Con un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co a las vacas le­che­ras, se pue­de mo­ni­to­rear su com­por­ta­mien­to en tiem­po real.

Téc­ni­cos del IN­TA Ra­fae­la jun­to con la em­pre­sa Eye Farm, im­ple­men­ta­ron un sis­te­ma elec­tró­ni­co que eva­lúa los há­bi­tos de los ro­deos en tiem­po real.

Super Campo - - Sumario - Fo­tos: Gen­ti­le­za IN­TA Fuen­te: IN­TA Ra­fae­la

LA IM­PLE­MEN­TA­CIÓN de sis­te­mas elec­tró­ni­cos, soft­wa­re y geo­po­si­cio­na­mien­to en las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al sec­tor agroin­dus­trial es ca­da vez más fre­cuen­te. Los avan­ces en tec­no­lo­gías de sen­so­res y au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos per­mi­ten resolver pro­ble­mas en me­nos tiem­po, con más pre­ci­sión y con aho­rro de re­cur­sos. El sis­te­ma elec­tró­ni­co de mo­ni­to­reo in­te­gral de vacas le­che­ras, im­ple­men­ta­do por téc­ni­cos del IN­TA jun­to con la em­pre­sa Eye Farm, per­mi­ti­rá mo­ni­to­rea los in­di­ca­do­res cla­ve de com­por­ta­mien­to y an­ti­ci­par la pre­va­len­cia de en­fer­me­da­des, co­mo la hi­po­cal­ce­mia sub­clí­ni­ca.

Da­niel Scán­do­lo, es­pe­cia­lis­ta del IN­TA Ra­fae­la –pro­vin­cia de San­ta Fe–, hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia que brin­da la po­si­bi­li­dad de mo­ni­to­rear de ma­ne­ra cons­tan­te la sa­lud de las vacas, es­pe­cial­men­te los días pre­vios y pos­te­rio­res al par­to, de­bi­do a que es el mo­men­to de ma­yor desa­rro­llo de en­fer­me­da­de­sa­des aso­cia­das al me­ta­bo­lis­mo ani­mal. HÁ­BI­TOS. “Co­no­ce­ro­cer cuá-cuá­les son los há­bi­tos tos de un ani­mal, co­moo­mo la can­ti­dad de ve­ces que vi­si­tai­ta el co­me­de­ro, se acues­ta y se pa­ra,ara, nos ayu­da a cono-co­no­cer su es­ta­do de­de sa­lud y pre­ver el desa­rro­lloe­sa­rro­llo de en­fer­me­da­dess que im­pac­tan en la pro­duc­ti­vi­dad del ro­deo”, ase­gu­ró Scán­do­lo.

Me­dian­te un con­ve­nio de vin­cu­la­ción tec­no­ló­gi­ca, el IN­TA y Eye Farm avan­zan en la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma Track a cow (desa­rro­lla­do por la em­pre­sa is­rae­lí ENGS) que per­mi­te mo­ni­to­rear en tiem­po real, y sin lí­mi­te de dis­tan­cia, los há­bi­tos de com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les.

En­sa­yos rea­li­za­dos en tam­bos del IN­TA Ra­fae­la bus­can mo­ni­to­rear va­ria­bles re­la­cio­na­das con la nu­tri­ción y la sa­lud de la va­ca le­che­ra, en el pe­rio­do del par­to, y de­ter­mi­nar po­si­bles aso­cia­cio­nes pa­ra es­ta­ble­cer cri­te­rios diag­nós­ti­cos y te­ra­péu­ti­cos.

“El sis­te­ma elec­tró­ni­co nos per­mi­te mo­ni­to­rear las con­di­cio­nes de sa­lud de los ro­deos le­che­ros”, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta del IN­TA Ra­fae­la y ex­pli­có: “De­tec­ta ano­ma­lías en el com­por­ta­mien­to de ca­da ani­mal co­mo tiem­po de des­can­so, de ali­men­ta­ción y has­ta de in­ges­ta de agua”. ON­LI­NE. “El sis­te­ma elec­tró­ni­co nos perm ite mo­ni­to­rear las con­di­cio­nes de sa­lud de los ro­deos le­che­ros y de­tec­ta ano­ma­lías en el com­por­ta­mien­to de ca­da ani­mal”.

Ale­jan­dro To­so, pro­pie­ta­rio­rio de la em­pre em­pre­sa, de­ta­lló las prin­ci­pa­les ca­ra­ca­rac­te­rís­ti­cas que po­see: “La in­cor­po­ra­ció­ninc de es­ta tecn­tec­no­lo­gía en los ro­deo­ro­deos –con­fi­na­dos o pa­pas­to­ri­les– per­mit­mi­te lle­var has­ta un 96% la ta­sa de de­te­de­tec­ción de ce­lo, así cco­mo au­men­tar las de pre­ñez y con­cep­ción­cep­ción y, ade­más, per­mi­te­mi­te ha­cer uun se­gui­mien­to de las con­di­cion­con­di­cio­nes de sa­lud y bie­nes­tar”.

“La va­ca es un ani­mal de há­bi­tos y tie­ne un com­por­ta­mien­to ru­ti­na­rio; cuando se re­gis­tran cam­bios es un in­di­cio de que al­go está pa­san­do, el ani­mal no está bien”, afir­mó To­so y agre­gó: “Me­dian­te al­go­rit­mos es­pe­cí­fi­cos y muy avan­za­dos, el sis­te­ma de mo­ni­to­reo iden­ti­fi­ca las si­tua­cio­nes que re­pre­sen­tan ries­gos –pro­ble­mas de sa­lud– u opor­tu­ni­da­des –ce­los– y lo co­mu­ni­ca de for­ma rá­pi­da y efi­cien­te”. FUN­CIO­NES. En cuan­to a las fun­cio­nes de la he­rra­mien­ta, To­so des­ta­có la po­si­bi­li­dad de en­viar aler­tas en tiem­po real a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. “La pla­ta­for­ma está di­se­ña­da pa­ra en­viar un men­sa­je cuando la va­ca está pró­xi­ma a pa­rir o si de­tec­ta cam­bios en el com­por­ta­mien­to de un ani­mal”.

El mo­ni­to­reo del com­por­ta­mien­to en tiem­po real y per­ma­nen­te de to­do el ro­deo de vacas le­che­ras, re­pre­sen­ta una he­rra­mien­ta de ma­ne­jo pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. “Es­to ad­quie­re ma­yor va­lor al mo­men­to de op­ti­mi­zar la efi­cien­cia re­pro­duc­ti­va y pro­duc­ción de le­che de un ro­deo, ya que per­mi­te me­jo­rar las con­di­cio­nes de sa­lud y bie­nes­tar de las vacas, y la de­tec­ción tem­pra­na de po­ten­cia­les si­tua­cio­nes de ries­go

pa­ra la sa­lud”, ana­li­zó To­so. El IN­TA y Eye Farm avan­zan en la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma Track a cow que per­mi­te mo­ni­to­rear en tiem­po real, y sin lí­mi­te de dis­tan­cia, los há­bi­tos de com­por­ta­mien­to. EN­FER­ME­DAD OCUL­TA. La lon­ge­vi­dad es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes en el cre­ci­mien­to de los plan­te­les le­che­ros. “Pa­ra pre­ser­var la sa­lud de una va­ca le­che­ra en el pe­río­do de tran­si­ción –mo­men­to crí­ti­co días an­tes y des­pués del par­to– de­be­mos co­no­cer con pre­ci­sión to­do lo que le su­ce­de al ani­mal in­ter­na­men­te, so­bre to­do por­que hay en­fer­me­da­des ocul­tas, de ba­se me­ta­bó­li­co- nu­tri­cio­nal, co­mo la hi­po­cal­ce­mia sub­clí­ni­ca”, ex­pre­só Mar­tín Ma­ciel, in­ves­ti­ga­dor del Área de In­ves­ti­ga­ción en Pro­duc­ción Ani­mal del IN­TA Ra­fae­la. La hi­po­cal­ce­mia es una de las en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas más fre­cuen­te en ro­deos le­che­ros. De he­cho, un es­tu­dio rea­li­za­do en dos tam­bos per­te­ne­cien­tes al IN­TA Ra­fae­la de­ter­mi­nó que el 50% del ro­deo su­fre hi­po­cal­ce­mia sub­clí­ni­ca lue­go de pa­rir.

“El pro­ble­ma no está só­lo en la pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad, sino en lo que des­en­ca­de­na”, se­ña­ló Ma­ciel quien ana­li­zó: “Ade­más de ser un fac­tor de ries­go, es­ta en­fer­me­dad com­pro­me­te el ape­ti­to del ani­mal y, en­tre otras co­sas, in­cre­men­ta la sus­cep­ti­bi­li­dad al desa­rro­llo de mas­ti­tis, re­ten­ción de pla­cen­ta, me­tri­tis –una afec­ción que tie­ne in­ci­den­cia en el 47% de los ca­sos y pro­du­ce im­por­tan­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas-”.

Pa­ra ma­xi­mi­zar la sa­lud de las vacas y la can­ti­dad de le­che de ca­li­dad que pro­du­cen, Ma­ciel pun­tua­li­zó en la im­por­tan­cia de “con­tar con he­rra­mien­tas que per­mi­tan re­du­cir las pér­di­das eco­nó­mi­cas –aso­cia­das con gas­tos ve­te­ri­na­rios–, des­car­te y dis­mi­nu­ción en la pro­duc­ción lác­tea”.

De acuer­do con el in­ges­ti­ga­dor de Pro­duc­ción Ani­mal del IN­TA Ra­fae­la, pa­ra ma­xi­mi­zar la sa­lud de las vacas y la can­ti­dad de le­che de ca­li­dad que pro­du­cen, es fun­da­men­tal con­tar con he­rra­mien­tas que per­mi­tan re­du­cir las pér­di­das eco­nó­mi­cas.

Me­dian­te el co­no­ci­mien­to con pre­ci­sión de los cam­bios de com­por­ta­mien­tos, se pue­den de­tec­tar en­fer­me­da­des a tiem­po pa­ra tra­tar­las.

El sis­te­ma desa­rro­lla­do por Eye Farm per­mi­te mo­ni­to­rear de ma­ne­ra cons­tan­te la sa­lud de las vacas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.