EN­CUEN­TRO DE MO­NI­TO­REO.

Se reali­zó un nue­vo En­cuen­tro Na­cio­nal de Mo­ni­to­reo or­ga­ni­za­do por Hal­cón. Se de­ba­tie­ron te­mas co­mo el ma­ne­jo de las ma­le­zas y el uso de pro­duc­tos.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez.

En una jor­na­da rea­li­za­da en Cór­do­ba, es­pe­cia­lis­tas en ma­le­zas se­ña­la­ron los prin­ci­pa­les as­pec­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra el con­trol en la pró­xi­ma cam­pa­ña.

EN EL DIC­CIO­NA­RIO de los pro­duc­to­res, la pa­la­bra ma­le­zas es la más bus­ca­da.

Aun­que la se­quía del ve­rano ayu­dó a que sea me­nor la pre­sión de es­tas es­pe­cies que com­pi­ten con los cultivos y afec­tan sus ren­di­mien­tos, el pro­ble­ma ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te en los úl­ti­mos años y por eso fue uno de los ca­pí­tu­los cen­tra­les del 14° En­cuen­tro Na­cio­nal de Mo­ni­to­reo y Con­trol de Pla­gas, Ma­le­zas y En­fer­me­da­des rea­li­za­do en Cór­do­ba, por Hal­cón, la em­pre­sa de mo­ni­to­reo de los in­ge­nie­ros Daniel Igar­zá­bal y Ro­ber­to Pe­ral­ta.

El ase­sor Eduar­do Cor­tés ma­ni­fes­tó que los mo­ni­to­reos son la clave pa­ra for­mu­lar una es­tra­te­gia co­rrec­ta: “Te­ne­mos que saber qué ma­le­za hay en el lo­te, di­fe­ren­ciar­la en­tre gé­ne­ros y es­pe­cies, y to­mar de­ci­sio­nes a par­tir de ello”, pun­tua­li­zó. Se­gún Cor­tes, “hay que ir y ob­ser­var los es­que­le­tos, eva­luar cuá­les eran las ma­le­zas preexi sten­tes, ano­tar­las, lle­var un re­gis­tro lo­te por lo­te. No en­con­trar­se al mo­men­to de sem­brar con una ma­le­za que no sa­bía­mos que es­ta­ba”.

El in­ge­nie­ro pu­so en ci­fras los be­ne­fi­cios que tie­ne la com­bi­na­ción de so­ja, maíz y tri­go: mos­tró los da­tos de en­sa­yos que mues­tran una re­duc­ción de en­tre 45 y 50% de los na­ci­mien­tos pa­ra dos ma­le­zas de las más pro­pa­ga­das en el país: Echi­no­cloa y Ama­rant­hus. “El cul­ti­vo de co­ber­tu­ra ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra del sue­lo y les qui­ta luz a las ma­le­zas. Es de­cir, ne­ce­si­tan más días pa­ra co­men­zar a cre­cer. Si a la re­duc­ción de los na­ci­mien­tos por la co­ber­tu­ra, le su­ma­mos un pre emer­gen­te acor­de a la ma­le­za, prác­ti­ca­men­te po­dre­mos eli­mi­nar­la”, ma­ni­fes­tó.

En re­la­ción al ma­ne­jo de her­bi­ci­das, re­cor­dó la necesidad de sec­to­ri­zar los lo­tes al mo­men­to de las apli­ca­cio­nes de pre emer­gen­tes, en fun­ción de la ma­le­za de­tec­ta­da o el cul­ti­vo que se va­ya a sem­brar. “Es­to es fun­da­men­tal pa­ra elu­dir el error que lle­vó a es­ta ex­pan­sión del pro­ble­ma: la apli­ca­ción de siem­pre el mis­mo prin­ci­pio ac­ti­vo, que eli­mi­na só­lo los in­di­vi­duos sus­cep­ti­bles y per­mi­ten que se re­pro­duz­can só­lo los to­le­ran­tes y re­sis­ten­tes”. En cuan­to a los post emer­gen­tes, men­cio­nó co­mo un as­pec­to muy im­por­tan­te la eva­lua­ción de las in­com­pa­ti­bi­li­da­des que pue­de ha­ber en­tre los gra­mi­ni­ci­das y los pre-emer­gen­tes, que pue­den re­du­cir la efi­ca­cia de las apli­ca­cio­nes. SA­LUD. Se­ma­na a se­ma­na, se co­no­cen nue­vos ca­sos de po­lé­mi­cas que sur­gen en pue­blos

y ciu­da­des por la uti­li­za­ción de agro­quí­mi­cos en zo­nas pe­riur­ba­nas y el te­mor de que pue­dan afec­tar la sa­lud de los po­bla­do­res. Pa­ra el in­ge­nie­ro agró­no­mo Gui­ller­mo March, una de las vo­ces más ex­pe­ri­men­ta­das so­bre es­tos te­mas en Cór­do­ba, uno de los pro­ble­mas es que “en la era de la post-ver­dad, el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co tie­ne me­nor in­fluen­cia en la opi­nión pú­bli­ca que la in­for­ma­ción me­diá­ti­ca”. March en­ca­be­zó el cur­so ti­tu­la­do Agro­quí­mi­cos, so­cie- dad y am­bien­te. “Los efec­tos ne­ga­ti­vos de los pla­gui­ci­das son a ve­ces mi­ni­mi­za­dos o mag­ni­fi­ca­dos, ma­ni­pu­lan­do la in­for­ma­ción e in­clu­so ig­no­ran­do los apor­tes de la cien­cia, en am­bos ca­sos. Con­fron­tar in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to nos ayu­da­rá a com­pren­der que mu­cho es re­la­ti­vo al tiem­po y all es­pa­cio de su ocu­rren­cia, queue na­da es de­fi­ni­ti­vo, y que to­do se pue­de me-me­jo­rar”, re­su­mió. mió. Re­mar­có que no se eva­lúa el cos­tos­to que ten­dría pa­raa­ra los con­su­mi­do­re­so­res una eli­mi­na­ció­nón del uso de pla­gui­ci­das.ci­das. Al res­pec­to, ci­tó un es­tu­dio ela-ela­bo­ra­do en Es­ta­dos Uni­dos que cal­cu­ló pér­di­das de has­ta 80% en la pro­duc­ción de ma­ní y has­ta 55% en arroz, en ca­so de cultivos ex­ten­si­vos; y de 100% y 90%, en man­za­nas y uvas, res­pec­ti­va­men­te, pa­ra cultivos in­ten­si­vos; si no se fre­na­ran los ata­ques de in­sec­tos con agro­quí­mi­cos. Con una me­nor ofer­ta de ali­men­tos, los pre­cios au­men­ta­rían: “El más per­ju­di­ca­do se­ría el consumidor”, sin­te­ti­zó. Ade­más, hi­zo re­fe­ren­cia a la cla­si­fi­ca­ción del gli­fo­sa­to co­mo “pro­ba­ble­men­te car­ci­nó­geno”, lo que no sig­ni­fi­ca que ha­ya una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre ese prin­ci­pio ac­ti­vo y el cán­cer. La cla­si­fi­ca­ción de la IARC, por ca­so, po­ne al gli­fo­sa­to al mis­mo ni­vel de ries­go que el ca­fé. Res­pec­to a la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca ex­pli­có que es­tu­dios mun­dia­les cal­cu­lan que re­con­ver­tir to­da la agri­cul­tu­ra glo­bal y ha­cer­la or­gá­ni­ca,or­gá­ni­ca, re­du­ci­ría­re­duc en­tre 25 y 50% las co­se­cha­co­se­chas, qui­tán­do­le ali­men­to­ali­men­tos a 2.500 mi­llo­nes­llo­nes de per­so­nas. Pa­ra com­pen­sar es­toes­to, se ne­ce­si­ta­rí­ta­rían 600 mi­llo­nes­nes de has. más cul­cul­ti­va­das, lo que equi­val­dría a más des­mon­tes, pre­sión so­so­bre los sue­los y agri­cul­tu­ri­za­ca­gri­cul­tu­ri­za­ción de zo­nas mar­gi­na­les. March con­clu­yó que “en es­te es­ce­na­rio al que con­cu­rren múl­ti­ples in­tere­ses de­be­re­mos acep­tar que más que un ob­je­ti­vo a al­can­zar, la sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas agrí­co­las es un pro­ce­so de apren­di­za­je".

Ro­ber­to Pe­ral­ta Hal­cón

Daniel Igar­zá­bal Hal­cón

El mo­ni­to­reo si­gue sien­do la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra un buen con­trol de ma­le­zas en el lo­te.

Gui­ller­mo March In­ge­nie­ro agró­no­mo

Eduar­do Cor­tés Ase­sor pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.