TRI­GO.

Es­tos pe­que­ños in­sec­tos pue­den de­te­rio­rar mar­ca­da­men­te el ren­di­mien­to del ce­real si no son con­tro­la­dos a tiem­pos. Con­se­jos pa­ra sa­ber qué ha­cer.

Super Campo - - News - Por Ma­ría Ro­ve­re.

La pre­sen­cia de pul­go­nes en cual­quier es­ta­dío del cul­ti­vo tie­ne con­se­cuen­cias fí­si­cas pa­ra las plan­tas y ade­más pue­den trans­mi­tir en­fer­me­da­des.

EL CUL­TI­VO DE TRI­GO des­de su im­plan­ta­ción pue­de ser afec­ta­do por di­fe­ren­tes pla­gas. La prin­ci­pal pla­ga que lo afec­ta son los pul­go­nes.

Es­tos pe­que­ños in­sec­tos pue­den ge­ne­rar im­por­tan­tes pér­di­das en el ren­di­mien­to, si no se los de­tec­ta y con­tro­la a tiem­po; ya que el tri­go es un cul­ti­vo muy sen­si­ble al avan­ce de es­ta pla­ga. Los áfi­dos o pul­go­nes, ge­ne­ran tan­to da­ños di­rec­tos co­mo in­di­rec­tos. Di­rec­ta­men­te ge­ne­ran da­ños don­de han suc­cio­na­do las ho­jas, de­bi­do a que su sa­li­va po­see efec­tos fi­to­tó­xi­cos. In­di­rec­ta­men­te, son trans­mi­so­res de im­por­tan­tes en­fer­me­da­des vi­ró­si­cas. IDEN­TI­FI­CA­DOS. Uno de los bio­ti­pos que más afec­ta el cul­ti­vo des­de el ini­cio, es el “pul­gón ver­de de los ce­rea­les” ( Schi­zap­his gra­mi­num), que, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, pue­den dis­tin­guir­se por su co­lor ver­de man­za­na bri­llan­te. Los in­di­vi­duos adul­tos son ala­dos, por lo que, en épo­ca de mul­ti­pli­ca­ción (ro­dean­do la primavera) pue­den mo­vi­li­zar­se, afec­tan­do di­fe­ren­tes par­tes del lo­te. El ma­yor da­ño que pro­du­ce es de­bi­do a su sa­li­va tó­xi­ca. Las ho­jas afec­ta­das se ama­ri­llean, dis­mi­nu­yen­do la su­per­fi­cie fo­to­sin­té­ti­ca. Si el ata­que es muy in­ten­so las man­chas clo­ró­ti­cas pue­den ter­mi­nar unién­do­se, ge­ne­ran­do que la planta se se­que to­tal­men­te. En ge­ne­ral se man­tie­nen en el cul­ti­vo de tri­go des­de la emer­gen­cia has­ta la en­ca­ña­zón. Cuan­do la planta co­mien­za a tor­nar­se más du­ra y re­sis­ten­te aban­do­nan el cul­ti­vo. Es­pe­cial­men­te se de­be­rá pres­tar aten­ción du­ran­te la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo, ya que la planta es más pe­que­ña y pue­de re­se­car­se más fá­cil­men­te. Se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de se­mi­llas tra­ta­das con in­sec­ti­ci­das sis­té­mi­cos, pa­ra dis­mi­nuir es­tos ata­ques ini­cia­les.

Otro de los bio­ti­pos que tam­bién ge­ne­ra do­lo­res de ca­be­za es el “pul­gón amarillo de los ce­rea­les” ( Me­to­po­lop­hium dir­ho­dum).

Es­te coin­ci­de con el pul­gón ver­de, des­de el ma­co­lla­je has­ta es­pi­ga­zón, for­man­do co­lo­nias en el en­vés de las ho­jas. El ata­que co­mien­za des­de

las ho­jas in­fe­rio­res ha­cia las su­pe­rio­res. Al igual que el pul­gón ver­de, ge­ne­ra man­chas clo­ró­ti­cas al in­tro­du­cir su sa­li­va en la planta.

Am­bos bio­ti­pos son trans­mi­so­res del “vi­rus del enanis­mo de los ce­rea­les”, una ra­zón más pa­ra ha­cer hin­ca­pié en el con­trol tem­prano de los pul­go­nes. El vi­rus del enanis­mo ge­ne­ra que laa planta dis­mi­nu­ya su cre­ci­mien­to,imien­to, tan­to ve­ge­ta­ti­vo co­mo­mo ra­di-ra­di­cu­lar; ori­gi­nan­do nan­do plan­tas pe­que­que­ñas y ama­ri­llas, las, que producirán rán gra­nos chi­coss y de ma­la ca­li­dad. ad. Se tor­na es­pe­cial­cial­men­te im­por­tan­te rtan­te en­ton­ces con­tro­larn­tro­lar la pre­sen­cia de es­tos pul­go­nes en el ini­cio del cul­ti­vo, don­de el vi­rus pue­de cau­sar ma­yo­res da­ños; su­ma­do a los da­ños di­rec­tos. TO­DO EL CI­CLO. Por úl­ti­mo, el “pul­gón ru­so del tri­go” ( Diu­rap­his no­xia), pue­de ata­car du­ran­te to­do el ci­clo del cul­ti­vo de tri­go, des­de el ma­co­lla­je has­ta in­clu­si­ve, an­tes de la co­se­cha. Se ubi­ca con pre­fe­ren­cia en la par­te su­pe­rior de las plan­tas ata­can­do tan­to ho­jas co­mo es­pi­gas y ta­llos.

Al afec­tar las es­pi­gas es­tas dis­mi­nu­yen su cre­ci­mien­to y se re­tuer­cen, dis­mi­nu­yen­do el ren­di­mien­to y la ca­li­dad de los gra­nos. La par­ti­cu­la­ri­dad pa­ra es­te pul­gón al mo­ni­to­rear su pre­sen­cia, es ob­ser­var que las ho­jas adquieren un as­pec­to si­mi­lar a un tu­bo don­de los in­di­vi­duos se ubi­can en el in­te­rior. Es­pe­cial­men­te se

OTROS BIO­TI­POS.

Ade­más de los men­cio­na­dos, exis­ten otros bbio­ti­pos­ti­pos que ge­ner­ge­ne­ran da­ños al cul­ti­vo. Por lo cua­cual mo­ni­to­rear la ppre­sen­cia de es­ta pla­ga es de gra­gran im­por­tan­cia­cia si que­re­mos lo­glo­grar bue­nos ren­dren­di­mien­tos. Es tam­bi­tam­bién esencial con­tro­lar las ma­le­zas pre­sen­tes en el llo­te, así co­mo en los ca­mi­nos lin­de­ros o zo­nas cer­ca­nas a los alam­bra­dos ya que es­tas son hos­pe­de­ras de los pul­go­nes.

El ma­ne­jo de es­ta pla­ga de­be­rá es­tar ba­sa­do en el con­trol de ma­le­zas hos­pe­de­ras, en un re­gu­lar mo­ni­to­reo de la pla­ga, ha­cién­do­lo más fre­cuen­te­men­te en mo­men­tos se­cos y tem­pla­dos.

La de­ci­sión de rea­li­zar un con­trol con in­sec­ti­ci­das de­be­rá eva­luar­se de acuer­do a los um­bra­les recomendados y el es­ta­do fe­no­ló­gi­co del cul­ti­vo; te­nien­do en cuen­ta los mo­men­tos más sus­cep­ti­bles pa­ra el cul­ti­vo. Tam­bién de­be­rá es­tar­se aten­to a enemi­gos na­tu­ra­les que pue­den ayudar a dis­mi­nuir la pre­sen­cia de la pla­ga, co­mo va­qui­tas de San An­to­nio, Cri­so­pas y avis­pas. Cuan­do se de­ci­da rea­li­zar el con­trol quí­mi­co, la de­ci­sión de­be­rá es­tar acom­pa­ña­da de la recomendación de un pro­fe­sio­nal idó­neo, jun­to con la re­ce­ta fi­to­sa­ni­ta­ria, quien ase­so­re al res­pec­to del mo­men­to y pro­duc­to pa­ra rea­li­zar la apli­ca­ción. La apli­ca­ción de­be­rá rea­li­zar­se de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, res­pe­tan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas co­rrec­tas, uti­li­zan­do el equi­po de pro­tec­ción per­so­nal ade­cua­do y siguiendo las in­di­ca­cio­nes que in­di­que la eti­que­ta del pro­duc­to.

Pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de pul­go­nes se de­be­rá rea­li­zar el mo­ni­to­reo en las par­tes su­pe­rio­res de las plan­tas.

Los pul­go­nes ge­ne­ran da­ños di­rec­tos a las plan­tas de tri­go y son trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des vi­ró­si­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.