PO­DE­MOS SER UN PAÍS FORESTOINDUSTRIAL.

Super Campo - - Sumario - Por Os­val­do Vas­sa­llo.

Es­ta­mos ini­cian­do es­ta Me­sa por­que el sec­tor fo­res­to-in­dus­trial tie­ne uno de los po­ten­cia­les más al­tos de desa­rro­llo”, di­jo el Pre­si­den­te Mauricio Ma­cri en la bien­ve­ni­da el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre en el Sa­lón en el cual re­ci­bió a re­pre­sen­tan­tes de la Ca­de­na jun­to con su Ga­bi­ne­te y los Go­ber­na­do­res de Mi­sio­nes, Co­rrien­tes En­tre Ríos. “Es­ta­mos aquí pa­ra iden­ti­fi­car y so­lu­cio­nar los es­co­llos que tra­ban ese des­pe­gue” con­ti­nuó el Pre­si­den­te.

Es­te apo­yo po­lí­ti­co es pa­ra nues­tro sec­tor es­pe­cial­men­te im­por­tan­te.

Los efec­tos de de­mo­ni­za­ción que tu­vo el con­flic­to por la in­ver­sión de Bot­nia en la R.O. del Uru­guay so­bre el sec­tor de ce­lu­lo­sa y pa­pel atra­sa­ron las in­ver­sio­nes en to­da la ca­de­na de va­lor fo­res­to-in­dus­trial en el país por al me­nos 10 años. No po­de­mos p er­mi­tir que es­te efec­to per­ma­nez­ca en el tiem­po.

Aún las re­per­cu­sio­nes per­sis­ten y por ello en­ten­de­mos que es ne­ce­sa­rio dar un men­sa­je cla­ro: La re­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va del con­flic­to y pro­mo­ver las in­ver­sio­nes sus­ten­ta­bles con el apo­yo desde lo más al­to de las res­pon­sa­bi­li­da­des na­cio­na­les y pro­vin­cia­les.

Que­dó cla­ro en la reu­nión, que la con­di­ción ne­ce­sa­ria (aun­que no su­fi­cien­te) pa­ra au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes y re­ver­tir el dé­fi­cit sec­to­rial en la ba­lan­za co­mer­cial (700 mi­llo­nes de dó­la­res), es me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por en­de, los cos­tos de trans­por­te y lo­gís­ti­ca apa­re­cen co­mo uno de los fac­to­res que de­jan a los pro­duc­tos fo­res­ta­les fue­ra de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Pa­ra el sec­tor, en que el 50% del cos­to está vin­cu­la­do a lo­gís­ti­ca y trans­por­te, el desa­rro­llo de un sis­te­ma mul­ti­mo­dal, que com­bi­na ca­mión, tren y bar­ca­za con una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra en ca­mi­nos, ru­tas y puer­tos, es lo im­pres­cin­di­ble. En­ten­de­mos que lle­gar a un sis­te­ma in­te­gral y efi­cien­te lle­va­rá su tiem­po. Por ello, es im­por­tan­te apu­rar aque­llas me­di­das que pue­den dar una res­pues­ta rá­pi­da, en par­ti­cu­lar, ha­bi­li­tar el uso de los bi­tre­nes y re­du­cir los cos­tos del uso de bar­ca­za en puer­tos ar­gen­ti­nos. Nos lle­va­mos la pro­me­sa que muy pron­to ve­re­mos cir­cu­lar a los bi­tre­nes por la ru­tas ar­gen­ti­nas.

El Pre­si­den­te no se equi­vo­ca al iden­ti­fi­car al sec­tor fo­res­to-in­dus­trial co­mo aquel que pue­de apor­tar em­pleos y opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo. El país tie­ne dé­fi­cit de vi­vien­das, la cons­truc­ción con ma­de­ra pue­de brin­dar una res­pues­ta rá­pi­da con al me­nos, 50.000 vi­vien­das anua­les; Ar­gen­ti­na tie­ne dé­fi­cit ener­gé­ti­co, y la bio­ma­sa fo­res­tal pue­de pro­veer de chips y pe­llets tan­to pa­ra ener­gía eléc­tri­ca co­mo tér­mi­ca fa­vo­re­cien­do la ma­triz re­no­va­ble na­cio­nal. Prin­ci­pal­men­te, los pro­duc­tos de ba­se fo­res­tal con ges­tión sos­te­ni­ble son re­no­va­bles, re­ci­cla­bles y colaboran en la mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co.

Es inex­pli­ca­ble que en un país en el cual se ob­ser­van pro­duc­ti­vi­da­des fo­res­ta­les de las más al­tas de mun­do y que tie­ne po­si­bi­li­da­des de ex­pan­sión que per­mi­ti­rían tri­pli­car el pa­tri­mo­nio fo­res­tal ac­tual, ten­ga­mos uno de los con­su­mos de ma­de­ra más ba­jos y un dé­fi­cit his­tó­ri­co en la ba­lan­za co­mer­cial. A par­tir de aho­ra una vez con­sen­sua­do el diag­nós­ti­co, nos res­ta de­fi­nir si per­ma­ne­ce­mos co­mo has­ta el mo­men­to o nos lan­za­mos a ser un país fo­res­to-in­dus­trial en se­rio.

"Me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes y re­ver­tir el dé­fi­cit de la ba­lan­za co­mer­cial".

Por Os­val­do Vas­sa­llo*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.