AL­MA­CE­NA­MIEN­TO.

Aun­que la ma­yo­ría de los lo­tes tri­gue­ros co­se­cha­dos en el norte mues­tran una bue­na ca­li­dad, pa­ra pre­ser­var­la es ne­ce­sa­rio to­mar cier­tos re­cau­dos.

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

As­pec­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra con­ser­var con la má­xi­ma ca­li­dad po­si­ble los gra­nos co­se­cha­dos en si­lo­bol­sa y fi­jos. Por Eduar­do Bus­tos.

EL PRI­MER TRA­MO de la co­se­cha fi­na se lar­gó con la tri­lla de los lo­tes ubi­ca­dos en el norte del país, zo­na en la que el tri­go vie­ne con una ca­li­dad bue­na, pe­ro pa­ra su pre­ser­va­ción post co­se­cha y pos­te­rior en­si­la­do es ne­ce­sa­rio man­te­ner una se­rie de cui­da­dos re­fe­ri­dos a la sa­ni­dad y la ca­li­dad pa­ra el mo­men­to de la co­mer­cia­li­za­ción de los gra­nos.

Ricardo Bar­to­sik, es­pe­cia­lis­ta en post co­se­cha del INTA Bal­car­ce ex­pli­ca que los hon­gos pue­den cau­sar da­ños muy im­por­tan­tes en la ca­li­dad del grano y pa­ra evi­tar­lo, lo me­jor que el pro­duc­tor pue­de ha­cer es al­ma­ce­nar la mer­ca­de­ría se­ca pa­ra pre­ve­nir su for­ma­ción. “No hay nin­gún pro­duc­to que po­da­mos apli­car a la mer­ca­de­ría pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de hon­gos sin afec­tar la ca­li­dad. La úni­ca so­lu­ción que te­ne­mos es apli­car un pro­ce­so de se­ca­do, por­que el hon­go siem­pre está pre­sen­te. Pe­ro si se co­se­chó con 14 por cien­to de hu­me­dad o me­nos es di­fí­cil que apa­rez­can, por eso es im­por­tan­te con­tro­lar los por­cen­ta­jes de hu­me­dad”, ex­pli­ca Bar­to­sik a Su­per CAM­PO.

Las es­ti­ma­cio­nes pa­ra la cam­pa­ña tri­gue­ra ar­gen­ti­na 2017/2018 ha­blan de una su­per­fi­cie im­plan­ta­da con tri­go de ca­si 6 mi­llo­nes de hec­tá­reas y una co­se­cha que po­dría al­can­zar po­co más de 18 mi­llo­nes de to­ne­la­das, de acuer­do con los da­tos del mi­nis­te­rio de Agroindustria, cuan­ti­fi­ca­dos a me­dia­dos de di­ciem­bre de 2017, con un rin­de pro­me­dio de 33 quin­ta­les/hec­tá­rea.

Del to­tal de gra­nos pro­du­ci­dos en el país (fi­na y grue­sa), el 40 por cien­to apro­xi­ma­da­men­te en al­gún mo­men­to se al­ma­ce­nó en si­lo­bol­sa y el 60 por cien­to res­tan­te en si­los fi­jos.

SI­LO­BOL­SA. El es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que a la ho­ra de em­bol­sar tri­go o ce­ba­da, los in­sec­tos es­tán siem­pre ac­ti­vos pe­ro acla­ra que “la tem­pe­ra­tu­ra li­mi­ta su

ac­ti­vi­dad. Si te­ne­mos tem­pe­ra­tu­ras de en­tre 25 y 30 gra­dos, se crean las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra su de­sa­rro­llo y por de­ba­jo de los 17 gra­dos no se van a mo­rir, pe­ro tam­po­co van a oca­sio­nar da­ños en la mer­ca­de­ría. Por eso de­be­mos ha­cer un ma­ne­jo op­ti­mi­za­do de la ai­rea­ción y pa­ra eso ha­bría que man­te­ner en­cen­di­do los ven­ti­la­do­res du­ran­te la no­che”.

El téc­ni­co del INTA acla­ra que de la zo­na nú­cleo ha­cia el norte re­sul­ta muy di­fí­cil lo­grar ese ob­je­ti­vo. Sí el pro­duc­tor quie­re mi­ni­mi­zar el uso de pes­ti­ci­das au­to­ri­za­dos por el Se­na­sa en la épo­ca más cá­li­da del año ( enero, fe­bre­ro, mar­zo), ne­ce­si­ta lle­var la tem­pe­ra­tu­ra por de­ba­jo del ran­go de ac­ti- vi­dad de los in­sec­tos.

El pro­duc­tor tam­bién pue­de po­ner en prác­ti­ca un sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción ar­ti­fi­cial: “Es­to tie­ne un cos­to en ener­gía, aun- aun que se re­co­mien­da pa­ra gra­nos es­pe­cia­les en los que hay que cui­dar la inocui­dad y evi­tar que ten­ga re­si­duos”, re­su­me.

SI­LO FI­JO. Res­pec­to del en­si­la­do en ins­ta­la­cio­nes fi­jas la la­pri­me­ra pri­me­ra me­di­da que

de­be apli­car el pro­duc­tor, pre­vio a la co­se­cha, es rea­li­zar una lim­pie­za pro­fun­da del si­lo por den­tro y por fue­ra y, apli­car un in­sec­ti­ci­da pre­ven­ti­vo (au­to­ri­za­do por el Se­na­sa), por­que los gra­nos acu­mu­la­dos en el cono del si­lo o los que es­tán des­pa­rra­ma­dos cer­ca de la plan­ta de aco­pio que son “la prin­ci­pal fuen­te de in­fes­ta­ción de in­sec­tos. La lim­pie­za tie­ne que ser por fue­ra y por den­tro”.

“Cuan­do in­gre­sa­mos la mer­ca­de­ría nue­va,, pue­de ve­nirv del cam­po con in­sec­tos­sec­toss o no y, al de­po­si­tar­la enn el si­lo, se­rá co­lo­ni­za­da­dad por los in­sec­tos queueu ya es­ta­ban allí. La bol­sa de en­si­la-la-l do es una ba­rre-rre-r ra fí­si­ca que nono per­mi­te el ac­ce­so­ce­soc de los bi­chos".

ACOPIADORES. Des­de el Cen­tro de Acopiadores de Gra­nos, el ase­sor téc­ni­co Ar­man­do Ca­sa­lins, ex­pli­ca que el pro­duc­tor de­be en­tre­gar la mer­ca­de­ría lim­pia, se­ca y sa­na. Son los con­cep­tos ele­men­ta­les pa­ra po­der con­ser­var el grano por un tiem­po en el si­lo­bol­sa.

“Pa­ra lo­grar esos ob­je­ti­vos el pro­duc­tor de­be­rá co­se­char el grano lo más se­co po­si­ble y si lo ha­ce con hu­me­dad de­be­rá se­car­lo an­tes de guar­dar la mer­ca­de­ría, por­que el pe­río­do de con­ser­va­ción (en el si­lo­bol­sa) es muy cor­to”, agre­ga.

Un as­pec­to muy tí­pi­co en el tri­go en­si­la­do en bol­sas es el olor que se le ad­hie­re y es una cues­tión com­pli­ca­da por­que no se sa­ca con fa­ci­li­dad y se trans­mi­te a la ha­ri­na y de la ha­ri­na pa­sa al pan.

Acla­ra Ca­sa­lins que el si­lo­bol­sa es im­permea­ble al prin­ci­pio, pe­ro con el tiem­po se con­vier­te en permea­ble, en­tra oxí­geno y co­mien­za a pro­du­cir­se la in­fes­ta­ción que ya es­ta­ba la­ten­te en el grano cuan­do fue en­si­la­do. En cam­bio en el si­lo fi­jo el con­trol es mu­cho más ac­ce­si­ble por­que se pue­de in­gre­sar a las ins­ta­la­cio­nes, mo­ver la mer­ca­de­ría y mo­ni­to­rear su ca­li­dad.

SE­GU­RI­DAD. Gui­ller­moGu Lar­dies,dies, ge­ren­te dde ven­tas de Plas­tar re­co­mien­da a los pro­duc­to­res en­tren­tre­gar el tri­go “baj­ba­jo con­di­cio­nes de cá­ma­ra, que lleglle­gue lim­pio de la cco­se­cha­do­ra y lo mmás se­co po­si­ble­ble pa­pa­ra em­bu­tir­lo en la em­bol­sa­do­ra.emb La bol­sa de­be ubi­car­seu­bic en un lu­gar llano don­de no se inun­de, le­jos de lo­tes con ras­tro­jos de tri­go, por­que es pe­li­gro­so por los in­cen­dios, en par­ti­cu­lar en ve­rano, cuan­do ha­ce mu­cho ca­lor”. La sa­ni­dad de los gra­nos de­be ser per­fec­ta al mo­men­to de in­gre­sar­lo a la bol­sa y pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de in­sec­tos que vie­ne del cam­po con el grano se pue­de po­ner en el si­lo pas­ti­llas de Phos­to­xin (fós­fu­ro de alu­mi­nio –car­bo­na­to de amo­nio). Pe­ro si el pro­duc­tor no quie­re po­ner es­tas pas­ti­llas, el mis­mo grano con­su­me el oxí­geno den­tro de la bol­sa por­que es se­mi­permea­ble y li­be­ra dió­xi­do de car­bono que pue­de lle­gar al 7 por cien­to.

Es­te efec­to ge­ne­ra­rá en los in­sec­tos cier­to ador­me­ci­mien­to que neu­tra­li­za su ac­ción, pe­ro no los ma­ta, pro­du­cien­do me­nos da­ño en el grano.

Los gra­nos de­ben lle­gar al si­lo lo más se­cos po­si­ble. Lo ideal es que la tem­pe­ra­tu­ra al mo­men­to de em­bol­sar­lo no pa­se de los 17 gra­dos pa­ra evi­tar la ac­ción de los in­sec­tos.

Ricardo Bar­to­sik INTA Bal­car­ce

Es re­co­men­da­ble efec­tuar un mo­ni­to­reo per­ma­nen­te del si­lo. Con­tro­lar la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono pa­ra un diag­nós­ti­co tem­prano de pér­di­da de ca­li­dad. Con­tro­lar po­si­bles ro­tu­ras y re­pa­rar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.