MÁR­GE­NES.

La in­cor­po­ra­ción­ra­ción del ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro a los plan­teos agrí­co­las me­jo­ran los nú­me­ros fi­na­les de la em­pre­sa por la re­duc­ción de cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos.

Super Campo - - Sumario - Por Luis Ma­cha­do.

La in­cor­po­ra­ción de un sis­te­ma de ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro a un plan­teo de pro­duc­ción de gra­nos ge­ne­ra una re­duc­ción de cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos.

LA IN­TE­GRA­CIÓN en­tre la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra tie­ne sen­ti­do tan­to pa­ra la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma pro­duc­ti­vo co­mo pa­ra el equi­li­brio eco­nó­mi­co de la em­pre­sa”. So­bre es­te con­cep­to, el ase­sor pri­va­do Juan Pa­blo Rus­si des­ta­ca las ven­ta­jas de lle­var ade­lan­te la pro­duc­ción de gra­nos y el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro di­vi­di­dos en par­tes igua­les en su­per­fi­cie, don­de la cla­ve es diluir el cos­to de opor­tu­ni­dad de la tie­rra agrí­co­la uti­li­za­da pa­ra ga­na­de­ría (pa­ra re­ser­vas o pas­to­reo) y apro­ve- char las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que la in­te­gra­ción de am­bas ac­ti­vi­da­des ge­ne­ra so­bre los cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos.

En ese sen­ti­do, Rus­si es­ti­ma que pa­ra dar el primer pa­so a la in­cor­po­ra­ción de la ga­na­de­ría se de­be “pla­ni­fi­car el ne­go­cio de an­te­mano, co­no­cer­lo y em­pe­zar por la par­te co­mer­cial. Por más que ten­gan ín­di­ces ex­tra­or­di­na­rios de cría, in­ver­na­da y ter­mi­na­ción, si no ven­do bien pue­do arrui­nar el ne­go­cio. Ge­ne­ral­men­te los ín­di­ces pro­duc­ti­vos en agri­cul­tu­ra se con­di­cen más en los eco­nó­mi­cos que en los ga­na­de­ros”.

El ase­sor pro­po­ne me­dir ín­di­ces sim­ples. En la cría son los ter­ne­ros des­te­ta­dos, en in­ver­na­da se tra­ta del en­gor­de dia­rio, por­que bá­si­ca­men­te per­mi­te de­ter­mi­nar la car­ga y te­ner a los ani­ma­les en el co­rral en la ter­mi­na­ción la me­nor can­ti­dad de días po­si­ble. “Si ten­go un ani­mal en en­gor­de de 200-300 gra­mos/día en la re­cría, es pro­ba­ble que ne­ce­si­te 130-140 días en la ter­mi­na­ción, pe­ro si ten­go un en­gor­de de

500 gra­mos en la re­cría bá­si­ca­men­te pue­do te­ner­lo en­tre 60 a 80 días en la ter­mi­na­ción. Cuan­do ten­go una muy bue­na re­cría, la ter­mi­na­ción de­be du­rar po­co. Si uno en­tra al co­rral de ter­mi­na­ción y ve en los 60-70 días ani­ma­les ca­si ter­mi­na­dos, quie­re de­cir que el co­rral de ter­mi­na­ción tu­vo éxi­to y la re­cría tam­bién. Si un co­rral de ter­mi­na­ción du­ra 140 a 160 días es to­do lo con­tra­rio”.

Otro pun­to im­por­tan­te del ne­go­cio ga­na­de­ro es que per­mi­te ven­der

en va­rios mo­men­tos del año: “En ese sen­ti­do el ci­clo com­ple­to es fan­tás­ti­co. Ana­li­zan­do el in­gre­so bru­to me da tres mo­men­tos de ven­ta: ter­ne­ros al des­te­te si ne­ce­si­to pla­ta, ter­ne­ros re­cria­dos en no­viem­bre y di­ciem­bre y no­vi­llos gor­dos en mar­zo-abril”.

En cuan­to a los cos­tos di­rec­tos, la in­te­gra­ción co­mer­cial es la pa­ta más im­por­tan­te del ci­clo com­ple­to, de­bi­do a que “ge­ne­ra te­ner ba­jos cos­tos co- mer­cia­les tan­to pa­ra la agri­cul­tu­ra co­mo pa­ra la ga­na­de­ría. En la agri­cul­tu­ra por­que ven­de sin gas­tos co­mer­cia­les el grano a la ga­na­de­ría y en la ga­na­de­ría de ci­clo com­ple­to per­mi­te so­lo te­ner gas­tos co­mer­cia­les en la ven­ta del no­vi­llo. Con eso evi­to to­dos los gas­tos co­mer­cia­les, fle­tes y co­mi­sio­nes, que afec­tan en­tre el 30 y el 50%% de los cos­tos di­rec­tos. Cuan­don­don ana­li­za­mos los cos­tos in­di­rec­tos d ir ec­tosd­laú­ni-ú ni­ca for­ma de di luir losd di­luir­los es pro­du­cien­do.ndo. Tan­do el cos­toos­too de opor­tu­ni­dad­dadd de la tie­rra (esee al­qui­ler de 155 a 18 qq) co­mo los im­pues­tos re­quie-quie-q ren plan­te­oss bien in­ten­si­vos pa­raa­ra diluir es­tos cos­tos, noo hay otra, ten­go que ser muy in­ten­si­vo cuan­do par­ti­ci­pan a los sue­los agrí­co­las en la pro­duc­ción ga­na­de­ra”. CA­SO SAN­TA­FE­SINO. Ba­jo el tí­tu­lo “La ga­na­de­ría en zo­nas agrí- co­las, di­ver­si­fi­ca­ción, ries­gos mi­ni­mi­za­dos”, el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na reali­zó una jor­na­da a cam­po en el es­ta­ble­ci­mien­to “Adi­ta Ma­ría”, ubi­ca­do en Ca­ña­da Ros­quín, pro­vin­cia de San­ta Fe. El ob­je­ti­vo del en­cuen­tro fue mos­trar el ejem­plo de un plan­teo ba­sa­do en la in­te­gra­ción de ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra en una zo­na con gran­des ap­ti­tu­des pa­ra la agri­cul­tu­ra. El es­ta­ble­ci­mien­to es­tá ma­ne­ja­do por su due­ña, Fer­nan­da De­ni, quien al ha­cer­se car­go del cam­po he­re­da­do, de­ci­dió com­pa­ti­bi­li­zar la ac­ti­vi­dad agropecuaria con su pro­fe­sión (y pa­sión) co­mo do­cen­te de his­to­ria.

El em­pren­di­mien­to cuen­ta con tres cam­pos: “Adi­ta Ma­ría” (128 has), “El Car­men” (91 has) y “La Re­cría” (33 has). En los dos pri­me­ros se ha­ce un plan­teo mix­to agrí­co­lo-gan­de­ro, mien­tras que en el tercero so­lo se de­di­ca a la ga­na­de­ría pas­to­ril, de­bi­do a su ubi­ca­ción ur­ba­na en Pue­blo Ca­sas, don­de no es­tá per­mi­ti­do el uso de agro­quí­mi­cos.

Has­ta ha­ce 15 años ser ea­liz aba­li­za­ba in­ver­na d in­ver­na­da ya gri­cul­tu­ra,ra, cuan cuan­do se de­ci­dió in­cor­pin­cor­po­rar la cría y la re­re­cría. Se­gún­la in­gein­ge­nie­ra Eu­ge­nia Ra­cRac­ciat­ti, ase­so­ra del es­ta­ble­ci­mien­to tos san­ta­fe­sino, la de­cis­de­ci­sión de pa­sar al cic lo­co com­ple­to in­cor­po­ran­do por an­docrcrí ay re crías e ba­só en que ha­bíahab que so­lu­cio­nar un pro­ble­ma: “El in­ver­na­dor de­be te­ner mu­cha cin­tu­ra pa­ra com­prar bien y ba­ra­to y ven­der mu­cho me­jor. Ade­más, co­mo vi­mos una gran di­fe­ren­cia de ren­di­mien­tos en­tre los lo­tes ro­ta­dos con­ga-

La "agri­cul­tu­ri­za­ción" sim­pli­fi­có los plan­teos en sus co­mien­zos, pe­ro hoy las ma­le­zas re­sis­ten­tes re­quie­ren más tra­ta­mien­tos que im­pli­can ma­yo­res cos­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.