IN­DI­GO.

In­di­go es una star­tup nor­te­ame­ri­ca­na que lle­va re­cau­da­dos más de u$ s 300 mi­llo­nes. Plan­tea una ter­ce­ra re­vo­lu­ción de la agri­cul­tu­ra. Apues­tan a una vuel­ta de tuer­ca a la agri­cul­tu­ra a tra­vés de la mi­cro­bio­lo­gía de las plan­tas.

Super Campo - - News - Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez.

Una star­tup nor­te­ame­ri­ca­na que apues­ta a la mi­cro­bio­lo­gía de las plan­tas.

EL CON­TEX­TO de las em­pre­sas de pro­duc­tos pa­ra la agri­cul­tu­ra se ve hoy atra­ve­sa­do por una fuer­te con­cen­tra­ción. Lue­go de com­pras, ad­qui­si­cio­nes y fu­sio­nes to­do pa­re­ce in­di­car que, aun­que el mer­ca­do no es­tá re­traí­do, los cos­tos ope­ra­cio­na­les pre­sio­nan a las em­pre­sas pa­ra que se achi­quen. Ade­más, le­jos que­da­ron los años en que se des­cu­brían nue­vas mo­lé­cu­las con innovadores mo­dos de ac­ción.

“No hay novedades y no se es­pe­ran gran­des des­cu­bri­mien­tos en los pró­xi­mos tiem­pos”, asien­te Carlos Bec­co, un re­fe­ren­te del área agrí­co­la que has­ta ha­ce muy po­co se desem­pe­ñó co­mo Je­fe Cul­ti­vo de So­ja pa­ra Syn­gen­ta. Le­jos de es­ta po­si­ción, hoy es la ca­ra vi­si­ble de In­di­go en la Ar­gen­ti­na, la star­tup con­si­de­ra­da co­mo la más exi­to­sa del agro. DE STARTAP A NE­GO­CIO. “Par­te de es­te éxi­to se de­be a que ya lle­va re­cau­da­dos más de 300 mi­llo­nes de dó­la­res y ape­nas tie­ne dos cam­pa­ñas de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos”, in­di­ca.

Aho­ra bien, In­di­go no es una em­pre­sa cual­quie­ra. Cen­tra su tra­ba­jo en la mi­cro­bio­lo­gía y en ha­cer fo­co, de­ta­lla­da­men­te, en aqué­llos or­ga­nis­mos que vi­ven den­tro de la planta y que pue­den ge­ne­rar cam­bios en su pro­duc­ti­vi­dad y en su sa­ni­dad. Bec­co lo ex­pli­ca cla­ra­men­te: “Tra­ta­mos de po­ten­ciar la na­tu­ra­le­za. Nos en­fo­ca­mos en la in­no­va­ción de tec­no­lo­gías en mi­cro­bio­mas, lo que nos ha per­mi­ti­do desa­rro­llar un ex­clu­si­vo tra­ta­mien­to de se­mi­llas ba­sa­do en mi­cro­or­ga­nis­mos sim­bió­ti­cos que com­ple­men­ta los pro­ce­sos na­tu­ra­les de la planta pa­ra me­jo­rar la sa­lud del cul­ti­vo y su pro­duc­ti­vi­dad”

Al igual que los hu­ma­nos, las plan­tas con­vi­ven con mi­llo­nes

de mi­cro­or­ga­nis­mos –bac­te­rias y hon­gos mi­cros­có­pi­cos- con los que in­ter­ac­túa pa­ra fa­vo­re­cer su sa­lud y cre­ci­mien­to. Es­tas co­mu­ni­da­des de mi­cro­bios que com­par­ten un há­bi­tat co­mún, se alo­jan den­tro y so­bre to­das las par­tes de las plan­tas. Pe­ro cla­ro, las ac­tua­les prác­ti­cas agrí­co­las han re­du­ci­do la di­ver­si­dad de los mi­cro­or­ga­nis­mos afec­tan­do la sa­lud de la planta y su ren­di­mien­to. “Nos cen­tra­mos en mi­cro­or­ga­nis­mos que vi­ven den­tro de la planta”, di­ce Bec­co. La com­pa­ñía, me­dian­te la apli­ca­ción cien­tí­fi­ca de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, iden­ti­fi­ca aque­llos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud de la planta, los mul­ti­pli­ca y los apli­ca a los cul­ti­vos me­dian­te tra­ta­mien­tos de se­mi­llas. Esos mi­cro­or­ga­nis­mos tie­nen el po­ten­cial pa­ra

El tra­ba­jo que ha en­ca­be­za­do Carlos Bec­co se ba­sa en con­tac­tar uno a uno a los pro­duc­to­res ofreciendo es­tas nue­vas he­rra­mien­tas. "Es­ta­mos sor­pren­di­dos con la re­per­cu­sión", acep­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.