cia. Esta es la so­li­da­ri­dad au­tén­ti­ca, la que vie­ne des­de el ver­da­de­ro self y no des­de el in­ten­to de agra­dar a pa­pá y ma­má, o por mie­do a de­silu­sio­nar­los o per­der su amor.

No­so­tros, los adul­tos, po­de­mos trans­mi­tir­les tan­to nues­tra sen­sa­ción de abun­dan­cia in­ter­na como de es­ca­sez. Pa­ra pro­mo­ver la so­li­da­ri­dad, lo pri­me­ro que ha­ce­mos es es­tar con ellos y en­tre­gar­les nues­tro tiempo, re­co­no­ci­mien­to y acep­ta­ción. Lo se­gun­do se­rá que pue­dan ver nues­tra ac­ti­tud so­li­da­ria y co­la­bo­rar (ha­cer ca­jas de Na­vi­dad, par­ti­ci­par de Un te­cho pa­ra mi país, ayu­dar a un co­me­dor o a una ONG, jun­tar ta­pi­tas pa­ra el Ga­rrahan).

Los es­tu­dios in­di­can que los ni­ños apren­den en un 80 a un 90% por imi­ta­ción e iden­ti­fi­ca­ción con aque­llo que nos ven ha­cer como pa­dres y so­lo en un 10 a un 20% por lo que les de­ci­mos.

Es­te­mos aten­tos a que los chi­cos no nos vean de­s­es­pe­ran­za­dos, di­cien­do to­do el tiempo que la vi­da es di­fí­cil. Bus­que­mos no pre­sen­tar­les a dia­rio un “sálvese quien pue­da”, o un vi­vir en el puro pre­sen­te, sin pro­yec­tos y sin rea­li­zar ac­cio­nes so­li­da­rias ni com­pro­me­ter­nos. Cuán­to me­jor es que pue­dan ver­nos mo­ti­va­dos en lu­gar de ver­nos es­pe­ran­do que, por ar­te de ma­gia y sin es­fuer­zo, ven­gan tiem­pos mejores.

De no­so­tros apren­de­rán el de­seo y la ale­gría de ayu­dar a me­jo­rar nues­tro en­torno ¡y el pla­cer de lo­grar­lo! Como di­jo el es­co­cés Pe­ter Mars­hall ( 1902 -1949), cu­ya vi­da ins­pi­ró una pe­lí­cu­la y a mu­chos otros, “un mun­do di­fe­ren­te no pue­de ser cons­trui­do por gen­te in­di­fe­ren­te”.

MARITCHU SEITÚN. Es psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en ni­ños y orien­ta­ción a pa­dres. Es­cri­bió los li­bros Criar hi­jos con­fia­dos, mo­ti­va­dos y se­gu­ros y Ca­pa­ci­ta­ción emo­cio­nal pa­ra la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.