SA­NI­DAD.

Las ma­le­zas desafían a los pro­duc­to­res a es­tar ac­tua­li­za­dos téc­ni­ca­men­te y pre­pa­ra­dos pa­ra ar­mar la me­jor es­tra­te­gia a ni­vel de re­gión y de ca­da lo­te.

Super Campo - - Sumario - Por Juan Ca­po­ric­ci, In­ge­nie­ro Agró­no­mo.

La pre­sen­cia de va­rias ma­le­zas pro­ble­má­ti­cas en los lo­tes obli­gan a un re­plan­teo de la es­tra­te­gia pa­ra su com­ba­te y con­trol, de acuer­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas re­gio­na­les y par­ti­cu­la­res.

NO EXIS­TE RE­GIÓN del país con la vir­tud de po­seer só­lo una ma­le­za pro­ble­má­ti­ca.

Las ma­le­zas han ido avan­zan­do re­gión por re­gión y se han ido com­bi­nan­do, com­pi­tien­do por es­pa­cios y re­cur­sos que, co­mo pro­duc­to­res, de­be­mos des­ti­nar a nues­tra pro­duc­ción.

Es­to nos lle­va a plan­tear­nos un gran in­te­rro­gan­te ¿Cuán gra­ve es te­ner ma­le­zas com­bi­na­das en el lo­te?

Ca­da ma­le­za tie­ne su par­ti- cu­lar di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal y una ca­rac­te­rís­ti­ca in­trín­se­ca de di­se­mi­na­ción. Cuan­do ana­li­za­mos el pro­ble­ma a ni­vel re­gio­nal o na­cio­nal, te­ne­mos que en­ten­der co­mo se re­la­cio­nan to­das las ma­le­zas en­tre sí y co­mo in­ter­ac­túan pa­ra de­ter­mi­nar co­mo se fue­ron mo­vien­do y co­lo­ni­zan­do dis­tin­tas re­gio­nes.

El avan­ce evi­den­te de Echi­no­cloa spp.; Eleu­si­ne in­di­ca y Ch­lo­ris vir­ga­ta so­bre re­gio­nes hú­me­das y sub-hú­me­das com­bi­na­do con el avan­ce de los dis­tin­tos Ama­rant­hus ha­cia to­das las re­gio­nes, es lo que ge­ne­ra la com­ple­ji­dad de ma­ne­jar lo­tes con ma­le­zas com­bi­na­das.

Hoy es­te avan­ce tan di­ná­mi­co de ma­le­zas en la Ar­gen­ti­na hi­zo que gran par­te de la su­per­fi­cie agrí­co­la se en­cuen­tre co­lo­ni­za­da con ma­le­zas com­bi­na­das en­tre la­ti­fo­lia­das y gra­mí­neas. Es­te pro­ble­ma nos obli­ga no só­lo a pla­ni­fi­car la es­tra­te­gia de in­ter­ven­ción

cul­tu­ral y quí­mi­ca, sino tam­bién a es­tu­diar muy bien qué her­bi­ci­das pue­den so­lu­cio­nar la pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas com­bi­na­das, por­que no to­dos fun­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra y so­bre las mis­mas es­pe­cies. MA­NE­JO CUL­TU­RAL. En cuan­to al ma­ne­jo cul­tu­ral, son mu­chas las al­ter­na­ti­vas a im­ple­men­tar se­gún ca­da re­gión:

Pen­sar en cul­ti­vos de cobertura en una se­cuen­cia de años hú­me­dos es una gran al­ter­na­ti­va, no só­lo con­su­men los ex­ce­sos hí­dri­cos, sino que tam­bién mo­di­fi­can las con­di­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra y luz a ni­vel del sue­lo, que im­pli­can un com­por­ta­mien­to di­fe­ren­te de la di­ná­mi­ca de ma­le­zas; re­du­cien­do mu­chas ve­ces las po­bla­cio­nes de ma­le­zas, re­tra­san­do y/o acu­mu­lan­do la ger­mi­na­ción fa­ci­li­tan­do su ma­ne­jo.

Si hay que des­ta­car, que de­be­mos exi­gir a las em­pre­sas que nos de­mues­tren la ca­pa­ci­dad de los dis­tin­tos her­bi­ci­das pa­ra tras­pa­sar es­tos ras­tro­jos.

Co­no­cer la di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal de ca­da ma­le­za tam­bién es par­te del ma­ne­jo cul­tu­ral, por­que nos ayu­da a de­ci­dir los mo­men­tos de in­ter­ven­ción y las fe­chas de siem­bra más ade­cua­das pa­ra un co­rrec­to ma­ne­jo de ma­le­zas

En cuan­to al ma­ne­jo quí­mi­co el pro­ble­ma que se pre­sen­ta es que de­be­mos com­bi­nar más de un her­bi­ci­da pa­ra po­der al­can­zar el es­pec­tro de ma­le­zas de nues­tros lo­tes, y ahí jus­ta­men­te ra­di­ca el pro­ble­ma. Por­que mu­chas ve­ces sa­be­mos que her­bi­ci­da es es­pe­ci­fi­co pa­ra ca­da ma­le­zas, pe­ro no sa­be­mos que in­ter­ac­ción quí­mi­ca se pro­du­ce si los mez­cla­mos. Es muy di­fí­cil co­no­cer que in­ter­ac­ción quí­mi­ca pue­de ha­ber den­tro de un tanque cuan­do mez­cla­mos her­bi­ci­das, las em­pre­sas de agro­quí­mi­cos nos es­tán ayu­dan­do mu­chí­si­mo en es­te pun­to en par­ti­cu­lar cuan­do nos fa­ci­li­tan un her­bi­ci­da con do­sis equi­li­bra­da

y con la efi­ca­cia pro­ba­da de es­ta­bi­li­dad en tanque. No es un te­ma me­nor sa­ber que el her­bi­ci­da se man­tie­ne es­ta­ble y con sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­tac­tas en el con­trol de ma­le­zas, por­que de no ser así, es­ta­ría­mos arries­gan­do la efi­ca­cia de un tra­ta­mien­to mu­chas ve­ces cos­to­so; con el ries­go de fa­llar y te­ner que in­ter­ve­nir nue­va­men­te, in­cu­rrien­do en ma­yo­res cos­tos. NÚ­ME­ROS EN ALZA. Si ha­bla­mos tan­to de ma­le­za­sas es por­que evi­den­te­men­te la­sa­sa ma­le­zas o los her­bi­ci­das ne­ce­sa­rios pa­ra su ma­ne­jo, se lle­van gran par­te de los cos­tos o pre­su­pues­tos de pro­duc­ción. Hoy, ma­ne­jar un lo­te con ma­le­zas com­bi­na­das pue­de cos­tar en­tre 100 y 120 dó­la­res­res por hec­tá­rea. O di­cho­cho de otra ma­ne­ra, pa­sa­mos de ma­ne­jar una so­la ma­le­za co­mo cony­za sp. con u$s 50 o 60 , a ma­ne­jar gra­mí­neas y la­ti­fo­lia­das en con­jun­to con los 100 o 120 dó­la­res men­cio­na­dos an­te­rior­men­te. Por es­te mo­ti­vo ad­quie­re tan­ta re­le­van­cia la pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas com­bi­na­das. Es­to trae apa­re­ja­do la ne­ce­si­dad de uti­li­zar dos o mas her­bi­ci­das, en mu­chas oca­sio­nes her­bi­ci­das de al­ta tec­no­lo­gía, con am­plio es­pec­tro que re­dun­dan en una ma­yor in­ver­sión por hec­tá­rea.

Si a to­do es­to le su­ma­mos la ca­li­dad de apli­ca­ción, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­co-quí­mi­cas de ca­da her­bi­ci­da y el uso res­pon­sa­ble de los agro­quí­mi­cos; es­ta­mos an­te un sis­te­ma muy com­ple­jo que se ma­ne­ja prin­ci­pal­men­te con in­for­ma­ción de ca­li­dad, una es­tra­te­gia de­ta­lla­da pa­ra ca­da lo­te y ob­via­men­te de la in­ver­sión ne­ce­sa­ria en pos de un pro­ble­ma de tal mag­ni­tud. RE­FLE­XIÓN. No co­no­cer to­das es­tas va­ria­bles nos ex­po­ne a ma­yo­res ries­gos de que nues­tra pro­duc­ción pier­pier­da efi­cien­cia. Por ma­yo­res ccos­tos, me­nos ren­di­mien­tos, y prin­ci­pal­men­te por­que no nos po­de­mos per­per­mi­tir fa­llar en un ta­mien­to de 550 o 60 dó­la­res por ma­la in­for­ma­ción. En dde­fi­ni­ti­va, la pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas nos desafía ca­da­cad día a es­tar ac­tua­li­za­dos téc­ni­ca­men­te y pre­pa­ra­dos pa­ra ar­mar la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ca­da re­gión y pa­ra ca­da lo­te. De­be­mos mi­ni­mi­zar los ries­gos, ser pre­ven­ti­vos y man­te­ner los cul­ti­vos lim­pios pa­ra que sean com­pe­ti­ti­vos y pro­duc­ti­vos.

Cuan­do hay ma­le­zas com­bi­na­das en un lo­te se ha­ce ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car qué pro­duc­tos quí­mi­cos usar pa­ra evi­tar re­sis­ten­cias y pa­ra po­der con­tro­lar me­jor las dis­tin­tas es­pe­cies en ca­da lo­te.

El in­ge­nie­ro agró­no­mo Juan Ca­po­ric­ci (de­re­cha) re­vi­sa la so­ja afec­ta­da por pla­gas. In­di­ca co­mo fun­da­men­tal la prác­ti­ca del mo­ni­to­reo fre­cuen­te y a car­go de pro­fe­sio­na­les, pa­ra en­trar lo an­tes po­si­ble a los lo­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.