MAÍZ.

Lue­go de flo­ra­ción, tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res a 35º pue­den re­du­cir ca­si a la mi­tad el ta­ma­ño de los gra­nos de maíz se­gún nue­vos es­tu­dios del INTA y la Fau­ba.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Ro­ve­re.

Las tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de los 35 gra­dos en la épo­ca de flo­ra­ción, ca­da vez más co­mu­nes en los úl­ti­mos años, achi­can el ta­ma­ño de los gra­nos.

UN EQUI­PO de in­ves­ti­ga­do­res in­te­gra­do por es­pe­cia­lis­tas del INTA San Luis, la Uni­ver­si­dad de Llei­da –Es­pa­ña– y la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res (Fau­ba) ana­li­zó qué le su­ce­de a las plan­tas de maíz cuan­do son ex­pues­tas a tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 35 °C y có­mo eso pue­de re­per­cu­tir en la com­po­si­ción quí­mi­ca de gra­nos.

Luis Ma­yer, es­pe­cia­lis­ta en eco­fi­sio­lo­gía del INTA San Luis, se­ña­ló que “que los gol­pes de ca­lor que ocu­rren en la eta­pa de pos­flo­ra­ción cau­san es­trés en el cul­ti­vo”. Y agre­gó: “Es­te efec­to se per­ci­be a cam­po; las plan­tas re­traen su rit­mo de cre­ci­mien­to por ver­se afec­ta­da su ca­pa­ci­dad fo­to­sin­té­ti­ca, y es­to en de­fi­ni­ti­va li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de lle­na­re­nar los gra­nos por com­ple­to”. .

El co­no­ci­mien­to mien­to mac- ac­tual so­bre elim­pacm­pacm to de los gol­pe­se­se de ca­lor en la co­mo­mo po­si­ción quí­mi­ca icai de los gra­nos de maíz to­da­vía es es­ca­so. El equi­po ui­pou en­ca­be­za­do po­ro­ro Ma-Ma­yer se en­fo­cóóó en pro-pro­fun­di­zar­lo de­bi­doe­bi­doe a que “se pre­vé que en los pró­xi­mos años la ocu­rren­cia de tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 33 y 35 °C sea aún más fre­cuen­te”, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta del INTA. LLE­NA­DO. La com­po­si­ción quí­mi­ca del maíz se de­fi­ne en la eta­pa de lle­na­do ac­ti­vo de los gra­nos. Du­ran­te di­cho perio- do, los fac­to­res del am­bien­te co­mo la ofer­ta de ra­dia­ción, la dis­po­ni­bi­li­dad de agua y nu­trien­tes y, even­tual­men­te, la in­ci­den­cia de gol­pes de ca­lor, in­flu­yen en la per­for­man­ce de las plan­tas no só­lo el ta­ma­ño, sino tam­bién la acu­mu­la­ción de las pro­teí­nas del grano.

“En las zo­nas pro­duc­ti­vas de San Luis, du­ran­te di­ciem­bre y enero, los gol­pes de ca­lor son fre­cuen­tes”, afir­mó Ma­yer quien ex­pli­có: “En de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias es­to pue­de pro­vo­car la in­te­rrup­ción del lle­na­do de los gra­nos y, en con­se­cuen­cia, la al­te­ra­ción del con­te­ni­do pro­tei­co”.

Pa­ra es­tu­diar el impacto de los gol­pes de ca­lor so­bre la plan­ta de maíz, el gru­po de in­ves­ti­ga­do­res con­du­jo una se­rie de en­sa­yoen­sa­yos a cam­po en los que se cul­tiv­cul­ti­va­ron hí­bri­dos sin res­tri­cres­tric­cio­nes hí­dri­cas,cas, nu­nu­tri­cio­na­les ni bió­ti­bió­ti­cas que fue­ron­ron so­me­ti­dos a cal ca­len­ta­mien­tos ar­tiar­ti­fi­cia­les.

EEn el es­tu­dio se in­cluin­clu­ye­ron maí­ces con ve con­ven­cio­nal es se­mi­de nt ad mi den­ta­dos ,– de ori­gen tem­pla­do y tro­pi­tro­pi­cal– cu­yo prin­ci­pal des­tino es la ali­men­ta­ción ani­mal, y maí­ces flint y pi­sin­ga­llo, uti­li­za­dos es­pe­cial­men­te en la ela­bo­ra­ción de co­pos pa­ra el de­sa­yuno (corn fla­kes) y ro­se­tas (pop­corn), res­pec­ti­va­men­te. De acuer­do con Ro­xa­na Sa­vin –in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Llei­da– “la con­cen­tra­ción de pro­teí­nas en los gra­nos pue­de in­cre­men­tar­se has­ta un 14% en los maí­ces sen­si­bles a los gol­pes de ca­lor, co­mo el se­mi­den­ta­do de ori­gen tem­pla­do”.

Se­gún los pri­me­ros re­sul­ta­dos, Sa­vin de­ta­lló: “Uti­li­zan­do la me­to­do­lo­gía de cro­ma­to­gra­fía lí­qui­da de al­ta re­so­lu­ción pu­di­mos ob­ser­var al­te­ra­cio­nes en la acu­mu­la­ción de los dis­tin­tos ti­pos de pro­teí­nas que com­po­nen el grano”. Y ex­pli­có: “En maí­ces con­ven­cio­na­les y no con­ven­cio­na­les, se evi­den­ció una dis­mi­nu­ción en la pro­por­ción de una de las cla­ses pro­tei­cas más abun­dan­tes del maíz, las al­fa-zeí­nas”.

En es­te sen­ti­do, Gus­ta­vo Mad­don­ni –in­ves­ti­ga­dor de la

14% se pue­de in­cre­men­tar la con­cen­tra­ción de pro­teí­nas en maí­ces sen­si­bles a los gol­pes de ca­lor.

Fau­ba y Co­ni­cet– se­ña­ló que “los cam­bios ob­ser­va­dos en la com­po­si­ción pro­tei­ca de los gra­nos no só­lo po­drían lle­gar a ser tras­cen­den­tes en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na y ani­mal sino que, ade­más, po­drían afec­tar las di­ver­sas pro­pie­da­des y apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les que tie­ne el maíz co­mo: la ma­nu­fac­tu­ra de ad­he­si­vos, plás­ti­cos, cos­mé­ti­cos y fi­bras tex­ti­les, en­tre otros”.

Asi­mis­mo, Mad­don­ni aler­tó: “Di­chos cam­bios po­drían in­fluir en la du­re­za del grano, uno de los ras­gos de­ter­mi­nan­tes de la in­te­gri­dad del ce­real du­ran­te su co­se­cha, trans­por­te, al­ma­ce­na­mien­to y de su va­lor co­mer- cial pa­ra la mo­lien­da se­ca”. El au­men­to en la fre­cuen­cia de tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas en los úl­ti­mos años, lle­va a que in­ves­ti­ga­do­res y téc­ni­cos agu­di­cen el in­ge­nio pa­ra mi­ni­mi­zar los efec­tos en la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos. MA­NE­JO. En cuan­to a las re­co­men­da­cio­nes de ma­ne­jo, Ma­yer des­ta­có la im­por­tan­cia de poner en prác­ti­ca dos es­tra­te­gias: eva­sión y to­le­ran­cia. “La pri­me­ra ra­di­ca en op­tar por una fe­cha de siem­bra que, de acuer­do al am­bien­te y al maíz uti­li­za­do, evi­te que la eta­pa del cul­ti­vo en la que se de­fi­ne la com­po­si­ción quí­mi­ca del grano coin­ci­da con la épo­ca de ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de los gol­pes de ca­lor”. En cuan­to a la to­le­ran­cia, Ma­yer ex­pli­có que es­tá más re­la­cio­na­da a la ge­né­ti­ca y que con­sis­te en sem­brar ma­te­ria­les me­nos sus­cep­ti­bles al impacto de los gol­pes.

El gru­po de in­ves­ti­ga­ción hi­zo re­fe­ren­cia a que, si bien es­tos ha­llaz­gos apor­tan evi­den­cia ex­pe­ri­men­tal so­bre uno de los ro­les del cam­bio cli­má­ti­co en la pro­duc­ti­vi­dad y ca­li­dad del maíz, en el fu­tu­ro se­rá ne­ce­sa­rio es­tu­diar un ran­go más am­plio de con­di­cio­nes am­bien­ta­les y de ma­ne­jo.

Por Ma­ría Ro­ve­re Fo­tos: Archivo Super CAM­PO

Se pue­den im­ple­men­tar dos es­tra­te­gias pa­ra ami­no­rar los efec­tos del gol­pe de ca­lor en el cul­ti­vo de maíz, ba­sa­das en el ade­lan­ta­mien­to de la fe­cha de siem­bra y en uti­li­zar ma­te­ria­les me­nos sus­cep­ti­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.