SAN­TA FE.

Api­cul­to­res san­ta­fe­si­nos apues­tan a pro­du­cir miel or­gá­ni­ca en las is­las cer­ca­nas a San Lo­ren­zo pa­ra ex­por­tar con la ayu­da del go­bierno pro­vin­cial.

Super Campo - - News - Por Luis Ma­cha­do.

Un gru­po de api­cul­to­res que pro­du­cen en las is­las cer­ca­nas a San Lo­ren­zo lo­gra­ron la cer­ti­fi­ca­ción or­gá­ni­ca pa­ra ac­ce­der a la ex­por­ta­ción ha­cia Eu­ro­pa.

YA ES SA­BI­DO que una de las ma­ne­ras de ob­te­ner me­jo­res pre­cios en las ven­tas de agroa­li­men­tos es con­tan­do con una pro­duc­ción di­fe­ren­cia­da.

El camino pa­ra lo­grar­la no es muy fá­cil y pa­ra alla­nar­lo es ne­ce­sa­rio el apo­yo de or­ga- nis­mos ofi­cia­les. Uno de los ejem­plos lo es­tán llevando un gru­po de api­cul­to­res de las is­las ubi­ca­das en el Río Pa­ra­ná, a po­cos ki­ló­me­tros de Ro­sa­rio, que cuen­tan con el acom­pa­ña­mien­to del go­bierno de la pro­vin­cia de San­ta Fe.

Le­noar­do Go­rre­ta co­men­tó a Super CAM­PO: “Es­ta­mos pro­du­cien­do en 1996 con el pro­yec­to de api­cul­tu­ra, arran­can­do des­pa­cio y aman­do lo que ha­ce­mos. Te­ne­mos pro­duc­ción en las is­las y pra­de­ras (tie­rra fir­me) y úl­ti­ma­men­te em­pe­za­mos a ca­na­li­zar la

pro­duc­ción en las is­las por el avan­ce de la agri­cul­tu­ra”. ADAPTACIÓN. Se­gún Go­rre­ta, que cuen­ta con 1.200 col­me­nas en pro­duc­ción, la clave pa­ra te­ner éxi­to en las is­las es adap­tar­se a ella y no al re­vés. “Mu­chos pro­duc­to­res que vie­nen a las is­las no lo­gran adap­tar­se y se pier­den mu­chas col­me­nas cuan­do vie­ne la inun­da­ción, que es nues­tro gran pro­ble­ma. La pro­duc­ción im­pli­ca mu­cho es­fuer­zo y el gas­to es en­tre 30 y 40 por cien­to más al­to. Pro­du­cir en is­las es ca­ro pe­ro te­nés más ren­di­mien­to, al­go que en pra­de­ra no se ve”. En las is­las, el ren­di­mien­to es de 40 a 50 ki­los por col­me­na y, de acuer­do con la zo­na y la es­ta­ción, pue­de lle­gar a 80 ki­los, cuan­do en tie­rra fir­me rin­de en­tre 15 y 20 ki­los.

En los úl­ti­mos tiem­pos, las mie­les de las is­las co­men­za­ron a ser las ve­det­tes en los mer­ca­dos eu­ro­peos por su co­lor y sa­bor. “El co­lor ya no im­por­ta tan­to y em­pe­za­mos a di­fe­ren­ciar­nos dán­do­le cer­ti­fi­ca­ción or­gá­ni­ca, que en su mo­men­to na­ció co­mo di­fe­ren­cial pa­ra com­pen­sar el me­nor pre­cio con res­pec­to a las mie­les cla­ras de la pra­de­ra. Te­ne­mos cer­ti­fi­ca­ción or­gá­ni­ca en las is­las fren­te a San Lo­ren­zo y con Food sa­fety”.

Al­ber­to Gros es api­cul­tor des­de los 14 años y po­see 800 col­me­nas re­par­ti­das en un ra­dio de 100 ki­ló­me­tros en San­ta Fe. “Por los fac­to­res cli­má­ti­cos y los ba­jos pre­cios de­ci­di­mos vol­car­nos a la is­la. Soy muy nue­vo en es­to, es un tra­ba­jo to­tal­men­te dis­tin­to, es mu­cho más du­ro y con ma­yo­res cos­tos, pe­ro es apos­tar a una co­sa nue­va y dar­le va­lor agre­ga­do co­mo or­gá­ni­co”.

Em­pe­zó con 100 col­me­nas y es­tá ar­man­do otras 400, con re­sul­ta­dos son bas­tan­te fa­vo­ra­bles. “Veo que no es fá­cil, así co­mo se pier­den las col­me­nas en pra­de­ras tam­bién se pue­den per­der en las is­las, por­que acá hay un pro­ble­ma cuan­do cre­ce el río. Hay que co­no­cer muy bien las is­las, de lo con­tra­rio se co­rren mu­chos ries­gos”.

Laes­tra­te­gia del Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción de San­ta Fe es acom­pa­ñar y es­cu­char mu­cho las ne­ce­si­da­des. Sa­li­mos de una idea de una api­cul­tu­ra de “llo­ro­nes”, pa­ra pa­sar la go­rra, de sub­sis­ten­cia, sino que tie­ne que mos­trar­se co­mo un em­pren­di­mien­to po­ten­te con las bon­da­des de di­ver­si­dad cli­má­ti­ca de San­ta Fe, con la pro­duc­ción de is­las con la pro­duc­ción de la cu­ña bos­co­sa, la pro­duc­ción de los ba­jos del oes­te con ri­que­za en los tré­bo­les y unas mie­les cla­rí­si­mas idea­les pa­ra el mer­ca­do ja­po­nés. He­mos re­vi­ta­li­za­do la api­cul­tu­ra, se han en­tu­sias­ma­do to­do, es­tán ge­ne­ran­do mu­cho va­lor agre­ga­do sin que­dar­se en la pro­duc­ción del tam­bor, frac­cio­na­do ge­ne­ran­do com­bi­nan­do los otros pro­duc­tos de la col­me­na co­mo el po­len, la ja­lea real, pro­pó­leos y hay una den­si­dad muy fuer­te en ge­né­ti­ca. Las prin­ci­pa­les ca­ba­ñas son de San­ta Fe. Hay mu­cho in­te­rés en ven­der rei­nas al mer­ca­do eu­ro­peo.

Hay que sa­lir del mer­ca­do de com­mo­dity me­ter la miel en un tam­bor y ven­der­la a cual­quier pre­cio, a pa­sar a ofre­cer un pro­duc­to de ca­li­dad con un va­lor de es­pe­cia­li­dad, co­mo lo que es. Es­tas is­las y am­bien­tes ge­ne­ran spe­cia­lity. La miel de ali­sio, el día que vi­nie­ron los em­ba­ja­do­res co­mer­cia­les.

Nues­tra estrategia es que la api­cul­tu­ra tie­ne una de­fen­sa a ul­tran­za en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca por­que sig­ni­fi­ca fa­mi­lia, te­rri­to­rio, pue­blo chi­co, tra­ma so­cio­pro­duc­ti­va.

La pro­duc­ción de miel en las is­las cer­ca­nas a San Lo­ren­zo se ha cer­ti­fi­ca­do co­mo or­gá­ni­ca.

Leo­nar­do Go­rre­ta Api­cul­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.