Aa­pre­sid rea­li­za en­cues­tas en­tre los pro­duc­to­res de sus re­gio­na­les pa­ra de­ter­mi­nar cuá­les son las es­pe­cies más pro­ble­má­ti­cas y sus es­tra­te­gias pa­ra el con­trol.

Desde REM se en­cues­ta anual­men­te a las Re­gio­na­les Aa­pre­sid pa­ra de­ter­mi­nar qué ma­le­zas son más pro­ble­má­ti­cas y có­mo se en­ca­ra su ma­ne­jo y con­trol.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Ro­ve­re.

LA RE­LE­VAN­CIA de las di­fe­ren­tes ma­le­zas y los ma­ne­jos res­pec­ti­vos van cam­bian­do cam­pa­ña tras cam­pa­ña. Con el fin de ir mo­ni­to­rean­do es­ta si­tua­ción, desde REM se en­cues­ta anual­men­te a los gru­pos Re­gio­na­les Aa­pre­sid. És­tos se en­cuen­tran dis­per­sos por una gran área, de ma­ne­ra que pa­ra un me­jor aná­li­sis se di­vi­dió a la zo­na de in­fluen­cia en 3 re­gio­nes: Nú­cleo (Nor­te de Bue­nos Ai­res, Sur de San­ta Fe, En­tre Ríos y Sud­es­te de Cba), Oes­te (res­to de Cór­do­ba, San Luis, La Pam­pa y No­roes­te de Bue­nos Ai­res) y Cen­tro y Sur de Bue­nos Ai­res.

Las ma­le­zas más fre­cuen­tes du­ran­te el bar­be­cho va­ria­ron en­tre zo­nas, sin em­bar­go es­to no su­ce­dió con Rama ne­gra ( Cony­za sp.) que fue la más men­cio­na­da en to­do el te­rri­to­rio en­cues­ta­do.

Le si­guie­ron en fre­cuen­cia pro­me­dio Pe­re­ji­li­llo ( Bow­le­sia in­ca­na), Or­ti­ga man­sa ( La­mium am­pleu­xi­ca­ble), Rai­grás ( Lo­lium sp), Na­bos ( Bras­si­ca sp), Ce­rra­ja ( Son­chus ole­ra­ceus) y Pen­sa­mien­to ( Viola ar­ven­sis) es­tas 4 úl­ti­mas muy fre­cuen­tes en el cen­tro y sur de Bue­nos Ai­res. EN IN­VIERNO. Las ma­le­zas más fre­cuen­tes en los cul­ti­vos de in­vierno tam­bién va­ria­ron mar­ca­da­men­te en­tre zo­nas. En la zo­na nú­cleo pre­va­le­cie­ron Rama ne­gra, Rai­grás, Ave­na ne­gra (Ave­na fa­tua), Pen­sa­mien­to y Pe­re­ji­li­llo. En el Oes­te, Or­ti­ga man­sa, Pe­re­ji­li­llo, Rama ne­gra y Pen­sa­mien­to. En el cen­tro y sur de Bue­nos Ai­res, los Na­bos, Rai­grás, Ave­na ne­gra y San­gui­na­ria ( Po­li­go­num avi­cu­la­re). EN VE­RANO. En los cul­ti­vos de ve­rano, Rama ne­gra si­guió sien­do muy men­cio­na­da en las 3 zo­nas. En la zo­na nú­cleo ade­más se men­cio­na­ron co­mo fre­cuen­tes a Yu­yo co­lo­ra­do ( Ama­rant­hu sp.), Pa­ta de gan­so ( Eleu­si­ne in­di­ca), Ca­pín (Echi­no­chloa co­lo­na), Cua­res­ma ( Di­gi­ta­ria san­gui-

na­lis), Clo­ri­deas ( Ch­lo­ris sp., Tri­chlo­ris sp, Eus­tachys sp.), Flor de San­ta Lu­cía ( Com­me­li­na erec­ta ) y Sorgo de Ale­po ( Sorg­hum ha­le­pen­se). En el Oes­te la más fre­cuen­te fue Yu­yo co­lo­ra­do, lue­go Rama ne­gra, Sorgo de Ale­po, Pa­ta de gan­so, Cua­res­ma, Clo­ri­deas, Le­che­rón ( Eup­hor­bia sp.) y Gon­fre­nas ( Gom­pre­na. sp). En el Cen­tro y Sur de Bue­nos Ai­res, ade­más de Rama ne­gra fue­ron fre­cuen­tes Ce­rra­ja, Na­bos, Pa­ta de gan­so, Cua­res­ma, Le­che­rón y Qui­noa ( Che­no­po­dium al­bum).

De las ma­le­zas más fre­cuen­tes men­cio­na­das, pue­de no­tar­se que al­gu­nas lo son por su re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das de am­plio uso, otras por su to­le- ran­cia y otras por­que pre­sen­ten al­gu­na/s ca­rac­te­rís­ti­ca/s de adap­ta­ción al sis­te­ma pre­pon­de­ran­te de la zo­na.

Las mar­ca­das di­fe­ren­cias en­tre zo­nas ma­ni­fies­ta una vez más la ne­ce­si­dad de es­tra­te­gias de ma­ne­jo ajus­ta­das a ca­da una y, lo que es lo mis­mo, el po­si­ble fra­ca­so que im­pli­ca co­piar re­ce­tas exi­to­sas de otros lu­ga­res. Res­pec­to a la ge­né­ti­ca uti­li­za­da en so­ja pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas, el 18% de la su­per­fi­cie sem­bra­da se ha­ce con va­rie­da­des STS (to­le­ran­te a sul­fo­ni­lu­reas), sien­do al­go me­nor en la zo­na Oes­te. En maíz, el 21% de la su­per­fi­cie sem­bra­da se ha­ce con hí­bri­dos to­le­ran­tes a glu­fo­si­na­to de amo­nio, sien­do es­to ma­yor en zo­na Nú­cleo y Oes­te, mien­tras que un 13% de la su­per­fi­cie im­plan­ta­da po­see la tec­no­lo­gía CL (to­le­ran­te a imi­da­zo­li­no­nas), sien­do al­go ma­yor en la zo­na Oes­te.

Es­tas di­fe­ren­cias en­tre zo­nas tie­ne cier­to co­rre­la­to con las ma­le­zas más pro­ble­má­ti­cas en ca­da una, sin em­bar­go, es pre­ci­so acla­rar que par­te del uso está re­la­cio­na­do al in­te­rés por la va­rie­dad o hí­bri­do y lue­go no se apli­can los her­bi­ci­das pa­ra los que pre­sen­ta to­le­ran­cia.

La uti­li­za­ción de her­bi­ci­das re­si­dua­les es otra tec­no­lo­gía en in­cre­men­to en los úl­ti­mos años. En so­ja

de pri­me­ra ron­da el 85%, sien­do un 20% me­nor en el cen­tro y sur de Bue­nos Ai­res).

En so­ja de se­gun­da, es prác­ti­ca­men­te nu­lo en es­ta zo­na, pe­ro ron­da el 70% en las otras dos. En maíz tem­prano su­pera el 90%, a ex­cep­ción del sur que ron­da el 80%. Pa­ra el maíz tar­dío y de se­gun­da ron­da el 90%, a ex­cep­ción del sur qque ron­da el 65%.

Acer­ca de las prin­ci­pa­les li­mi­tan­tes queue impi-im­pi­die­ron te­ne­re­re un me­jor ma­ne­joo de ma­le­zas, las aplip pli­ca­cio­nes tar­día­sías fi­gu­ran en el pri-pri­mer lu­gar (Fi­gug gu­ra 5). Es­to de­bed­de­be ha­cer re­pen­sar­sars al pro­duc­tor, yaa que es una va­ria­ble re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla de so­lu­cio­nar. Se­gu­ra­men­te ca­da uno en­con­tra­rá sus cau­sas (fal­ta de ma­qui­nas su­fi­cien­tes, con­di­cio­nes cli­má­ti­cas des­fa­vo­ra­bles, mo­ni­to­reo po­co fre­cuen­te, etc.), pe­ro es de las va­ria­bles so­bre las que pue­de ac­cio­nar di­rec­ta­men­te el pro­duc­tor.

En se­gun­do lu­gar se ubi- ca­ron los al­qui­le­res tar­díos, te­ma re­cu­rren­te y es­truc­tu­ral en el agro ar­gen­tino. En ter­cer lu­gar se men­cio­nó la fal­ta de pi­so, li­mi­tan­te es­pe­ra­ble pa­ra una cam­pa­ña co­mo la que pa­só, con ex­ce­sos hí­dri­cos en nu­me­ro­sas zo­nas del país, pe­ro que apa­ren­ta ser un es­ce­na­rio ca­da vez más fre­cuen­te y que de­be­rá ana­li­zar­se con aten­ción a la ho­ra de pla­ni­fi­car pró­xi­mas cam­pa­ñas. Las fa­llas en el re­co­no­ci­mien­to sin du­da es un dé­fi­cit en los pro­fe­sio­na­les, a aten­der en lo in­me­dia­to. CÓ­MO SE APLI­CÓ. Al con­sul­tar so­bre la ca­li­dad de apli­ca­ción, más del 90% cre­yó que es un pun­to a me­jo­rar pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos de con­trol. Es­to guar­da mu­cha re­la­ción con la pre­gun­ta an­te­rior y con un re­co­no­ci­mien­to del dé­fi­cit que se tie­ne en el te­ma.

So­bre las prác­ti­cas de ma­ne­jo no-quí­mi­cas que se es­tán im­ple­men­tan­do en cam­pos del gru­po Re­gio­nal, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra fue­ron men­cio­na­das por el 70% de los gru­pos. Le si­guie­ron el achi­ca­mien­to del es­pa­cia­mien­to en­tre sur­cos y la mo­di­fi­ca­ción de la fe­cha de siem­bra, con el 40%; el des­ma­le­za­do ma­nual y la lim­pie­za de co­se­cha­do­ras con el 30% y el con­trol me­cá­ni­co con el 25%. Ca­be re­cor­dar que es­tas men­cio­nes no ha­cen re­fe­ren­cia a su­per­fi­cie ba­jo es­tas prác­ti­cas, sino a nú­me­ros de gru­pos en los qque hayy al­gúng ca­so con es­te ti­po de prác­ti­ca­prác­ti­ca. Que­da cla­ro que los cam­bios­bios que se vi­sua­li­zan en cua­cuan­to a ma­le­zas es­tán ha­cien­do va­ria­rriar las prác­ti­cas que apli­ca el pro­duc­duc­tor cam­pa­ña tras cam­pa­ña. SiSin du­das se re­qui­re­quie­ren ha­cer im­por­ta­nim­por­tan­tes cam­bios en pla­zos no de­ma­sia­dod ex­ten­sos, pe­ro se ve que ese ca­mino ya se está tran­si­tan­do, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y las prác­ti­cas cul­tu­ra­les son mues­tra de ellos, la men­ción a la ne­ce­si­dad de me­jo­res apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das tam­bién.

Las mar­ca­das di­fe­ren­cias en la in­ci­den­cia de ma­le­zas en­tre re­gio­nes im­pli­ca tra­zar es­tra­te­gias par­ti­cu­la­res pa­ra en­ca­rar la pro­ble­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.