IN­MO­BI­LIA­RIO.

Hay bue­nas pers­pec­ti­vas pe­ro el mer­ca­do aún se es­tá aco­mo­dan­do tras la sa­li­da del ce­po. In­ci­den las ta­sas de in­te­rés, el fle­te y has­ta las inun­da­cio­nes.

Super Campo - - Sumario - Por Car­los Bo­yad­jián.

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de pro­pie­ta­rios y arren­da­ta­rios de cam­pos, es­te año el mer­ca­do ten­drá un me­jor com­por­ta­mien­to con res­pec­to a 2016.

ES­TE ES UN AÑO de tran­si­ción en el mer­ca­do de com­pra­ven­ta y arren­da­mien­to de cam­pos pa­ra uso pro­duc­ti­vo. Si bien, co­mo siem­pre, hay di­fe­ren­cias de con­di­cio­nes y pre­cios se­gún la lo­ca­li­za­ción de los cam­pos, en los úl­ti­mos me­ses se su­mó el fac­tor ex­pec­ta­ti­vas.

Pro­pie­ta­rios y arren­da­ta­rios con­si­de­ran que la pró­xi­ma cam­pa­ña se­rá me­jor que la pa­sa­da pe­ro mien­tras al­gu­nos es­ti­man que esa me­jo­ra ya de­be­ría re­fle­jar­se en los pre­cios, la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res ana­li­za con cui­da­do su ecua­ción eco­nó­mi­ca, en la que tie­nen un pe­so cre­cien­te los cos­tos de pro­duc­ción, fle­tes e im­pues­tos.

En es­te jue­go tam­bién in­ter­vie­ne la es­pe­cu­la­ción, don­de los in­ver­so­res to­man sus de­ci­sio­nes a par­tir del ni­vel de las ta­sas de in­te­rés, en es­pe­cial las le­tras del Ban­co Cen­tral (Le­bac) y tam­bién otras opor-

tu­ni­da­des de ob­te­ner bue­na ren­ta­bi­li­dad.

En los úl­ti­mos die­cio­cho me­ses hu­bo fac­to­res de ín­do­le eco­nó­mi­ca que tu­vie­ron efec­tos en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral. Pri­me­ro fue­ron el ce­po cam­bia­rio, las re­ten­cio­nes, la in­fla­ción y la pér­di­da de ren­ta­bi­li­dad que re­tra­je­ron la de­man­da de cam­pos pa­ra ac­ti­vi­da­des agrí­co­las. El cam­bio de Go­bierno alen­tó las ex­pec­ta­ti­vas de un 2016 con reac­ti­va­ción pe­ro eso tam­po­co ocu­rrió, por el desafa­sa­je de pre­cios en­tre la ofer­ta y la de­man­da.

Lo cier­to es que des­de ha­ce más de cin­co años el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ru­ral es­tá li­te­ral­men­te es­tan­ca­do, a la es­pe­ra de que el di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad agropecuaria se tra­duz­ca en ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta de tie­rras pa­ra uso agrí­co­la o ga­na­de­ro, y que los com­pra­do­res o arren­da­ta­rios con­va­li­den va­lo­res por en­ci­ma de los ac­tua­les. Re­cién aho­ra el mer­ca­do pa­re­ce es­tar mo­vién­do­se un po­co con ope­ra­cio­nes que fi­nal­men­te lo­gran ce­rrar­se. Así, len­ta­men­te el mer­ca­do irá vol­vien­do a la ten­den­cia que tu­vo has­ta 2011 y cul­mi­na­rá una lar­ga eta­pa de pér­di­da de ren­ta­bi­li­dad, fun­da­men­tal­men­te por efec­to de la ma­croe­co­no­mía.

“El 2015 fue un año in­mo­bi­lia­ria­men­te nu­lo, en 2016 to­do ha­cía pen­sar que se iba a reac­ti­var, las ex­pec­ta­ti­vas cam­bia­ron pe­ro en el mer­ca­do to­da­vía no pasó na­da”, se­ña­la Ma­riano Mau­ret­te, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de In­mo­bi­lia­rias Ru­ra­les (CAIR). Sos­tie­ne que mien­tras el mer­ca­do es­pe­ra­ba un au­men­to de la de­man­da “lo pri­me­ro que reac­cio­nó fue la ofer­ta” por un ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo en el cam­bio de ten­den­cia que lle­vó a “una so­bre­ofer­ta y ma­yo­res pre­cios”, en torno al 10%, apun­ta.

Se­gún el ín­di­ce de ac­ti­vi­dad del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral, que ela­bo­ra men­sual­men­te CAIR y re­fle­ja el cre­ci­mien­to o caí­da de la

ac­ti­vi­dad sec­to­rial, en ma­yo se re­gis­tró un in­cre­men­to del 14,9% res­pec­to del mis­mo mes del año an­te­rior. CAM­BIO DE TEN­DEN­CIA. En ver­dad, el sec­tor co­men­zó a te­ner ma­yor mo­vi­mien­to a par­tir de no­viem­bre y di­ciem­bre de 2016 con al­gu­nas ope­ra­cio­nes con­cre­tas. “No ba­ja­ron los pre­cios por­que nun­ca ha­bían subido”, des­ta­ca Mau­ret­te. Con el cam­bio de es­ce­na­rio de prin­ci­pios de 2016 mu­chos pro­pie­ta­rios pe­dían pre­cios de ven­ta por en­ci­ma de los vi­gen­tes pe­ro esos va­lo­res “no eran con­va­li­da­dos por los com­pra­do­res”, apun­ta el ti­tu­lar de CAIR. Con­sul­ta­do so­bre lo que ocu­rre hoy, Mau­ret­te in­di­ca que “ya en ma­yo el es­ce­na­rio fue mu­cho me­jor que en los úl­ti­mos cin­co años”, sin em­bar­go, acla­ra que “la reac­ti­va­ción to­da­vía no apa­re­ce,p, es más bien mo­de­ra­da”.de­ra­da”.

Mi­guel Con­te,on­te, so­cio de Con­te Bie­ness Raí­ces, ase­gu­ra que “és­te es un año de tran­si-an­si­ción, en el que va­va a ser más di­fí­ci­lí­cil ha­cer ne­go­cios,os, pe­ro va­mos ha-ha­cia un año me-me­jor”. Ex­pli­ca a que hoy tie­nen di­fi­cul­ta­des­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­tra­rrar a las par­tes (com­pra­dor y ven­de­dor) en es­pe­cial pa­ra ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta. “Es­tá muy com­pli­ca­do”, se sin­ce­ra Con­te.

En su opi­nión, es “un muy buen mo­men­to pa­ra com­prar cam­pos por­que el dó­lar es­tá ba­ra­to y la tie­rra no subió”. Re­cuer­da que en los úl­ti­mos tiem­pos mu­chos cam­pos fue­ron re­ti­ra­dos del mer­ca­do, pe­ro aho­ra la ex­pec­ta­ti­va es bue­na. “El mer­ca­do se es­tá aco­mo­dan­do, va­mos a es­tar me­jor pe­ro na­die sa­be en qué tiem­po y có­mo, es­to es Ar­gen­ti­na”, se­ña­la dan­do por so­bre­en­ten­di­do que la in­cer­ti­dum­bre es un fac­tor siem­pre pre­sen­te en la eco­no­mía na­cio­nal. En es­ta in­cer­ti­dum­bre tam­bién in­ter­vie­ne el cli­ma. Hoy el ma­yor desafío se ori­gi­na en las inun­da­cio­nes que tie­nen a mal traer a gran par­te de las me­jo­res tie­rras pro­duc­ti­vas que po­see el país. EN LA GATERA. Pa­ra Juan Jo­sé Ma­de­ro, di­rec­tor de la Di­vi­sión Cam­pos de L.J.Ra­mos, “los pre­cios es­tán es­ta­bles”, des­de 2011 ba­ja­ron 20% a 30%. So­bre el blan­queo, se­ña­la que “en el mer­ca­do de cam­pos no im­pac­tó”, mu­cha gen­te se vuel­ca a las Le­bacs. El mer­ca­do re­si­den­cial y de ofi­ci­nas cap­ta ma­yo­res fon­dos del blan­queo por­que tie­ne ren­ta­bi­li­dad de 6/7% anual mien­tras­tras que en cam cam­pos no su­pera el 2%. La in­vein­ver­sión en cam­pos­pos pu­pue­de re­que­rir has­ta US$ 1 mi­llón o mmás si es pa­ra pro­pro­duc­ción ga­nad­na­de­ra (una va­ca va­le US$ 1.000 y se nne­ce­si­tan no me­nos de 500 pa­ra una ex­ploex­plo­ta­ción pro­me­dio).dio). Si bien hoy los pre­cios se man­tie­nen es­ta­bles, el ex­per­to pro­nos­ti­ca que “don­de aflo­jen un po­co las Le­bac va a su­bir la de­man­da y los pre­cios se van a ir pa­ra arri­ba”.

Pa­ra com­prar en zo­na nú­cleo los va­lo­res pue­den es­tar en US$ 8.000 y áreas mar­gi­na­les y ale­ja­das de los puer­tos en­tre US$ 5.000 y 6.000, por el impacto del fle­te en la pro­duc­ción. En el arren­da­mien­to “to­do es­tá pa­re­ci­do al año pa­sa­do”, di­ce Ma­de­ro. Un cam­po en zo­na nú­cleo se arrien­da en 16/17 qq y en el SO bo­nae­ren­se 12/13 qq. En cam­pos más ale­ja­dos o de me­nor pro­duc­ti­vi­dad si­guen los con­tra­tos de apar­ce­ría con por­cen­ta­jes del 30% al 35% de la ga­nan­cia ne­ta.

En el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral la ofer­ta y la de­man­da aún se es­tán aco­mo­dan­do a ni­vel de pre­cios, tras el nue­vo es­ce­na­rio que se plan­teó lue­go de la eli­mi­na­ción del ce­po y la de­va­lua­ción de 2015.

Pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas del mer­ca­do és­te es un buen mo­men­to pa­ra com­prar cam­pos, por­que el va­lor del dó­lar es­tá re­tra­sa­do y los pre­cios de la tie­rra aún no subie­ron, pe­se a las ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.