Por una Agroin­dus­tria Fuer­te y Re­pre­sen­ta­ti­va

Super Campo - - Actualidad Irrigación - Co­lum­na de opi­nión Por Die­go Ci­fa­re­lli*

El cam­po se­gui­rá te­nien­do un Mi­nis­te­rio de puer­tas abier­tas, cla­ve pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción.

La de­ci­sión del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y del je­fe de Ga­bi­ne­te Mar­cos Peña de man­te­ner el ran­go de Mi­nis­te­rio a Agroin­dus­tria es un pa­so fun­da­men­tal pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de te­ner un sec­tor fuer­te y re­pre­sen­ta­ti­vo.

Los nú­me­ros y el cre­ci­mien­to de la agroin­dus­tria son con­tun­den­tes y mues­tran el ver­da­de­ro gra­do de im­por­tan­cia de un sec­tor pu­jan­te y cla­ve a la ho­ra de eli­mi­nar el ham­bre, re­du­cir la po­bre­za y ge­ne­rar em­pleo ge­nuino y arrai­go en el in­te­rior.

Ac­tual­men­te la ac­ti­vi­dad agroin­dus­trial apor­ta el 18% del Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) ar­gen­tino. El cam­po en su con­jun­to in­vier­te al­re­de­dor de 40 mil mi­llo­nes de dó­la­res por año re­pre­sen­tan­do el 60% del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes del país.

Por otra par­te con­vie­ne te­ner bien pre­sen­te que to­da­vía hay mu­cho por tra­ba­jar y me­jo­rar en ma­te­ria de com­pe­ti­ti­vi­dad. Hoy nues­tro país se ubi­ca en el sép­ti­mo pues­to co­mo pro­duc­tor mun­dial de ali­men­tos. Sin em­bar­go, no fi­gu­ra­mos en el ran­king de los 10 prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res.

Pa­ra que la agroin­dus­tria si­ga cre­cien­do y apor­tan­do re­cur­sos a to­dos los ar­gen­ti­nos es pri­mor­dial con­tar con la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca ade­cua­da ma­ni­fes­ta­da en los he­chos en un Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de puer­tas abier­tas, in­te­gra­do por fun­cio­na­rios com­pe­ten­tes e idó­neas, tal co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad.

Te­ne­mos cla­ro que la úni­ca for­ma de ir au­men­tan­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va del país es a tra­vés de un Mi­nis­te­rio fuer­te, ca­paz de con­sen­suar con el res­to de las car­te­ras y el pro­pio pre­si­den­te de la Na­ción la to­ma de de­ci­sio­nes. El tra­ba­jo pú­bli­co-pri­va­do que ve­ni­mos rea­li­zan­do hay que pro­fun­di­zar­lo, evi­tan­do fun­da­men­tal­men­te vol­ver a in­cu­rrir en los erro­res del pa­sa­do, con una mi­ra­da in­te­gra­do­ra ha­cia el fu­tu­ro en un mun­do que es­tá es­pe­ran­do con an­sias que vol­va­mos a ser un gran mer­ca­do de ali­men­tos.

Las me­di­das to­ma­das por el go­bierno en di­ciem­bre de 2015 ayu­da­ron a poner en mar­cha al sec­tor agro­pe­cua­rio que -du­ran­te los úl­ti­mos años- ve­nía fre­na­do por los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía que im­pe­dían a los pro­duc­to­res y a la in­dus­tria mos­trar su ver­da­de­ro po­ten­cial.

Las es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les in­di­can que du­ran­te la cam­pa­ña 2017/18 la co­se­cha de tri­go en la Ar­gen­ti­na se ubi­ca­rá en torno a las 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das. La­men­ta­ble­men­te el cam­bio cli­má­ti­co nos es­tá ju­gan­do una ma­la pa­sa­da.

Ac­tual­men­te te­ne­mos en el país mi­llo­nes de hec­tá­reas afec­ta­das por las úl­ti­mas inun­da­cio­nes y nos re­sul­ta im­pre­de­ci­ble sa­ber con cer­te­za si po­dre­mos cum­plir es­te ob­je­ti­vo. Sin em­bar­go sa­be­mos que, tar­de o tem­prano, con­se­gui­re­mos gran­des co­sas si con­ti­nua­mos por es­te ca­mino que he­mos em­pren­di­do.

Al man­te­ner el ran­go de Mi­nis­te­rio, la agroin­dus­tria una vez más ob­tu­vo un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to de un go­bierno que mi­ra al sec­tor co­mo un alia­do es­tra­té­gi­co pa­ra que la Ar­gen­ti­na sal­ga ade­lan­te de­fi­ni­ti­va­men­te con po­lí­ti­cas a lar­go pla­zo, que ge­ne­ren po­si­bi­li­da­des con­cre­tas pa­ra el país. Y es­to sin nin­gu­na du­da es un te­ma digno de des­ta­car.

"Al man­ter­ner el ran­go de Mi­nis­te­rio, la agroin­dus­tria, una vez más, ob­tu­vo un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.