TRI­GO.

Pe­se a las bue­nas pers­pec­ti­vas es­pe­ra­das pa­ra el tri­go aso­ma el fan­tas­ma de las en­fer­me­da­des fún­gi­cas. En ma­le­zas su­gie­ren vol­ver a los "fie­rros vie­jos".

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Bus­tos.

La po­si­ble pre­sen­cia de Ro­ya amarilla en­cien­de las lu­ces de aler­tas en­tre los pro­duc­to­res, ya que las pér­di­das de ren­di­mien­tos en los cul­ti­vos pue­den al­can­zar has­ta el 100 por cien­to de la pro­duc­ción si no se to­man las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias a tiem­po.

LA CAM­PA­ÑA de cul­ti­vos fi­nos que se ini­ció ha­ce po­cas se­ma­nas no es­tá exen­ta de preo­cu­pa­cio­nes pa­ra los pro­duc­to­res, por­que en for­ma pa­ra­le­la, sí en las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas pre­va­le­cen los días hú­me­dos y fríos se agi­gan­ta el ries­go de apa­ri­ción de las en­fer­me­da­des fún­gi­cas.

En los úl­ti­mos dos años se en­cen­die­ron las lu­ces de aler­ta por­que en San­ta Fe, En­tre Ríos, Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res se re­por­tó la pre­sen­cia de la Ro­ya amarilla pro­du­ci­da por el hon­go Puc­ci­nia strii­for­mis, en cam­pos tri­gue­ros, que ge­ne­ra­ron pér­di­das en es­tos cul­ti­vos de 1.000 ki­los/ha de gra­nos, pe­ro ese da­ño pue­de al­can­zar al 100 por cien­to de la pro­duc­ción si el ata­que es muy se­ve­ro y no se apli­can los tra­ta­mien­tos ade­cua­dos.

En 2016 se co­no­ció un aler­ta mun­dial por la apa­ri­ción de nue­vas ra­zas de ro­ya amarilla, que po­drían afec­tar al 88 por cien­to de las va­rie­da­des de tri­go, se­gún un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Geor­gia, Es­ta­dos Uni­dos. El pa­per pu­bli­ca­do en 2012, fue al que alu­dió la fi­to­pa­tó­lo­ga Nor­ma For­men­to de la EEA INTA Pa­ra­ná en una re­cien­te pre­sen­ta­ción que hi­zo en el Sim­po­sio Ce­rea­les 2017, or­ga­ni­za­do por Syn­gen­ta en Mar del Pla­ta.

“La Ro­ya amarilla es pro­du­ci­da por un hon­go del mis­mo gé­ne­ro de la la Ro­ya de la ho­ja y del ta­llo. La ha­bía vis­to en un vi­ve­ro de cam­po, pe­ro nun­ca en cul­ti­vos in­ten­si­vos o cam­pos de pro­duc­to­res, con ni­ve­les al­tos co­mo los vis­tos en la úl­ti­ma cam­pa­ña. En 2010 tu­vi­mos Ro­ya amarilla en al­gu­nos cam­pos de En­tre Ríos, por­que en esa cam­pa­ña hu­bo al­gu­nos ca­sos en Uru­guay”, ex­pli­ca Nor­ma For­men­to a Super CAM­PO. OB­SER­VA­CIO­NES. La es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que ya en 2015, mien­tras ha­cía un en­sa­yo en el cam­po de un pro­duc­tor, ob­ser­vó en al­gu­nos cul­ti­va­res “una pre­sen­cia muy ba­ja, que no era re­le­van­te”.

En 2016, la am­pli­tud tér­mi­ca fue muy ba­ja, con un co­mien­zo de pri­ma­ve­ra muy frío. “Em­pe­za­mos a re­ci­bir re­por­tes de cam­pos de pro­duc­to­res del nor­te de En­tre Ríos, de San­ta Fe, de Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res. Los pa­tó­lo­gos de la zo­na pam­pea­na y ex­tra pam­pea­na pre­pa­ra­mos un in­for­me en el que anun­ciá­ba­mos que una ro­ya tí­pi­ca de zo­nas frías es­ta­ba pre­sen­te en la re­gión. Nun­ca ima­gi­na­mos que es­te hon­go po­día lle­gar a zo­nas más tem­pla­das”, apor­ta For­men­to.

La Ro­ya amarilla vi­ve en plan­tas de tri­go gua­chas, vo­lun­ta­rias o en al­gu­na otra gra­mí­nea que “es­ta­mos re­vi­san­do pa­ra ver si apa­re­cen nue­vos ca­sos. El con­ta­gio no es a tra­vés de los ras­tro­jos. El vien­to es el prin­ci­pal agen­te de trans­por­te y las es­po­ras pue­den via­jar has­ta 800 ki­ló­me­tros", sos­tie­ne la fi­to­pa­tó­lo­ga del INTA.

El aler­ta se po­ten­ció lue­go de co­no­cer­se in­for­mes pro­ve­nien­tes de Eu­ro­pa en los que se ad­ver­tían so­bre la pre­sen­cia de es­te hon­go que ha­bía cau­sa­do da­ños im­por­tan­tes en va­rios paí­ses de ese blo­que y se ex­pan­dió a Amé­ri­ca, nor­te de Afri­ca y tam­bién en los paí­ses pro­duc­to­res de tri­go de Asia y Aus­tra­lia. RE­CO­MEN­DA­CIO­NES. “Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es mo­ni­to­rear los tri­gos, si apa­re­cen ca­sos re­por­tar­los y pe­dir­les a los co­le­gas de la ac­ti­vi­dad pri­va­da que tam­bién mo­ni­to­reen los cam­pos de sus pro­duc­to­res pa­ra que esa ro­ya es­te bien con­tro­la­da por fun­gi­ci­das. Ade­más te­ne­mos va­rie­da­des re­sis­ten­tes".

La Ro­ya amarilla no afec­ta a la ca­li­dad de los gra­nos, pe­ro si en el ren­di­mien­to al ge­ne­rar pér­di­das di­rec­tas. Pe­ro las pér­di­das son más al­tas con los ata­ques de ro­ya del ta­llo que se ubi­ca­ron en un pro­me­dio 1500 ki­los/ha de gra­nos, re­por­ta­das en 2014 y 2015.

“Las so­lu­cio­nes es­tán gra­cias a Dios. Te­ne­mos to­das las va­rie­da­des fún­gi­cas re­gis­tra­das con sus efec­tos en los ci­clos cor­tos, in­ter­me­dios y lar­gos, por to­do el tra­ba­jo que vie­nen ha­cien­do los pa­tó­lo­gos y las co­mu­ni­ca­cio­nes en red. Con­ta­mos con in­for­ma­ción so­bre la efi­ca­cia que pro­du­cen los fun­gi­ci­das con las mez­clas de es­tro­bi­ru­li­na y tria­so­les. Las he­rra­mien­tas es­tán”, aña­de. MA­LE­ZAS. Por su par­te Ra­món Gi­gón, ex téc­ni­co del INTA, que ase­so­ra a los pro­duc­to­res des­de la ac­ti­vi­dad pri­va­da so­bre el ma­ne­jo de las ma­le­zas re­sis­ten­tes a los her­bi­ci­das, re­co­mien­da vol­ver a las fuentes. En otras pa­la­bras, sa­car del gal­pón las vie­jas he­rra­mien­tas he­rrum­bra­das que se uti­li­za­ban en la agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal

y vol­ver a ro­tu­rar el sue­lo.

“Pa­ra con­tro­lar la pre­sen­cia de ma­le­zas gran­des co­mo la Ra­ma ne­gra no que­da otra que vol­ver a las vie­jas he­rra­mien­tas co­mo las púas o el pie de pa­to que se en­tie­rra en­tre cin­co y diez cen­tí­me­tros, no re­mue­ve el sue­lo que­da la cobertura y des­cal­za a la ma­le­za que a los dos o tres días es­tá se­ca. Pe­ro hay que bus­car el pun­to jus­to de la hu­me­dad en el sue­lo”, re­co­mien­da el téc­ni­co acos­tum­bra­do a li­diar con ma­le­zas di­fí­ci­les. ES­TRA­TE­GIAS. Gi­gón acon­se­ja es­pe­rar a que la Ra­ma ne­gra ter­mi­ne su ci­clo, de­jar­la que se se­que “no hay que in­sis­tir con la quí­mi­ca por­que ya es tar­de, lue­go co­men­zar a tra­ba­jar con los nue­vos na­ci­mien­tos, so­bre to­do en los lo­tes que fue­ron im­plan­ta­dos con gi­ra­sol, se co­se­cha an­tes y re­co­mien­do no pa­sar el ro­lo pi­ca­dor, por­que si se cor­ta a la plan­ta ver­de, pue­de re­bro­tar y se co­rre el ries­go de que se con­vier­ta en bi­a­nual, se ac- ti­van las ye­mas des­de aba­jo, co­mien­za a re­bro­tar y cuan­do lle­gue­mos a la pri­ma­ve­ra otra vez te­ne­mos a la mis­ma plan­ta”, eva­lúa.

Si el pro­duc­tor tie­ne ppre­vis­to asig­nar ese lo­te a ver­deos de in­vierno, se pue­de apli-apli­car un do­ble gol­pe­gol­pe de her­bi­ci­da o, rea­li­za­ra­li­zar una la­bran­za.

Otro pro­ble­mam­ma que se pre­sen­tan­tan con fre­cuen­cia en el sur, con tem­pe-ppe­ra­tu­ras más ba­jas,ajas,a es la pre­sen­cia are si- re­si­dual de los her­bi­ci­da ser bi­ci da se uti­li­za­dos en so­ja o gi­ra­sol, por los efec­tos que pue­da pro­vo­car en la ce­ba­da el cul­ti­vo más dé­bil. El tri­go tie­ne una ma­yor to­le­ran­cia a los re­si­dua­les.

Las ma­le­zas fue­ron evo­lu­cio­nan­do so­bre los pro­duc­tos que ya se co­no­cían y ge­ne­ra­ron re­sis­ten­cia, pe­ro no ocu­rrió lo mis­mo con los her­bi­ci­das por­que en los úl­ti­mos 35 años no se desa­rro­lla­ron nue­vos even­tos, por eso: “Vol­ve­mos a los ma­ne­jos in­te­gra­dos don­de se re­to­man las prác­ti­cas que se usa­ban an­tes que apa­re­cie­ran los her­bi­ci­das”, ex­pli­ca Gi­gón a Super CAM­PO.

La reali­dad mues­tra que se vol­vió al bar­be­cho fí­si­co, al ma­ne­jo lo­te a lo­te y, no se de­be des­car­tar ese ti­po de he­rra­mien­tas, pe­ro: “Tam­po­co va­mos a sa­lir a que­mar to­da La Pam­pa por­que va­mos a ter­mi­nar en un desas­tre eco­ló­gi­co, pe­ro sí tra­ba­jar don­de se en­cuen­tra la re­sis­ten­cia múl­ti­ple a los her­bi­ci­das que no fun­cio­nan más. Vol­ver a ha­cer al­gu­na la­bran­za que se en­cuen­tra den­tro del ma­ne­jo que lla­ma­mos in­te­gra­do. No des­car­ta­mos el her­bi­ci­da, bus­ca­mos ayu­dar­lo pa­ra ter­mi­nar con el con­trol de la ma­le­za”, , apun­ta.p

CAU­SAS.

Gi­gón no du­da en bus­car la­las cau­san­tes de la rre­sis­ten­cia de las mma­le­zas en la falt­fal­ta de di­ver­si­dad­dad de am­bien­tes­tes y de ro­ta­ción por eso “es muy im­poim­por­tan­te di­ver­si­fi­car si fi­car el sis­te­ma pro­duc­tiv­pro­duc ti voy vol­ver a las pra­de­ras y ro­ta­rro con la ga­na­de­ría, eso nos va ayu­dar en el con­trol in­te­gral. Ha­ga­mos cul­ti­vos de grue­sa y de fi­na y, me­ter ver­deos de in­vierno o de ve­rano que amor­ti­gua el sis­te­ma por­que los in­di­vi­duos sen­si­bles co­mien­zan a com­pe­tir y ba­ja­ría el pro­ble­ma de re­sis­ten­cia”, re­co­mien­da.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la pre­sen­cia de ma­le­zas re­si­dua­les com­pi­te con los cul­ti­vos fi­nos en los pri­me­ros es­ta­dios, don­de se de­fi­ne el ren­di­mien­to del cul­ti­vo, que es el pe­río­do crí­ti­co de com­pe­ten­cia con la ma­le­za que va de dos ho­jas al prin­ci­pio del ma­co­lla­je por­que se de­fi­ne el 80 por cien­to de la pro­duc­ción.

En cuan­to a la pre­sen­cia de ma­le­zas, es ne­ce­sa­rio ha­cer un con­trol pa­ra que el cul­ti­vo es­té lim­pio, por­que al­gu­nas que­dan pren­di­das al bar­be­cho y el lo­te se de­be lim­piar bien. Si apa­re­cen las ma­le­zas se re­co­mien­da ha­cer un con­trol tem­prano pa­ra sa­car esa com­pe­ten­cia.

88% de las va­rie­da­des de tri­go son su­cep­ti­bles de ata­ques de Ro­ya amarilla.

La pre­sen­cia de la Ro­ya amarilla se ve fa­vo­re­ci­da por las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. El ma­yor impacto se pro­du­ce en los ren­di­mien­tos y no en la ca­li­dad de los gra­nos. Se de­ben rea­li­zar mo­ni­to­reos per­ma­nen­tes.

Nor­ma For­men­to

El pla­nis­fe­rio mues­tra el cur­so de la Ro­ya amarilla en el mun­do. La en­fer­me­dad arran­có en Eu­ro­pa y se dis­tri­bu­yó en to­dos los con­ti­nen­tes. En Su­da­mé­ri­ca los ca­sos más re­cien­tes apa­re­cie­ron pri­me­ro en Uru­guay y lue­go en la Ar­gen­ti­na.

Hoy los téc­ni­cos re­co­mien­dan a los pro­duc­to­res es­tar muy aten­tos, mo­ni­to­rean­do el cul­ti­vo de tri­go en los pri­me­ros es­ta­díos. Es la eta­pa en don­de se de­fi­ne el ren­di­mien­to del ce­real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.