LA ERA BIG DA­TA LLE­GÓ AL CAM­PO.

Super Campo - - Sumario - Por Omar Vi­get­ti.

En la era de la in­for­ma­ción, apli­car tec­no­lo­gías co­mo Big Da­ta al agro, re­sul­tan im­pres­cin­di­bles pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes, que con­tri­bu­yan a la re­duc­ción en el uso de in­su­mos pa­ra la pro­duc­ción y ma­xi­mi­cen los re­sul­ta­dos. Si­guen­do esos pa­rá­me­tros es po­si­ble que se op­ti­mi­cen los pro­ce­sos y el tra­ba­jo se vuel­ve más com­pe­ti­ti­vo y efi­cien­te.

La agri­cul­tu­ra del fu­tu­ro ya lle­gó.

Con el uso de di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes po­de­mos me­jo­rar la ca­li­dad de los ali­men­tos, ob­te­ner in­for­ma­ción de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, el es­ta­do del sue­lo, los cul­ti­vos plan­ta­dos; ade­más de aho­rrar re­cur­sos na­tu­ra­les du­ran­te la pro­duc­ción.

La tec­no­lo­gía Big Da­ta abre una puer­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra el aná­li­sis de da­tos.

En el cam­po, sa­ber cuán­tas se­mi­llas se usan, có­mo es el ti­po de sue­lo en el que se rea­li­za­rá la siem­bra, la can­ti­dad exac­ta de in­su­mos que se ne­ce­si­tan en ca­da am­bien­te, es in­for­ma­ción que pue­de usar­se pa­ra rea­li­zar una eva­lua­ción global que per­mi­ta pro­yec­cio­nes más pre­ci­sas op­ti­mi­zan­do el uso del tiem­po y re­cur­sos.

Las dis­tin­tas apli­ca­cio­nes con las que se pue­de con­tar pa­ra uti­li­zar in­for­ma­ción apli­ca­da a la siem­bra per­mi­ten desde mo­ni­to­rear ano­ma­lías en los cul­ti­vos co­mo en­fer­me­da­des, pla­gas o ne­ce­si­dad de nu­trien­tes; has­ta el pro­ce­sa­mien­to de gran­des vo­lú­me­nes de da­tos exis­ten­tes de ma­ne­ra sim­ple, co­mo se­ries his­tó­ri­cas de cli­ma, ma­pas de sue­los y ren­di­mien­tos de las cam­pa­ñas an­te­rio­res.

Gra­cias al pro­ce­sa­mien­to de es­tos da­tos, el pro­duc­tor pue­de to­mar de­ci­sio­nes cla- ve desde una Ta­blet o una compu­tado­ra, te­nien­do to­da la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta en tiem­po real.

Ya sea con sen­so­res, el uso de imá­ge­nes y dro­nes, o has­ta con los mis­mos trac­to­res que uti­li­za en el cam­po, se pue­den re­co­ger mi­les de da­tos.

Con in­for­ma­ción del es­ti­lo de cuá­les son los sec­to­res más fér­ti­les del lo­te pa­ra sem­brar, qué par­te del sue­lo ne­ce­si­ta ma­yor rie­go, o qué me­tro cua­dra­do de nues­tro cul­ti­vo tie­ne al­gún ti­po de pla­ga, se pue­de se­lec­cio­nar con ma­yor pre­ci­sión qué tra­ta­mien­to ten­drá ca­da por­ción del cam­po. In­du­da­ble­men­te, de es­ta ma­ne­ra po­dre­mos uti­li­zar me­nos re­cur­sos, al me­nos que es po­si­ble ob­te­ner una ma­yor ga­nan­cia.

Pe­ro no to­do es aho­rro de di­ne­ro. Gra­cias al uso de la tec­no­lo­gía Big Da­ta, po­de­mos ga­nar tiem­po y ayu­dar al me­dio am­bien­te. Ya que no ha­rá fal­ta usar la mis­ma can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te en to­da la plan­ta­ción, ni re­gar con la mis­ma in­ten­si­dad ca­da me­tro cua­dra­do, se ayu­da a man­te­ner una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble.

Va­le te­ner pre­sen­te que es­tas he­rra­mien­tas tam­bién se pue­den apli­car tam­bién a la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra.

Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de sen­so­res y chips que per­mi­ten mo­ni­to­rear la tra­za­bi­li­dad de un pro­duc­to desde el ini­cio has­ta su lle­ga­da a la gón­do­la.

Pa­ra­le­la­men­te, con da­tos co­mo el es­ta­do del ani­mal, la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral o las po­si­bles afec­cio­nes, en­tre otras; se pue­de lle­var un re­gis­tro de­ta­lla­do y apli­car las so­lu­cio­nes ne­ce­sa­rias en el mo­men­to pre­ci­so ge­ne­ran­do un va­lor agre­ga­do y pre­vi­nien­do pro­ble­mas fu­tu­ros.Bas­ta te­ner pre­sen­te que la tec­no­lo­gía lle­gó al cam­po y que sus usos son in­fi­ni­tos. Re­cién da­mos los pri­me­ros pa­sos.

"El uso de tec­no­lo­gía del ti­po Big Da­ta no só­lo per­mi­te el aho­rro de di­ne­ro sino tam­bién gra­cias al uso de la tec­no­lo­gía es po­si­ble ga­nar tiem­po y ayu­dar al me­dio am­bien­te".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.