Có­mo cui­dar­lo en pri­ma­ve­ra.

La car­pe­ta ver­de es, por le­jos, el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de los es­pa­cios al ai­re li­bre. Con­se­jos pa­ra man­te­ner­lo bien ver­de en es­ta eta­pa del año.

Super Campo - - Sumario -

PA­RA LO­GRAR un buen cés­ped du­ran­te to­do el año, és­te de­be ha­ber si­do tan bien di­se­ña­do, co­mo cons­trui­do y man­te­ni­do, ta­reas co­mu­nes a los de­más ma­te­ria­les usa­dos en la cons­truc­ción de los es­pa­cios ver­des.

COR­TES EN PRI­MA­VE­RA. Su fre­cuen­cia y al­tu­ra de cor­te va­rían de acuer­do al uso del mis­mo, desde la ta­rea rea­li­za­da ca­da do­ce ho­ras en los cé­le­bres greens de al­gu­nas can­chas de golf, que lle­gan has­ta ser ca­le­fac­cio­na­dos en in­vierno y ven­ti­la­dos en ve­rano, has­ta los más mo­der­nos cés­pe­des con­tem­po­rá­neos y eco­ló­gi­cos, que lle­gan a pres­cin­dir du su cor­te, pen­dien­tes de una pon­de­ra­da bio­di­ver­si­dad.

Sin em­bar­go, ha­bi­tual­men­te el cés­ped se man­tie­ne cor­to me­dian­te cor­tes se­ma­na­les du­ran­te es­ta épo­ca del año, mien­tras las tem­pe­ra­tu­ras y pre­ci­pi­ta­cio­nes no in­di- quen una ma­yor fre­cuen­cia del mis­mo.

El ta­ma­ño de los equi­pos pa­ra rea­li­zar el cor­te de­pen­de de la es­ca­la del tra­ba­jo. Los trac­to­res y mi­ni­trac­to­res pue­den ser una al­ter­na­ti­va, has­ta las má­qui­nas ac­cio­na­das por mo­to­res eléc­tri­cos o a ex­plo­sión.

Las bor­dea­do­ras y ti­je­ras ma­nua­les per­mi­ten per­fec­cio­nar la la­bor desa­rro­lla­da por las má­qui­nas de ma­yor ta­ma­ño.

Al­gu­nos equi­pos, los más rús­ti­cos, cor­tan la hier­ba por im­pac­to de una hé­li­ce ro­ta­ti­va que gi­ra a gran ve­lo­ci­dad. Las ho­jas y ta­llos que­dan más las­ti­ma­dos que cuando se usa una má­qui­na lla­ma­da de cor­te he­li­coi­dal, don­de un ci­lin­dro ro­ta­ti­vo pa­sa so­bre una cu­chi­lla fi­ja, don­de el cor­te es com­pa­ra­ble al rea­li­za­do por una tijera. Es­tas má­qui­nas lla­ma­das de cu­chi­lla he­li­coi­dal son las em­plea­das en los greens de golf y cuando el ob­je­ti­vo es la ma­yor per­fec­ción po­si­ble.

La re­gu­la­ción del equi­po per­mi­te rea­li­zar cor­tes más ba­jos en pri­ma­ve­ra. Du­ran­te el in­vierno, ade­más de más es­pa­cia­do, el cés­ped se man­tie­ne al­go más al­to.

DA­TOS PA­RA EL COR­TE. Se acep­ta que es­ta ta­rea es la más im­por­tan­te pa­ra el co­rrec­to man­te­ni­mien­to de un cés­ped y se rea­li­za ca­da vez que la al­tu­ra del pas­to es de ocho a diez cen­tí­me­tros. La al­tu­ra mí­ni­ma del cor­te es de un cen­tí­me­tro.

El cor­te bien rea­li­za­do pro­mue­ve el ma­co­lla­je de las es­pe­cies gra­mí­neas ha­bi­tual­men­te usa­das en su for­ma­ción. En nues­tros cés­pe­des, la es­pe­cie do­mi­nan­te es el Cy­no­don dacty­lon, co­no­ci­do co­mo gra­mi­lla ras­tre­ra, gra­món o ber­mu­da, de ci­clo pri­ma­ve­ro-es­ti­val.

Los quin­ce gra­dos cen­tí­gra­dos mar­can el ini­cio de su ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va. Se re­co­mien­da: ● Va­riar las di­rec­cio­nes en ca­da cor­te rea­li­za­do.

● No só­lo usar los 90º, sino tam­bién las dia­go­na­les del espacio.

● Du­ran­te pe­río­dos se­cos, el con­se­jo es le­van­tar las cu­chi­llas de cor­te y no jun­tar el ma­te­rial cor­ta­do.

● El cés­ped mo­ja­do tam­po­co de­be­ría ser cor­ta­do, has­ta tan­to es­té se­co.

● La cu­chi­lla fi­ja en las má­qui­nas de cor­te he­li­coi­dal de­be ser afi­la­da con ma­yor fre­cuen­cia que las cu­chi­llas ro­ta­ti­vas del mis­mo equi­po.

● Pue­de uti­li­zar­se un pin­cel pa­ra lu­bri­car las par­tes mó­vi- les de la cu­chi­lla.

● Ade­más de en­gra­sar pe­rió­di­ca­men­te la má­qui­na de cor­tar cés­ped, cuando és­ta uti­li­za un mo­tor a ex­plo­sión, el cam­bio de acei­te se rea­li­za ca­da dos me­ses, en una si­tua­ción de un cés­ped de uso fa­mi­liar.

● Tam­bién, si lo hu­bie­re, su fil­tro de ai­re de­be man­te­ner­se lim­pio.

● No es con­ve­nien­te que el tan­que de com­bus­ti­ble que­de va­cío pues po­dría acu­mu­lar hu­me­dad in­con­ve­nien­te.

● Si el cés­ped se ro­di­lla­ra, el pe­so ade­cua­do de los ro­los es de uno a un ki­lo­gra­mo dos­cien­tos gra­mos por cen­tí­me­tro cua­dra­do.

¿CUÁN­TO AGUA?. Se tra­ta, en la ma­yor par­te de los am­bien­tes, de un rie­go com­ple­men­ta­rio. Ha­bi­tual­men­te las pri­ma­ve­ras son su­fi­cien­te­men­te hú­me­das co­mo pa­ra te­ner que re­gar­lo ar­ti­fi­cial­men­te.

Si hu­bie­re que ha­cer­lo, de­be te­ner­se en cuen­ta la ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción del sue­lo, pa­ra que la in­ten­si­dad del rie­go no la su­pere y pro­duz­ca un in­de­sea­do es­cu­rri­mien­to su­pe­fi­cial del agua.

Co­mo nues­tros sue­los sue­len ser al­go ar­ci­llo­sos, el rie­go de­be ser tan len­to co­mo sea po­si­ble. Ade­más el rie­go de­be ser uni­for­me en to­da la su­pe­fi­cie re­ga­da. Si se usa­ran as­per­so­res, aquéllos más chi­cos y pró­xi­mos en­tre sí, son los que dan ma­yor se­gu­ri­dad.

Tan­to el so­bre­rrie­go, co­mo un rie­go in­su­fi­cien­te, son si­tua­cio­nes que de­ben ser evi­ta­das en el ma­ne­jo del rie­go.

Los re­ga­do­res es­con­di­dos y au­to­lu­bri­ca­dos son los más re­co­men­da­bles, co­mo aquéllos pro­vis­tos de dis­po­si­ti­vos de sec­to­ri­za­ción desde quin­ce has­ta tres­cien­tos se­sen­ta gra­dos.

Desde el ti­po de cor­te re­que­ri­do has­ta la fre­cuen­cia de rie­go, hay mu­chas con­sig­nas que per­mi­ten man­te­ner la car­pe­ta ver­de de los es­pa­cios al ai­re li­bre en ex­ce­len­te es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.