VÍNCU­LOS

Sophia - - SUMARIO - POR LEI­LA SUCARI. ILUS­TRA­CIÓN: EU­GE­NIA MELLO.

¿MA­LAS MA­DRES? Es ho­ra de de­rri­bar el es­te­reo­ti­po de la ma­ter­ni­dad per­fec­ta y reivin­di­car a la mu­jer por so­bre su rol ma­terno.

La ma­ter­ni­dad per­fec­ta no exis­te. Las pu­bli­ci­da­des nos en­ga­ñan con imá­ge­nes edul­co­ra­das y mu­je­res que –pa­re­cie­ra– vi­ven pa­ra cam­biar pa­ña­les. Pe­ro la reali­dad es­tá muy le­jos de un li­ving or­de­na­do y un ni­ño son­rien­do en la cu­na. Con­tra los mi­tos y es­te­reo­ti­pos, na­ce el con­cep­to de #Ma­laMa­dre, que, con iro­nía y es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio, reivin­di­ca a la mu­jer por so­bre su rol ma­terno.

Con­fie­so que he de­ja­do a mi hi­jo du­ran­te ho­ras fren­te al te­le­vi­sor pa­ra po­der ter­mi­nar un li­bro que me gus­ta­ba, que lo he ex­tor­sio­na­do con ca­ra­me­los y dul­ces a cam­bio de unos mi­nu­tos de paz, que per­mi­to que duer­ma con­mi­go so­lo pa­ra po­der des­can­sar sin in­te­rrup­cio­nes, que no le hi­ce ja­más una saludable le­che de al­men­dras y que más de una vez tu­ve el in­sano im­pul­so de re­vo­lear­lo por los aires. No cum­plo con la im­po­si­ble lis­ta de re­qui­si­tos que –se su­po­ne– de­be cum­plir una mu­jer pa­ra ser con­si­de­ra­da bue­na ma­dre: pa­cien­te, ab­ne­ga­da, siem­pre pul­cra y cui­da­do­sa. Amo a mi hi­jo y vi­vo la ma­ter­ni­dad con una in­ten­si­dad úni­ca, pe­ro no na­cí –no so­lo– pa­ra co­ser­le los bo­to­nes y acu­nar­lo du­ran­te la no­che. Ten­go, ade­más de su crian­za, otros de­seos y pro­yec­tos don­de él no es el pro­ta­go­nis­ta. Con­fie­so que, se­gún la ló­gi­ca pa­triar­cal de la ma­ter­ni­dad, he pe­ca­do. Va­rias ve­ces. Pe­ro no es­toy so­la. En los úl­ti­mos años, co­men­zó a rom­per­se el ta­bú: aho­ra sí po­de­mos ha­blar de las an­gus­tias del puer­pe­rio, de la pre­sión dia­ria con la que car­ga­mos las mu­je­res que tra­ta­mos de con­ci­liar la vi­da pro­fe­sio­nal con la crian­za, de los pre­jui­cios que nos ace­chan, y del la­do B de la ma­ter­ni­dad, que, le­jos de ser una vie en ro­se, nos en­fren­te a con­ti­nuos desafíos, te­mo­res y con­tra­dic­cio­nes.

Ha­ce dos años, la es­pa­ño­la Lau­ra Bae­na sin­tió la ne­ce­si­dad de ha­cer ca­tar­sis y com-

par­tir la ex­pe­rien­cia de una ma­ter­ni­dad real: esa que en­lo­que­ce en­tre pa­ña­les y agen­das re­ple­tas, que des­ar­ma los mi­tos y re­quie­re con ur­gen­cia la cons­truc­ción de un nue­vo mo­de­lo so­cial, don­de la mu­jer no pier­da su iden­ti­dad co­mo per­so­na y se vea sub­yu­ga­da al rol ma­terno, y en el que es­té per­mi­ti­do su­frir me­nos y reír­se más. De es­ta ma­ne­ra, na­ció la comunidad vir­tual de Ma­las Ma­dres, que hoy nu­clea a más de 500.000 mu­je­res. “So­mos ma­dres que no que­re­mos re­nun­ciar a nues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­po­co que­re­mos re­nun­ciar a ver cre­cer a nues­tros hi­jos. Ba­jo el le­ma ‘Yo no re­nun­cio’, lle­va­mos dos años de lu­cha. La ima­gen tra­di­cio­nal de la ma­ter­ni­dad,

la que es­tá asen­ta­da, ha que­da­do ob­so­le­ta”, di­ce Bae­na. “Hay una so­cie­dad que te mi­ra de reojo si no cum­plís con las nor­mas, por­que te­nés pla­nes en los que no en­tran tus hi­jos y por­que no que­rés que la M de Ma­dre aplas­te a la M de Mu­jer. No nos equi­vo­que­mos: so­mos las me­jo­res ma­dres que po­de­mos ser y nues­tra lu­cha es el me­jor ejem­plo pa­ra nues­tros hi­jos”.

Ser ma­dre no es to­do son­ri­sas y sa­tis­fac­ción. Ser ma­dre can­sa. El tra­ba­jo do­més­ti­co –que im­pli­ca la­var cal­zon­ci­llos, pre­pa­rar el al­muer­zo, ha­cer la ca­ma ma­ri­ne­ra y la­var los tup­pers del jar­dín– es­tá in­vi­si­bi­li­za­do y no es re­mu­ne­ra­do, y re­pre­sen­ta una car­ga ex­tre­ma pa­ra las mu­je­res, mu­chas de las cua­les, ade­más, tra­ba­ja­mos fue­ra de ca­sa. Co­mo fru­ti­lla del pos­tre, vi­vi­mos sien­do se­ña­la­das por no ha­cer o ser lo su­fi­cien­te Su­per­ma­mis… Si la ne­na se ol­vi­da de lle­var el tu­tú a la cla­se de dan­za, na­die pien­sa en la irres­pon­sa­bi­li­dad pa­ter­na, to­do cae siem­pre so­bre la mu­jer.

“El prin­ci­pal pro­ble­ma en es­te con­tex­to es la culpa”, di­ce Adria­na Martínez, psi­có­lo­ga y coor­di­na­do­ra de la Fun­da­ción Tiem­po. “Por un la­do, con los hi­jos, por no es­tar to­do lo pre­sen­te que (por es­te­reo­ti­po) se con­si­de­ra que una ma­dre de­be es­tar, y, por otro la­do, con el es­pa­cio de tra­ba­jo que mu­chas ve­ces de­be pos­ter­gar­se por asun­tos fa­mi­lia­res. La pre­sión por cum­plir con to­do al 100% es muy fuer­te y el re­par­to de ta­reas con la pa­re­ja sue­le ser de­sigual. La culpa por ser ma­la ma­dre o no lo su­fi­cien­te­men­te bue­na es un im­pe­di­men­to pa­ra dis­fru­tar de la vi­da, es una voz in­ter­na de in­su­fi­cien­cia per­ma­nen­te. Es in­dis­pen­sa­ble cues­tio­nar­se qué im­pli­ca ser una ma­dre bue­na y rom­per vie­jos pa­ra­dig­mas que so­bre­car­gan a la mu­jer de ma­ne­ra in­jus­ta”.

His­tó­ri­ca­men­te se ha­bló de la ma­ter­ni­dad co­mo un even­to, in­clu­so un de­ber, co­mo al­go del or­den de lo sa­gra­do y tam­bién co­mo un con­cep­to re­ple­to de cur­si­le­ría. Hoy en día, a pe­sar de es­tar en el si­glo XXI, de que las mu­je­res ocu­pan car­gos po­lí­ti­cos y so­cia­les, y de que el re­cla­mo por la igual­dad de gé­ne­ro ha cre­ci­do en to­do el mun­do, las pu­bli­ci­da­des y los sec­to­res de po­der si­guen re­pre­sen­tan­do a las ma­dres a ima­gen y se­me­jan­za de una fal­sa ca­ri­ca­tu­ra: fe­li­ces, tran­qui­las y ro­za­gan­tes. El ago­ta­mien­to, la exi­gen­cia y la con­tra­dic­ción no en­tran en el mo­de­lo a se­guir. Pe­ro ¿có­mo se pue­de vi­vir re­la­ja­da cuan­do to­do lo que ha­cés es­tá te­ñi­do de crí­ti­cas y mo­ra­lis­mo? Es di­fí­cil si te­ne­mos en cuen­ta que a las ma­dres se las acu­sa de aban­dó­ni­cas si sa­len y de­jan a sus hi­jos al cui­da­do de ni­ñe­ras, se las acu­sa de an­ti­cua­das si de­ci­den que­dar­se en pi­ja­ma co­ci­nan­do tor­tas pa­ra sus hi­jos, de hip­pies in­cons­cien­tes si defienden el par­to res­pe­ta­do, de crue­les si les dan le­che de fór­mu­la a sus be­bés

La comunidad de Ma­las Ma­dres se de­fi­ne co­mo un lobby “con mu­cho sue­ño, po­co tiem­po li­bre, aler­gia a la ño­ñe­ría y ga­nas de cam­biar el mun­do”.

y de hi­jo­de­pen­dien­tes si pro­lon­gan la lac­tan­cia más allá del año. No hay ca­so: cual­quier co­sa que ha­gas, va/pue­de a es­tar mal.

“Hay mu­cho man­da­to familiar y so­cial”, di­ce Ma­ri­na Gers­berg, psi­có­lo­ga y crea­do­ra de la muy vi­si­ta­da re­vis­ta di­gi­tal so­bre pa­ter-ma­ter­ni­dad El cie­lo del mes. “A mí me flu­yó ha­cer la mía por mo­men­tos, pe­ro por otros me cues­tio­na­ba to­do y me pre­gun­ta­ba si es­ta­ba ha­cien­do las co­sas ‘bien’; to­da­vía me lo pre­gun­to. So­mos muy cri­ti­ca­das por lo que ha­ce­mos y de­ja­mos de ha­cer to­do el tiem­po y es muy di­fí­cil sen­tir­nos se­gu­ras y li­bres. Las ma­yo­res dificultades son las que pa­de­ce­mos por el he­cho de ser mu­je­res. Me pa­re­ce que es muy de es­ta épo­ca eso de que la mu­jer ten­ga que ha­cer co­mo que no pa­só na­da in­me­dia­ta­men­te des­pués de pa­rir y res­pon­der a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y de nues­tra cul­tu­ra (al de­ber ser de la mu­jer mo­der­na, en re­la­ción con lo la­bo­ral y con lo es­té­ti­co tam­bién). Pa­ra mí fue un tra­ba­jo emo­cio­nal fuer­te acep­tar a esa nue­va yo. En­ten­der que un hi­jo cam­bia to­do y una no es ni va a ser la que era an­tes. A pe­sar de que tu­ve a mi hi­ja a los 36 años, cuan­do ya es­ta­ba es­ta­ble­ci­da en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y con cier­to equi­li­brio en re­la­ción con mis de­seos co­mo mu­jer, igual­men­te me cos­tó un tiem­po co­nec­tar con ella de re­cién na­ci­da y no sen­tir el de­ber mez­cla­do con las ga­nas de sa­lir a tra­ba­jar a la se­ma­na de ha­ber pa­ri­do”. Es­te tes­ti­mo­nio, con fran­que­za, di­ce lo que mu­chas no se ani­man a de­cir con to­das las le­tras: que no lo­gran co­nec­tar­se pro­ba­ble­men­te por­que no se han co­nec­ta­do an­tes, du­ran­te el em­ba­ra­zo, más pen­dien­tes del afue­ra que de otra co­sa.

Ma­dres del mun­do uni­das

Re­unir­se, ha­blar de to­do eso que se in­ten­ta es­con­der ba­jo la al­fom­bra, pen­sar y re­pen­sar las es­truc­tu­ras de po­der y do­mi­na­ción, ar­mar pro­yec­tos de ley pa­ra que las li­cen­cias de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad sean más jus­tas, to­mar ma­te y dar­se un abra­zo pa­ra cal­mar la an­gus­tia que tan­tas ve­ces im­pli­ca el cre­ci­mien­to de un hi­jo, ce­le­brar ca­da pe­que­ño pa­so en gru­po, crean­do re­des que nos ata­jen y nos im­pul­sen ha­cia arri­ba. “Ha­cer tri­bu es su­per­im­por­tan­te; en la ac­tua­li­dad se fue per­dien­do lo de criar en gru­po, la trans­mi­sión del co­no­ci­mien­to y las vi­ven­cias en­tre mu­je­res y, so­bre to­do, en­tre ge­ne­ra­cio­nes”, di­ce Gers­berg. “Cuan­do na­ció mi hi­ja sen­tí la ne­ce­si­dad de com­par­tir mi ex­pe­rien­cia y leer y es­cu­char la de otras; leer, ver imá­ge­nes y pen­sar las ma­ter-pa­ter­ni­da­des des­de un lu­gar más ar­tís­ti­co es una ma­ne­ra de no es­tar tan so­las”.

La comunidad de Ma­las Ma­dres se de­fi­ne co­mo un lobby “con mu­cho sue­ño, po­co tiem­po li­bre, aler­gia a la ño­ñe­ría y ga­nas de cam­biar el mun­do o, al me­nos, de mo­rir en el in­ten­to”. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de cues­tio­nar y cons­truir des­de otro la­do, don­de la culpa no le ga­ne la pul­sea­da al ge­nuino deseo de dis­fru­te. “Las mu­je­res su­fren por sen­tir que in­cum­plen en to­dos los ám­bi­tos: la ne­ce­si­dad de ga­nar di­ne­ro, el deseo de desa­rro­llar­se en un tra­ba­jo, man­te­ner los la­zos de amis­tad, es­tar ac­tua­li­za­da en la vi­da po­lí­ti­ca, te­ner una re­la­ción de pa­re­ja sa­tis­fac­to­ria… la lis­ta es tan lar­ga y la exi­gen­cia es tan al­ta que que­da po­co lu­gar pa­ra lo evi­den­te: que la ma­ter­ni­dad re­quie­re sa­tis­fa­cer una de­man­da ma­si­va, sin pau­sa, sin ho­ra­rios. El ti­ro­neo es, por en­de, per­ma­nen­te. ¿Se pue­de aun así dis­fru­tar de la ma­ter­ni­dad? Sí, en la me­di­da en que no se la idea­li­ce, ni se quie­ran man­te­ner va­ras tan al­tas de ren­di­mien­to en to­do a la vez”, di­ce Martínez.

¿Qué pa­sa­ría si la ma­ter­ni­dad de­ja­ra de ser un man­da­to es­cla­vi­zan­te y se trans­for­ma­ra en un puen­te ha­cia una li­ber­tad ma­yor? ¿Si im­pli­ca­ra rein­vin­di­car un lu­gar en el mun­do y no vol­ver­se una per­so­na su­mi­sa, ase­xua­da y sin me­tas per­so­na­les? ¿Si se tra­ta­ra de mul­ti­pli­car en vez de aplas­tar? La re­vo­lu­ción es­tá por ver­se y no se­rá te­le­vi­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.