VI­DA PRO­PIA

Sophia - - SUMARIO - POR CAR­MEN OCHOA. FOTO: MAR­TÍN PISOTTI.

“EXI­GIR QUE NOS DI­GAN LA VER­DAD IM­PAC­TA­RÁ EN LOS LÍDERES”. Des­de Che­quea­do.com, Lau­ra Zom­mer tra­ba­ja por más trans­pa­ren­cia y ac­ce­so a la in­for­ma­ción.

En tiem­pos de pos­ver­dad, la pe­rio­dis­ta Lau­ra Zom­mer tra­ba­ja por una ma­yor trans­pa­ren­cia y un ma­yor ac­ce­so a la in­for­ma­ción, des­de Che­quea­do.com. Una mu­jer apa­sio­na­da que, a fuer­za de gol­pes, apren­dió a dis­fru­tar de la vi­da y bus­ca com­pro­me­ter a mu­chas per­so­nas más.

Des­con­fia­da, aten­ta, des­pier­ta y apa­sio­na­da por la dan­za. Así era Lau­ra Zom­mer en su ni­ñez. Una pe­que­ña que no pa­ra­ba de pre­gun­tar so­bre las cues­tio­nes de la vi­da, siem­pre de­trás de un sin­fín de res­pues­tas.

“Tal vez la vi­da, a ve­ces, te cam­bia de una for­ma que no hay na­da más que de­cir”, es una fra­se del no­ve­lis­ta ita­liano Ales­san­dro Ba­ric­co, au­tor de Se­da, uno de los li­bros fa­vo­ri­tos de Lau­ra. A ella la vi­da la cam­bió y, en lu­gar de aca­llar­la, le in­fun­dió va­len­tía pa­ra con­ti­nuar bus­can­do la ver­dad, pe­ro aho­ra con el fin de com­par­tir­la.

Por­que eso es lo que ha­ce hoy Lau­ra en Che­quea­do.com, la pri­me­ra ini­cia­ti­va de fact-chec­king en la Ar­gen­ti­na y La­ti­noa­mé­ri­ca, de­di­ca­da a la ve­ri­fi­ca­ción del dis­cur­so pú­bli­co, la pro­mo­ción del ac­ce­so a la in­for­ma­ción y la aper­tu­ra de da­tos. En es­te me­dio di­gi­tal, no par­ti­da­rio y sin fi­nes de lu­cro, Lau­ra vuel­ca su pa­sión y se desen­vuel­ve co­mo di­rec­to­ra

eje­cu­ti­va y pe­rio­dís­ti­ca, in­ten­tan­do cam­biar la men­ta­li­dad de las per­so­nas pa­ra que no se de­jen en­ga­ñar fá­cil­men­te.

Li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción y abo­ga­da de for­ma­ción, Lau­ra tra­ba­jó co­mo re­dac­to­ra del dia­rio La Na­ción; se desem­pe­ñó co­mo je­fa de Ga­bi­ne­te de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad In­te­rior del Ministerio de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos de la Na­ción (2003-2004), y fue di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción en el Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equidad y el Cre­ci­mien­to (CIPPEC).

“Che­quea­do.com es­tá on­li­ne des­de 2010 y na­ció en un con­tex­to de po­ca con­fian­za, don­de la in­for­ma­ción que re­ci­bía­mos no siem­pre era real”.

Hoy tie­ne 44 años y, ade­más de for­mar par­te de Che­quea­do, dic­ta cla­ses en la cá­te­dra de De­re­cho a la In­for­ma­ción en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y es di­rec­to­ra de Alian­zas en Sem­bra­me­dia.org, una or­ga­ni­za­ción vir­tual y sin fi­nes de lu­cro que ayu­da a em­pren­de­do­res de me­dios di­gi­ta­les a ser más exi­to­sos y sos­te­ni­bles. A su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, Lau­ra su­ma la ale­gría de ser ma­dre de Fer­mín (12), Mo­ra (11) y To­bías (10), con quie­nes in­te­gra una fa­mi­lia en­sam­bla­da jun­to a su ma­ri­do, Ni­co­lás Du­co­té, in­ten­den­te elec­to de Pi­lar por Cam­bie­mos. Se ca­sa­ron en 2015, aun­que ya se co­no­cían des­de ha­ce años, cuan­do él era uno de sus je­fes en el CIPPEC.

–Se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do...

–Sí, creo que en ese mo­men­to de la vi­da yo ne­ce­si­ta­ba una per­so­na muy dis­tin­ta a mí… O yo es­ta­ba dis­tin­ta. Me ha­bía se­pa­ra­do de mi pri­mer ma­ri­do y su­frí mu­cho la en­fer­me­dad de mi ma­má, que pa­de­ció cán­cer, así que ne­ce­si­ta­ba al­guien más em­pá­ti­co, que me con­tu­vie­ra. Ni­co­lás es muy op­ti­mis­ta, pien­sa que, si uno se lo pro­po­ne, no hay na­da que no se pue­da lo­grar con es­me­ro, y yo lo acep­to, pe­ro tam­bién apren­dí que en la vi­da pue­den sur­gir si­tua­cio­nes ines­pe­ra­das que no se pue­den con­tro­lar.

Lau­ra sa­be muy bien que la vi­da pue­de cam­biar de un mi­nu­to a otro y pa­ra siem­pre: el 15 de fe­bre­ro de 1985, cuan­do te­nía 11 años, su her­ma­na Ca­ro­li­na, de 15, mu­rió en un ac­ci­den­te de trán­si­to en Pun­ta del Es­te. En ese mo­men­to no hu­bo res­pues­tas pa­ra jus­ti­fi­car se­me­jan­te pér­di­da, y el mun­do que vi­vía co­mo se­gu­ro per­dió to­da cer­te­za. Hoy, su apa­ci­ble ho­gar sir­ve de pun­to de en­cuen­tro pa­ra es­ta no­ta. En­tre reunión y reunión, lle­gó ha­ce un mo­men­to un po­co ace­le­ra­da. Con voz fir­me, ha­bla mien­tras aco­mo­da su lar­go ca­be­llo os­cu­ro y, al evo­car a su her­ma­na, su tono se quie­bra y una es­pe­cie de paz in­te­rior ale­tar­ga su re­cuer­do. “La muer­te de mi her­ma­na me con­fir­mó que no se pue­de con­tro­lar to­do en la vi­da y me lle­vó a no ha­cer­me tan­to pro­ble­ma por co­sas in­sig­ni­fi­can­tes: no me aho­go en un va­so de agua. Uno su­po­ne que va a vi­vir mu­chos años y que en­ve­je­ce­rá cer­ca de sus hi­jos, pe­ro nun­ca se sa­be. Tra­to de vi­vir in­ten­sa­men­te, de dis­fru­tar y de no acep­tar ha­cer so­lo las co­sas que se de­ben ha­cer”.

Al ha­blar so­bre su tra­ba­jo, Lau­ra se en­cien­de nue­va­men­te. Che­quea­do.com es­tá on­li­ne des­de oc­tu­bre del 2010 y fue crea­do por los ar­gen­ti­nos Ju­lio Ara­no­vich, Jo­sé Be­kinsch­tein y Ro­ber­to Lu­go, li­cen­cia­dos en Fí­si­ca, Eco­no­mía po­lí­ti­ca y Quí­mi­ca, res­pec­ti­va­men­te. “Na­ci­mos en un con­tex­to de po­ca con­fian­za, don­de la in­for­ma­ción que re­ci­bía­mos no siem­pre era real. En ese mo­men­to, en el mun­do ha­bía

me­nos de diez or­ga­ni­za­cio­nes en­car­ga­das de che­quear da­tos. Aho­ra son más de 150, en 52 paí­ses”, afir­ma Lau­ra, que se su­mó al pro­yec­to en ma­yo de 2012 y li­de­ra un equi­po jo­ven de unas vein­te per­so­nas, jun­to a otro gru­po de co­la­bo­ra­do­res vo­lun­ta­rios.

“Los po­lí­ti­cos que no cons­tru­yan su le­gi­ti­mi­dad con trans­pa­ren­cia van a te­ner que ser más cui­da­do­sos con lo que di­gan”.

–Che­quear los da­tos es la ba­se del pe­rio­dis­mo. ¿Qué tie­ne de in­no­va­dor tu tra­ba­jo?

–Con Che­quea­do bus­ca­mos ve­ri­fi­car si lo que di­cen los líderes –po­lí­ti­cos, so­cia­les o em­pre­sa­ria­les– se co­rres­pon­de o no con los he­chos y los da­tos. Nuestro tra­ba­jo no na­ce por­que los pe­rio­dis­tas ha­gan mal su la­bor, sino que, al vi­vir el mi­nu­to a mi­nu­to, mu­chos de ellos so­lo re­pi­ten las de­cla­ra­cio­nes que es­cu­chan en una con­fe­ren­cia de pren­sa o en una se­sión del Con­gre­so. Ya no cuen­tan con el tiem­po o la pro­fun­di­dad su­fi­cien­te pa­ra cons­ta­tar si lo que se es­tá di­cien­do es ver­dad.

–¿La tec­no­lo­gía es una alia­da más?

–Sí, gra­cias a ella po­de­mos ac­ce­der a mu­chí­si­mos más da­tos que en el pa­sa­do y los pro­ce­sa­mos a ma­yor ve­lo­ci­dad. Sin em­bar­go, la ca­rac­te­rís­ti­ca más sin­gu­lar de Che­quea­do es que va­mos a las fuen­tes, co­mo siem­pre hi­zo el pe­rio­dis­ta, pe­ro las abri­mos. Po­ne­mos el link pa­ra que quie­nes nos con­sul­tan tam­bién pue­dan che­quear­nos, se­guir in­ves­ti­gan­do o de­cir­nos: “Us­te­des están equi­vo­ca­dos”.

–Co­mo en una es­pe­cie de ida y vuel­ta…

–Sí, no in­vi­ta­mos a la gen­te a con­fiar cie­ga­men­te, sino que le pro­po­ne­mos par­ti­ci­par, ba­jan­do al pe­rio­dis­mo de su pe­des­tal de po­der. Lo más im­por­tan­te es que lo­gre­mos desa­rro­llar una ma­yor ca­pa­ci­dad crí­ti­ca pa­ra no vi­vir en un con­tex­to de des­in­for­ma­ción o de pos­ver­dad. Tra­ba­ja­mos por un cam­bio cul­tu­ral: si a la gen­te le im­por­ta que le di­gan la ver­dad, es­to tam­bién im­pac­ta­rá en los líderes. Es una es­tra­te­gia de aba­jo ha­cia arri­ba.

–Al ser la es­po­sa de un po­lí­ti­co ofi­cia­lis­ta, ¿có­mo man­te­nés una opi­nión in­de­pen­dien­te?

–En Che­quea­do tra­ta­mos por igual a ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, y so­mos un equi­po; yo no de­ci­do so­la los te­mas que cu­bri­mos ni pu­bli­co la in­for­ma­ción. To­das las no­tas pa­san por tres per­so­nas co­mo mí­ni­mo. Por otro la­do, en la pa­re­ja, ca­da uno tra­ta de no me­ter­se en el uni­ver­so pro­fe­sio­nal del otro.

–¿Has­ta dón­de as­pi­ran lle­gar con Che­quea­do.com?

–Nos gus­ta­ría lle­gar a ser más ma­si­vos y pa­ra eso bus­ca­mos es­tra­te­gias nue­vas. Por ejem­plo, edi­ta­mos las no­tas con un po­co más de hu­mor. No siem­pre las ex­pli­ca­cio­nes ra­cio­na­les sur­ten efec­to ni pro­vo­can un cam­bio de pa­re­cer, y es­to tam­bién es par­te del desafío.

–¿Te con­si­de­rás una suer­te de guar­dia­na de la ver­dad?

–En ver­dad, por es­tar en Che­quea­do, se­ría más bien una suer­te de guar­dia­na de los he­chos, pa­ra que no se los ter­gi­ver­se. Nues­tra ver­dad no es ab­so­lu­ta: siem­pre pue­de ha­ber un dato nue­vo o me­jor que lle­gue pa­ra cam­biar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.