Usos en Pro­duc­ción Ani­mal

Super Campo - - Alimentación - G. Dai­loff, L. Redondo y P. Cha­ca­na* * In­ves­ti­ga­do­res del IN­TA

Los sis­te­mas de cría in­ten­si­vos ac­tua­les ge­ne­ran con­di­cio­nes de estrés pa­ra los ani­ma­les, lo que in­cre­men­ta su sen­si­bi­li­dad a las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y oca­sio­na gra­ves pér­di­das eco­nó­mi­cas. Es­ta si­tua­ción es con­tro­la­da me­dian­te el uso de an­ti­mi­cro­bia­nos co­mo me­di­da de pro­fi­la­xis y pro­mo­to­res del cre­ci­mien­to. Sin em­bar­go, el uso de an­ti­mi­cro­bia­nos con fi­nes no te­ra­péu­ti­cos en pro­duc­ción ani­mal está sien­do fuer­te­men­te cues­tio­na­do da­do que es­ta prác­ti­ca se aso­cia con la se­lec­ción y dis­per­sión de bac­te­rias pa­tó­ge­nas re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos. Desde que en el 2006 la Unión Eu­ro­pea prohi­bie­ra el uso no te­ra­péu­ti­co de los an­ti­bió­ti­cos, se han rea­li­za­do nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos. En­tre ellos se en­cuen­tran los pro­bió­ti­cos, for­mu­la­cio­nes que in­clu­yen mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos que se adi­cio­nan al ali­men­to pa­ra pro­du­cir un be­ne­fi­cio en el ani­mal, co­mo las bac­te­rias aci­do­lác­ti­cas (lac­to­ba­ci­los o bi­fi­do­bac­te­rias) aun­que otros mi­cro­or­ga­nis­mos tam­bién pue­den ser úti­les.

Los pro­bió­ti­cos ac­túan re­gu­lan­do la res­pues­ta in­mu­ne, es­ti­mu­lan­do las de­fen­sas y dis­mi­nu­yen­do la in­fla­ma­ción in­tes­ti­nal; a su vez pro­mue­ven el desa­rro­llo de las ve­llo­si­da­des y crip­tas in­tes­ti­na­les, y con­tri­bu­yen al man­te­ni­mien­to del epi­te­lio in­tes­ti­nal me­jo­ran­do la fun­ción in­tes­ti­nal, y fa­vo­re­cien­do la ga­nan­cia de pe­so.

Aun­que el uso de pro­bió­ti­cos tie­ne una lar­ga his­to­ria y es­tas bac­te­rias son cla­si­fi­ca­das co­mo GRAS (ge­ne­ral­men­te re­co­no­ci­dos co­mo se­gu­ros), el con­su­mo de bac­te­rias vi­vas ge­ne­ra du­das. Los cues­tio­na­mien­tos más usua­les in­clu­yen la trans­mi­sión de re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na y la pro­duc­ción de in­fec­cio­nes. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to só­lo exis­ten re­por­tes ais­la­dos de in­fec­cio­nes cau­sa­das por es­tas bac­te­rias, y la ma­yo­ría de los me­ca­nis­mos de re­sis­ten­cia que po­seen no son con­si­de­ra­dos trans­mi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.