Es­ta re­gión no muy di­fun­di­da de la pro­vin­cia me­di­te­rrá­nea com­bi­na la be­lle­za na­tu­ral con un le­ga­do his­tó­ri­co pre­co­lom­bino.

El nor­te cor­do­bés es un re­co­rri­do más que in­tere­san­te pa­ra quie­nes via­jan en pri­ma­ve­ra. La zo­na se des­ta­ca por su be­lle­za na­tu­ral y el le­ga­do his­tó­ri­co.

Super Campo - - Sumario - Por Be­ti­na Cu­cag­na.

EL NOR­TE es una de las re­gio­nes más fas­ci­nan­tes y pa­ra­dó­ji­ca­men­te me­nos ex­plo­ra­das de Cór­do­ba.

En su te­rri­to­rio se en­cuen­tran dos áreas muy in­tere­san­tes de la pro­vin­cia me­di­te­rrá­nea: Mon­te de las Ba­rra­cas, un oasis en las salinas y la fron­do­sa na­tu­ra­le­za de Ce­rro Co­lo­ra­do, cu­yas la­de­ras pin­ta­das por los abo­rí­ge­nes mar­can el ini­cio de una ca­de­na de acon­te­ci­mien­tos que sen­ta­ron las ba­ses de nues­tra Na­ción.

Des­cu­brir el le­ga­do de los je­sui­tas en las le­gen­da­rias es­tan­cias, re­co­rrer pueblos de líneas co­lo­nia­les, pa­ra­jes y pos­tas a lo lar­go del An­ti­guo Ca­mino Real, de­lei­tar­se con los sa­bo­res del pa­tri­mo­nio gas­tro­nó­mi­co, bai­lar al rit­mo de las cha­ca­re­ras en los fes­ti­va­les y des­cu­brir las ar­te­sa­nías re­gio­na­les per­mi­ten res­ca­tar la esen­cia del en­cuen­tro de cul­tu­ras.

RE­CO­RRI­DO ME­MO­RA­BLE. Ca­mi­ni­aga, dis­tan­te 180 km de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, ofre­ce a quien quie­ra des­cu­brir­la, la fran­ca ca­li­dez de su pue­blo. Un arro­yo de do­ra­das y cris­ta­li­nas aguas, suaves se­rra­nías, bos­ques de pal­mas ca­ran­day al­ter­na­dos con al­ga­rro­bos, ma­tos, mo­lles y no­ches pa­ra ob­ser­var el cie­lo en to­do su es­plen­dor. Ce­rro Co­lo­ra­do, en el de­par­ta­men­to de Río Se­co, fue el lu­gar ele­gi­do por Atahual­pa Yu­pan­qui pa­ra vi­vir y per­ma­ne­cer eter­na­men­te de­ba­jo del le­gen­da­rio al­ga­rro-

bo. Aquí la Re­ser­va Na­tu­ral y Cul­tu­ral que abar­ca 3.000 hec­tá­reas con­ser­va más de 35.000 pic­to­gra­fías de los pueblos ori­gi­na­rios, los co­me­chin­go­nes y sa­na­vi­ro­nes, re­pre­sen­tan­do es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na. En San Jo­sé de la Dor­mi­da si­tua­da al pie de las sie­rras ba­jas de Am­bar­gas­ta, co­mien­za la his­to­ria an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les. So­bre la ave­ni­da prin­ci­pal se en­cuen­tra el his­tó­ri­co Ár­bol Agua­ri­bay, don­de es­tu­vo ubi­ca­da la pos­ta del An­ti­guo Ca­mino Real.

TULUMBA. Otra im­per­di­ble vi­si­ta es al Pue­blo nor­te­ño de San Pe­dro Nor­te, en Tulumba, en­mar­ca­do en si­len­cio y so­le­dad. Allí el An­ti­guo Ca­mino Real cuen­ta del pa­so de mer­ca­de­res, arrie­ros y aven­tu­re­ros de los ejér­ci­tos de Bel­grano, La­va­lle y Li­niers. Sa­bo­res crio­llos y ecos de pa­sa­do pue­den dis­fru­tar­se en una pos­ta cen­te­na­ria con en­can­to de los lu­ga­res don­de la his­to­ria y el pai­sa­je pa­re­cen de­te­ni­dos en el tiem­po.

La Vi­lla Ro­sa­ri­to, en Vi­lla del To­to­ral, for­ma par­te de un re­co­rri­do de man­sio­nes his­tó­ri­cas.

Las pin­tu­ras abo­rí­ge­nes con­vi­ven con los ca­mi­nos tra­za­dos y re­co­rri­dos por los ejér­ci­tos li­be­ra­do­res de los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.