LA PAM­PA.

En el nor­te pam­peano,pam­peano téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas con­vo­ca­dos por el IPCVA com-com­par­tie­ron he­rra­mien­tas pa­ra pa­sar la inun­da­ción y re­com­po­ner el ci­clo.

Super Campo - - News - Por Luis Fon­toi­ra.

Los res­pon­sa­bles de un es­ta­ble­ci­mien­to que su­frió las con­se­cuen­cias de las inun­da­cio­nes mos­tra­ron su plan­teo pa­ra afron­tar es­ta si­tua­ción en una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el IPCVA.

EN ME­DIO de un nue­vo tem­po­ral de llu­via y vien­to y en el mar­co de una inun­da­ción que no da tre­gua en la Pro­vin­cia de la Pam­pa, di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas con­vo­ca­dos por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) se die­ron ci­ta en la lo­ca­li­dad de Em­ba­ja­dor Mar­ti­ni pa­ra trans­mi­tir a los pro­duc­to­res he­rra­mien­tas pa­ra atra­ve­sar el mal mo­men­to con la me­nor pér­di­da po­si­ble. In­clu­so por cues­tio­nes cli­má­ti­cas, la jor­na­da a cam­po que iba a rea­li­zar­se ín­te­gra­men­te en el Es­ta­ble­ci­mien­to “Los Dos Pi­nos” de la Coope­ra­ti­va Agrí­co­la lo­cal, de­bió tras­la­dar­se a úl­ti­mo mo­men­to al club del pue­blo, da­das las pre­ci­pi­ta­cio­nes que ter­mi­na­ron de anegar­lo. No obs­tan­te, más de 300 pro­duc- to­res de la zo­na se die­ron ci­ta en el even­to que sir­vió pa­ra po­ner el fo­co en te­mas es­pe­cí­fi­cos de al­to im­pac­to: ma­ne­jo del agua, re­ser­vas fo­rra­je­ras y pa­ra­si­to­sis.

“Los pro­duc­to­res es­tán muy gol­pea­dos eco­nó­mi­ca­men­te pe­ro con el es­pí­ri­tu in­tac­to”, sos­tu­vo Ulises For­te, Pre­si­den­te del IPCVA. “Cuan­do el agua ba­je va a ve­nir lo peor y los pro­duc­to­res ten­drán que tra­ba­jar fuer­te­men­te con el INTA pa­ra atra­ve­sar la co­yun­tu­ra”. For­te, ve­cino de la zo­na y con su cam­po tam­bién inun­da­do, ase­gu­ró que, ade­más, es me­nes­ter en­ca­rar obras de in­fra­es­truc­tu­ra con los dis­tin­tos go­bier­nos ya que “el pro­duc­tor que tie­ne un 50% de su cam­po ba­jo el agua tie­ne aún una par­te pro­duc­ti­va, pe­ro ne­ce­si­ta ca­mi­nos pa­ra lle­gar. Cuan­do pa­san es­tas ca­tás­tro­fes se ga­na la mi­tad de di­ne­ro, en el me­jor de los ca­sos, y se gas­ta tres ve­ces más, por lo que tam­bién tie­ne que apa­re­cer rá­pi­da­men­te el cré­di­to. No se pue­de de­jar es­to en ma­nos del mer­ca­do por­que no que­da nin­gún cha­ca­re­ro en pie y se cae la eco­no­mía de los pue­blos. Tam­po­co tie­ne que ser un ‘Es­ta­do bo­bo’. Es ne­ce­sa­rio que se otor­guen cré­di­tos a lar­go pla­zo pe­ro orien­ta­dos y fis­ca­li­za­dos”, con­clu­yó.

Por su par­te, Ho­ra­cio Alo­chis, miem­bro del Con­se­jo de la Ad­mi­nis­tra­ción de la Coope­ra­ti­va Agro­pe­cua­ria de Em­ba­ja­dor Mar­ti­ni, ase­gu­ró que den­tro del pa­no­ra­ma de­sola­dor “lo bueno es que los pro­duc­to­res de la zo­na no es­ta­ban en­deu­da­dos y to­da­vía no se cor­tó la

ca­de­na de pa­gos”.

Pe­se a ello, la si­tua­ción cli­má­ti­ca que afec­tó fuer­te­men­te la pro­duc­ción de la coope­ra­ti­va (ver apar­te), tra­jo tam­bién un gran atra­so al pue­blo. “Ca­yó la pro­duc­ción de ce­real, el aco­pio no es el mis­mo. Hay que man­te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra, pa­gar suel­dos…”, enume­ró, sa­bien­do que lo peor aún es­tá por ve­nir ya que, co­mo temen to­dos los pro­duc­to­res, la si­tua­ción más dra­má­ti­ca se da­rá cuan­do ba­je el agua, ya que los sue­los que­da­rán sa­li­ni­za­dos y con ba­jo fós­fo­ro lo que lle­va­rá a que se ten­ga que re­plan­tear to­do el es­que­ma pro­duc­ti­vo de la re­gión. TI­RAR EL ACHI­QUE. “No que­da otra: des­pués de la inun­da­ción hay que arran­car to­do de vuel- ta, des­de ce­ro”, ase­gu­ró Pa­blo Cat­ta­ni (ase­sor pri­va­do), uno de los di­ser­tan­tes de la jor­na­da.

“No que­da otra”, agre­gó, “hay que re­cu­rrir al INTA, a los téc­ni­cos de la zo­na y ver có­mo comenzar a co­rre­gir los sue­los. Se­gu­ra­men­te no se podrá sem­brar al­fal­fa, pe­ro ha­brá otras op­cio­nes, qui­zás fes­tu­ca, o rai­grás, o lo que sea has­ta que pue­da vol­ver a la al­fal­fa, pe­ro no hay so­lu­cio­nes mágicas, se tie­ne que em­pe­zar otra vez de ce­ro”, sos­tu­vo.

De acuer­do al es­pe­cia­lis­ta, los pro­duc­to­res no de­ben “au­to­com­pa­de­cer­se, por­que la pe­na no va a ser me­nor y va a ser pe­na en tan­to la de­je­mos que sea pe­na. Hay que re­con­ver­tir la ca­be­za, con­cen­trar­se y arran­car. Es­ta si­tua­ción nos obli­ga a con­cen­trar su­per­fi­cie. No te­ne­mos otra”.

Se­gún Cat­ta­ni, se per­de­rá el en­gor­de de los ter­ne­ros pe­ro hay que pla­ni­fi­car y tra­ba­jar ya mis­mo pa­ra las ca­ma­das si­guien­tes.

“Tra­ba­ja­mos en un me­dio vi­vo y no nos

El avan­ce del agua so­bre las su­per­fi­cies de los cam­pos ga­na­de­ros obli­ga a ajus­tar los es­que­mas pa­ra pro­du­cir en es­pa­cios re­du­ci­dos.

Ulises For­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.