MA­NE­JO DE EFLUEN­TES.

La D. B. O. per­mi­te co­no­cer la ma­te­ria or­gá­ni­ca pre­sen­te en los efluen­tes. Los es­ta­ble­ci­mien­tos por­ci­nos in­ten­si­vos la usan pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­riel Ti­bau Mar­tí­nez.

Co­no­cer la com­po­si­ción de los lí­qui­dos re­si­dua­les que se ge­ne­ran en los plan­teos in­ten­si­vos es fun­da­men­tal pa­ra su me­jor tra­ta­mien­to.

EL MA­NE­JO DE EFLUEN­TES en la pro­duc­ción por­ci­na es un te­ma que ocu­pa de ma­ne­ra cons­tan­te, a to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en el sec­tor, pues­to que el cui­da­do del me­dio am­bien­te es una exi­gen­cia no só­lo le­gal, sino tam­bién so­cial. El tra­ta­mien­to ade­cua­do de los lí­qui­dos re­si­dua­les en un es­ta­ble­ci­mien­to de pro­duc­ción de cer­dos es hoy, tan im­por­tan­te co­mo ga­nar ki­los de car­ne. Más aún, cuan­do se tra­ta de un plan­teo in­ten­si­fi­ca­do.

Los es­pe­cia­lis­tas afir­man que los efluen­tes que ge­ne­ran los cer­dos po­seen un 6 o 7 por cien­to de pro­teí­na y una im­por- tan­te car­ga de ma­te­ria or­gá­ni­ca ex­pre­sa­da en un al­to con­te­ni­do de De­man­da Bio­ló­gi­ca de Oxí­geno (DBO). Es­tos pa­rá­me­tros, lo con­vier­ten en una muy bue­na fuen­te de ni­tró­geno, fós­fo­ro y otros mi­ne­ra­les. “La DBO –se­ña­la el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Os­car Bra­vo, in­te­gran­te del Área Por­ci­nos del INTA Cuen­ca del Sa­la­do y CERBAS- es una he­rra­mien­ta uti­li­za­da pa­ra me­dir la can­ti­dad de ma­te­ria sus­cep­ti­ble de ser con­su­mi­da u oxi­da­da por me­dios bio­ló­gi­cos. Cuen­ta con una fa­se lí­qui­da, di­suel­ta o en sus­pen­sión y se la usa pa­ra me­dir el gra­do de con­ta­mi­na­ción”. Por otra par­te, la DBO es apli­ca­ble en to­do ti­po de aguas con can­ti­da­des im­por­tan­tes de ma­te­ria or­gá­ni­ca.

“Es fun­da­men­tal co­no­cer la pro­por­ción de ca­da uno de los com­po­nen­tes de los efluen­tes de un cria­de­ro y cuan­ti­fi­car­lo; pues­to que su­ma­dos el es­tiér­col, la ori­na y los desechos lí­qui­dos de­ri­va­dos del la­va­do, un cria­de­ro de cer­dos con­fi­na­dos de ci­clo com­ple­to pro­du­ce en­tre 9 y 18 li­tros (en pro­me­dio) por ani­mal por día”, re­cal­có Bra­vo en la char­la con Super CAM­PO. LO QUE HAY QUE SA­BER. To­das las le­yes, tan­to la na­cio­nal de

pre­su­pues­tos mí­ni­mos am­bien­ta­les, co­mo sus ho­mó­lo­gas pro­vin­cia­les, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo dis­mi­nuir la DBO o con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca del efluente. El ni­vel ha­bi­tual de DBO en los cria­de­ros os­ci­la en­tre 20.000 y 25.000 y de­be con­si­de­rar­se que, si su ver­ti­do fi­nal es en un río (me­dian­te rie­go) o la tie­rra (a tra­vés de la fer­ti­li­za­ción), ese ni­vel de­be re­du­cir­se a un ran­go de en­tre 50 y 100 se­gún las dis­tin­tas le­yes vi­gen­tes. “Es por es­to que lo más acon­se­ja­ble es re­mi­tir­se a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les o pro­vin­cia­les pa­ra sa­ber có­mo ma­ne­jar­se en ca­da ca­so”, re­co­men­dó el ve­te­ri­na­rio.

Por otra par­te, la va­ria­ción de vo­lu­men y ca­li­dad del efluente se da por la efi­cien­cia con la que se usa el agua. Un efluente con una DBO de 40.000 in­di­ca que se de­rro­cha mu­cha pro­teí­na en el ali­men­to o se la­van muy po­co los pi­sos, ge­ne­ran­do al­ta con­cen­tra­ción de to­dos los com­po­nen­tes. En cam­bio, un efluente con DBO 2.000 se­ña­la un ex­ce­si­vo uso del agua en la di­lu­ción del efluente. Am­basm­bas si­tua­cio­nes de­ben evi­ta­se.e e. TRA­TA­MIEN­TO. EEn Ar­gen-Ar­gen­ti­na exis­ten 3 al­ter-al­ter­na­ti­vas dis­po­ni­bles­ni­blesn pa­ra el tra­ta­mien-mien-m to de los efluen-en­tes: bio­di­ges­to­res­res com­bi­na­dos conc la­gu­nas, la­gu­nas­nasn de es­ta­bi­li­za­ció­nó­nó a cie­lo abier­to y sis­te-sis­te­mas de se­pa­ra­ció­na­ció­na de só­li­dos com­bi­na­do­si­na­do­si con la­gu­nas, ca­daa una de las cua­les se adap­ta a dis­tin­tas si­tua­cio­nes pro­duc­ti­vas.

El bio­di­ges­tor com­bi­na­do con la­gu­nas trans­for­ma el efluente en gas. Pue­de par­tir de un efluente de DBO 20.000 y trans­cu­rri­dos en­tre 30 y 45 días de re­ten­ción hi­dráu­li­ca en la­gu­nas pue­de re­du­cir la DBO a 33.

En tan­to, la la­gu­na de es­ta­bi­li­za­ción es un re­ser­vo­rio de efluen­tes que, con una res­tric­ción hi­dráu­li­ca me­jo­ra el ni­vel sa­ni­ta­rio del efluente que re­ci­be. Es­ta op­ción pue­de cla­si­fi­car­se en anae­ró­bi­ca, fa­cul­ta­ti­va o ae­ró­bi­ca. Bá­si­ca­men­te, la anae­ró­bi­ca es co­mo un bio­di­ges­tor sin ta­pa. Tie­ne gran po­der pa­ra ba­jar la DBO y li­be­rar me­tano; el cual pue­de ser cap­ta­do por un bio­di­ges­tor. Cuan­do el efluente tie­ne una DBO que su­pera los 4.000 el tra­ta­mien­to in­di­ca­do es el de la­gu­na anae­ró­bi­ca de­bi­do a que, de en­tre las tres cla­si­fi­ca­cio­nes men­cio­na­das, la anae­ró­bi­ca es la me­jor pa­ra ba­jar la De­man­da Bio­ló­gi­ca de Oxí­geno. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, las la­gu­nas anae­ró­bi­cas y al­gu­nas de las fa­cul­ta­ti­vas sir­ven pa­ra dis­mi­nuir la DBO a tra­vés de fer­men­ta­cio­nes. EEn otro or­den, par­te de las fa­cult­fa­cul­ta­ti­vas tie­nen co­mo func­fun­ción, a tra­vés de fer­fer­men­ta­cio­nes­nes conc oxí­geno, mat­ma­tar to­dos los agea­gen­tes pa­tó­ge­nos­nos, me­jo­ran­do la ffi­na­li­dad del trat­tra­ta­mien­to. CoCon res­pec­to al mé­mé­to­do de se­pa­ra­ció­pa­ra­ción de só­li­dos com­bi­na­do con la­gu­nas, hay 2 ti­pos. Pue­de ser quí­mi­ca o fí­si­ca, o quí­mi­ca - fí­si­ca a la vez. Es­ta op­ción aña­de la uti­li­za­ción de una geo­mem­bra­na que es atra­ve­sa­da por el efluente y per­mi­te una re­duc­ción drás­ti­ca e in­me­dia­ta de la DBO. Asi­mis­mo, no ge­ne­ra con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca.

EFLUENTE POR­CINO: lí­qui­do con gran con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca de­ri­va­do de las he­ces, ori­na, des­per­di­cio de ali­men­to ba­lan­cea­do, agua re­si­dual de las be­bi­das y la­va­do de sa­las.

Los es­ta­ble­ci­mien­tos re­quie­ren di­se­ños de ins­ta­la­ción don­de se con­tem­ple la ven­ti­la­ción, can­ti­dad de ani­ma­les por me­tro cua­dra­do, los de­cli­ves de los pi­sos pa­ra una me­jor lim­pie­za de los des­per­di­cios de agua, co­mi­da y ori­na, en­tre otros as­pec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.