Con­tro­lar las lom­bri­ces

Super Campo - - Ganaderia La Pampa - Pre­si­den­te IPCVA

Pe­dro Stef­fan, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Cen­tro de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, se re­fi­rió a la pro­ble­má­ti­ca de las pa­ra­si­to­sis en épo­cas de inun­da­ción, un te­ma que no sue­le ser te­ni­do tan en cuen­ta.

Se­gún sus pa­la­bras, las zo­nas inun­da­das pre­sen­tan una si­tua­ción muy com­pli­ca­da por­que los ani­ma­les se con­cen­tran en su­per­fi­cies muy re­du­ci­das y ese ha­ci­na­mien­to ha­ce que las áreas don­de es­tán pas­to­rean­do ten­gan alta in­fec­ti­bi­li­dad por lom­bri­ces. “Es­to se da no só­lo por el bos­teo sino por­que la alta hu­me­dad fa­vo­re­ce el tras­la­do de los pa­rá­si­tos a las pas­tu­ras y el ries­go de in­fec­ción au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te”, ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

“Es ne­ce­sa­ria una vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te, hay que ha­cer diag­nós­ti­cos, ana­li­zar la ma­te­ria fe­cal per­ma­nen­te­men­te pa­ra ver có­mo evo­lu­cio­na y uti­li­zar dro­gas que pue­dan te­ner cier­ta persistencia”, agre­gó.

Ade­más re­co­men­dó a los pre­sen­tes ana­li­zar el es­que­ma de los tra­ta­mien­tos y prio­ri­zar las ca­te­go­rías más jó­ve­nes ya que “las va­cas aguan­tan un po­co más y tie­nen más re­sis­ten­cia”.

“El ha­ci­na­mien­to, el es­trés y el ba­jo ni­vel nu­tri­cio­nal son pe­li­gros muy im­por­tan­tes. Es co­mo te­ner a los ani­ma­les en una te­ra­pia in­ten­si­va”, sen­ten­ció. “Hay que ex­tre­mar las me­di­das aho­ra por­que de lo con­tra­rio, cuan­do se va­ya el agua nos va­mos a en­con­trar con ani­ma­les des­nu­tri­dos y ani­ma­les muer­tos”.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio con­tro­lar los pa­rá­si­tos ex­ter­nos, re­co­men­dó, “por­que si bien es­ta­mos sa­lien­do de la épo­ca de ma­yor afec­ción de los pio­jos y la sar­na, es­ta si­tua­ción de es­trés y ha­ci­na­mien­to ha­cen que las con­di­cio­nes de in­fec­ción con­ti­núen en el tiem­po y hay que te­ner mu­cho cui­da­do por­que las com­pli­ca­cio­nes se pue­den agra­var muy rá­pi­da­men­te”.

po­de­mos pre­gun­tar por qué nos pa­só es­to. Sim­ple­men­te pa­só. Hay que mi­rar ha­cia ade­lan­te y ajus­tar­se. Son co­sas que pa­san y van a se­guir pa­san­do. An­tes es­ta­ban las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas pe­ro no las con­di­cio­nes de mer­ca­do. Aho­ra es­tán las con­di­cio­nes de mer­ca­do pe­ro fa­lló el cli­ma”.

La úni­ca op­ción, pa­ra el téc­ni­co, es ajus­tar ya que “el pro­ble­ma no es el agua ni la hu­me­dad sino la su­per­fi­cie que se achi­có. Con más no­vi­llos en me­nos su­per­fi­cie hay que tra­ba­jar muy bien dos as­pec­tos: au­men­tar los ki­los pro­du­ci­dos de bio­ma­sa por hec­tá­rea, au­men­tar la den­si­dad de siem­bra en los cul­ti­vos en los que se pue­da, y des­pués de eso co­se­char en el mo­men­to en que el fo­rra­je ten­ga la ma­yor di­ges­ti­bi­li­dad po­si­ble pa­ra tra­tar de pa­sar la ma­yor can­ti­dad de ki­los de ali­men­to a ca­da ani­mal y que ese ani­mal ga­ne ki­los en el me­nor tiem­po po­si­ble, ro­tar ca­pi­tal y en me­nos su­per­fi­cie pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad de ki­los que se ve­nía pro­du­cien­do”. CHAU AL MAÍZ. Las re­co­men­da­cio­nes pa­ra el ma­ne­jo del agua, en tan­to, es­tu­vie­ron­vie­ron a car­gog de Cristian Álvarez,rez, téc­ni­co del INTA Ge­ne­rall Pi­co, que co­men­zó ase­gu­ran-gu­ran­do que “hay que em­pe­zar a cuan-an­ti­fi­car las prin­ci-nci­pa­les li­mi­tan­tes.tes. El pro­duc­tor de­bee­be ver si tie­ne anoxia,oxia, aso­cia­da na­pa­sas muy cer­ca, que es una­na ca­rac-ca­rac­te­rís­ti­ca de la zo­na,zo­na, na­pas que hoy es­tán en pro­me­dio a 50 cen­tí­me­tros”.

“Una co­sa es mi­rar la na­pa, pe­ro ade­más hay que ver qué ca­li­dad tie­ne esa na­pa, con me­di­cio­nes vin­cu­la­das a PH y con­duc­ti­vi­dad, que son las va­ria­bles más sen­si­bles que po­de­mos eva­luar rá­pi­da­men­te”, agre­gó. El téc­ni­co tam­bién su­gi­rió a los pro­duc­to­res rea­li­zar aná­li­sis más es­pe­cí­fi­cos pa­ra ver qué ti­pos de sa­les y qué ca­li­dad de sa­les tie­nen esas na­pas y, de esa for­ma, sa­ber cuá­les son los cul­ti­vos po­si­bles. “Hay cul­ti­vos muy sen­si­bles a las sa­les y los en­char­ca­mien­tos, por ejem­plo el maíz, que es uno de los que más se ha­ce en la zo­na”, ase­gu­ró. “Hay que pen­sar en otros, co­mo el gi­ra­sol, el sor­go, la so­ja o el mo­no­tri­go, aun­que tam­bién se pue­de ir al mi­jo o la moha que pue­den ser al­ter­na­ti­vas des­de el pun­to pro­duc­ti­vo”.

Ade­más, sos­tu­vo, hay que pla­ni­fi­car có­mo van a ser los ci­clos si­guien­tes. “A mí no me preo­cu­pa tan­to es­ta cam­pa­ña sino sa­ber có­mo va­mos a se­guir –agre­gó-, por­que hay zo­nas de es­ta re­gión con sue­los are­no­sos y hay que comenzar a ma­ne­jar va­ria­bles de ries­go hí­dri­co con pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo. En la zo­na va a ha­ber que tra­ba­jar en re­com­po­ner la ca­de­na fo­rra­je­ra y la ca­de­na de gra­nos”.

“Hay que es­tar aten­tos a tres va­ria­bles”, con­clu­yó, “los pro­ble­mas de com­pac­ta­ción, el PH de la zo­na que ha ba­ja­do mu­cho y los niv­ni­ve­les de fós­fo­ro que tam­bién han caí­do”. Pe­se a la llu­via, por la tar­de losl asis­ten­tes pu­di­pu­die­ron rea­li­zar las ddos re­co­rri­das a ca­cam­po pre­vis­tas en el pro­gra­ma: “SiSi­lo pi­ca­do de plan­plan­ta en­te­ra de maíz” y “Tol­va de au­to­con­sau­to­con­su­mo”. En la jor­na­da­jor­nad di­ser­ta­ron tam­bién Gus­ta­vo Hec­ker, ad­mi­nis­tra­dor del cam­po, Jor­ge To­re­lli (Unión de In­dus­trias Cár­ni­cas Ar­gen­ti­nas), Adrián Bi­fa­ret­ti (IPCVA) y Se­bas­tián Rif­fel (ase­sor pri­va­do).

per­so­nas asis­tie­ron a la jor­na­da rea­li­za­da por el IPCVA en La Pam­pa.

El es­ta­ble­ci­mien­to "Los dos pi­nos" fue ele­gi­do por el IPCVA co­mo ejem­plo de la si­tua­ción que es­tán atra­ve­san­do los cam­pos inun­da­dos.

Pa­blo Cat­ta­ni

Cristian Alvarez

Pe­dro Stef­fan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.