Cre­ce la adop­ción de los pro­bió­ti­cos co­mo al­ter­na­ti­va al uso de an­ti­bió­ti­cos.

Qué son los pro­bió­ti­cos y pa­ra qué se usan en la ali­men­ta­ción ani­mal. Por qué es­tán li­ga­dos a los an­ti­bió­ti­cos y cuá­les son sus apli­ca­cio­nes fre­cuen­tes.

Super Campo - - Sumario - Por Dou­glas Mac Do­nald.

EL ABU­SO de an­ti­bió­ti­cos en la pro­duc­ción ani­mal co­mo pro­mo­tor de cre­ci­mien­to ge­ne­ró el au­men­to de las re­sis­ten­cias bac­te­ria­nas, lo que di­fi­cul­tó el tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des en las per­so­nas. ¿Pe­ro qué pa­sa con los pro­bió­ti­cos?

Ha­ce tiem­po que se sa­be de la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca en los ali­men­tos, que lle­van a du­dar del ver­da­de­ro sa­bor de al­gu­nos pro­duc­tos, en­tre ellos el to­ma­te o el po­llo. Pe­ro tam­bién es sa­bi­do que sin la bio­tec­no­lo­gía no se po­drían so­lu­cio­nar los pro­ble­mas ali­men­ti­cios de la cre­cien­te po­bla­ción mun­dial, so­bre to­do en las zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so o con tie­rras po­bres pa­ra el cul­ti­vo.

Otro de los gran­des avan­ces en bio­tec­no­lo­gía fue la apa­ri­ción de los an­ti­bió­ti­cos, co­mo

el ca­so de la pe­ni­ci­li­na, que re­vo­lu­cio­nó el tra­ta­mien­to de las in­fec­cio­nes co­mo la neu­mo­nía y la tu­bercu­losis, pe­ro sin em­bar­go, en oca­sio­nes, se lle­gan a uti­li­zar es­tos an­ti­bió­ti­cos de for­ma irra­cio­nal y en do­sis inade­cua­das, tan­to en me­di­ci­na hu­ma­na co­mo ani­mal.

En la pro­duc­ción ani­mal los an­ti­bió­ti­cos se uti­li­zan con dos fi­nes bien di­fe­ren­cia­dos; el más co­no­ci­do es el te­ra­péu­ti­co y/o pro­fi­lác­ti­co, pe­ro lo más pe­li­gro­so es cuando los an­ti­bió­ti­cos se apli­can co­mo pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to don­de se ad­mi­nis­tran en do­sis sub­te­ra­péu­ti­cas, pe­ro en for­ma con­ti­nua. Es­tas do­sis ba­jas, pe­ro per­ma­nen­tes du­ran­te to­da la vi­da del ani­mal, se uti­li­zan pa­ra con­tro­lar la flo­ra in­tes­ti­nal, lo que se tra­du­ce en un ma­yor apro­ve­cha­mien­to de los nu­trien­tes y un au­men­to con­si­de­ra­ble de pe­so. Esos son los ani­ma­les que sir­ven de ali­men­to, ya sea co­mo car­ne, le­che o hue­vos.

Uno de los efec­tos más alar­man­tes del uso in­dis­cri­mi­na­do de an­ti­bió­ti­cos, es la apa­ri­ción de gér­me­nes an­ti­bió­ti­co-resistente que crea la ne­ce­si­dad, ca­da vez ma­yor, de nue­va me­di­ca­ción. En la Unión Eu­ro­pea ha­ce años que se prohi­bió el uso de an­ti­bió­ti­cos co­mo pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to, en un lar­go pro­ce­so que lle­vó más de 30 años y con­clu­yó en el 2006 con la prohi­bi­ción de­fi­ni­ti­va de to­dos los an­ti­bió­ti­cos co­mo pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to. ZOO­NO­SIS. Se­gún el ser­vi­cio de Pa­to­lo­gías Re­gio­na­les y Me­di­ci­na Tro­pi­cal (CEMPRA-MT), del 60 al 70% de las en­fer­me­da­des de los úl­ti­mos 40 años son de ori­gen zoo­nó­ti­co. Las en­fer­me­da­des zoo­nó­ti­cas son aque­llas que se trans­mi­ten na­tu­ral­men­te de los ani­ma­les ver­te­bra­dos al hom­bre. El con­ta­gio pue­de ser di­rec­to por con­tac­to con el ani­mal en­fer­mo, a tra­vés de al­gún flui­do cor­po­ral co­mo ori­na o sa­li­va, o con­ta­gio in­di­rec­to me­dian­te la pre­sen­cia de al­gún agen­te co­mo pue­den ser los mos­qui­tos u otros in­sec­tos.

“Las zoo­no­sis pue­den ser cau­sa­das

por pa­rá­si­tos, vi­rus o bac­te­rias pa­tó­ge­nas. El nú­me­ro de zoo­no­sis au­men­ta al mis­mo rit­mo que se in­cre­men­tan los co­no­ci­mien­tos que apor­tan las dis­ci­pli­nas me­di­co-bio­ló­gi­cas”, ex­pli­ca la In­ge­nie­ra Nor­ma Váz­quez, Ge­ren­te ges­tión de Ca­li­dad en Ame­rex Ar­gen­ti­na, em­pre­sa que se es­pe­cia­li­za en la apli­ca­ción y el desa­rro­llo de mi­cro­bio­lo­gía en la in­dus­tria de los ali­men­tos. PRO­BIÓ­TI­COS. Desde Ame­rex, se­ña­lan que la pro­duc­ción li­bre de an­ti­bió­ti­cos de los ani­ma­les de con­su­mo “de­be­ría ser ya una exi­gen­cia de la so­cie­dad, ra­zón por la cual es im­pe­rio­so em­pe­zar a mo­di­fi­car los sis­te­mas de pro­duc­ción”. Ade­más, desde la em­pre­sa re­mar­can que, si bien la me­jo­ra de las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas y de ma­ne­jo en las gran­jas es fun­da­men­tal, tam­bién es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la ca­li­dad y di­ges­ti­bi­li­dad de ali­men­tos ba­lan­cea­dos –lla­ma­dos pien­sos-, au­men­tan­do la ca­li­dad de sus in­gre­dien­tes, y rem­pla­zan­do los an­ti­bió­ti­cos por pro­bió­ti­cos y otros adi­ti­vos na­tu­ra­les que me­jo­ran la sa­lud ge­ne­ral del ani­mal, prin­ci­pal­men­te su sa­lud in­tes­ti­nal, me­jo­ran­do la ab­sor­ción de nu­trien­tes y el con­se­cuen­te au­men­to de pe­so.

Los pro­bió­ti­cos son mi­cro­or­ga­nis­mos be­né­fi­cos que man­tie­nen el equi­li­brio de la flo­ra in­tes­ti­nal, des­alo­jan­do por com­pe­ten­cia a mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos, me­jo­ran­do la sa­lud in­tes­ti­nal y la sa­lud en ge­ne­ral.

Por otro la­do, los probioticos ad­mi­nis­tra­dos en do­sis más al­tas lue­go de una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa con­tro­la­da por an­ti­bió­ti­cos, ga­ran­ti­zan la re­cu­pe­ra­ción del equi­li­brio in­tes­ti­nal, se evi­tan los re­ci­cla­dos de bac­te­rias alo­ja­das en los in­tes­ti­nos en el ca­so de dia­rreas y se evi­ta el re­con­ta­gio de en­fer­me­da­des pul­mo­na­res a ani­ma­les dé­bi­les.

Por otro la­do, la In­ge­nie­ra Nor­ma Váz­quez, Ge­ren­te ges­tión de Ca­li­dad en Ame­rex, se­ña­la que la ad­mi­nis­tra­ción de pro­bió­ti­cos, sin lu­gar a du­das me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da en la pro­duc­ción ani­mal. “La so­lu­ción más ade­cua­da pa­ra ase­gu­rar el ren­di­mien­to de la ali­men­ta­ción, con la con­se­cuen­te ga­nan­cia de pe­so, y au­men­to de la in­mu­no­lo­gía na­tu­ral del ani­mal es la pre­ven­ción de las va­ria­cio­nes de la flo­ra in­tes­ti­nal, ase­gu­ran­do la pre­sen­cia de un nú­me­ro su­fi­cien­te de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas”, ex­pli­ca Váz­quez, y lue­go agre­ga: “Al­go pa­ra des­ta­car es que el uso de pro­bió­ti­cos, al me­jo­rar la re­sis­ten­cia in­mu­no­ló­gi­ca del ani­mal, evi­ta­ría el uso abu­si­vo de an­ti­bió­ti­cos co­mo pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to en la pro­duc­ción ani­mal”.

Se­gún es­pe­cia­lis­tas, el re­em­pla­zo de an­ti­bió­ti­cos por pro­bió­ti­cos su­mi­nis­tra­dos en el ali­men­to y adi­ti­vos na­tu­ra­les me­jo­ran la sa­lud ge­ne­ral de los ani­ma­les en pro­duc­ción.

En pro­duc­ción ani­mal se han re­por­ta­do efec­tos po­si­ti­vos del uso de pro­bió­ti­cos en bo­vi­nos, cer­dos y po­llos in­clu­yen­do me­jo­ras en la sa­lud ge­ne­ral, efi­cien­te uti­li­za­ción del ali­men­to, rá­pi­da ta­sa de cre­ci­mien­to y ma­yor pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.