SA­NI­DAD CÍ­TRI­COS.

Avan­za la cría de Ta­ma­ri­xia ra­dia­ta, una avis­pa enemi­ga na­tu­ral de la chi­cha­rri­ta que pro­pa­ga el HLB ( Diap­ho­ri­na ci­tri) y per­mi­ti­ría el con­trol de la pla­ga.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Ro­ve­re.

El INTA Be­lla Vis­ta tra­ba­ja en la cría de una avis­pa, la Ta­ma­ri­xia ra­dia­ta que es enemi­ga na­tu­ral de la chi­cha­rri­ta que trans­mi­te el HLB. La Ar­gen­ti­na pro­du­ce 2,65 mi­llo­nes de to­ne­la­das de cí­tri­cos, por lo que es fun­da­men­tal en­con­trar una so­lu­ción al pro­ble­ma.

CON UNA PRO­DUC­CIÓN anual de 2,65 mi­llo­nes de to­ne­la­das, li­mo­nes, na­ran­jas y man­da­ri­nas son el mo­tor de las eco­no­mías re­gio­na­les del NOA y NEA. Pa­ra con­so­li­dar­se en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, téc­ni­cos y pro­duc­to­res de­ben agu­di­zar el in­ge­nio pa­ra fre­nar el avan­ce del Huan­glong­bing en la Ar­gen­ti­na. El la­bo­ra­to­rio de En­to­mo­lo­gía del INTA Be­lla Vis­ta –Co­rrien­tes– avan­za en la cría de Ta­ma­ri­xia ra­dia­ta, un pa­ra­si­toi­de que dis­mi­nu­ye las po­bla­cio­nes de la chi­cha­rri­ta que tras­mi­te la en­fer­me­dad. Pa­ra el ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas eva­lúan, ade­más, el cri­só­pi­do Ce­raeo­chry­sa Sp.

Al­ci­des Agui­rre, del la­bo­ra­to­rio de En­to­mo­lo­gía del INTA Be­lla Vis­ta, des­ta­có la im­por­tan­cia de con­tar con un con­tro­la­dor bio­ló­gi­co que re­gu­le las po­bla­cio­nes de Diap­ho­ri­na ci­tri –chi­cha­rri­ta que trans­mi­te HLB–. “Nos en­fo­ca­mos en el es­tu­dio de la avis­pa Ta­ma­ri­xia ra­dia­ta pa­ra co­no­cer su com­por­ta­mien­to, criar­la y li­be­rar­la en los al­re­de­do­res de plan­ta­cio­nes ci­trí­co­las”, se­ña­ló.

Por la ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va que tie­ne es­ta en­fer­me­dad, in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­jan en el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías y prác­ti­cas pa­ra su pre­ven­ción. Ade­más de pro­du­cir con plan­tas pro­ve­nien­tes de vi­ve­ros cer­ti­fi­ca­dos, el con­trol de la chi­cha­rri­ta se pue­de ha­cer con pro­duc­tos quí­mi­cos.

Sin em­bar­go, “en los pro­gra­mas de pre­ven­ción no está pre­vis­ta nin­gu­na me­di­da pa­ra dis­mi­nuir su po­bla­ción en zo­nas ur­ba­nas con ci­trus o mir­to (ar­bus­to or­na­men­tal) ni en quin­tas aban­do­na­das”, ex­pre­só Agui­rre y agre­gó: “Por es­to, des­de el la­bo­ra­to­rio de En­to­mo­lo­gía avan­za­mos en la pro­duc­ción ma­si­va de la avis­pa que nos per­mi­te el con­trol de la pla­ga sin pro­duc­tos quí­mi­cos”. ENEMI­GO NA­TU­RAL. La avis­pa Ta­ma­ri­xia ra­dia­ta es un pa­ra­si­toi­de na­tu­ral de Diap­ho­ri­na ci­tri –psí­li­do asiá­ti­co de los cí­tri­cos–, es­to sig­ni­fi­ca que la hem­bra po­ne un hue­vo so­bre su hués­ped, ac­ción que even­tual­men­te le pr ovo­ca­rá la muer­te. “Es­tu­dios rea­li­za­dos en Flo­ri­da –Es­ta­dos Uni­dos– de­mos­tra­ron que la avis­pa pue­de dis­mi­nuir con éxi­to las

po­bla­cio­nes de la chi­cha­rri­ta y re­du­cir el im­pac­to de la en­fer­me­dad”, in­di­có Agui­rre.

Pa­ra en­ten­der to­das las di­men­sio­nes so­bre el com­por­ta­mien­to del vec­tor, en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Be­lla Vis­ta, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res li­de­ra­do por Agui­rre co­men­zó con el cul­ti­vo de la plan­ta hos­pe­de­ra –Mu­rra­ya pa­ni­cu­la­ta– co­no­ci­da co­mo mir­to, con­ti­nuó con la re­pro­duc­ción ma­si­va del psí­li­do asiá­ti­co de los cí­tri­cos y, aho­ra, se en­cuen­tra en la eta­pa de mul­ti­pli­ca­ción del pa­ra­si­toi­de.

“Ha­ce va­rios años que es­ta­mos ob­ser­van­do y es­tu­dian­do la chi­cha­rri­ta y el pa­ra­si­toi­de”, in­di­có y aña­dió: “Si po­de­mos con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria se po­dría pen­sar que, en 2020 a más tar­dar, po­dre­mos ha­cer las pri­me­ras li­be­ra­cio­nes ma­si­vas de la avis­pa y eva­luar los re­sul­ta­dos a cam­po”.

“El pa­tó­geno aso­cia­do con el HLB es una bac­te­ria, de­no­mi­na­da Can­di­da­tus Li­be­ri- bac­ter”, ex­pli­có Va­ne­sa

Hoch­maier, es­pe­cia­lis­ta en fru­ti­cul­tu­ra del INTA Con­cor­dia –En­tre Ríos–, des­cri­bió: “Las plan­tas mues­tran sín­to­mas só­lo des­pués de un pe­río­do de la­ten­cia que pue­de ir de los seis me­ses has­ta los tres años. Una vez in­fec­ta­das, no se re­cu­pe­ran y se tor­nan co­mer­cial­men­te im­pro­duc­ti- vas”. Pun­tua­li­zó en las se­ña­les a las que hay que pres­tar aten­ción. “Sue­le co­men­zar con un ama­ri­lla­mien­to de las ra­mas su­pe­rio­res y, con el tiem­po, se ex­tien­de a to­da la plan­ta. Lue­go de al­gu­nos me­ses o años, pue­de pro­vo­car su de­cai­mien­to o has­ta la muer­te”, com­ple­tó el es­pe­cia­lis­ta.

Al­re­de­dor de 2,65 mi­llo­nes de to­ne­la­das de na­ran­ja, li­món y man­da­ri­nas se pro­du­cen en las re­gio­nes del NEA y del NOA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.