CHOE­LE CHOEL.

Con es­tra­te­gias ba­sa­das en la nu­tri­ción, la Ca­ba­ña La Ala­me­da logra des­te­tes del 93%. La pro­duc­ción se com­ple­men­ta con uvas, vi­nos, nue­ces y miel.

Super Campo - - News - Por Eduardo Bus­tos.

El IPCVA reali­zó una jor­na­da a cam­po en Río Ne­gro en un es­ta­ble­ci­mien­to que apues­ta a rea­li­zar ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro y com­ple­men­ta­do con vi­ña, no­ga­les y api­cul­tu­ra.

LA COM­BI­NA­CIÓN de ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro, que re­pre­sen­ta el 60% de los in­gre­sos del es­ta­ble­ci­mien­to La Ala­me­da, la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, la pro­duc­ción de nue­ces y miel, cie­rran pa­ra Jo­sé y Carlos Mu­rray la ecua­ción per­fec­ta que les per­mi­te ha­cer de la ac­ti­vi­dad pri­ma­ria un ne­go­cio ren­ta­ble en la Pa­ta­go­nia nor­te. En ga­na­de­ría, el pro­me­dio de des­te­te de los ter­ne­ros es en­tre el 93 y el 95%.

El es­ta­ble­ci­mien­to ubi­ca­do en la is­la Choe­le Choel, en me­dio del Río Ne­gro, cer­ca de la lo­ca­li­dad de Luis Bel­tran (Va­lle Me­dio) de es­ta pro­vin­cia, los her­ma­nos Mu­rray de­ben lu­char con­tra las ad­ver­si­da­des cli­má­ti­cas tí­pi­cas de la re­gión, pe­ro la apli­ca­ción del in­ge­nio les per­mi­tió lle­var ade­lan­te la ex­plo­ta­ción. Es­ta es la ex­pe­rien­cia ele­gi­da por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) pa­ra con­vo­car a los pro­duc­to­res de la re­gión a una jor­na­da de ca­pa­ci­ta­ción a cam­po. LA EX­PLO­TA­CIÓN. La prin­ci­pal ac­ti­vi­dad del es­ta­ble­ci­mien­to se con­cen­tra en la Ca­ba­ña Co­lo­nia Tra­pal­co de­di­ca­da a la pro­duc­ción de re­pro­duc­to­res Po­lled He­re­ford y a la ven­ta de ga­na­do va­cuno de des­car­te ter­mi­na­do. El año pa­sa­do se in­cor­po­ró a la ac­ti­vi­dad una ex­pe­rien­cia con la ra­za Li­man­gus.

La ex­plo­ta­ción es­tá for­ma­da por La Ala­me­da. Es­tá pro­vis­ta de 200 hec­tá­reas ba­jo rie­go, con un sis­te­ma de ca­ñe­rías y una ex­ten­sión de 14,5 ki­ló­me­tros, que to­ma agua des­de el río por un sis­te­ma de bom­beo. Unas 90 hec­tá­reas de es­te cam­po se

asig­na­ron a la ga­na­de­ría; 15 a la pro­duc­ción de no­ga­les y 11 hec­tá­reas a vi­ñe­dos pa­ra vi­ni­fi­ca­ción. La ex­plo­ta­ción se com­ple­ta con el cam­po Río Gran­de, con po­co más de 9.000 hec­tá­reas, en se­cano, ubi­ca­do so­bre la cos­ta nor­te de Río Ne­gro.

Río Gran­de es­tá di­vi­di­do en dos po­tre­ros en el sec­tor de la me­se­ta, con una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 4.200 hec­tá­reas ca­da uno y un po­tre­ro de unas 300 hec­tá­reas en la cos­ta del río. Tam­bién hay 270 hec­tá­reas de is­las en la mar­gen nor­te del bra­zo prin­ci­pal, que aún no es­tán ex­plo­ta­das. GA­NA­DE­RÍA. Pa­ra la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra se asig­na­ron 23 hec­tá­reas im­plan­ta­das con pas­tu­ras con­so­cia­das, tré­bol blan­co, fes­tu­ca o fes­tu­lo­lium en los me­jo­res sue­los. Ade­más hay 35 hec­tá­reas con fes­tu­ca, agro­pi­ro, lo­tus fo­ni­cu­lar, lo­tus te­nue y al­go de tré­bol blan­co. Se asig­na­ron, ade­más, 30 hec­tá­reas a la plan­ta­ción de maíz pa­ra si­lo uti­li­za­do pa­ra re­ser­vas de in­vierno y cua­tro hec­tá­reas de sor­go fo­rra­je­ro. Los ali­men­tos con­cen­tra­dos (maíz, pe­llet de so­ja, mi­ne­ra­les) pa­ra com­ple­men­tar las die­tas de en­gor­de se com­pran afue­ra.

El plan­teo va­cuno es­tá for­ma­do por 300 vien­tres que se en­cuen­tran en el cam­po Río Gran­de y unos 100 vien­tres que vi­ven en La Ala­me­da, to­dos de la ra­za Her­ford.

En el es­ta­ble­ci­mien­to las va­qui­llo­nas se in­se­mi­nan en for­ma ar­ti­fi­cial y a tiem­po fi­jo (IATF) en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre; pa­ra lue­go ha­cer un re­pa­so con el 2,5% del to­tal del ro­deo de to­ros en el po­tre­ro del Va­lle: “En ese po­tre­ro de 300 hec­tá­reas se lle­va la ha­cien­da des­pués del des­te­te, jun­to a las va­cas vie­jas, por­que tie­ne un apor­te im­por­tan­te de pas­to ver­de. Tam­bién se alo­ja a las va­cas va­cías, des­pués de rea­li­zar­les una eco­gra­fía o tac­to”, aña­de el pro­duc­tor.

“Des­de mar­zo has­ta oc­tu­bre los vien­tres se alo­jan en los po­tre­ros de la me­se­ta, con una car­ga de 1 va­ca ca­da 30 hec­tá­reas. Pe­ro nues­tra in­ten­ción es lle­var la car­ga ani­mal a una va­ca ca­da 25 hec­tá­reas”, de­ta­lla Jo­sé Mu­rray.

Los ser­vi­cios se rea­li­zan en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre. Las va­qui­llo­nas, una vez que re­ci­ben el ser­vi­cio, per­ma­ne­cen en el es­ta­ble­ci­mien­to La Ala­me­da, don­de tam­bién se rea­li­za el se­gun­do ser­vi­cio y per­ma­ne­cen has­ta com­ple­tar el ci­clo de ges­ta­ción y vuel­ve al cam­po, só­lo si es­tán pre­ña­das. Ca­so con­tra­rio van a des­car­te. Las pa­ri­cio­nes tam­bién se rea­li­zan en­tre agos­to y sep­tiem­bre.

en­tre agos­to y sep­tiem­bre. La to­ta­li­dad del des­te­te se tras­la­da a La Ala­me­da, pa­ra com­ple­tar su desa­rro­llo. A par­tir de sep­tiem­bre de ca­da año se sa­can los ter­ne­ros. En al­gu­nos años ma­los lle­ga­mos a te­ner un lo­te­ci­to con 209 ter­ne­ros, a los que les dá­ba­mos ma­ma­de­ra has­ta que se acos­tum­bra­ban a co­mer el ali­men­to”, sos­tie­ne el pro­duc­tor.

Mu­rray ex­pli­ca que con la prác­ti­ca: “Lo­gra­mos, in­clu­so en los peo­res años de se­quía, un pro­me­dio de des­te­te del 93%. Otra prác­ti­ca que in­cor­po­ra­mos en los úl­ti­mos años es en­tre­gar­le al ter­ne­ro una ali­men­ta­ción di­fe­ren­cial a par­tir de oc­tu­bre pa­ra que el ani­mal se acos­tum­bre a co­mer ba­lan­cea­do, pa­ra fa­ci­li­tar la tran­si­ción des­pués del des­te­te”, agre­ga el ppro­duc­tor.

“Cla­si­fi­ca­mos­mosm a los ter­ne­ros en tres ca­te­go­rías:ías:ía a los más chi-chi­cos con 70 ki­loss o me­nos, se les en­tre­ga un ali-ali­men­to di­fe­ren­cialn­cialn (creep fee­ding,g,gal pie de la ma­dre).re).r La se­gun­da ca­te-ate-a go­ría con un pe­soe­soe de en­tre 70 a 110 ki­los y los que pa­san de los 110 ki­loss son alo-alo­ja­dos en el co­rral­rralr por quin­ce días, se mo­ni­to­rea el con­su­mo y cuan­do lle­gan a 300 gra­mos de ba­lan­cea­do por día, sí su­pe­ran los 80 ki­los se los man­da a las pas­tu­ras de me­jor ca­li­dad”, aña­de el pro­duc­tor.

En el lu­gar re­ci­ben una ra­ción de ba­lan­cea­do has­ta al- can­zar el ki­lo y me­dio; lue­go co­mien­zan a re­ci­bir maíz. Pe­ro si no al­can­zan a ese pe­so se los de­ja más tiem­po en el co­rral: “Es­ta prác­ti­ca la co­men­za­mos a rea­li­zar ha­ce unos años, a par­tir de la de­ci­sión de in­se­mi­nar a los quin­ce me­ses y en nin­gún mo­men­to se sus­pen­de la en­tre­ga de ba­lan­cea­do pa­ra lo­grar ín­di­ces de cre­ci­mien­to ele­va­do en el año”, aña­de Mu­rray. Se­gún el po­tre­ro, los ter­ne­ros se ro­tan ca­da tres o cua­tro días. De es­tos ter­ne­ros se se­pa­ran ma­chos y hem­bras. Se ha­ce una pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción de los pri­me­ros y, se les ha­ce un se­gui­mien­to a los que se­rán po­ten­cia­les re­pro­duc­to­res. La ga­nan­cia dia­ria de los ter­ne­ros arran­ca en los 600 gra­mos has­ta al­can­zar en­tre 900 gra­mos y un ki­lo por día en el ci­clo.

“Es­te se­gui­mien­to in­clu­ye me­di­cio­nes de pe­so, de al­tu­ra, de cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal y más re­cien­te­men­te co­men­za­mos a rea­li­zar me­di­cio­nes de gra­sa dor­sal y del área de ojo de bi­fe con el INTA del Va­lle In­fe­rior. Otro as­pec­to que que­re­mos in­cluir en la me­di­ción de gra­sa in­tra­mus­cu­lar en el bi­fe a me­di­da que in­cor­po­ra­mos nue­vos re­pro­duc­to­res, pe­ro es­te año no fue po­si­ble por al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes en la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma”, agre­ga Mu­rray. HEM­BRAS. En oto­ño se ha­ce una pri­me­ra ccla­si­fi­ca­ción de las hem­brahem­bras y las que fue­ron se­se­lec­cio­na­das co­mo vvien­tres re­ci­ben­ben si­lo de maíz de pplan­ta en­te­ra y un con­cen­tra­do pro­pro­tei­co mi­ne­ral par­pa­ra que lle­guen a no­no­viem­bre con un bue­buen es­ta­do cor­po­ral­po­ral y re­rea­li­zar el ser­vi­cio­vi­cio a los 15 mme­ses. Una par­te de las va­qui­llo­nas de primer ser­vi­cio se ven­den con ga­ran­tía de pre­ñez. El se­gun­do ser­vi­cio se ha­ce a los 27 me­ses y se man­dan las va­cas al cam­po Río Gran­de con pre­ñez con­fir­ma­da por eco­gra­fía o tac­to.

vien­tres po­see el em­pren­di­mien­to, 100 en La Ala­me­da y 300 en Río Gran­de.

Los in­gre­sos prin­ci­pa­les del cam­po pro­vie­nen de la ga­na­de­ría ma­ne­ja­da con es­tra­te­gias de nu­tri­ción e in­se­mi­na­ción. Los des­te­tes no ba­jan del 93 por cien­to.

Jo­sé Mu­rray

Carlos Mu­rray

Los ter­ne­ros re­ci­ben un sis­te­ma de nu­tri­ción de alta efi­cien­cia al pie de la ma­dre, ade­más de la le­che. Las pa­ri­cio­nes se rea­li­zan en el cam­po La Ala­me­da, ba­jo una vi­gi­lan­cia muy es­tric­ta.

Zuel­ma Roldan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.