AGRI­CUL­TU­RA DE PRECISIÓN.

De acuer­do con los re­que­ri­mien­tos de la sem­bra­do­ra, exis­ten sis­te­mas de co­rrec­ción de se­ñal que per­mi­ten ga­ran­ti­zar la precisión del tra­ba­jo.

Super Campo - - News - Por Fernando Sca­ra­muz­za, Die­go Vi­lla­rroel y Juan Pa­blo Vé­lez, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

Cuá­les son los sis­te­mas de co­rrec­ción de se­ña­les pa­ra el tra­ba­jo de precisión.

ES EVI­DEN­TE el cre­ci­mien­to en la in­cor­po­ra­ción de sis­te­mas de guía au­to­má­ti­ca, des­ta­cán­do­se un mar­ca­do in­cre­men­to anual de uni­da­des. En 2016 hu­bo un in­cre­men­to de más de 2.300 pi­lo­tos al sec­tor de la ma­qui­na­ria agrí­co­la, res­pec­to a lo ob­ser­va­do en 2015. Con la sus­crip­ción a se­ña­les de ma­yor precisión en los úl­ti­mos 3 años, se per­ci­be una fuer­te adop­ción de la guía au­to­má­ti­ca pa­ra el con­trol de la ma­qui­na­ria con la mirada pues­ta en lo­grar la ma­yor efi­cien­cia po­si­ble.

El desa­rro­llo evo­lu­ti­vo de la ma­qui­na­ria tam­bién se vio re­fle­ja­do en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co apli­ca­do, me­jo­ran­do las compu­tado­ras de siem­bra, lo­gran­do com­ple­tos re­gis­tros de la­bo­res, dis­mi­nu­yen­do los tiem­pos de res­pues­ta en la do­sis va­ria­ble de se­mi­llas y fer­ti­li­zan­te uti­li­zan­do sis­te­mas hi­dráu­li­cos, me­cá­ni­cos y ac­tual­men­te ten­dien­do ha­cia lo eléc­tri­co. De es­ta ma­ne­ra se logra in­cre­men­tar la efi­cien­cia con el cor­te por sec­ción o por cuer­po de siem­bra y la con­duc­ción me­dian­te la guía au­to­má­ti­ca con alta precisión, prin­ci­pal­men­te con sis­te­mas hi­dráu­li­cos o eléc­tri­cos.

En el ma­ne­jo de la do­si­fi­ca­ción va­ria­ble se po­dría de­cir que la precisión en la se­ñal es prác­ti­ca­men­te irre­le­van­te, ya que no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar co­rrec­cio­nes sub­cen­ti­mé­tri­cas pa­ra lle­var a ca­bo una siem­bra, fer­ti­li­za­ción o pul­ve­ri­za­ción va­ria­ble. La tran­si­ción en­tre los am­bien­tes ge­ne­ral­men­te es gra­dual y el ma­ne­jo en el cam­bio de do­sis, con el error nor­mal que tie­ne la se­ñal GPS, se ajus­ta a esa ne­ce­si­dad sin afec­tar el ma­pa de pres­crip­ción. CO­RREC­CIÓN. Sin em­bar­go, sí es ne­ce­sa­rio te­ner muy en cuen­ta

la se­ñal co­rrec­to­ra en el ca­so de te­ner una sem­bra­do­ra con la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar cor­tes por tra­mos o por cuer­pos de siem­bra, o tam­bién en el ca­so de una pul­ve­ri­za­do­ra con sis­te­mas de cor­te por sec­ción de bo­ta­lón o, me­jor aún, si el cor­te es pi­co a pi­co. En es­te ca­so sí es ne­ce­sa­rio que la ma­qui­na­ria res­pon­da con precisión cen­ti­mé­tri­ca pa­ra no so­la­par apli­ca­cio­nes o, por el con­tra­rio, pa­ra evi­tar que que­den zo­nas sin apli­car o sem­brar.

La uti­li­za­ción del pi­lo­to au­to­má­ti­co en es­tos úl­ti­mos años evo­lu­cio­nó en fun­ción del cre­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co de la ma­qui­na­ria, de sus elec­tro­com­po­nen­tes, en las di­men­sio­nes de los mis­mos y en la elec­tró­ni­ca, co­mo así tam­bién en la precisión de la se­ñal sa­te­li­tal uti­li­za­da pa­ra las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. De­bi­do a es­tos avan­ces, ac­tual­men­te se han in­cor­po­ra­do otras tec­no­lo­gías que ha­cen más efi­cien­tes al­gu­nos pro­ce­sos, en­tre los que se pue­den men­cio­nar va­rios a mo­do de ejem­plo: el cor­te de la siem­bra cuer­po a cuer­po, la guía del im­ple­men­to en la mis­ma lí­nea del pi­lo­to au­to­má­ti­co del trac­tor, el con­trol au­to­má­ti­co del trac­tor y la tol­va por par­te del ope­ra­rio en la co­se­cha­do­ra, los sis­te­mas de guía en ca­be­ce­ra, en­tre otros. Cla­ra­men­te se vis­lum­bra que la precisión en las se­ña­les de co­rrec­ción son la lla­ve de ac­ce­so a la ma­qui­na­ria del fu­tu­ro, don­de el au­to­ma­tis­mo y la ro­bó­ti­ca son la clave pa­ra in­cre­men­tar la efi­cien­cia en to­dos los pro­ce­sos. SE­ÑAL DE SIEM­BRA. La tec­no­lo­gía de guía sa­te­li­tal tam­bién ex­pe­ri­men­tó un pro­ce­so evo­lu­ti­vo ha­cia el au­to­ma­tis­mo y la ro­bó­ti­ca. La precisión cen­ti­mé­tri­ca que se uti­li­za ac­tual­men­te pa­ra rea­li­zar una agri­cul­tu­ra al­ta­men­te com­pe­ti­ti­va y efi­cien­te re­quie­re in­dis­pen­sa­ble­men­te la in­cor­po­ra­ción de la guía au­to­má­ti­ca. Pe­ro tam­bién es una reali­dad que la adop­ción de es­ta he­rra­mien­ta sue­le te­ner con­cep­tos equí­vo­cos o po­co cla­ros y de es­ta ma­ne­ra la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía de ma­ne­ra erró­nea no per­mi­te lo­grar el po­ten­cial de la mis­ma, ge­ne­rán­do­se per­jui­cios o pre­con­cep­tos equí­vo­cos.

En la la­bor de siem­bra, la uti­li­za­ción de pi­lo­tos au­to­má­ti­cos au­men­ta di­rec­ta­men­te la efi­cien­cia del tra­ba­jo, le brin­da al ope­ra­rio la po­si­bi­li­dad de te­ner ma­yor con­trol en otros as­pec­tos pun­tua­les co­mo la ob­ser­va­ción en pantalla del co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la sem­bra­do­ra y el trac­tor, en­tre otras ven­ta­jas. Tam­bién le per­mi­te ex­ten­der jornadas la­bo­ra­les has­ta al­tas ho­ras de la no­che, don­de la ob­ser­va­ción de la lí­nea que de­ja el mar­ca­dor se­ría im­po­si­ble o tam­bién en si­tua­cio­nes don­de la co­ber­tu­ra del cul­ti­vo com­pli­ca di­vi­sar la lí­nea del en­tre­sur­co.

Pue­de que tam­bién ocu­rran ca­sos en los que se uti­li­za un pi­lo­to au­to­má­ti­co pa­ra siem­bra y no se con­tra­ta -o com­pra- la se­ñal apro­pia­da. De es­ta ma­ne­ra pro­ba­ble-

men­te se lo­gre una efi­cien­cia aún me­nor en la la­bor, ge­ne­ran­do ma­yo­res erro­res en­tre pa­sa­das. Con es­te uso, la tec­no­lo­gía so­lo lo­gra­ría el con­fort del ope­ra­rio, pe­ro se ve­ría afec­ta­da la prin­ci­pal­men­te la efi­cien­cia de la siem­bra.

Sin pi­lo­to au­to­má­ti­co es ha­bi­tual ob­ser­var que al co­mien­zo de la jor­na­da la­bo­ral la precisión del tra­ba­jo es acep­ta­ble, pe­ro a me­di­da que trans­cu­rre el día se ob­ser­van erro­res que re­fle­jan dis­trac­cio­nes y fa­llas cau­sa­das por la mis­ma fa­ti­ga del ope­ra­rio. Con el pi­lo­to au­to­má­ti­co la precisión del tra­ba­jo se man­tie­ne cons­tan­te a lo lar­go de la jor­na­da.

El con­cep­to de siem­bra pre­ci­sa no en­glo­ba so­lo a la pro­fun­di­dad y es­pa­cia­mien­to ho- mo­gé­neo en­tre se­mi­llas, sino que tam­bién es im­por­tan­te el es­pa­cia­mien­to en­tre pa­sa­das su­ce­si­vas. De es­ta ma­ne­ra se ve afec­ta­do di­rec­ta­men­te la sen­si­bi­li­dad del cul­ti­vo y el mar­co de plan­ta­ción. Sin res­tar la im­por­tan­cia de­bi­da de la efi­cien­cia en el mo­men­to de la co­se­cha cau­sa­da por sur­cos des­pa­re­jos y va­ria­bles, afec­tan­do el co­rrec­to desem­pe­ño del ca­be­zal mai­ce­ro. MÁS CUL­TI­VOS.S.S Tam­bién es im­por­tan­te el im­pac­to ge­ne­ra­do en laa pro-pro­duc­ción queee se ob­ser­va en otros­rosr cul­ti­vos con la in­cor­po­ra­ció­nó­nó de es­te sis­te­maa de guía, tal es el ca­soc de la ca­ña de Azú­car,A la pa­pa o el ma­ní,aní,a en­tre los más des­ta­ca­dos,ca­dos,c don­de el re­torno a la in­ver­sión se logra en me­nos tiem­po. En ma­ní, por ejem­plo, un pe­que­ño des­vío de 10 cm pue­de cau­sar pér­di­das de ren­di­mien­to de has­ta 1.380 kg/ ha, que afec­tan di­rec­ta­men­te en la ren­ta­bi­li­dad del cul­ti­vo.

En un aná­li­sis eco­nó­mi­co de la adop­ción de la tec­no­lo­gía, lle­ga­re­mos a la con­clu­sión que la amor­ti­za­ción de la mis­ma es muy rá­pi­da, por lo tan­to es una ne­ce­si­dad más que un op­cio­nal de equi­pa­mien­to.

Con es­ta tec­no­lo­gía se lo­gran cul­ti­vos más pro­li­jos que per­mi­ten un me­jor tra­ta­mien­to a lo lar­go de sus ci­clos, lo­gran­do apli­ca­cio­nes fi­to­sa­ni­ta­rias y co­se­chas de ma­yor efi­cien­cia y me­no­res pér­di­das. La ten­den­cia mun­dial es ir ca­da vez más a las co­rrec­ción de ma­yor precisión, que si bien tie­nen un ma­yor cos­to son fá­cil­men­te jus­ti­fi­ca­bles me­dian­te el re­torno que pro­du­cen no so­lo en lo eco­nó­mi­co, sino tam­bién en as­pec­tos agro­nó­mi­cos, ope­ra­ti­vos, am­bien­ta­les y de con­fort pa­ra el ope­ra­rio.

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te sa­ber de an­te­mano qué precisión se ne­ce­si­ta de acuer­do a las la­bo­res agrí­co­las. Pa­ra un pi­lo­to au­to­má­ti­co que se uti­li­za en la siem­bra de maíz, por ejem­plo, es re­co­men­da­ble la se­ñal de co­rrec­ción RTX Cen­ter­point, Plan­tium RT2, y SF3, ya que po­seen alta precisión y re­pe­ti­ti­vi­dad du­ran­te to­da la cam­pa­ña. Es­tas co­rrec­cio­nes, co­mo la de RTK, son ne­ce­sa­rias cuan­do se tra­ba­jaj en ta­reas que re­quie­ren alta ppre­ci­sión co­mo en los cor­tes ppor sec­ción en sem­bra­do­sem­bra­do­ras. Ade­más de­ja cco­mo sub­pro­duc­to­duc­to una in­for­ma­ción­ción su­ma­men­te val­va­lio­sa co­mo lo es eel ma­pa de al­ti­me­ti­me­tría, que tie­ne alta ppre­ci­sión ho­ri­zon­tal­zon­tal per­mi­tien­do ha­cer un es­tu­dio de las pen­dien­tes de losl lo­tes en los cua­les ha tran­si­ta­do.

Las se­ña­les de me­nor precisión co­mo co­rrec­ción RTX Ran­ge­point, Plan­tium RT15, y SF2, tie­nen un cos­to de ca­non me­nor, pe­ro son úti­les pa­ra ro­les de­ter­mi­na­dos y son más de­pen­dien­tes de la in­ter­ven­ción del ope­ra­rio.Un as­pec­to no me­nor a te­ner en cuen­ta en ca­so de la se­ñal de co­rrec­ción pa­ra un pi­lo­to au­to­má­ti­co, es el es­ta­do del trac­tor. Es im­por­tan­te que ha­ya r re­ci­bi­do el man­te­ni­mien­to ne­ce­sa­rio, ya que no sir­ve de na­da con­tra­tar la co­rrec­ción más pre­ci­sa si el trac­tor, la pul­ve­ri­za­do­ra o la co­se­cha­do­ra tie­nen de­fi­cien­cias en la di­rec­ción.

pi­lo­tos au­to­má­ti­cos se in­cor­po­ra­ron du­ran­te el año 2016.

De acuer­do con es­ti­ma­cio­nes del INTA Man­fre­di, la amor­ti­za­ción de la in­ver­sión en es­ta tec­no­lo­gía es muy rá­pi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.