TE­MAS QUE SI­GUEN MAR­CAN­DO AGEN­DA.

Super Campo - - Sumario - Por Da­niel A. Va­le­rio.

El 2017 de­jó hue­llas. En la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­ta de te­mas que se vie­nen pro­fun­di­zan­do du­ran­te los úl­ti­mos años y que preo­cu­pan tan­to en el ám­bi­to lo­cal co­mo in­ter­na­cio­nal. Con el co­rrer del año se fue­ron tra­tan­do en es­ta co­lum­na y en­tre ellos se des­ta­can los pro­ble­mas am­bien­ta­les, los ries­gos de la cri­sis ali­men­ta­ria que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad, la ne­ce­si­dad de en­fo­car la pro­duc­ción des­de la óp­ti­ca de una agro­no­mía in­te­gra­da y las dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas que en­fren­tan los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios.

En bue­na me­di­da se pue­de ase­gu­rar que la problemática del sec­tor agro­pe­cua­rio en el mun­do pa­sa por la ne­ce­si­dad de ar­mar sis­te­mas de pro­duc­ción que con­tri­bu­yan a la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria glo­bal. Pe­ro esos mo­de­los de­be­rán res­pon­der a lo eco­nó­mi­co sin de­jar de aten­der lo am­bien­tal y la éti­ca so­cial.

Hoy la de­man­da de ali­men­tos está mar­ca­da por ca­da vez ma­yo­res exi­gen­cias de los con­su­mi­do­res. De es­ta for­ma, los paí­ses com­pra­do­res si­guen in­cre­men­tan­do los re­qui­si­tos pa­ra ac­ce­der a sus mer­ca­dos y se tras­la­dan ace­le­ra­da­men­te a la pro­duc­ción pri­ma­ria. Ya no se tra­ta só­lo de ofre­cer ali­men­tos con ga­ran­tías fi­to y zoo­sa­ni­ta­rias, aho­ra pe­san fuer­te las con­di­cio­nes en las que fue­ron pro­du­ci­dos, que abar­can el bie­nes­tar ani­mal, las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, el uso sos­te­ni­ble del sue­lo, el agua, y to­do aque­llo que pue­da afec­tar la bio­di­ve­si­dad de los eco­sis­te­mas, así co­mo el en­torno hu­mano. Al­gu­nos ejem­plos ya han si­do se­ña­la­dos en edi­cio­nes an­te­rio­res de es­ta co­lum­na. Uno de ellos es la ne­ce­si­dad de em­pe­zar a te­ner en cuen­ta los pre­cep­tos de la de­no­mi­na­da “Eco­no­mía Cir­cu­lar” que se ba­sa en la trans­for­ma­ción de los desechos en in­su­mos de nue­vos pro­duc­tos. Al res­pec­to, la Unión Eu­ro­pea con­si­de­ra que uti­li­zar los re­cur­sos de una ma­ne­ra más in­te­li­gen­te y sos­te­ni­ble es la vía pa­ra ga­ran­ti­zar el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble de sus paí­ses y se es­pe­ra que en bre­ve lo trans­for­me en un re­qui­si­to in­elu­di­ble pa­ra ac­ce­der a sus mer­ca­dos. Tam­bién se ha da­do cuen­ta en es­te es­pa­cio de la pro­pues­ta de una nor­ma­ti­va de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra prohi­bir el uso de los dis­rup­to­res en­do­cri­nos. La me­di­da apun­ta a una se­rie de sus­tan­cias quí­mi­cas con efec­tos in­de­sea­bles pa­ra la sa­lud hu­ma­na y ani­mal que pue­den al­te­rar el equi­li­brio hor­mo­nal, ge­ne­ran­do -en­tre otros po­si­bles efec­tos-, la in­te­rrup­ción de al­gu­nos pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos. Es­tos prin­ci­pios ac­ti­vos se en­cuen­tran en di­ver­sos pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios em­plea­dos en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. La Ar­gen­ti­na, jun­to con Bra­sil, es­ta­ría en­tre los paí­ses más afec­ta­dos de la re­gión.

Es­to lle­va a un cam­bio ver­ti­gi­no­so que obli­ga al sec­tor a man­te­ner­se ca­pa­ci­ta­do pa­ra usar to­das las he­rra­mien­tas que la tec­no­lo­gía si­gue desa­rro­llan­do. Y de allí de­ri­va la ne­ce­si­dad de una “Agro­no­mía In­te­gra­da”, co­mo ti­tu­la­mos en es­te es­pa­cio a me­dia­dos de 2017. Allí de­cía­mos que el mo­de­lo de la cu­rri­cu­la in­te­gra­da, del que dio cuen­ta en la dé­ca­da de 1970 el lon­di­nen­se Ba­sil Berns­tein, se im­po­ne fren­te al nue­vo pai­sa­je que en­mar­ca a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Berns­tein ideó una me­to­do­lo­gía pa­ra ser apli­ca­da en los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos en los que los con­te­ni­dos se pre­sen­tan en for­ma con­jun­ta y en una re­la­ción abier­ta en­tre ellos. De es­ta for­ma, se di­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to agre­ga­do en el que los con­te­ni­dos apa­re­cen en una re­la­ción ce­rra­da, cla­ra­men­te de­li­mi­ta­dos y ais­la­dos en­tre sí. En sín­te­sis, no se pue­de se­guir sos­la­yan­do la ne­ce­si­dad de ar­mar una in­ge­nie­ría “in­te­gra­da” pa­ra ca­da po­tre­ro en lu­gar de se­guir apli­can­do re­ce­tas ge­ne­ra­li­za­do­ras que se re­pi­ten en ca­si to­das las si­tua­cio­nes.

El 2017 pa­só, pe­ro es­tos te­mas se­gui­rán mar­can­do la agen­da del fla­man­te 2018.

“La di­fe­ren­cia en el po­der de ne­go­cia­ción en­tre pro­duc­to­res y ope­ra­do­res co­mer­cia­les ge­ne­ra el re­cla­mo de po­lí­ti­cas que eli­mi­nen dis­tor­sio­nes en la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.