MA­LE­ZAS.

Un es­tu­dio de­mos­tró que Eleu­si­ne in­di­ca, pre­sen­te en nu­me­ro­sos cul­ti­vos en la Ar­gen­ti­na y el mun­do, desa­rro­lló una al­tí­si­ma re­sis­ten­cia al herbicida.

Super Campo - - News - Por Se­bas­tián Ta­mas­hi­ro.

Se des­cu­brió una va­rian­te de Eleu­si­ne in­di­ca, una es­pe­cie que es­tá pre­sen­te en la Ar­gen­ti­na, que lo­gró una al­tí­si­ma re­sis­ten­cia a la ac­ción del gli­fo­sa­to.

UN ES­TU­DIO pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Plant, Cell & En­vi­ron­ment con­fir­mó que la ma­le­za Eleu­si­ne in­di­ca, o pie de ga­lli­na, re­sis­te co­mo mí­ni­mo 25 ve­ces la do­sis re­co­men­da­da por los fa­bri­can­tes del gli­fo­sa­to. El uso por dé­ca­das y las al­tas do­sis apli­ca­das en pro­duc­cio­nes agrí­co­las de Ma­la­sia pro­vo­ca­ron la apa­ri­ción de una se­gun­da mu­ta­ción en el gen que le brin­da a es­ta ma­le­za re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to. Es­te even­to su­ce­dió en cul­ti­vos de arroz de Ma­la­sia, don­de, al igual que en otros paí­ses, ya exis­tían re­gis­tros de re­sis­ten­cia al herbicida (co­mo en la Ar­gen­ti­na). En es­ta oca­sión, la re­sis­ten­cia dio un pa­so más: Eleu­si­ne in­di­ca se en­cuen­tra en mu­chos agroe­co­sis­te­mas de to­do el mun­do, pe­ro es la pri­me­ra vez que apa­re­cen dos va­rian­tes en un gen de es­ta ma­le­za. DO­BLE. "A di­fe­ren­cia de las plan­tas que po­seen una úni­ca mu­ta­ción, las plan­tas con dos mu­ta­cio­nes no su­fren nin­gún es­trés al apli­car­les el herbicida. Es co­mo re­gar­las con agua”, re­sal­tó Mar­tín Vi­la Aiub, do­cen­te de la Cá­te­dra de Eco­lo­gía de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba) e in­ves­ti­ga­dor in­de­pen­dien­te del Co­ni­cet.

Vi­la Aiub, quien reali­zó los ex­pe­ri­men­tos en la Uni­ver­sity of Wes­tern Aus­tra­lia en con­jun­to con la Fau­ba/Co­ni­cet y el Aus­tra­lian Her­bi­ci­de Re­sis­tan­ce Ini­tia­ti­ve (AHRI), ex­pli­có: “Si la do­sis re­co­men­da­da de gli­fo­sa­to es de un ki­lo por hec­tá­rea, es­tos mu­tan­tes na­tu­ra­les pue­den se­guir cre­cien­do y re­pro­du­cién­do­se aun cuan­do son ex­pues­tos a 25 ki­los de gli­fo­sa­to por hec­tá­rea. En los en­sa­yos pa­ra me­dir re­sis­ten­cia usa­mos esa do­sis co­mo má­xi­ma, pe­ro tran­qui­la­men­te po­dría­mos ha­ber se­gui­do ob­ser­van­do lo mis­mo con 30 ó 50 ki­los por hec­tá­rea”.

La apa­ri­ción de es­ta do­ble al­te­ra­ción ge­né­ti­ca se en­cuen­tra re­la­cio­na­da con las dé­ca­das de apli­ca­ción de gli­fo­sa­to en do­sis cre­cien­tes. Vi­la Aiub afir­mó que el uso con­ti­nuo del pes­ti­ci­da au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de es­tos even­tos: “Un mutante re­sis­ten­te apa­re­ce en una fre­cuen­cia muy ba­ja, pe­ro co­mo tras la apli­ca­ción mue­ren to­das las plan­tas sin re­sis­ten­cia, en po­co tiem­po, los lo­tes ter­mi­nan lle­nán­do­se de plan­tas re­sis­ten­tes”.

Sin em­bar­go, el in­ves­ti­ga­dor re­ve­ló la for­ma de com­ba­tir la mul­ti­pli­ca­ción de es­ta ele­va­da re­sis­ten­cia en los mu­tan­tes do­bles: “Es­ta re­sis­ten­cia es muy cos­to­sa pa­ra la planta. Es de­cir, cre­ce a ta­sas muy ba­jas y pro­du­ce po­cas se­mi­llas por­que des­ti­na a la re­sis­ten­cia los re­cur­sos que po­dría usar pa­ra cre­cer. Por ello es la cla­ra ga­na­do­ra si se apli­ca el herbicida. Lo úni­co que la man­tie­ne en el sis­te­ma agrí­co­la es el uso del gli­fo­sa­to.

Dar un des­can­so en el uso de es­te herbicida re­du­ce de for­ma drás­ti­ca en los lo­tes la fre­cuen­cia de es­ta do­ble mu­ta­ción”. AR­GEN­TI­NA. En cuan­to a la si­tua­ción lo­cal, ad­vir­tió que la es­pe­cie se en­cuen­tra en la Ar­gen­ti­na, in­clu­so­sos con re­sis­ten-re­sis­ten­cia re­por­ta­da alal gli­fo­sa­to, y que aún no sa­ben ssi tie­ne la do­ble mu­ta­ción,n, pe­ro que, sen­ci­lla­men­te,en­te, pue­de apa­re­ce­re­re si con­ti­núa la al­tal­ta de­pen­den­cia enn el uso de es­te her­bi-rbi­ci­da co­mo úni­caa he-he­rra­mien­ta de con­tro­lon­tro­lo quí­mi­co de las ma­le­zas.

Ha­ce 20 años,s,s va­rios in­ves­ti-in­ves­ti­ga­do­res pre­di­je­ron que era di­fí­cil que sur­gie­ra una re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to en las ma­le­zas. La reali­dad de­mos­tró lo con­tra­rio. Y en el ca­so par­ti­cu­lar de pie de ga­lli­na, la na­tu­ra­le­za mues­tra que tie­ne for­mas de eva­dir has- ta agen­tes de es­trés tan efi­ca­ces co­mo es­te herbicida. Des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo, la apa­ri­ción es­ta re­sis­ten­cia es un even­to ra­ro. “Tie­ne una pro­ba­bi­li­dad de su­ce­der de una planta en un mi­llón. Mien­tras tan­to, la pro­ba­bi­li­dad de que sur­ja un do­ble mutante es de una en un bi­llón, pues­to que im­pli­ca una se­gun­da mu­ta­ción en una planta que ya po­see la pri­me­ra. Las pro­ba­bi­li­da­des se mul­ti­pli­can”.p p

El do­cen­te de la Fau­ba ex­pli­có que el ppie de ga­lli­na con la do­do­ble mu­ta­ción ge­ne­ró una barrera de dde­fen­sa muy alta con­tra el gli­fo­sa­fo­sa­to, lo cual le per­per­mi­te man­te­ner­ner­se en el tiem­po­po ttras las su­ce­si­vas­si­vas apli­ca­cio­nes.a Asi­mis­mo,Asi­mis­mo agre­gó que si el lo­te en­tra en des­can­so, la fre­cuen­cia de es­te gen de re­sis­ten­cia des­apa­re­ce­ría en tres o cua­tro años.

No obs­tan­te, acla­ró que por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas se sue­le re­cu­rrir a otros her­bi­ci­das, ge­ne­ral­men­te más cos­to­sos y con ma­yor im­pac­to am­bien­tal. “Des­de el ám­bi­to cien­tí­fi­co po­de­mos pre­ve­nir y recomendar bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo de la re­sis­ten­cia, pe­ro sue­len to­mar­se de­ci­sio­nes pen­san­do só­lo en el cor­to pla­zo”.

ki­los por hec­tá­rea de gli­fo­sa­to apli­ca­dos ha re­sis­ti­do la ma­le­za en en­sa­yos de con­trol.

La ma­le­za Eleu­si­ne in­di­ca es­tá pre­sen­te en mu­chos lugares del mun­do pe­ro es la pri­me­ra vez que desa­rro­lla una se­gun­da mu­ta­ción del gen de re­sis­ten­cia al herbicida gli­fo­sa­to.

Mar­tín Vi­la Aiub Fau­ba y Co­ni­cet

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.