El IN­TA As­ca­su­bi vie­ne rea­li­zan­do en­sa­yos de pro­duc­ción de ajo y ce­bo­lla ba­jo el sis­te­ma de la­bran­za ce­ro con re­sul­ta­dos al­ta­men­te po­si­ti­vos en los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos hor­tí­co­las.

Un tra­ba­jo rea­li­za­do en Río Co­lo­ra­do de­ter­mi­nó que el cul­ti­vo de ajo, ce­bo­lla y za­pa­llo en siem­bra di­rec­ta y rie­go por go­teo in­cre­men­tó los ren­di­mien­tos y re­du­jo las ta­reas.

Super Campo - - Sumario - Fo­tos: gen­ti­le­za IN­TA y Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

EL VA­LLE bo­nae­ren­se del Río Co­lo­ra­do (VBRC) es una de las zo­nas hor­tí­co­las más im­por­tan­tes del país. Allí, en ca­si 20.000 hec­tá­reas se pro­du­ce ajo, za­pa­llo y se con­cen­tra gran par­te de la pro­duc­ción de ce­bo­lla, que abas­te­ce el 80% del con­su­mo na­cio­nal y las ex­por­ta­cio­nes de es­te ru­bro. Co­mo se tra­ta de cul­ti­vos in­ten­si­vos que de­man­dan mu­chos re­cur­sos, téc­ni­cos del IN­TA tra­ba­jan en la in­cor­po­ra­ción de la la­bran­za ce­ro y el rie­go por go­teo a los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de la re­gión. En­sa­yos rea­li­za­dos de­mos­tra­ron que en al­gu­nos ca­sos se du­pli­can los rin­des, se re­du­cen de las ta­reas de la­bo­reo, se aho­rra com­bus­ti­ble y per­mi­te ha­cer un uso más efi­cien­te del agua.

En ge­ne­ral, los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de hor­ta­li­zas pe­sa­das se ca­rac­te­ri­zan por la al­ta fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de la­bo­reo con prác­ti­cas que van desde la pre­pa­ra­ción del sue­lo y el con­trol de ma­le­zas has­ta la sis­te­ma­ti­za­ción del rie­go. Sin em­bar­go, pa­ra Juan Pa­blo D'Ami­co, es­pe­cia­lis­ta del IN­TA Hi­la­rio As­ca­su­bi –Bue­nos Ai­res–, “es po­si­ble in­cor­po­rar la la­bran­za ce­ro a la pro­duc­ción de ajo, ce­bo­lla y za­pa­llo”.

LA­BRAN­ZA CE­RO. La de­fi­ni­ción con­cep­tual de la­bran­za ce­ro in­di­ca que se tra­ta de un cul­ti­vo (ini­cia­do por siem­bra, plan­ta­ción o tras­plan­te) so­bre un sue­lo cu­bier­to de ma­te­rial ve­ge­tal y sin la­bo­reo. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es­to im­pli­ca un aho­rro de la­bo­res pre­vias a la siem­bra”, se­ña­ló D'Ami­co y agre­gó: “Es un pro­ce­so que de­man­da me­nos tra­ba­jo, pe­ro re­quie­re ma­yor co­no­ci­mien­to, pla­ni­fi­ca­ción y cri­te­rio”.

Con una su­per­fi­cie ocu­pa­da de en­tre 9.000 y 12.000 hec­tá­reas, los des­ti­nos de la pro­duc­ción de ce­bo­lla son –so­bre to­do– el mer­ca­do in­terno y la ex­por­ta­ción a Bra­sil. Du­ran­te gran par­te del ci­clo, tan­to la ce­bo­lla co­mo el ajo no lo­gran una ade­cua­da co­ber­tu­ra del sue­lo por el len­to desa­rro­llo ini­cial y la ar­qui­tec­tu­ra de las ho­jas.

En es­te ca­so, “la cu­bier­ta ve­ge­tal me­jo­ra sus­tan­cial­men­te la eco­no­mía del agua, au­men­ta la in­fil­tra­ción y la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción hí­dri­ca”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta del IN­TA quien re­su­mió: “Te­ner el sue­lo pro­te­gi­do ayu­da a re­du­cir la ero­sión y la am­pli­tud tér­mi­ca”.

En com­pa­ra­ción con la agri­cul­tu­ra, la hor­ti­cul­tu­ra de­man­da 30 ve­ces más mano de obra, uti­li­za 20 ve­ces más in­su­mos e im­pli­ca 15 ve­ces más in­ver­sión en ma­qui­na­ria y equi­pos por uni­dad de su­per­fi­cie. “La

apli­ca­ción de la­bran­za ce­ro no so­lo bus­ca una dis­mi­nu­ción en las ta­reas, sino que, ade­más, ex­plo­ra tec­no­lo­gías que ayu­den a la con­ser­va­ción de los re­cur­sos y que re­sul­ten con­ve­nien­tes desde el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co”, ex­pre­só el téc­ni­co del IN­TA.

REN­DI­MIEN­TOS. En la geo­gra­fía del va­lle pre­do­mi­nan los sue­los are­no­sos con ba­jos ni­ve­les de ma­te­ria or­gá­ni­ca y bue­na pro­fun­di­dad. De acuer­do con Pa­tri­cio Varela, es­pe­cia­lis­ta en rie­go del IN­TA Hi­la­rio As­ca­su­bi, la can­ti­dad de agua pa­ra rie­go es crí­ti­ca, por lo que es el fac­tor más li­mi­tan­te pa­ra el au­men­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­da y el desa­rro­llo te­rri­to­rial. “La com­bi­na­ción de la siem­bra di­rec­ta y el rie­go por go­teo es una de las me­jo­res es­tra­te­gias pa­ra la con­ser­va­ción de los dos re­cur­sos más im­por­tan­tes, el agua y el sue­lo”, ase­gu­ró.

Desde ha­ce cin­co años, téc­ni­cos del IN­TA rea­li­zan en­sa­yos pa­ra ade­cuar la tec­no­lo­gía a las par­ti­cu­la­ri­da­des de los cul­ti­vos y a las con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas del Va­lle Bo­nae­ren­se del río Co­lo­ra­do (VBRC).

“En ce­bo­lla, los ren­di­mien­tos ob­te­ni­dos has­ta el mo­men­to son equi­va­len­tes en­tre am­bos sis­te­mas”, ex­pre­só D'Ami­co y agre­gó: “Acá, el prin­ci­pal desafío es lo­grar un ade­cua­do stand de plan­tas con al­tos vo­lú­me­nes de co­ber­tu­ra”.

En el ca­so de ajo, “los rin­des es­tu­vie­ron en el or­den de los 8.900 ki­los por hec­tá­rea de ajo co­lo­ra­do y no se re­gis­tra­ron di­fe­ren­cias en el pe­so me­dio de los bul­bos, que pa­ra­araa am­bos tra­ta-tra­ta­mien­tos fue deee 50 gra­mos”, ma­ni­fes­tó D'Ami­co.Ami­co.

Sin em­bar­go,ar­go, las prin­ci­pa­le­sa­le­sa di­fe­ren­cias se re­gis­tra­ron enn el tra­ta­mien­to con la­bran­za ce­ro. ero.e “No­ta­mos unau drás­ti­ca re­duc­ció­nuc­ció­nu en la can­ti­da­da­da de la­bo-la­bo­res en la eta­paaa de pre­pa­ra­ción del sue­lo y me­nor can­ti­dad de in­ter­ven­cio­nes des­ti­na­das al con­trol de ma­le­zas”, in­di­có el téc­ni­co del IN­TA.

Desde 2015 eva­lúan el desem­pe­ño de za­pa­llo an­co so­bre cen­teno co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra y ras­tro­jo de maíz con fer­ti­rrie­go por go­teo sub­te­rrá­neo. “En las dos cam­pa­ñas, la pro­duc­ción al­can­zó los 50.000 ki­los por hec­tá­rea, du­pli­can­do los me­jo­res ren­di­mien­tos co­mer­cia­les re­gis­tra­dos en el VBRC”, ase­gu­ró Varela y aña­dió: “Con la­bran­za ce­ro y rie­go por go­teo sub­te­rrá­neo du­pli­ca­mos el aho­rro­rro en el uso de com­bus­ti­ble y de la mano de obra y fui­mos cua­tro ve­ces más efi­cien­tes en el uso del agua”. Pa­rPa­ra po­ner en pers­pec­ti­va, D'AD'Ami­co ana­li­zó com­com­pa­ra­ti­va­men­te­te eel ren­di­mien­to y el uu­so de los prin­ci­pal­ci­pa­les in­su­mos. Con la­bla­bran­za ce­ro y so­bre cen­te­cen­teno, el za­pa­llo de­man­dó só­lo el 35% de las la­bo­res, el 25% del apor­te de agua de rie­go, el 80% del gas­to de com­bus­ti­ble y el 85% de la mano de obra.

D'Ami­co acla­ró que “si bien las ex­pe­rien­cias ini­cia­les arro­ja­ron da­tos que de­ben ser va­li­da­dos y con­so­li­da­dos en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes y am­bien­tes, re­sul­ta una ba­se pro­mi­so­ria.

De acuer­do con los en­sa­yos rea­li­za­dos por el IN­TA, los ren­di­mien­tos de ajos y ce­bo­llas con la­bran­za ce­ro no re­gis­tran di­fe­ren­cias con res­pec­to al sis­te­ma de cul­ti­vo tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.