La os­cu­ri­dad es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te

Sophia - - SUMARIO - CRIS­TI­NA MIGUENS

En fe­bre­ro Mauricio Ma­cri sa­cu­dió la po­lí­ti­ca na­cio­nal y la opi­nión pú­bli­ca al ha­bi­li­tar la dis­cu­sión so­bre el abor­to le­gal y gra­tui­to. El de­ba­te vie­ne de le­jos. Ya en el año 1994, en el con­tex­to de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, se desató la po­lé­mi­ca y se al­za­ron mu­chas vo­ces –in­clui­da la mía en una co­lum­na–, lo que ter­mi­nó con­sa­gran­do el de­re­cho a la vi­da des­de la con­cep­ción.

Sus­cri­bo aque­llo que es­cri­bí. Sos­te­nía en­ton­ces, y aún hoy, que el abor­to es una lu­cha de po­der don­de se en­fren­tan dos ac­to­res que de­fien­de ca­da uno un de­re­cho: el ni­ño por na­cer, el de­re­cho a su vi­da, y la ma­dre, el de­re­cho a la li­ber­tad de de­ci­dir so­bre su cuer­po. Los dos va­lo­res, la vi­da y la li­ber­tad, que die­ron ori­gen en Es­ta­dos Uni­dos a los dos mo­vi­mien­tos, Pro Li­fe y Pro Choi­ce. En­fren­tar esos dos de­re­chos en con­di­ción de igual­dad es una fal­se­dad, ya que no son equi­pa­ra­bles por­que tie­nen dis­tin­ta je­rar­quía y pre­va­len­cia. Uno es pre­con­di­ción del otro, ya que pue­de exis­tir vi­da sin li­ber­tad, pe­ro no pue­de exis­tir li­ber­tad sin vi­da, y cual­quier con­de­na­do a muer­te lu­cha por cam­biar su con­de­na por la ca­de­na per­pe­tua. Sin em­bar­go, el de­ba­te exis­te por­que los de­re­chos, con­sa­gra­dos en las le­yes, se sus­ten­tan con la fuer­za, con el po­der del Es­ta­do pa­ra dar­les cum­pli­mien­to, y en es­te ca­so hay una abru­ma­do­ra y de­ci­si­va asi­me­tría de po­der en­tre am­bos ac­to­res. Aunque el em­brión hu­mano (o el fe­to) tiene un de­re­cho su­pe­rior –la vi­da–, ca­re­ce de cual­quier for­ma de po­der pa­ra en­fren­tar el que ejer­ce su ma­dre ( y/o del pa­dre). Los fe­tos no pa­gan cam­pa­ñas, no ha­cen ma­ni­fes­ta­cio­nes, no vo­tan. De­cía en­ton­ces en aque­lla co­lum­na:

“Re­co­no­cer a la mu­jer el de­re­cho de abor­tar sig­ni­fi­ca acep­tar y con­sa­grar una abe­rra­ción: que el po­der otor­ga de­re­chos. Es ad­mi­tir la ley del más fuer­te, la ley del ga­lli­ne­ro. El que es­tá más arri­ba en la es­ca­la de po­der ha­ce lo que quie­re con el que es­tá más aba­jo por una ra­zón sim­ple: por­que quie­re y pue­de. Y pun­to”. 1

Dé­ca­das des­pués pien­so lo mis­mo, y hoy con más fun­da­men­tos. La cues­tión so­bre si un em­brión es una “vi­da hu­ma­na” que­dó zan­ja­da por la cien­cia, por­que los es­tu­dios ge­né­ti­cos con­fir­ma­ron que ya tiene su ADN com­ple­to. Se dis­cu­te en­ton­ces si hay “per­so­na ju­rí­di­ca su­je­ta a de­re­chos” an­tes de la se­ma­na ca­tor­ce. Otra vez es la ar­bi­tra­rie­dad del po­der la que se arro­ga la po­tes­tad de de­fi­nir cuán­do una “vi­da hu­ma­na” en pleno desa­rro­llo se trans­for­ma mis­te­rio­sa­men­te en una “per­so­na ju­rí­di­ca”. Si se ha­bla de sa­lud pú­bli­ca, los da­tos no ayu­dan de­ma­sia­do. Se­gún ci­fras ofi­cia­les, en 2016 en la Ar­gen­ti­na mu­rie­ron 43 mu­je­res por em­ba­ra­zos ter­mi­na­dos en abor­to, lo que, so­bre los su­pues­tos 500.000 abor­tos clan­des­ti­nos, re­pre­sen­ta el 0,0086%. Ca­si no se ha­bla de la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, la fa­mi­lia y de to­da la co­mu­ni­dad en la pre­ven­ción del em­ba­ra­zo y la asis­ten­cia a una ma­dre de­ses­pe­ra­da, pa­ra sal­var am­bas vi­das.

UN PA­RA­DIG­MA SUPERADOR

Siem­pre me ha sor­pren­di­do la mi­li­tan­cia “fe­mi­nis­ta” a fa­vor de es­te atro­pe­llo del de­re­cho hu­mano a la vi­da.

Aso­ciar el con­cep­to de fe­mi­nis­mo con el abor­to ha si­do una es­tra­te­gia efec­ti­va pe­ro fal­sa, ade­más de con­tra­dic­to­ria. Fal­sa, por­que hay mi­llo­nes de mu­je­res fe­mi­nis­tas que lu­chan por la igual­dad de de­re­chos y se opo­nen al abor­to. Y con­tra­dic­to­ria, por­que la esen­cia del fe­mi­nis­mo de­nun­cia –y con ra­zón– el his­tó­ri­co abu­so de po­der del va­rón y del pa­triar­ca­do, en es­pe­cial con las mu­je­res. ¿Con­de­na­mos el abu­so de po­der y la vio­len­cia del va­rón que ma­ta una mu­jer ca­da 30 ho­ras, pe­ro mi­ra­mos pa­ra otro la­do cuan­do la que ejer­ce la vio­len­cia y ma­ta es una mu­jer?

La pre­po­ten­cia no pa­sa por el gé­ne­ro. Es tiempo de pre­gun­tar­nos qué cla­se de país que­re­mos ser y qué ci­vi­li­za­ción glo­bal es­ta­mos cons­tru­yen­do so­bre la san­gre de los más dé­bi­les e in­de­fen­sos. ¿Dón­de que­dan la pie­dad y la to­le­ran­cia? Pre­gun­tar­nos sin hi­po­cre­sías qué va­lo­res nos guían, por­que nos es­can­da­li­za­mos an­te una ma­tan­za de ba­lle­nas o la ta­la de bos­ques, pe­ro ha­ce­mos si­len­cio fren­te al he­cho de que, se­gún la OMS, to­dos los años mue­ren en el mun­do 56 mi­llo­nes de ni­ños por na­cer por abor­tos le­ga­les e ile­ga­les.

Pa­re­ce­ría que des­pués de me­dio si­glo no hu­bo un cam­bio de con­cien­cia. Los re­cla­mos de las fe­mi­nis­tas de hoy son los mis­mos que yo es­cu­cha­ba ha­ce cin­cuen­ta años y si­guen ali­nea­dos con el vie­jo de­ba­te so­bre el po­der y no con el nue­vo pa­ra­dig­ma que es­tá des­ple­gán­do­se en el pla­ne­ta: otra for­ma de res­pon­der a la reali­dad, otra cos­mo­vi­sión, otros va­lo­res. Un es­pí­ri­tu que in­te­gra lo mas­cu­lino con lo fe­me­nino, el po­der con la sa­bi­du­ría, y que pue­de ma­ni­fes­tar­se tan­to en los va­ro­nes como en las mu­je­res.

LA GRAN BA­TA­LLA SIM­BÓ­LI­CA

Carl Gus­tav Jung ad­vir­tió so­bre “la tre­men­da po­bre­za sim­bó­li­ca de nues­tra ci­vi­li­za­ción”, y en el ca­so del abor­to es evi­den­te. Se ar­gu­men­ta des­de dis­tin­tos án­gu­los: creen­cias re­li­gio­sas, cien­cia, sa­lud pú­bli­ca, de­re­chos, jus­ti­cia pe­nal y prag­ma­tis­mo, ig­no­ran­do la mo­nu­men­tal vio­len­cia sim­bó­li­ca (ade­más de real) que sig­ni­fi­ca que una ma­dre ma­te a su pro­pio hi­jo por na­cer.

To­das las cul­tu­ras an­ces­tra­les, des­de el ma­triar­ca­do en ade­lan­te, han ce­le­bra­do la fe­cun­di­dad de la mu­jer asi­mi­lán­do­la a la Dio­sa y Ma­dre Tie­rra, crea­do­ra y da­do­ra de vi­da, ya que cons­ti­tu­ye un ar­que­ti­po (no un es­te­reo­ti­po) in­sos­la­ya­ble pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. No es sino a par­tir de los úl­ti­mos tiem­pos que la cul­tu­ra pa­triar­cal y ra­cio­na­lis­ta ata­ca ese mi­to sa­gra­do y bus­ca de­rri­bar­lo. En es­te in­ten­to, el abor­to cons­ti­tu­ye su ma­yor ba­ta­lla sim­bó­li­ca. Los mi­llo­nes de inocen­tes sa­cri­fi­ca­dos en el al­tar de las su­pues­tas con­quis­tas fe­me­ni­nas son el más trá­gi­co sím­bo­lo de la os­cu­ri­dad es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te, la clau­di­ca­ción del al­ma hu­ma­na y de lo fe­me­nino fren­te al po­der de la ra­zón pu­ra y el mal. La vic­to­ria de la muer­te so­bre la vi­da.

Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, los mitos y los sím­bo­los tie­nen vi­da pro­pia y per­ma­ne­cen en el tiempo por­que no res­pon­den al desa­rro­llo ra­cio­nal. Se tra­ta aquí del en­fren­ta­mien­to en­tre dos es­pí­ri­tus que Jung dis­tin­guió mag­ní­fi­ca­men­te ha­ce más de un si­glo en el pri­mer ca­pí­tu­lo de su obra fun­da­men­tal, El li­bro ro­jo:

“He apren­di­do que, ade­más del es­pí­ri­tu de es­te tiempo, aún es­tá en obra otro es­pí­ri­tu, a sa­ber, aquel que do­mi­na la pro­fun­di­dad de to­do lo pre­sen­te. El es­pí­ri­tu de es­te tiempo so­lo quie­re oír acer­ca de la utilidad y el va­lor. Tam­bién yo pen­sa­ba así y lo hu­mano en mí to­da­vía pien­sa así. Sin em­bar­go, aquel otro es­pí­ri­tu me obli­ga a ha­blar más allá de la jus­ti­fi­ca­ción, la utilidad y el sen­ti­do. Lleno de or­gu­llo hu­mano y en­can­di­la­do por el des­me­di­do es­pí­ri­tu de es­te tiempo, in­ten­té lar­ga­men­te ale­jar de mí a aquel otro es­pí­ri­tu. Pe­ro no re­pa­ré en que el es­pí­ri­tu de la pro­fun­di­dad po­see, des­de an­ta­ño y en to­do el fu­tu­ro, más po­der que el es­pí­ri­tu de es­te tiempo que cam­bia con las ge­ne­ra­cio­nes”. 2

Con es­te pá­rra­fo, que en­ca­be­za el edi­to­rial de la ver­sión lo­cal del li­bro, Lean­dro Pin­kler y So­le­dad Cos­tan­ti­ni res­pal­dan su mi­ra­da es­pe­ran­za­da:

“La reali­dad ac­tual del mun­do glo­ba­li­za­do –el es­pí­ri­tu de es­te tiempo– ma­ni­fies­ta una fuer­za cen­trí­fu­ga que hu­ye de su pro­pio ori­gen en la hui­da ha­cia de­lan­te de una ca­rre­ra de­men­cial. Pe­ro al mis­mo tiempo un nú­me­ro cre­cien­te de se­res hu­ma­nos son con­vo­ca­dos a des­per­tar por un im­pul­so in­ten­so de ca­rác­ter cen­trí­pe­to, de re­gre­so a la pro­fun­di­dad de su ser. Pues mien­tras la ac­ti­tud co­lec­ti­va más di­fun­di­da se des­plie­ga en una ne­ga­ción to­tal de la esen­cia de la vi­da, tam­bién se es­cu­cha el po­de­ro­so gri­to del es­pí­ri­tu de la pro­fun­di­dad que nos re­cuer­da que la con­di­ción hu­ma­na so­lo en­cuen­tra su sus­ten­to au­tén­ti­co en la reali­dad de lo sa­gra­do”. 3

Esa lu­cha eter­na pa­re­ce es­tar lle­gan­do a un pun­to de in­fle­xión. Es­ta­mos an­te un cam­bio de con­cien­cia y, a la vez, un cam­bio de era. Oc­ci­den­te, ago­bia­do de vio­len­cia y de muer­te, su­mi­do en la os­cu­ri­dad es­pi­ri­tual, fi­nal­men­te bus­ca el sen­ti­do de la vi­da y emprende el ca­mino de re­gre­so a la pro­fun­di­dad de su ser. Ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar los va­lo­res es­pi­ri­tua­les que fue­ron par­te cen­tral de su cul­tu­ra, e in­te­grar­los a su ex­tra­or­di­na­rio desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co. En me­dio de la vio­len­cia y la in­to­le­ran­cia glo­ba­les, la Ar­gen­ti­na hoy tiene la opor­tu­ni­dad de alum­brar, de dar a luz un nue­vo hu­ma­nis­mo, de le­van­tar la ban­de­ra de la vi­da y del res­pe­to irres­tric­to por el otro. Por­que, como es sa­bi­do, de to­do la­be­rin­to se sa­le por arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.