Bien­ve­ni­dos

TAO - Tomo I - - Portada - Shi­fu Liú Ming

Nues­tra vi­da no es una ca­sua­li­dad, to­dos te­ne­mos una mi­sión. Pa­ra en­ten­der­la de­be­mos te­ner muy pre­sen­te que vi­vi­mos gra­cias a la Na­tu­ra­le­za y en es­tre­cha re­la­ción con ella. Pe­ro es­ta re­la­ción no es re­cí­pro­ca, por­que no­so­tros po­de­mos ele­gir en qué mo­men­to con­tac­tar­nos con la Na­tu­ra­le­za y cuán­do no, pe­ro a la in­ver­sa no ocu­rre lo mis­mo. Por­que la Na­tu­ra­le­za se con­tac­ta con el hom­bre a ca­da mi­nu­to, a ca­da se­gun­do, in­ce­san­te­men­te. Y lo que aho­ra pa­de­ce­mos, nues­tros ma­les y en­fer­me­da­des, son el re­fle­jo de lo ma­lo que no­so­tros le he­mos he­cho. Des­pués de mu­cha me­di­ta­ción, he lo­gra­do lle­gar al pun­to don­de se ori­gi­na ese aná­li­sis. Es una ca­de­na que se re­pi­te siem­pre. Vea­mos el si­guien­te ejem­plo: Si un hi­jo nues­tro se en­fer­ma, no­so­tros nos en­tris­te­ce­mos, nos due­le en el co­ra­zón. Por­que nues­tros hi­jos son nues­tra san­gre, nues­tra crea­ción. En­ton­ces, si de la Na­tu­ra­le­za ve­ni­mos, ¿por qué ella no ha­bría de en­tris­te­cer­se con tan­tos ma­les que aque­jan a la Hu­ma­ni­dad?

Si lo pen­sa­mos un mo­men­to, to­do tie­ne ra­zón de ser. Y hu­bo un mo­men­to de quie­bre que cam­bió nues­tro rum­bo, y se pro­du­jo a par­tir de la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Fue en­ton­ces que la re­la­ción Na­tu­ra­le­za Hom­bre se trans­for­mó. ¿Por qué? Por­que se per­dió la co­ne­xión na­tu­ral pa­ra sus­ti­tuir­la por un nue­vo rey: el di­ne­ro. Co­mo re­sul­ta­do, hoy te­ne­mos ni­ve­les al­tí­si­mos de desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, pe­ro se ha re­em­pla­za­do el sen­ti­do de cuán­to más pue­do vi­vir por el cuán­to más pue­do evi­tar la muer­te. Por­que hay una fuer­za eco­nó­mi­ca que nos mue­ve y se ha vuel­to mu­cho más im­por­tan­te. Aho­ra el sen­ti­do es vol­ver­nos cien­tí­fi­cos de es­te sis­te­ma en lu­gar de vol­ver­nos cien­tí­fi­cos de la vi­da. Y eso es lo que te­ne­mos que co­rre­gir des­de nues­tro in­te­rior.

Des­de lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón agra­dez­co al Pa­pa Fran­cis­co, mi gran ami­go y tam­bién pre­cur­sor de es­ta idea, la po­si­bi­li­dad que ten­go aho­ra de trans­mi­tir des­de es­tas pá­gi­nas mi agra­de­ci­mien­to pre­sen­tán­do­les es­te ca­mino, que es el que ele­gí des­de pe­que­ño. Y me gus­ta­ría que sea un ac­to de apren­di­za­je ha­cia hi­jos y nie­tos: sen­tir­nos sa­lu­da­bles y ple­nos pue­de ser al­go muy sen­ci­llo y pa­ra to­da la vi­da si apren­de­mos a res­pe­tar nues­tro pro­pio cuer­po en re­la­ción con la Na­tu­ra­le­za.

Es­pe­ro que dis­fru­ten de es­te pri­mer nú­me­ro de Tao.

Has­ta pron­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.