Có­mo Sem­brar en la Huer­ta Or­gá­ni­ca

Se­gún el ti­po de cul­ti­vo con­vie­ne uti­li­zar la siem­bra di­rec­ta o en al­má­ci­gos. Es­pe­cies a sem­brar de acuer­do con el mo­men­to del año y la re­gión del país.

Super Campo - - Huertos Y Jardines/ Tareas - Fuen­te: “La huer­ta or­gá­ni­ca” (INTA).

PA­RA PLA­NI­FI­CAR la siem­bra en la huer­ta or­gá­ni­ca de­be­mos ha­cer­nos tres pre­gun­tas bá­si­cas: qué, có­mo y don­de sem­bra­mos. Ca­da hor­ta­li­za tie­ne su épo­ca de desa­rro­llo. Por ejem­plo, una es­pi­na­ca se siem­bra en oto­ñoin­vierno, el po­ro­to se siem­bra en pri­ma­ve­ra-ve­rano y la le­chu­ga se siem­bra to­do el año.

Siem­bra di­rec­ta. A las se­mi­llas gran­des, fá­ci­les de ma­ne­jar y fuer­tes pa­ra ger­mi­nar, se siem­bran di­rec­ta­men­te en el can­te­ro. Es el ca­so del za­pa­llo, za­pa­lli­to, me­lón, maíz, po­ro­to y san­día. Tam­bién se siem­bra di­rec­to en el can­te­ro las es­pe­cies que no to­le­ran el tras­plan­te co­mo por ejem­plo: za­naho­ria, pe­re­jil, ra­ba­ni­to, ra­di­che­ta, es­pi­na­ca, re­mo­la­cha, etc.

Siem­bra en al­má­ci­go. Al­gu­nas hor­ta­li­zas tie­nen se­mi­llas chi­cas y son más de­li­ca­das. Se les de­ben dar cui­da­dos es­pe­cia­les, por eso se siem­bran en un es­pa­cio pe­que­ño lla­ma­do al­má­ci­go. Pa­ra pre­pa­rar un al­má­ci­go pue­de usar­se: ca­jo­nes de ma­de­ra, la­tas gran­des (co­mo de dul­ce) o ma­ce­tas. En el fon­do se co­lo­ca una ca­pa de pie­dras pa­ra fa­ci­li­tar un buen

dre­na­je, lue­go una ca­pa de tie­rra (la me­jor que se con­si­ga) y, en la su­per­fi­cie, una ca­pa de tie­rra fi­na mez­cla­da con abono com­pues­to bien fino. Pa­ra sem­brar se mar­can sur­cos pa­ra­le­los a 10 cm. Una de las ven­ta­jas de ha­cer siem­bras en al­má­ci­gos es que pue­den pro­te­ger­se del frío o ca­lor ex­ce­si­vos (se pue­de tras­la­dar y cu­brir) y re­ci­bir un rie­go más cui­da­do­so.

En ve­rano, pa­ra pro­te­ger­los del sol del me­dio­día, se les pue­de cons­truir un te­chi­to de ca­ñas o pa­ja pa­ra que los plan­ti­nes re­ci­ban me­dia siem­bra. En in­vierno se pue­den pro­te­ger de las he­la­das con un tú­nel de plás­ti­co o con vi­drios, que se des­ta­pa­rán du­ran­te el día pa­ra que la al­ma­ci­gue­ra se ven­ti­le y no se for­men hon­gos.

El tras­plan­te se ha­ce cuan­do las plan­tas tie­nen tres o cua­tro ho­jas, en el ca­so de le­chu­gas, re­po­llos, acel­gas, co­li­flo­res, etc., y cuan­do el ta­llo lle­ga al gro­sor de un lá­piz, en el ca­so de los to­ma­tes, be­ren­je­nas, pi­mien­tos, ce­bo­llas y pue­rros.

En cuan­to ala pro­fun­di­dad del tras­plan­te, se cu­bre con tie­rra a ni­vel del cue­llo de las plan­tas. En el ca­so del to­ma­te, tam­bién pue­de en­te­rrar­se par­te del ta­llo, ya que con el tiem­po és­te echa raí­ces.

Fo­tos: Archivo Super CAM­PO

Una de las ven­ta­jas que ofre­ce la siem­bra de al­má­ci­gos es que és­tos pue­den pro­te­ger­se del frío in­ver­nal y el ca­lor ve­ra­nie­go me­dian­te la cobertura o el rie­go, res­pec­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.