EN EU­RO­PA TAM­BIÉN PREO­CU­PA.

Super Campo - - Sumario - Por Da­niel A. Valerio* * In­ge­nie­ro Agró­no­mo

Por Da­niel A. Valerio.

Las dis­tor­sio­nes que re­gis­tra la ca­de­na co­mer­cial de ali­men­tos tam­bién preo­cu­pa a los eu­ro­peos. Fren­te a es­to, los agri­cul­to­res y los fa­bri­can­tes de ali­men­tos han re­no­va­do sus re­cla­mos pa­ra que la Co­mi­sión Eu­ro­pea se ocu­pe de las su­pues­tas prác­ti­cas co­mer­cia­les des­lea­les y del des­equi­li­brio de po­der en la ca­de­na de su­mi­nis­tro de ali­men­tos.

La preo­cu­pa­ción eu­ro­pea es un re­fle­jo de lo que ocu­rre en el ám­bi­to lo­cal. Pe­ro la gran di­fe­ren­cia es la ac­ti­tud pa­ra po­ner en or­den la ca­de­na co­mer­cial que mues­tra el sec­tor ofi­cial allá y acá. La Co­mi­sión Eu­ro­pea to­mó las rien­das del asun­to y se pu­so co­mo ob­je­ti­vo lo­grar una ma­yor trans­pa­ren­cia y una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de la ren­ta en el sec­tor ali­men­ta­rio. Pa­ra lo­grar­lo está exa­mi­nan­do las di­fe­ren­cias en el po­der de ne­go­cia­ción en­tre los ope­ra­do­res co­mer­cia­les más pe­que­ños, y por lo tan­to más vul­ne­ra­bles, y los es­la­bo­nes co­mer­cia­les eco­nó­mi­ca­men­te más fuer­tes y al­ta­men­te con­cen­tra­dos.

Tras una re­so­lu­ción del Par­la­men­to Eu­ro­peo, ha­ce po­cos días apa­re­ció una eva­lua­ción del im­pac­to de las prác­ti­cas co­mer­cia­les des­lea­les y en ese do­cu­men­to se es­ta­ble­cie­ron va­rias op­cio­nes de ac­ción. “El ob­je­ti­vo -se­ña­lan- es for­ta­le­cer la ca­de­na de su­mi­nis­tro de ali­men­tos evi­tan­do pre­sio­nes in­de­bi­das so­bre los ope­ra­do­res más dé­bi­les, co­mo es el ca­so de los agri­cul­to­res cu­ya via­bi­li­dad co­mer­cial está sien­do afec­ta­da y pa­ra los que se bus­ca re­for­zar su se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”.

A fi­nes de agos­to las en­ti­da­des que re­pre­sen­tan a los pro­duc­to­res (CO­PA) y a las coope­ra­ti­vas agrí­co­las eu­ro­peas (COGECA) lan­za­ron un co­mu­ni­ca­do en el que in­di­can que “El enor­me des­equi­li­brio de po­der en la ca­de­na de su­mi­nis­tro de ali­men­tos no nos ha de­ja­do otra op­ción que pe­dir que se ge­ne­re una le­gis­la­ción pa­ra me­jo­rar el po­si­cio­na­mien­to de los agri­cul­to­res. Es inacep­ta­ble que, por ejem­plo, los pro­duc­to­res ob­ten­gan só­lo el 20% del pre­cio de la car­ne mien­tras que en su pro­duc­ción son los que ha­cen la ma­yor par­te del tra­ba­jo”.

El en­fo­que eu­ro­peo es só­lo una mues­tra de la ne­ce­si­dad de aten­der las dis­tor­sio­nes co­mer­cia­les pa­ra que los pro­duc­to­res de ali­men­tos no que­den des­pro­te­gi­dos. Pe­ro tam­bién en el mun­do hay otras ex­pe­rien­cias que bus­can al­can­zar ese ob­je­ti­vo. Un ejem­plo es el de los “Cir­cui­tos Cor­tos” que apa­re­cen co­mo una nue­va for­ma de ges­tio­nar la ven­ta de los em­pren­de­do­res con pe­que­ñas uni­da­des de pro­duc­ción es­ta­ble­cien­do re­la­cio­nes di­rec­tas, o con muy baja in­ter­me­dia­ción, en­tre los pro­duc­to­res y los con­su­mi­do­res. Con esas mo­da­li­da­des se apun­ta a lo­grar in­ter­cam­bios co­mer­cia­les más equi­ta­ti­vos, con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo re­gio­nal y ge­ne­ran­do nue­vos la­zos so­cia­les.

Otra mo­da­li­dad que ya ha si­do adop­ta­da por va­rias em­pre­sas es la “Crea­ción de Va­lor Com­par­ti­do”. Así se de­no­mi­na al mo­de­lo de ne­go­cios que al­gu­nos con­si­de­ran co­mo el nue­vo ca­pi­ta­lis­mo y que bus­ca el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de las em­pre­sas y a la vez de los ac­to­res so­cia­les que la ro­dean. Los se­gui­do­res de la Crea­ción de Va­lor Com­par­ti­do se­ña­lan que no se ba­sa en ac­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas, ni en “de­vol­ver a la so­cie­dad”, sino en que las em­pre­sas ade­más de in­cre­men­tar sus ga­nan­cias re­suel­van pro­ble­mas so­cia­les de las co­mu­ni­da­des en las que es­tán ins­ta­la­das y con las que in­ter­ac­túan, ya sea de sus tra­ba­ja­do­res, pro­vee­do­res o cual­quier otro es­la­bón li­ga­do a su ca­de­na de va­lor.

Que­da cla­ro que la so­lu­ción al pro­ble­ma de las dis­tor­sio­nes co­mer­cia­les se pue­de en­ca­rar a tra­vés de dis­tin­tos me­ca­nis­mos, pe­ro lo esen­cial es que se ela­bo­ren po­lí­ti­cas que atien­dan el pro­ble­ma.

Las di­fe­ren­cias en el po­der de ne­go­cia­ción en­tre los pro­duc­to­res y los ope­ra­do­res co­mer­cia­les obli­ga a ge­ne­rar po­lí­ti­cas que eli­mi­nen las dis­tor­sio­nes en el su­mi­nis­tro de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.