Sin­cro­ni­ci­dad: cuan­do el mis­te­rio nos ha­bla

Sophia - - SUMARIO - VIR­GI­NIA GAWEL

Luis tiene un sue­ño re­ve­la­dor y al día si­guien­te se plas­ma en el reino de la ma­te­ria: su pre­mo­ni­ción su­ce­de. Ana bus­ca com­pren­der un he­cho ra­di­cal de su ado­les­cen­cia; sa­le de te­ra­pia y se en­cuen­tra en el me­tro con su pro­fe­so­ra de Le­tras, vein­te años des­pués, y a 200 ki­ló­me­tros de su ciu­dad na­tal. ¿Te ha su­ce­di­do? Es como si el mis­te­rio se es­me­ra­ra en mos­trar­nos que hay una tra­ma ocul­ta.

Quie­nes acu­ña­ron el tér­mino sin­cro­ni­ci­dad fue­ron el in­creí­ble psi­quia­tra Carl Jung y Wolf­gang Pau­li (Pre­mio No­bel de Fí­si­ca, uno de los fun­da­do­res de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca). Lo de­fi­nie­ron como un prin­ci­pio co­nec­ti­vo acau­sal en­tre la psi­que per­so­nal y el mun­do ma­te­rial, cual si se tra­ta­se so­lo de di­fe­ren­tes for­mas de ener­gía. Así, la ba­rre­ra en­tre mi “aden­tro” y mi “afue­ra” se vuelve di­fu­sa. Jung su­po con­tar que, cuan­do una per­so­na se mo­vi­li­za­ba pro­fun­da­men­te, ese “estallido in­terno” po­día pro­vo­car en lo “ex­terno” coin­ci­den­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas que no es­ta­rían den­tro de las pro­ba­bi­li­da­des del azar.

No es ca­sua-li­dad. Tam­po­co cau­sa-li­dad: esos he­chos no si­guen la ley de cau­sa y efec­to. Que yo aprie­te la te­cla L y esa letra que­de im­pre­sa im­pli­ca un ac­to cau­sal, como lo son la ma­yo­ría. Los even­tos sin­cro­nís­ti­cos no se cau­san en­tre sí: es­tán li­ga­dos por un sig­ni­fi­ca­do re­le­van­te que afec­ta emo­cio­nal­men­te a quien lo per­ci­be.

Re­cien­te­men­te vi­ví una se­rie de even­tos sin­cró­ni­cos que aún me con­mue­ven: des­de ha­ce mu­cho si­go las in­ves­ti­ga­cio­nes del Mind & Li­fe Ins­ti­tu­te, don­de neu­ro­cien­tí­fi­cos es­tu­dian los ce­re­bros de me­di­ta­do­res pa­ra re­gis­trar có­mo esas prác­ti­cas mo­di­fi­can el ce­re­bro, in­cre­men­tan­do los cen­tros re­la­cio­na­dos con el bie­nes­tar, el al­truis­mo y la em­pa­tía. En­tre esos cien­tí­fi­cos, quien cap­ta mi ma­yor in­te­rés es el doc­tor Ri­chard Da­vid­son (de quien el año pa­sa­do leí to­do lo dis­po­ni­ble y vi sus con­fe­ren­cias en In­ter­net). Ha­ce po­cos días, me con­tac­tó una neu­ro­cien­tí­fi­ca ca­ta­la­na: Kon­cha Pi­nós-Pey. Cá­li­da y afec­tuo­sa, se in­tere­só por mi queha­cer des­de el Cen­tro Trans­per­so­nal y me con­tó que tra­ba­ja­ba con… ¡Ri­chard Da­vid­son!

Le pro­pu­se en­con­trar­nos por Sky­pe; me di­jo que es­ta­ría tra­ba­jan­do con él en Bar­ce­lo­na. Y agre­gó: “Si quie­res, me­jor nos jun­ta­mos los tres el sá­ba­do; es­ta­re­mos en Du­bái”.

Que­dé per­ple­ja y lla­mé a Be­to Riz­zo (ami­go con­fia­ble y pre­si­den­te de la fun­da­ción Vi­vir Agra­de­ci­dos, ge­ne­ra­da en torno a las en­se­ñan­zas del mon­je aus­tría­co Brot­her Da­vid Steindl-Rast, una de las lu­ces de mi vi­da que, a los 91 años, si­gue via­jan­do por el mun­do). Me di­jo: “Ve­ní al cam­pi­to, que es­tá el Brot­her: él es muy ami­go de Da­vid­son, así con­ver­sa­mos to­dos!”.

A los po­cos días es­ta­ba en un lu­gar re­mo­to del cam­po ar­gen­tino, con­ver­san­do con el que­ri­dí­si­mo Brot­her Da­vid, y con… Ri­chard Da­vid­son y la cá­li­da Kon­cha Pi­nó­sPey, ade­más del psi­quia­tra Ch­ris­tian Plebst.

No sé si es­tu­vi­mos quin­ce mi­nu­tos o una ho­ra y me­dia, pe­ro agra­dez­co a la vi­da es­te re­ga­lo alu­ci­nan­te y oní­ri­co del que tam­bién sur­gie­ron fan­tás­ti­cos pro­yec­tos.

Si hu­bié­se­mos que­ri­do con­ge­niar agendas, ha­bría re­sul­ta­do ca­si im­po­si­ble. Pe­ro la vi­da se di­vier­te con lo im­po­si­ble. Y tal vez uno de esos jue­gos en que lo im­po­si­ble irrum­pe en nues­tra men­te li­neal sim­ple­men­te se lla­me así: sin­cro­ni­ci­dad. La pró­xi­ma de tu vi­da te es­tá es­pe­ran­do.

VIR­GI­NIA GAWEL Psi­có­lo­ga, escritora y do­cen­te. Di­rec­to­ra del Cen­tro Trans­per­so­nal de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.