SIS­TE­MA DE BAN­DE­JAS.

Téc­ni­cas sen­ci­llas pa­ra apren­der a pro­du­cir plan­ti­nes flo­ra­les de li­siant­hus y de otras es­pe­cies or­na­men­ta­les usan­do el sis­te­ma de ban­de­jas flo­tan­tes. El Ins­ti­tu­to de Flo­ri­cul­tu­ra del INTA Cas­te­lar lo ex­pli­ca en sen­ci­llos pa­sos.

Super Campo - - News - Por Kar­la­nian M, Mata D. y Mo­ri­si­gue D.

Có­mo ha­cer al­má­ci­gos.

LOS AL­MÁ­CI­GOS FLO­TAN­TES cons­ti­tu­yen una téc­ni­ca hi­dro­pó­ni­ca que con­sis­te en el uso de ban­de­jas de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do (tel­go­por) re­lle­nas con sus­tra­tos, que flo­tan so­bre una pi­le­ta con la so­lu­ción nu­tri­ti­va des­de la siem­bra has­ta el tras­plan­te. De es­ta ma­ne­ra, se facilitan las prác­ti­cas de rie­go y de fer­ti­li­za­ción res­pec­to al sis­te­ma con­ven­cio­nal de siem­bra en ban­de­jas mul­ti­cel­das y en al­má­ci­gos.

Es­ta téc­ni­ca fue in­tro­du­ci­da en el sec­tor ta­ba­ca­le­ro en la pro­duc­ción de plan­ti­nes. Ac­tual­men­te, el sis­te­ma de ban­de­jas có­mo téc­ni­ca es uti­li­za­da pa­ra la pro­duc­ción de plan­ti­nes hor­tí­co­las co­mo to­ma­te, pi­mien­to y prin­ci­pal­men­te pa­ra hor­ta­li­zas de ho­jas, con bue­nos re­sul­ta­dos. VEN­TA­JAS. Fren­te al sis­te­ma de pro­duc­ción de plan­ti­nes con­ven­cio­nal se pue­den ci­tar los si­guien­tes pun­tos a fa­vor:

Los plan­ti­nes son más uni­for­mes

Se acor­ta el ci­clo del plan­tín

Se re­du­cen los da­ños pro­vo­ca­dos al plan­tín en el tras­plan­te

La re­cu­pe­ra­ción de los plan­ti­nes lue­go del trans­plan­te es más rá­pi­da

Se re­du­ce la ne­ce­si­dad de la mano de obra

Hay una ma­yor eco­no­mía en el uso del agua

Hay un ma­yor con­trol del es­ta­do del plan­tín

La dis­tri­bu­ción del fer­ti­li­zan­te es más ho­mo­gé­nea INI­CIO. Pa­ra la cons­tru cción de las ban­de­jas flo­tan­tes se de­be­rá te­ner en cuen­ta los si­guien­tes pa­sos:

A) Cons­truc­ción de la pi­le­ta: So­bre el sue­lo o una me­sa­da se cons­tru­ye un mar­co he­cho con ta­blas de ma­de­ra, la­dri­llos u otro ma­te­rial que per­mi­ta cons­truir una es­truc­tu­ra con bor­des en­tre 10 y 15 cm de al­tu­ra. La lon­gi­tud y an­cho de­pen­de­rán del área dis­po­ni­ble, del ta­ma­ño de las ban­de­jas y de la can­ti­dad de ban­de­jas que se pon­drán a flo­tar.

Es im­por­tan­te que la su­per­fi­cie so­bre la que se mon­te la es­truc­tu­ra, ya sea el sue­lo o una me­sa­da, es­té bien ni­ve­la­da.

B) La es­truc­tu­ra de la ma­de­ra se cu­bre con po­li­eti­leno de 150 a 200 mi­cro­nes y se car­ga con agua has­ta 5 cm por de­ba­jo del ni­vel su­pe­rior de la pi­le­ta, es de­cir, que si la al­tu­ra de la pi­le­ta es de 15 cm, se car­ga con agua has­ta los 10 cm de al­tu­ra.

C) De­be­rá ve­ri­fi­car­se que no ha­ya pér­di­da del agua por ro­tu­ras del po­li­eti­leno. La con­duc­ti­vi­dad eléctrica del agua no de­be­ría su­pe­rar los 0,75 dS.m-1 y el pH de­be­ría es­tar en­tre 5,8 y 6,5.

D) Elec­ción de la ban­de­ja: Uti­li­zar ban­de­jas de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do de alta den­si­dad (tel­go­por), que por ser un ma­te­rial li­viano flo­ta en la so­lu­ción de la pi­le­ta. Tam­bién se pue­den em­plear ban­de­jas de plás­ti­co ne­gras o plugs, pe­ro in­ser­tas en un por­ta ban-

de­ja de tel­go­por pa­ra que flo­te. (in­clu­yo foto en ad­jun­to)

E) Las más usa­das son de 288 cel­das de 17cm3 aun­que es­to va a de­pen­der de la es­pe­cie a sem­brar. En es­te ma­te­rial, exis­ten ban­de­jas de 216 cel­das de 16 cm3 y de 288 cel­das de 12,5 cm3 que tam­bién pue­den ser uti­li­za­das.

F) Elec­ción del sus­tra­to y ban­de­jas: Se usan sus­tra­tos co­mer­cia­les pa­ra siem­bra a ba­se de tur­ba con agre­ga­do de per­li­ta y ver­mi­cu­li­ta. Tam­bién se pue­den uti­li­zar otros ma­te­ria­les co­mo cor­te­za de pino o fi­bra de co­co.

G) Es im­por­tan­te que la dis­tri­bu­ción del ta­ma­ño de las par­tí­cu­las brin­de un equi­li­brio en­tre la ai­rea­ción y la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua lo­gran­do buen dre­na­je y a su vez per­mi­tien­do el as­cen­so del agua por ca­pi­la­ri­dad.

H) El sus­tra­to no de­be con­te­ner ma­te­ria­les ex­tra­ños co­mo ta­llos, se­mi­llas de ma­le­zas y pa­tó­ge­nos y la con­duc­ti­vi­dad eléctrica del sus­tra­to de­be­ría ser me­nor a 0,7 dS.m-1 y el pH de­be­ría es­tar en­tre 5,5 y 6,2.

Pa­ra el lle­na­do de la ban­de­ja se apli­ca un vo­lu­men de sus­tra­to y se dis­tri­bu­ye pa­ra cu­brir to­das las cel­das. Pue­de ele­var­se la ban­de­ja y de­jar­la caer unos cen­tí­me­tros pa­ra que el sus­tra­to lle­gue has­ta el fon­do de las cel­das. Si la cel­da es­tá com­ple­ta­men­te llena pue­de ob­ser­var­se el sus­tra­to en los ori­fi­cios de la par­te in­fe­rior de la ban­de­ja. IM­POR­TAN­TE. An­tes de lle­nar las ban­de­jas con el sus­tra­to se re­co­mien­da hu­me­de­cer­lo has­ta lle­gar a un 50%. Pa­ra es­tar se­gu­ro, to­mar un pu­ña­do del sus­tra­to y apre­tar­lo con la mano. El con­te­ni­do de hu­me­dad es el desea­do cuan­do que­da agua libre en­tre los de­dos pe­ro no caen go­tas.

La siem­bra pue­de ha­cer­se de for­ma ma­nual o au­to­má­ti­ca, pe­ro se­rá fun­da­men­tal que la se­mi­lla to­me con­tac­to con el sus­tra­to. Con­vie­ne rea­li­zar un primer rie­go con un ato­mi­za­dor pa­ra afir­mar la se­mi­lla en la su­per­fi­cie del sus­tra­to y evi­tar pér­di­das du­ran­te el tras­la­do de la ban­de­ja has­ta la pi­le­ta.

Una vez co­lo­ca­das las ban­de­jas en la pi­le­ta evi­tar que que­den es­pa­cios li­bres con agua a la vis­ta pa­ra im­pe­dir el pa­so de luz al agua, y así evi­tar el desa­rro­llo de al­gas.

El pro­ce­so de lle­na­do de ban­de­jas, siem­bra y tras­la­do de la ban­de­ja a la pi­le­ta, de­be ser rea­li­za­do en el me­nor tiem­po po­si­ble pa­ra evi­tar que se re­se­que el sus­tra­to. FER­TI­LI­ZA­CIÓN. Los fer­ti­li­zan­tes uti­li­za­dos en es­te sis­te­ma de­ben con­te­ner nu­trien­tes que es­tén dis­po­ni­bles pa­ra los plan­ti­nes.

Usar fer­ti­li­zan­tes so­lu­bles lí­qui­dos o só­li­dos. Pa­ra in­cor­po­rar­los ha­cer una so­lu­ción con­cen­tra­da y aña­dir­la a la pi­le­ta en di­fe­ren­tes lugares, mez­clan­do sin da­ñar el po­li­eti­leno.

La pri­me­ra apli­ca­ción se rea­li­za a los 10 días de la ger­mi­na­ción de las se­mi­llas, ya que ge­ne­ral­men­te el sus­tra­to co­mer­cial tie­ne una ba­se nu­tri­cio­nal pa­ra per­mi­tir el desa­rro­llo de los plan­ti­nes en los pri­me­ros días. La con­duc­ti­vi­dad eléctrica del agua de la pi­le­ta con el fer­ti­li­zan­te di­suel­to no de­be­ría su­pe­rar los 1,5 dS.m-1.

De­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des del

cul­ti­vo y del tiem­po que trans­cu­rre des­de la siem­bra al tras­plan­te, po­drán rea­li­zar­se más apli­ca­cio­nes de fer­ti­li­zan­te en es­te pe­río­do.

La can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te a agre­gar a la pi­le­ta se cal­cu­la se­gún los li­tros de agua que con­ten­ga la pi­le­ta. Se cal­cu­la el vo­lu­men de agua mul­ti­pli­can­do las dis­tin­tas di­men- sio­nes de la pi­le­ta con agua: vo­lu­men (m3 )= lar­go (m) x an­cho (m) x al­to (m) (A)

El al­to co­rres­pon­de a la al­tu­ra del agua y no a la al­tu­ra de la pi­le­ta. Te­ner en cuen­ta que un m3 es igual a 1000 li­tros. Pa­ra cal­cu­lar los gra­mos de fer­ti­li­zan­te a agre­gar por li­tro de agua se uti­li­za la si­guien­te fórmula: EJEM­PLO: Si se cuen­ta con una pi­le­ta de 2 m x 6 m x 0,25 m car­ga­da con una al­tu­ra de 10 cm de agua y se quie­re lle­gar a una con­cen­tra­ción de ni­tró­geno (N) en el agua de 25 ppm; con­si­de­ran­do un fer­ti­li­zan­te 20:20:20 (NPK) se acon­se­ja el si­guien­te cálcu­lo:

¡Com­ple­tan­do los com­po­nen­tes de la fórmula (B) con los va­lo­res del ejem­plo te­ne­mos que:

3°) Can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te a agre­gar en la pi­le­ta

Uti­li­zan­do los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en (C) y en (D):

Fer­ti­li­zan­te to­tal (g) = 0.125 g/l x 1200 l = 150 g

En­ton­ces ha­brá que agre­gar un to­tal de 150 gra­mos a la pi­le­ta pa­ra ob­te­ner una so­lu­ción de 25 ppm de ni­tró­geno. TRANS­PLAN­TE. De­pen­de­rá de la es­pe­cie pro­du­ci­da. De­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te sis­te­ma, es co­mún ob­ser­var que el desa­rro­llo de las raí­ces so­bre­sa­le el fon­do de las cel­das.

En Li­siant­hus se ob­ser­vó que el agre­ga­do de 0,023 g de hi­dró­xi­do cú­pri­co por li­tro de agua de la pi­le­ta pro­du­ce una po­da quí­mi­ca de las raí­ces fue­ra de las cel­das ob­te­nien­do ma­yor desa­rro­llo de raí­ces den­tro de la cel­da. De es­ta ma­ne­ra se de­tie­ne el cre­ci­mien­to de la raíz fue­ra de la ban­de­ja, sin efec­tos ne­ga­ti­vos en el cre­ci­mien­to o en la ca­li­dad del plan­tín. LIM­PIE­ZA. Pa­ra fi­na­li­zar es re­co­men­da­ble lim­piar in­me­dia­ta­men­te las ban­de­jas lue­go de su uso ya que en ese mo­men­to los res­tos de raí­ces y de sus­tra­to es­tán hú­me­dos y, por lo tan­to, son más fá­ci­les de re­mo­ver. Ade­más, las ban­de­jas pue­den es­tar con­ta­mi­na­das con di­fe­ren­tes pa­tó­ge­nos.

La lim­pie­za pue­de ha­cer­se con agua y ja­bón, y pos­te­rior­men­te de­ben en­jua­gar­se con agua lim­pia. Lue­go se de­sin­fec­tan co­lo­cán­do­las en una so­lu­ción al 10% de la­van­di­na co­mer­cial por una no­che. Por úl­ti­mo, se vuel­ven a en­jua­gar y se dejan se­car. De­ben guar­dar­se en un lu­gar res­guar­da­do de los ra­yos del sol pa­ra evi­tar que se de­for­men o que se de­gra­den.

Ac­tual­men­te la téc­ni­ca de las ban­de­jas es uti­li­za­da pa­ra la pro­duc­ción de plan­ti­nes hor­tí­co­las co­mo to­ma­te, pi­mien­to y prin­ci­pal­men­te pa­ra hor­ta­li­zas de ho­jas, con muy bue­nos re­sul­ta­dos.

En el fu­tu­ro va a ser di­fí­cil con­se­guir ban­de­jas de tel­go­por con lo cual en el Ins­ti­tu­to de Flo­ri­cul­tu­ra es­tán pro­ban­do con dis­tin­tos ma­te­ria­les pa­ra su re­em­pla­zo (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.