LA DAN­ZA CO­MO HE­RRA­MIEN­TA DE IN­TE­GRA­CIÓN

Sophia - - VIVIR BIEN - POR LU­NA RI­VAS*

La ma­yor par­te de nues­tra vi­da vi­vi­mos en pi­lo­to au­to­má­ti­co y ha­ce­mos há­bi­to de mo­vi­mien­tos que se vuelven re­pe­ti­ti­vos por las exi­gen­cias y la máscara-per­so­na­je que cons­trui­mos pa­ra in­ter­ac­tuar con el mun­do. Así, po­co a po­co, ha­ce­mos iden­ti­dad con un per­so­na­je que es so­lo una par­te de no­so­tros, se res­trin­ge la po­si­bi­li­dad de ser es­pon­tá­neos y se cor­ta el flu­jo de ener­gía. Mu­chas ve­ces cris­ta­li­za­mos esa au­to­ma­ti­za­ción pa­ra no sen­tir. Así co­mo des­co­nec­ta­mos de lo que en ver­dad sen­ti­mos, que pue­de ser do­lo­ro­so, tam­bién nos ne­ga­mos la po­si­bi­li­dad de ex­pan­dir­nos.

To­do sen­ti­mien­to, emo­ción y per­cep­ción pue­den ser dan­za­dos. Pa­ra bai­lar, no es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo “bien”. To­dos po­de­mos dan­zar y, al ha­cer­lo, po­ner en mo­vi­mien­to aque­llas emo­cio­nes que no siem­pre se pue­den ex­pre­sar con pa­la­bras. La po­si­bi­li­dad de crear per­mi­te que aque­llo re­pri­mi­do no que­de guar­da­do o es­con­di­do; nos ha­bi­li­ta a co­nec­tar con nues­tros as­pec­tos re­cha­za­dos, con la som­bra.

Cuan­do es­ta­mos tris­tes, el cuer­po se ha­ce bo­lli­to, aho­rra ener­gía, se re­trae. Mo­ver­nos pa­ra ex­pre­sar esas pe­nas ali­via. En un mun­do don­de vi­vi­mos di­so­cia­dos, la dan­za es una he­rra­mien­ta de in­te­gra­ción: acep­tar las par­tes que no mi­ra­mos y en­trar en diá­lo­go con ellas es sa­na­dor. Se ve cla­ro en per­so­nas que atra­vie­san una cri­sis vi­tal fuer­te. He vis­to lo asom­bro­so que re­sul­ta tran­si­tar­lo con el cuer­po, ju­gar, dar for­ma y es­tar en com­pa­ñía de otros du­ran­te ese pro­ce­so. Ese bai­le siem­pre es be­llo por­que es lo que nos es­tá pa­san­do, aun­que due­la. En­con­trar­nos, com­par­tir, sa­lir del os­tra­cis­mo de la men­te, de la ob­se­sión, es per­mi­tir que el cuer­po ha­ble, y eso siem­pre es ma­ra­vi­llo­so. Pa­ra mí, la dan­za es te­ra­péu­ti­ca. Es un mo­vi­mien­to que da lu­gar a la in­tui­ción, a la poe­sía; nos ins­pi­ra. El pro­fe­sor se­rá el en­car­ga­do de acom­pa­ñar y dar con­fian­za; el gru­po ha­rá el res­to. Al fi­nal de ca­da en­cuen­tro, ha­bre­mos re­ci­bi­do un gran re­ga­lo: pres­tar aten­ción a nuestro cuer­po. Ani­mar­nos a bai­lar una dan­za pro­pia es una in­vi­ta­ción a de­jar de es­tar anes­te­sia­dos.

Te­ra­peu­ta cor­po­ral, guía de ta­lle­res de ar­que­ti­pos fe­me­ni­nos y due­los in­con­clu­sos, ma­so­te­ra­peu­ta, do­cen­te de Fun­da­ción Co­lum­bia de Con­cien­cia y Ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.