El feng shui del dor­mi­to­rio

TAO - Tomo I - - La Historia De Una Amistad -

El dor­mi­to­rio es nues­tro tem­plo sa­gra­do, el lu­gar ideal pa­ra re­po­ner­se del can­san­cio y me­di­tar. Cuan­do des­can­sa­mos la ener­gía se re­trae ha­cia el in­te­rior del cuer­po, por eso es ne­ce­sa­ria la os­cu­ri­dad to­tal, de otra ma­ne­ra se es­ca­pa­ría ha­cia el ex­te­rior. Res­pe­tan­do es­ta pre­mi­sa de la fi­lo­so­fía chi­na de­be­mos te­ner en cuen­ta:

·El ta­ma­ño y for­ma ideal del dor­mi­to­rio es en for­ma de cu­bo, o sea, to­dos sus la­dos igua­les y con una al­tu­ra que com­ple­te los 30 me­tros cú­bi­cos.

· No es re­co­men­da­ble usar ha­bi­ta­cio­nes mas gran­des. · No es bueno co­lo­car un es­pe­jo, vi­drio o te­le­vi­sor fren­te a la ca­ma, ya que re­fle­jan luz y pòr ese mo­ti­vo con­fun­den al Chi.

. De­be es­tar lo más apar­ta­do po­si­ble de la puer­ta de in­gre­so a la ca­sa, pa­ra evi­tar que en­tre la ma­la ener­gía.

. Es beuno el uso de cor­ti­nas pa­ra os­cu­re­cer el am­bien­te.

· En lo po­si­ble man­te­ner puer­tas y ven­ta­nas ce­rra­das mien­tras dor­mi­mos. · El uso de ven­ti­la­do­res (sean de pie o de te­cho), y el acon­di­cio­na­dor de ai­re no es re­co­men­da­ble a la ho­ra de dor­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.