En­tre­vis­ta con el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria.

El se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción dia­lo­gó con Su­per CAM­PO so­bre la asis­ten­cia a los pe­que­ños pro­duc­to­res.

Super Campo - - Sumario - Por Lo­re­na López.

LO PRI­ME­RO es cons­truir una ba­se de in­for­ma­ción. Con es­ta fra­se San­tia­go Har­die co­mien­za la en­tre­vis­ta, di­cien­do que hoy en día no se sa­be cuán­tos agri­cul­to­res fa­mi­lia­res exis­ten por­que nun­ca se hi­cie­ron cen­sos. Así de sim­ple: no hay da­tos. Y pa­ra ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que sean ver­da­de­ra­men­te úti­les y lue­go po­der me­dir su gra­do de im­pac­to, es fun­da­men­tal sa­ber quié­nes com­po­nen la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar, qué quie­ren y qué ne­ce­si­tan. Al mis­mo tiem­po, pro­po­ne una mi­ra­da su­pe­ra­do­ra que no se que­da so­lo en el pro­duc­tor de sub­sis­ten­cia sino que abar­ca plan­teos pro­duc­ti­vos más tec­ni­fi­ca­dos, po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en su lu­gar de ori­gen pa­ra evi­tar la clá­si­ca mi­gra­ción a la ciu­dad.

– Su­per CAM­PO: ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne pa­ra es­te Go­bierno la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar (AF)?

– San­tia­go Har­die: Enor­me, por eso la es­ta­mos po­ten­cian­do con líneas de cré­di­tos muy ac­ce­si­bles, ca­pa­ci­ta­cio­nes y ase­so­ra­mien­to téc­ni­co. Que­re­mos que to­da ac­ción re­la­cio­na­da al desa­rro­llo te­rri­to­rial im­pac­te en la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar y nues­tro ob­je­ti­vo es muy cla­ro: ge­ne­rar ali­men­tos de ca­li­dad pa­ra el con­su­mi­dor, pro­mo­ver el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del pe­que­ño pro­duc­tor y eli­mi­nar la po­bre­za ru­ral.

– SC: ¿Cuál es la vi­sión?

– S. H.: En­ten­de­mos que la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar es un con­cep­to am­plio y apun­ta­mos a que el pro­duc­tor que está en un ni­vel de sub­sis­ten­cia pue­da me­jo­rar y que el que está me­jor pue­da cre­cer y se trans­for­me en una py­me agroin­dus­trial. Cree­mos que la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar tam­bién abar­ca a un pro­duc­tor más ca­pi­ta­li­za­do y que en apa­rien­cia le va bien pe­ro que en su reali­dad co­ti­dia­na no tie­ne to­do re­suel­to. – SC: ¿Por ejem­plo? – S. H.: Qui­zás es pro­pie­ta­rio de 10 hec­tá­reas de man­za­nas en el Va­lle de Río Ne­gro que he­re­dó de su fa­mi­lia pe­ro a la ho­ra de ha­cer los nú­me­ros ga­na me­nos que un em­plea­do ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Hay mu­chos pe­que­ños pro­duc­to­res que pe­lean día a día pa­ra per­ma­ne­cer en sus pueblos y que el cam­po no los ex­pul­se, co­mo ya ocu­rrió con mi­les de pro­duc­to­res que se fue­ron a la ciu­dad a tra­ba­jar de cual­quier co­sa.

– SC: Una his­to­ria ya co­no­ci­da...

– S. H.: Es que el arrai­go es uno de los te­mas cla­ve. La FAO pro­yec­ta que pa­ra 2050 el 70% de las po­bla­cio­nes van a ser ur­ba­nas... ¡pe­ro en Ar­gen­ti­na y en la re­gión ya es­ta­mos en el 90%!

La gen­te elige las ciu­da­des pa­ra vi­vir pe­ro no­so­tros que­re­mos que ha­ya igual­dad de opor­tu­ni­da­des y quien vi­ve en el cam­po se va­ya a la ciu­dad por elec­ción y con una opor­tu­ni­dad de es­tu­dio o tra­ba­jo, no

por­que en el cam­po no tie­ne fu­tu­ro. Pe­ro pa­ra eso el ám­bi­to ru­ral tie­ne que brin­dar ser­vi­cios y una de las gran­des deudas con el in­te­rior es la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra: ru­tas, ca­mi­nos ve­ci­na­les, edu­ca­ción, sa­lud, co­nec­ti­vi­dad. Hay mu­cho pa­ra ha­cer.

– SC: ¿Qué ac­cio­nes es­tán rea­li­zan­do?

– S. H.: Bus­ca­mos una agri­cul­tu­ra fa­mi­liar di­ná­mi­ca. Pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas a ni­vel ma­cro y mi­cro te­ne­mos que sa­ber quié­nes son, qué pro­du­cen y qué ne­ce­si­tan esos pro­duc­to­res, por eso he­mos crea­do el RENAF, que es el Re­gis­tro Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, por­que si el Es­ta­do va a in­ver­tir tie­ne que co­no­cer la efi­cien­cia de las ac­cio­nes rea­li­za­das y ase­gu­rar­se de que la ayu­da le lle­gue a quien ver­da­de­ra­men­te le tie­ne que lle­gar.

Se ha he­cho un uso irres­tric­to de los sub­si­dios y mu­chas ve­ces se dio di­ne­ro a quie­nes no lo ne­ce­si­ta­ban lo cual ge­ne­ró in­jus­ti­cias, un de­te­rio­ro del em­pre­de­do­ris­mo y un pro­duc­tor que tie­ne que “re­edu­car­se” en el sen­ti­do de vol­ver a po­ner es­fuer­zo y tra­ba­jo pa­ra su me­jo­ra eco­nó­mi­ca. No va más la ayu­da por ami­guis­mo.

Desde el Es­ta­do es­ta­mos ge­ne­ran­do po­lí­ti­cas que acom­pa­ñen, co­mo cré­di­tos con ta­sa ce­ro, ca­pa­ci­ta­cio­nes, bús­que­da de nue­vos mer­ca­dos e ideas de co­mer­cia­li­za­ción. Tam­bién tra­ba­ja­mos en ar­ti­cu­la­ción con

ac­cio­nes de tu­ris­mo ru­ral con el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo y con la Sub­se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Te­rri­to­rial.

– SC: ¿Cuá­les son los pun­tos cen­tra­les de la AF?

– S. H.: El ac­ce­so a la tierra, la pro­duc­ción de ca­li­dad y la co­mer­cia­li­za­ción. Es in­dis­pen­sa­ble pro­du­cir lo que el mer­ca­do está pi­dien­do y no que­dar­se ata­do a lo que siem­pre se pro­du­jo. Por eso apo­ya­mos las re­con­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas, co­mo en el ca­so de Men­do­za don­de jun­to al Go­bierno pro­vin­cial y el IN­TA lan­za­mos cré­di­tos pa­ra pro­duc­to­res vi­tí­co­la­so de has­ta 20 ha pa­ra in­cor­po­ra­ro po­rar tec­no­lo­gía, rea­li­zar una con­ver­sión ión va­rie­tal y re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción.ón. Ape­nas se abrió rió la con­vo­ca­to­ria se ano­ta­ron mu­chí si­mos pro­duc­to­res, To­res, a los que ase­so­ra­mos y acom­pa­ña­mos téc­ni­ca­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to del pro­ce­so. En es­te ca­so se co­men­zó re­con­vir­tien­do dos hec­tá­reas y se in­cor­po­ró el sis­te­ma de rie­go por go­teo y ma­lla an­ti­gra­ni­zo.

– SC: ¿Hay mu­cha re­sis­ten­cia al cam­bio?

– S. H.: Hay mie­do a em­pren­der co­sas nue­vas o a de­jar de ha­cer­las "co­mo siem­pre se hi­zo", por eso brin­da­mos ca­pa­ci­ta­ción tam­bién en va­lor agre­ga­do o en la ela­bo­ra­ción de un plan de ne­go­cios. Un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co es el de las ba­na­nas for­mo­se­ñas y de las cua­les se ha­bló ha­ce po­co. Son muy ri­cas pe­ro el con­su­mi­dor no las quie­re por­que al no te­ner nor­mas de ma­ne­jo lle­gan muy gol­pea­das a las ver­du­le­rías y no pue­den com­pe­tir con las de Ecua­dor. En­ton­ces co­men­za­mos a tra­ba­jar con los pro­duc­to­res en un pro­to­co­lo de ca­li­dad en el em­pa­que y he­mos lo­gra­do que por pri­me­ra vez la ba­na­na for­mo­se­ña es­té en el mer­ca­do cen­tral, al­go que has­ta aho­ra no ha­bía su­ce­di­do. Tam­bién lan­za­mos una cam­pa­ña pa­ra fo­men­tar el con­su­mo de miel, fru­tas y hor­ta­li­zas y, en ese mar­co, la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar de­be es­tar en con­di­cio­nes de ge­ne­rar pro­duc­tos fres­cos, de ca­li­dad y en for­ma sos­te­ni­da pa­ra po­der sa­tis­fa­cer la de­man­da.

– SC: ¿ Hay al­gu­na ini­cia­ti­va de pro­duc­ción or­gá­ni­ca?

–S. H .: Desde ya. Es al­go que da un va­lor ex­tra a los ali­men­tos y los tor­na más com­pe­ti­ti­vos por­que ca­da vez hay más gen­te que quie­re co­mer pro­duc­tos or­gá­ni­cos. Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do en un se­llo iden­ti­fi­ca­to­rio de lo pro­du­ci­do por Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar que re­ci­bi­rán los pro­duc­to­res que es­tén re­gis­tra­dos y que cum­plan con el pro­to­co­lo es­ta­ble­ces ta­ble cid o pa­ra que el con­su­mi­dor ten­ga­ga ple­na con­fian­za en ese pro­duc­to y sea un plus a la ho­ra de ele­gir qué com­prar. La cla­ve del desa­rro­llo de la A Fe spro­du­cirp sus­ten­ta­ble ten ta­ble y con ca­li­dad.

– SC: ¿Có­mo ve el fu­tu­ro de la AF?

– S. H.: Me gus­ta­ría sa­lir de la anéc­do­ta pa­ra pa­sar a lo ma­cro. Es de­cir, que no ha­ya so­lo dos o tres ca­sos de éxi­to pa­ra mos­trar, sino que lo co­mún sea que al pe­que­ño pro­duc­tor le va­ya bien.

San­tia­go Har­die, Se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, Coor­di­na­ción y Desa­rro­llo Te­rri­to­rial.

San­tia­go Har­die con­si­de­ra que su ges­tión tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ge­ne­rar ali­men­tos de ca­li­dad pa­ra los con­su­mi­do­res y el apo­yo a los pe­que­ños pro­duc­to­res pa­ra que pue­dan pro­gre­sar eco­nó­mi­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.