ADRIA­NA AMA­DO

Sophia - - SUMARIO - ADRIA­NA AMA­DO. Es­tu­dia la co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca y los me­dios ma­si­vos. Es doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les, li­cen­cia­da en Le­tras e in­ves­ti­ga­do­ra en una red mun­dial de pe­rio­dis­mo. Sus li­bros se pue­den con­sul­tar en ca­te­draa.com.ar.

Los chats de ma­mis y el lo­bo

Na­da me­jor pa­ra in­co­mu­ni­car­se que me­ter­se en un gru­po de What­sApp. No me re­fie­ro a los or­ga­ni­za­dos pa­ra la in­ti­mi­dad co­ti­dia­na, sino a esas co­mu­ni­da­des vir­tua­les que pre­ten­den agru­par a algunas de los 1300 mi­llo­nes de per­so­nas que usan esa red al­re­de­dor de al­gu­na ex­cu­sa. Por más ilu­sio­nes de es­tar en con­tac­to y por bue­nas in­ten­cio­nes que ten­ga el or­ga­ni­za­dor, más pron­to que tar­de el gru­po se man­da a si­len­cio.

El desa­so­sie­go es tan uni­ver­sal que hay con­se­jos pa­ra so­bre­lle­var­lo en to­dos los idio­mas, pe­ro na­die pa­re­ce aten­der las re­glas de con­vi­ven­cia. Y no pa­sa so­lo en los gru­pos de ca­ma­ra­das con­fian­zu­dos: ocu­rre in­clu­so con gen­te que se su­po­ne se­ria, co­mo los co­le­gas de la pro­fe­sión, que ter­mi­nan con­vir­tien­do el gru­po en un su­mi­de­ro de co­men­ta­rios de dis­cu­ti­ble per­ti­nen­cia. O en una ca­ta­ra­ta de reac­cio­nes a pre­gun­tas que bus­can una so­la res­pues­ta. An­tes de que se iden­ti­fi­que el des­ti­na­ta­rio de “¿Quién se olvidó una bu­fan­da en la sa­li­ta ro­sa?”, de­ce­nas de ma­mis de cria­tu­ras con bu­fan­di­ta con­tes­tan yo-no-yo-no-yo-no-yo-no-yo-no.

La pro­ver­bial cor­te­dad co­mu- ni­ca­ti­va de los hom­bres les da aquí una ven­ta­ja. Mien­tras ellos se li­mi­tan a un sí, no, ok, ma­ni­to pa­ra arri­ba, no­so­tras ejer­ci­ta­mos las ha­bi­li­da­des ex­pre­si­vas en la pan­ta­lla tác­til. Una pa­ro­dia que se vi­ra­li­zó dra­ma­ti­za­ba la di­fe­ren­cia en­tre gru­pos de pa­dres y ma­dres or­ga­ni­zan­do un asa­do por What­sApp. A ellos se los ri­di­cu­li­za­ba por­que des­pués de un es­cue­to in­ter­cam­bio pa­ra or­ga­ni­zar las vi­tua­llas y con­fir­mar asis­ten­cia, pa­sa­ban a los vi­deos subidos de tono. A ellas se las pa­ro­dia­ba con pre­gun­tas, res­pues­tas, re­pre­gun­tas, re­con­tra res­pues­tas, con­fu­sión del día de reunión, equí­vo­cos en el me­nú y un in­ter­cam­bio sin fin ( y sin re­sul­ta­dos).

Los es­te­reo­ti­pos sir­ven pa­ra ha­cer­nos pen­sar en esos ras­gos que se con­vier­ten en ca­ri­ca­tu­ra a los ojos de los otros. Y la me­jor for­ma de com­ba­tir­los es des­au­to­ri­zar­los: el es­tig­ma “ma­mis del co­le” de­ja­rá de ser­lo si to­das las del chat de­ci­den com­par­tir so­lo in­for­ma­ción re­le­van­te, sin par­lo­teo ni in­ti­mi­da­des, evi­tan los co­men­ta­rios so­bre quie­nes no están en el gru­po y usan el ser­vi­cio so­lo en ho­ra­rio la­bo­ral. Mien­tras eso no ocu­rra, esos gru­pos per­ma­ne­ce­rán si­len­cia­dos.

El pro­ble­ma es tan viejo co­mo la fá­bu­la del pas­tor­ci­to y el lo­bo, so­lo que aho­ra las ove­ji­tas co­rren pe­li­gro en la pan­ta­lla del ce­lu­lar. Así, tan­ta cam­pa­ni­ta con men­sa­jes ha­ce que no pres­te­mos aten­ción ni a lo que ha­bía que leer. ¿Có­mo que hay que po­ner mil pe­sos por mes pa­ra los cumpleaños? ¿Cuán­do di­je­ron que no ha­bía cla­ses?

Nues­tra cul­tu­ra so­bre­va­lo­ra la ex­pre­sión. Sin em­bar­go, la con­ver­sa­ción es al­go su­pe­ra­dor de la co­mu­ni­ca­ción por­que po­ten­cia la idea de co­mu­nión al po­ner­la en mo­vi­mien­to. La eti­mo­lo­gía di­ce que con­ver­sa­tio con­tie­ne reunión ( con-); cam­biar, dar vuel­ta ( ver­sa­re), y el su­fi­jo de efec­to (- tio). La con­ver­sa­ción es lla­ve pa­ra abrir los ca­na­les ce­rra­dos por sa­tu­ra­ción: si­me­tría = nos equi­pa­ra; so­li­da­ri­dad = nos en­tre­la­za pa­ra com­par­tir sig­ni­fi­ca­dos; sim­pa­tía = nos acer­ca el sen­tir del otro; sin­to­nía = nos po­ne en la mis­ma fre­cuen­cia.

Los chats son un fla­ge­lo pe­ro tam­bién pue­den traer la opor­tu­ni­dad de cons­truir una éti­ca de la con­ver­sa­ción. Una de ha­blar de igual a igual, de com­pren­de­mos ade­más de ex­pre­sar­nos. De con­si­de­rar­nos más que de si­len­ciar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.