Pau­tas a te­ner en cuen­ta pa­ra man­te­ner al má­xi­mo la ca­li­dad del fo­rra­je con­ser­va­do. Por Fer­nan­do Opa­cak, In­ge­nie­ro en Pro­duc­ción Agro­pe­cua­ria.

Tan­to pa­ra un si­lo­bol­sa co­mo pa­ra un bún­ker de 15 to­ne­la­das, el cui­da­do pos­te-pos­te­rior una vez fi­na­li­za­do el pro­ce­so de con­fec­ción es bas­tan­te si­mi­lar. El ob­je­ti­vo es man­te­ner las con­di­cio­nes de ca­li­dad a lo lar­go del tiem­po de con­su­mo.

Super Campo - - Sumario - Por Fer­nan­do Opa­cak*, In­ge­nie­ro en Pro­duc­ción Agro­pe­cua­ria Fo­tos: Gza del au­tor y Su­per CAM­PO

UNA VEZ que el con­tra­tis­ta ha fi­na­li­za­do su tra­ba­jo y nos ha de­ja­do el si­lo con­fec­cio­na­do, co­mien­za la ta­rea de man­te­ner la ca­li­dad de ese fo­rra­je du­ran­te to­do el año, te­nien­do en cuen­ta siem­pre la pre­mi­sa de que nun­ca va­mos a te­ner me­jor ca­li­dad con res­pec­to a ese mo­men­to, sino que aun ha­cien­do to­das las co­sas bien, siem­pre va a ser me­nor que al co­mien­zo de la eta­pa de guar­da­do.

Y es­to se da por va­rias ra­zo­nes. Una de ellas es que las es­truc­tu­ras por más her­mé­ti­cas que pa­rez­can, no lo son en su to­ta­li­dad. Siem­pre te­ne­mos oxí­geno di­fun­dien­do ha­cia el in­te­rior de los si­los, y las pér­di­das que se pro­duz­can de­pen­de­rán de ese gra­do de per­mea­bi­li­dad del oxí­geno, pe­ro tam­bién del gra­do de com­pac­ta­ción del ma­te­rial, lar­go de pi­ca­do, por­cen­ta­je de

ma­te­ria se­ca, en­tre otros.

Pe­ro si man­te­ne­mos bien ce­rra­das las es­truc­tu­ras, esas pér­di­das se re­du­cen al mí­ni­mo y es al­go que ya es­ca­pa a lo que po­de­mos ma­ne­jar. En cam­bio, el grue­so de las pér­di­das que vi­sua­li­za­mos en los cam­pos de nues­tro país, se dan en los pro­ce­sos pos­te­rio­res a la aper­tu­ra de los si­los. Y es así en don­de nues­tro ali­men­to eleva su va­lor en cos­to del ki­lo pro­du­ci­do. CUÁN­TO CUES­TA. El cos­to del ali­men­to que te­ne­mos guar­da­do di­fie­re del que es­ti­ma­mos en el mo­men­to de la con­fec­ción. Y es­to es de­bi­do a las pér­di­das que se ge­ne­ran pos­te­rior­men­te a la con­fec­ción, que co­mo ya he­mos men­cio­na­do, se­rán ma­yo­res o me­no­res de acuer­do a co­mo ma­ne­ja­mos las es­truc­tu­ras y el pro­ce­so de ex­trac­ción y su­mi­nis­tro.

Y to­do ello, sin con­tar la pér­di­da que se ge­ne­ra por la no asi­mi­la­ción por par­te del ani­mal, del 100% de los nu­trien­tes de ese ali­men­to, pe­ro ese es un te­ma que de por sí mis­mo, tie­ne mu­cha te­la pa­ra cor­tar.

Su­pon­ga­mos que el cos­to del si­lo de maíz una vez fi­na­li­za­da la con­fec­ción es de $1,5/ Ki­lo de ma­te­ria se­ca (MS). Si es­ti­ma­mos un pro­me­dio de pér­di­das en el país de un 25%, ese es el va­lor en que se in­cre­men­ta el va­lor del ali­men­to, es de­cir que pa­sa­ría a te­ner un cos­to de $1,87/Kg MS.

Es una cuen­ta muy sen­ci­lla y que hay que te­ner en cuen­ta no so­lo pa­ra el re­plan­teo de la can­ti­dad de ali­men­to que te­ne­mos guar­da­do (ba­lan­ce fo­rra­je­ro), sino tam­bién pa­ra los már­ge­nes de la ac­ti­vi­dad, en don­de el cos­to del ali­men­to tie­ne uno de los ma­yo­res im­pac­tos en el re­sul­ta­do fi­nal. CUI­DA­DOS BÁ­SI­COS. Cuando pen­sa­mos en có­mo cui­dar una es­truc­tu­ra con cien­tos o mi­les de to­ne­la­das, po­de­mos pen­sar que pue­de lle­gar a ser una ta­rea ti­tá­ni­ca. Pe­ro la reali­dad es que si el cui­da­do se rea­li­zar desde el pri­mer mo­men­to (fi­na­li­za­ción de la con­fec­ción), los tra­ba­jos a rea­li­zar pos­te­rior­men­te no son tan com­pli­ca­dos:

El plás­ti­co. Sea bol­sa o bún­ker, lo que está pro­te­gien­do a nues­tro fo­rra­je es una del­ga­da ca­pa de plás­ti­co de ape­nas unos 250 mi­cro­nes (un cuar­to de mi­lí­me­tro). Si nos da­mos cuen­ta que ese ín­fi­mo es­pe­sor de plás­ti­co rea­li­za una ta­rea fun­da­men­tal en la con­ser­va­ción, en­ton­ces nos da­re­mos cuen­ta que su cui­da­do es ex­tre­ma­da­men­te re­le­van­te. Mo­ni­to­reos, re­vi­sio­nes y arre­glos son ta­reas de ru­ti­na que de­ben lle­var­se a ca­bo pa­ra que, an­te la pri­me­ra apa­ri­ción de una ro­tu­ra, po­da­mos so­lu­cio­nar­lo an­tes de que se ge­ne­ren da­ños en el fo­rra­je.

Co­rrec­ta ex­trac­ción. En es­te pro­ce­so se ge­ne­ra la ma­yor can­ti­dad de pér­di­das y por ello hay que po­ner ma­yor en­fo­que. Una co­rrec­ta ex­trac­ción sig­ni­fi­ca ex­traer una por­ción de ese fo­rra­je sin al­te­rar en ab­so­lu­to el ma­te­rial que no se ex­trae­rá. Pa­ra ello la per­so­na res­pon­sa­ble tie­ne que es­tar ca­pa­ci­ta­da en esa ta­rea, re­co­no­cien­do la im­por­tan­cia de su tra­ba­jo, pe­ro tam­bién de­be po­der con­tar con una he­rra­mien­ta ade­cua­da pa­ra po­der rea­li­zar­lo. De na­da sir­ve ca­pa­ci­tar al per­so­nal y lue­go brin­dar­le un equi­pa­mien­to ob­so­le­to con el que no pue­de cum­plir esa ta­rea. Ade­más es­ta ta­rea en par­ti­cu­lar de­be te­ner una re­mu­ne­ra­ción acor­de a la im­por­tan­cia que tie­ne.

Su­mi­nis­tro en tiem­po

ré­cord. Di­ver­sos es­tu­dios rea­li­za­dos in­clu­so en nues­tro país, in­di­can que es muy ele­va­do el por­cen­ta­je de pér­di­das que se ge­ne­ran desde que el fo­rra­je es ex­traí­do desde el si­lo has­ta que lle­ga a la bo­ca del ani­mal. Esas pér­di­das se de­ben a que cuando el fo­rra­je es ex­traí­do, co­mien­za a es­tar mu­cho más en con­tac­to con el oxí­geno, pro­duc­to de su re­mo­ción pe­ro tam­bién por el mez­cla­do mis­mo, por ejem­plo cuando se está ba­lan­cean­do la die­ta jun­to con otros in­gre­dien­tes. Y ade­más el tiem­po en que ese fo­rra­je lue­go es ex­pues­to en el co­me­de­ro has­ta su con­su­mo por par­te de los ani­ma­les es ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra la ca­li­dad. Por ello cuan­to me­nos tiem­po trans­cu­rra en­tre que lo ex­trae­mos y los ani­ma­les lo es­tén con­su­mien­do, mu­cho me­jor.

Si re­cor­da­mos que por ca­da ki­lo de ma­te­ria se­ca de si­la­je de maíz que con­su­me una va­ca le­che­ra, pro­du­ci­mos 1,4 li­tros de le­che, con el ni­vel de pér­di­das pro­me­dio que po­de­mos en­con­trar en un es­ta­ble­ci­mien­to, só­lo po­dría­mos es­tar ge­ne­ran­do 1 li­tro. Es­tas cuen­tas sen­ci­llas y que to­do el mun­do pue­de rea­li­zar, mues­tran la gra­ve­dad del pro­ble­ma que te­ne­mos en nues­tro país en cuan­to a ma­ne­jo de fo­rra­je se re­fie­re. Con to­mar con­cien­cia del pro­ble­ma, ya ha­bre­mos da­do qui­zá el pa­so más im­por­tan­te pa­ra la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas, ya que sin sa­ber dón­de y qué es­ta­mos per­dien­do, es muy di­fí­cil lle­var ade­lan­te al­gu­na ac­ción pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

Arri­ba: co­me­de­ros ro­tos y con ali­men­to de un día pa­ra el otro.

Arri­ba: du­ran­te el pro­ce­so de ex­trac­ción es cuando se ge­ne­ra la ma­yor can­ti­dad de pér­di­das. De­re­cha: ro­tu­ra de si­lo­bol­sa no arre­gla­da, don­de in­clu­so se ve la ger­mi­na­ción de ma­le­zas en la su­per­fi­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.