HON­GOS.

En Tan­dil, un pro­duc­tor de gír­go­las apues­ta al cul­ti­vo y co­mer­cia­li­za­ción en dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes. Pau­tas y pers­pec­ti­vas pa­ra una pro­duc­ción que avan­za.

Super Campo - - News - Por Mariel Ti­bau Mar­tí­nez.

Un pro­duc­tor tan­di­len­se apues­ta a la pro­duc­ción de gír­go­las que co­mer­cia­li­za en dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes.

“LAS GÍR­GO­LAS son un pro­duc­to ca­da vez más re­que­ri­do”, se­ña­la Ale­jan­dro Strupp, ti­tu­lar de Pil­ze Hon­gos Gír­go­las, de la lo­ca­li­dad de Tan­dil, Bue­nos Ai­res en una char­la con Super CAM­PO. Co­men­zó con es­te cul­ti­vo de ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal en el 2013. Hoy, más tec­ni­fi­ca­do, abas­te­ce a su ciu­dad con ex­ce­len­tes pers­pec­ti­vas. Strupp de­ci­dió apos­tar to­do su es­fuer­zo a los hon­gos. Una ac­ti­vi­dad que es­tá en al­za.

El Pleu­ro­tus os­trea­tus, co­no­ci­do vul­gar­men­te co­mo gír­go­la o se­ta es muy ape­ti­to­so y su for­ma de val­va de os­tras, así co­mo la in­ser­ción de sus fruc­ti­fi­ca­cio­nes so­bre los tron­cos en los que cre­ce en for­ma na­tu­ral, hi­zo que se lo de­no­mi­ne “hon­go os­tra”.

Por lo ge­ne­ral su pro­duc­ción se rea­li­za en bol­sas lo que tie­ne la ven­ta­ja de una pro­duc­ción más se­gu­ra y or­de­na­da, pe­ro a un ma­yor cos­to. Si bien no se tra­ta de un em­pren­di­mien­to com­ple­jo es pre­ci­so ex­tre­mar las me­di­das de bio­se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar to­da con­ta­mi­na­ción y cum­plir con las etapas del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. “Soy muy cui­da­do­so de có­mo y cuándo rea­li­zar ca­da una de las etapas”, se­ña­la el pro­duc­tor. Y pa­ra aquel cu­rio­so in­tere­sa­do, con­vie­ne men­cio­nar­las. PAS­TEU­RI­ZA­CIÓN Y MEZ­CLA. Pil­ze usa la cás­ca­ra de gi­ra­sol co­mo sus­tra­to (o ali­men­to) pa­ra las gír­go­las. Tam­bién pue­de ser­vir pa­ja de tri­go o de ce­ba­da y cás­ca­ra de ma­ní, en­tre otros pro­duc­tos.

El primer pa­so del pro­ce­so es la pas­teu­ri­za­ción. Pa­ra eso se adap­tó una hor­mi­go­ne­ra con que­ma­do­res en la par­te in­fe­rior y ta­pa, don­de el pro­duc­to per­ma­ne­ce a 80ºC du­ran­te tres ho­ras, gi­ran­do ca­da 15 mi­nu­tos. Trans­cu­rri­do el tiem­po pre­fi­ja­do, se apaga y se es­pe­ra que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra has­ta los 25-30ºC pa­ra agre­gar el mi­ce­lio –a ra­zón de 13 ki­los de sus­tra­to por ki­lo de mi­ce­lio-.

Vuel­ve a po­ner­se la má­qui­na en fun­cio­na­mien­to (en frío), pa­ra que se mez­clen sus­tra­to y mi­ce­lio. A con­ti­nua­ción, cui­dan­do que no se con­ta­mi­ne el pro­duc­to fi­nal, se lle­nan bol­sas de ny­lon cristal (tam­bién po­dría uti­li­zar­las ne­gras) con 8 ki­los de mez­cla. IN­CU­BA­CIÓN. Las bol­sas per­ma­ne­cen en el sec­tor de in­cu­ba­ción du­ran­te unos 15 días a 24ºC, y una hu­me­dad re­la­ti­va de en­tre 30 y 50%, se­gún la can­ti­dad de bol­sas en pro­ce­so. La in­cu­ba­ción es ab­so­lu­ta­men­te a os­cu­ras. Du­ran­te es­te pe­río­do el hon­go co­mien­za a co­lo­ni­zar, es de­cir a des­pa­rra­mar­se por la bol­sa, ali­men­tán­do­se de la lig­ni­na, ce­lu­lo­sa y he­mi­ce­lu­lo­sa que le pro­vee el sus­tra­to.

FRUCTIFICACIÓN y CO­SE­CHA.

A con­ti­nua­ción, las bol­sas se tras­la­dan a otro re­cin­to con al­go de luz, un 75 por cien­to de hu­me­dad re­la­ti­va y una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 15 y 18ºC.

En es­te sec­tor e ini­cial­men­te, se le ha­ce tres cor­tes a ca­da bol­sa. Trans­cu­rri­da una se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.